Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA MUJER DE LOT

(SERMON #87 SOBRE EL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 31 de Enero, 2016

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).


No sabemos el nombre de esta mujer. Casi todo lo que sabemos acerca de ella se nos da en el capítulo diecinueve de Génesis – Y en unos cuantos versículos de Lucas 17. Sabemos que ella era la esposa de Lot – Lot, quien era sobrino de Abraham. Lot siguió a Abraham cuando salió de Harán. Dios llamó a Abraham a salir de aquella ciudad que estaba llena de idolatría y pecado. La Biblia dice:

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba...” (Hebreos 11:8).

Lot siguió a Abraham. Lot era un hombre de fe, pero él no era un líder como su tío Abraham. Él vivió la vida de un creyente separado hasta que llegó el momento en que ya no podía quedarse con Abraham. Los rebaños y el ganado de las dos familias se multiplicaron, y no podían mantener bien estando juntos. A Lot se le dio la opción de dónde ir. Él optó por ir cerca de la ciudad de Sodoma. La Biblia dice:

“Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Más los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera” (Génesis 13:12, 13).

Y así Lot y su familia se fueron a vivir cerca de las ciudades de la llanura, donde el pecado y la degradación eran tan grandes. La Biblia dice: “fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma”. O sea que él puso su tienda cerca de aquella ciudad impía. Pero Abraham puso su tienda hasta la llanura de Mambré “y edificó allí altar a Jehová” (Génesis 13:18). Por lo tanto, Abraham y su familia se acercaron más a Dios. Pero Lot y su familia se hicieron más mundanos.

Por fin Lot trasladó a su familia adentro de la ciudad de Sodoma. Lot y su familia vivieron en medio de aquel lugar pecaminoso. Ellos se volvieron más y más como la gente de la ciudad hasta que llegaron cuatro reyes paganos y se llevaron a Lot y su familia cautivos. Abraham y sus varones fueron a rescatar a Lot y lo trajeron de vuelta. Podrías pensar que él diría, “Volveré al modo de vivir de Abraham, y me convertiré en un seguidor de Dios”. Pero en vez se volvió a establecer en Sodoma. Fue un error gigantesco. Porque al vivir en Sodoma, y asociarse con los incrédulos, él estaba “abrumado” y angustiado por “la nefanda conducta” y vidas perversas de sus vecinos en aquella ciudad (II Pedro 2: 7). Sin embargo, él se quedó en medio de ellos. Él se negó a salir de en medio de ellos, como Dios exige. La Biblia dice:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (II Corintios 6:14).

Pero eso no era cierto de Lot. Pero nuestro texto no es sobre él. ¡Se trata de su esposa! Es de ella que Jesús habló, cuando dijo:

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).

Por lo tanto debo dejar a Lot, y hablarte de ella. “Acordaos de la mujer de Lot.”

I. Primero, recuerda que ella era la esposa de Lot.

Ella era la esposa de Lot que, con todos sus defectos, era varón justo. El Apóstol Pedro nos dijo claramente que Lot era “justo” con un “alma justa” (II Pedro 2:8).

Ella estaba unida a él en matrimonio, ¡y aun así pereció! Ella vivió en tiendas con el santo Abraham, y parecía compartir la fe de él. Pero aun así pereció. Ella había estado con los mejores y más santos creyentes en el mundo, en casa de Abraham. Pero aun así pereció.

¡Ninguna relación terrenal te puede ayudar si rechazas a Jesucristo, y mueres en tus pecados! ¡“Acordaos de la mujer de Lot”!

Yo conozco al hijo de un piadoso pastor, uno de los hombres más piadosos que yo he conocido. Pero su hijo es un hombre perdido. Lo conozco bien. ¡Ese hijo del pastor piadoso está ¡Perdido! ¡Perdido! ¡Perdido! Oh, “acordaos de la mujer de Lot”. Tú puedes estar aquí en la iglesia todos los domingos. Tú puedes venir aquí semana tras semana – domingo tras domingo – ¡pero solamente vienes por la fiesta! Tú solamente vienes porque nuestra gente es amistosa. ¡Oh, “Acordaos de la mujer de Lot”! ¡“Acordaos de la mujer de Lot”!

¡Su nombre nunca se menciona! Ella quizá era una mujer pagana. Así que su nombre se deja afuera. Ella oyó orar a Abraham. Ella se unió a ellos al cantar canciones santas. Ella oyó a su esposo y a su tío Abraham hablar mucho del Señor. Pero ella misma nunca confió en el Señor. Ella solo pretendió estar de acuerdo con ellos cuando oraban. ¿Hay alguien así aquí esta mañana? ¿Sólo vienes a la iglesia por el compañerismo – por las amistades – para la diversión que tenemos? ¿Eso es la única razón por la que has venido? ¡Si te aferras al mundo y lo deseas, moriréis en vuestro pecado – a pesar de que comiste y bebiste con el pueblo de Dios! ¡Tus propios padres quizá son salvos, mientras que tú mismo estás pensando cuánta libertad y deleite te estás perdiendo al no dejar esta iglesia para disfrutar de los placeres de este mundo con la gente de Sodoma! ¡Oh, “Acordaos de la mujer de Lot!” ¡“Acordaos de la mujer de Lot”! Jesús dijo:

“Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos” (Lucas 17:28, 29).

Lo que cuesta sabéis, si tu alma perdéis,
   Aunque el mundo entero ganéis,
Y podría ser que ya cruzaste el umbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
(Traducción de “Have You Counted the Cost?” por A. J. Hodge, 1923).

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).

II. Segundo, recuerda que ella amaba al mundo.

He estado predicando ahora durante 58 años. He visto a muchos jóvenes venir y decir: “Yo quiero ser salvo”. Siempre los miro con mucho cuidado cuando dicen eso – porque sé que nueve de cada diez veces ellos realmente no quieren ser salvos de pecado. Nueve de cada diez veces ellos dicen que quieren ser salvos y luego siguen igual – viviendo en el pecado y rebelión contra Dios.

Cuando pensamos en Sodoma, inmediatamente pensamos en la perversión sexual. Eso era muy cierto de muchos en Sodoma – pero no de todos. No se hace mención de la mujer de Lot participando en el pecado sexual. No se menciona que sus yernos practicaran pecado sexual. Pero la Biblia lista muchos otros pecados en Sodoma. Dios comparó a la Jerusalén antigua a Sodoma cuando dijo:

“He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité” (Ezequiel 16:49, 50).

Eran arrogantes. Eran glotones. Estaban desinteresados. Eran egoístas. Eran engreídos. Hacían abominaciones. El Dr. W. A. Criswell dijo: “el pecado de Sodoma no termina con la sensualidad y acciones naturales sino que alcanza hasta el ‘orgullo’ que viene de la prosperidad material. Este ‘orgullo’ los había alzado sobre la ley moral en su propia opinión” (traducción de Criswell Study Bible, nota sobre Ezequiel 16:49).

Oh, me da tristeza cuando veo jóvenes llenos de orgullo. Los veo comenzar a pensar que son intelectuales o muy inteligentes – ¡más sabios que la Biblia, más inteligentes que Dios! ¡Oh, cómo se empieza a ver en sus rostros, en el modo que hablan, hasta en sus ropas. Cuando eran niños, sus corazones estaban con nosotros. Pero luego se apartan de la iglesia. Comienzan a tener un nuevo conjunto de amistades, amigos del mundo, amigos que no son cristianos. Ellos comienzan a desconfiar a sus padres Cristianos y a otros cristianos. Ellos comienzan a ver al pastor como su enemigo. Cierran sus oídos a todo lo que él dice. Él solía ser amigo de ellos – pero ahora parece ser su enemigo.

Ves como son semejantes a la esposa de Lot. Al principio ella escuchaba al padre Abraham. Pero luego ella vio las luces brillantes de la ciudad. Luego le habló suavemente a su esposo. Se cansó de la vida que vivía en el desierto. Ella le dijo a su esposo que necesitaban estar cerca de una ciudad. Sus hijas necesitaban tener más diversión. Necesitaban conocer a hombres jóvenes en la ciudad que estaban “saliendo adelante”. Ella no quería que se casaran con uno de los chicos que apacentaban las ovejas de Abraham. Ella quería que estuvieran actualizadas. Así que llevó a su esposo débil al mero corazón de la ciudad. Y allí perdió su vida. Y allí perdió su alma. Y allí lo perdió todo, ¡hasta a Dios! Oh, ¡“Acordaos de la mujer de Lot”!

Algunos me dicen que quieren ser salvos. Otros confían en Jesús y son convertidos. La mayoría son jóvenes nuevos. Pero de alguna manera tú no puedes “entenderlo” – como dicen. ¿Por qué no? No es tan complicado, ¿no? Tú quieres ser salvo – pero también quieres seguir con el mundo. Quieres ir a la iglesia y ser aceptado como cristiano. Pero también quieres ir con tus amigos perdidos y ser aceptado por ellos también. Quieres tener amigos Cristianos en la iglesia – y todavía tener amigos perdidos en el mundo. ¿No es eso exactamente lo que te detiene de Jesús? ¿No es? ¿No lo es? ¿No lo es? ¡Claro que ! ¡Tú quieres ir al Cielo con un pie en el Infierno! ¡Acordaos de la mujer de Lot!

Lo que cuesta sabéis, si tu alma perdéis,
   Aunque el mundo entero ganéis,
Y podría ser que ya cruzaste el umbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?

¡Acordaos de la mujer de Lot!

El Dr. Thomas Hale dijo: “No nos engañemos. No podemos buscar a Jesús y a bendiciones mundanas al mismo tiempo; tenemos que escoger” (traducción de The Applied New Testament Commentary; nota sobre Marcos 8:35). La Biblia dice:

“Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4).

El Dr. Hale dijo: “No es posible amar a Dios y al mundo al mismo tiempo” (ibíd.; nota sobre Santiago 4:4). Algunos están batallando con esto ahora mismo. Quieres ser cristiano. Pero eres como la esposa de Lot. Quieres estar con tus amigos en Sodoma. Tu batalla realmente es demoníaca. Me oyes predicar la salvación por Jesús. Pero también oyes la voz del Diablo en tu mente. Jesús dice: “Ven a mí”. Pero el Diablo dice: “No te engañes. Mira la diversión que te perderás si te vuelves Cristiano”. ¿A quién escucharás? ¿Le escucharás a Jesús? ¿O le escucharás al Diablo? La Biblia dice: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Santiago 4:7). Tienes que escoger. Tienes que confiar en Jesús o seguir al Diablo. ¿Por qué resistes el llamado de Jesús? ¿Por qué siempre rehúsas confiar en Él? Otra vez el Dr. Hale dijo: “Siempre es por algún pecado en nuestras vidas que no queremos dejar” (ibíd.; nota sobre Santiago 4:5). Tienes que decir en tu corazón:

He decidido seguir a Jesús,
   He decidido seguir Jesús.
He decidido seguir Jesús,
   No vuelvo atrás, no vuelvo atrás.

Eso es exactamente lo que la mujer de Lot rehusó hacer. La Biblia dice: “la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal”. (Génesis 19:26). El Dr. Henry M. Morris dijo, “Fue enterrada en una lluvia de ceniza volcánica, con el cuerpo poco a poco haciéndose sal”... de una manera similar a la experimentada por los habitantes de Pompeya ... en la famosa erupción del Vesubio” (Henry M. Morris, PhD., The New Defender’s Study Bible; [Biblia de Estudio de la Nueva Defensa]; nota sobre Génesis 19:26).

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).

III. Tercero, recuerda que ella fue casi salva.

El Obispo J. C. Ryle dijo: “La mujer de Lot fue lejos profesando religión. Ella era la esposa de un “justo”. Ella por medio de él estaba conectada a Abraham, el padre de los fieles. Ella huyó con su esposo de Sodoma cuando él escapó por su vida por el mandato de Dios. Pero la esposa de Lot en realidad no era como su esposo. Aunque huyó con él, ella había dejado su corazón atrás [en la ciudad pecaminosa]”. Los ángeles dijeron a Lot: “Escapa por tu vida; no mires tras ti…no sea que perezcas” (Génesis 19:17). Pero el Obispo Ryle dijo: “Ella voluntariamente desobedeció el [mandato]. Ella miró atrás hacia Sodoma, y de una vez fue matada. Ella se volvió un pilar de sal, y pereció en sus pecados. ¡Acordaos de la mujer de Lot! (traducción de J. C. Ryle, Expository Thoughts on Luke, volumen 2, The Banner of Truth Trust, reimpresión de 2015, p. 183; nota sobre Lucas 17:32).

Esto debería ser una advertencia para todos ustedes esta mañana. ¿Por qué estás aquí en la iglesia? ¡No es porque eres un Cristiano! ¡No no! Estás lejos de ser un cristiano. Estás aquí porque alguien te trajo aquí. ¡Tú no tienes pensamientos acerca de Dios! Vives como si Dios no existe en absoluto. Eres un pecador sin Dios. Alguien te trajo aquí. Era alguien como Lot que te trajo aquí. Pero tú piensas que la persona que te ha traído es un poco rara. Eso es lo que la mujer de Lot pensó en él. Al igual a sus yernos, Lot “pareció…como que se burlaba” (Génesis 19:14). Es una gran broma para ti. Yo digo que el juicio viene. Os digo que esta ciudad caerá en un masivo terremoto de los últimos tiempos (cf. Apocalipsis 16:18). ¡Te digo que tu alma se hundirá en el Infierno – que serás atormentado para siempre, y para siempre, y para siempre! Pero a ti te parezco “como quien se burla”.

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).

¡Ella fue casi salva! Ella ya estaba fuera de Sodoma. Estaba casi estaba en el lugar de seguridad. Y sin embargo, ella pereció. Ella casi se salvó – pero no del todo! Permítanme repetir esas palabras para ti – “¡CASI Salvo – pero NO del todo!” ¡Escapó de las peores formas de pecado – pero no en Jesús! ¡Tu mente no ha soltado sus ídolos! ¡La maldad no se ha abandonado en tu alma! ¡Se detuvo justo antes de confiar en Jesús! Como dijo Félix a Pablo,

“Puedes retirarte. Cuando sea oportuno te mandaré llamar otra vez” (Hechos 24:25, RV, NVI).

Pero nunca fue oportuno. ¡Felix pensó que podía ser salvo a cualquier hora – fácil! Él entristeció al Espíritu de Dios – y él fue condenado al Infierno, aunque todavía estaba vivo.

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).

“Casi resuelto” para creer;
   “Casi resuelto” A Jesús confiar;
Parece alguien decir: “Vete Espíritu,
   Cuando convenga más, te llamaré.”

“Casi resuelto,” ¡pasó el segar!
   “Casi resuelto,” ¡ruina vendrá!
“Casi” no bastará; “Casi” ¡fracasará!
   Triste lamento harás, Perdido estás.
(“Almost Persuaded” por Philip P. Bliss, 1838-1876).

El joven que escribió ese himno confió en Jesús cuando tenía doce años de edad. Eso fue bueno – porque murió solo unos cuantos años después, en sus treintas.

¿Has ido a Jesús? ¿Has confiado en Él? ¿Le has dado la espalda a esta ciudad pecaminosa al unirse al pueblo de Dios? ¡No vives en una granja en el campo, tú sabes! Vives en Los Ángeles – la Sodoma del mundo Occidental. ¿Dejarás a los ciudadanos de Los Ángeles atrás y vendrás a Jesús? Él murió en la Cruz por ti. Su sangre puede limpiarnos de todo pecado. Tú puede tener un hogar eterno en la gloria cuando mueras. Pero tienes que dejar a la gente de Los Ángeles atrás de ti – las muchachas de su escuela con los pantalones ajustados y caras pintadas – los jóvenes fumando y mirando a la pornografía – ¡Míralos! ¡Son los ciudadanos abandonados por Dios de Sodoma! ¡No vayas al Infierno con ellos!

¡Salid de Sodoma! ¡Salid de ellos! Salid de la ciudad de la oscuridad. ¡Ven a la luz de Jesús!

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).

Amén.


Si este sermón te bendijo a Dr. Hymers le gustaría saber ti. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Lucas 17:24-33.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
“Have You Counted the Cost?” (por A. J. Hodge, 1923).


EL BOSQUEJO DE

LA MUJER DE LOT

(SERMON #87 SOBRE EL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Acordaos de la mujer de Lot” (Lucas 17:32).

(Hebreos 11:1, 2; Génesis 13:12, 13, 18;
II Pedro 2:7; II Corintios 6:14)

I.   Primero, recuerda que ella era la esposa de Lot, II Pedro 2:8;
Lucas 17:28, 29.

II.  Segundo, recuerda que ella amaba al mundo,
Ezequiel 16:49, 50; Santiago 4:4, 7; Génesis 19:26.

III. Tercero, recuerda que ella fue casi salva, Génesis 19:17, 14;
Hechos 24:25.