Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




SALVO O CONDENADO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

A sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 24 de Enero de 2016

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15, 16).


Antes de predicar sobre esas palabras de Jesús, tengo que lidiar con la crítica textual. Mira la nota de Scofield, en la parte inferior de la página. Dice: “Dos manuscritos Romanos, “El Sinaítico” y “El Vaticanus” …omiten el pasaje...”. Eso no debe preocuparnos en absoluto. Como te he dicho antes, los dos manuscritos fueron copiados por monjes que fueron influenciados por la falsa enseñanza de principios del gnosticismo y otras herejías. De Gálatas queda claro que los maestros herejes estaban predicando un “evangelio diferente” (Gálatas 1:6). Ellos añadían obras de la ley a la salvación por la fe en Jesús solamente. En II Corintios, Pablo advirtió contra aquellos que predicaban “a otro Jesús que el que os hemos predicado” (II Corintios 11: 4). Ese es el Cristo-espíritu del principio del gnosticismo. El Apóstol Juan escribió del Cristo-espíritu gnóstico en su primera epístola.

“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo” (I Juan 4:1-3).

Él dijo: “Muchos falsos profetas han salido por el mundo” (4:1). Él dijo que estos falsos profetas niegan “que Jesucristo ha [es] venido en carne” (4:3). “Es” es el tiempo presente de elēluthota. Significa que ellos niegan que Jesús vino en carne, y continua en Su carne resucitada, aun en el Cielo. El comentario es Hebreos 13:8: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. Luego el siguiente versículo en Hebreos dice: “No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas” (Hebreos 13:9).

Mi punto es este – había muchos falsos profetas y falsos maestros al mero principio de la Cristiandad, aun mientras los Apóstoles todavía estaban vivos. ¡Es extraño que los críticos de Marcos 16:9-20 nunca consideran eso! ¡Tan pronto lo consideras (y meditas en ello) te das cuenta que falsas enseñanzas se hallan tras la omisión de la segunda mitad de Marcos 16! Los hombres que copiaron este pasaje fueron afectados por la enseñanza falsa – así que dejaron fuera los versos 9 al 20 en las copias Sinaíticas y Vaticanus – “muchas otras omisiones” (Scofield, ibid.).

¿Qué si el manuscrito Sinaítico y los otros acabaran Marcos 16 con el versículo 9? ¡El Evangelio de Marcos acabaría con los Discípulos huyendo del sepulcro con miedo! ¡En otras palabras, Marcos acabaría sin la resurrección de Jesús! Mira el versículo 8.

“Y ellas se fueron huyendo del sepulcro, porque les había tomado temblor y espanto; ni decían nada a nadie, porque tenían miedo” (Marcos 16:8).

Solo un crítico de la Biblia que está ciego espiritualmente pensaría que el Evangelio de Marcos puede terminar diciendo que los Discípulos “tenían miedo”. ¡No! ¡Tienes que tener los versículos del 9 al 20 o no hay Evangelio! ¡Nada de buenas nuevas!

Marcos 16:9-16 da una clara declaración de la resurrección y aparecer de Jesús a los Discípulos. Los versículos 19 al 20 dan la ascensión de Jesús y la obra de los Discípulos que le siguió. ¿Qué de los versículos 17 y 18? El comentario de esos versículos se da en el Libro de Los Hechos. ¿Expulsaban demonios en el Libro de Los Hechos? ¡Claro que sí! ¿Hablaron en otros idiomas? ¡Claro que sí, al menos en Hechos 2:4! ¿Algún Discípulo tomó una “serpiente” sin ser dañado? ¡Sí, Pablo lo hizo, está registrado en Hechos 28:3-6!

¿Alguno de los Discípulos puso las manos sobre los enfermos y se recuperaron? ¡Sí, Pedro lo hizo, está registrado en Hechos 9:32-35! ¡Pedro aun oró por Tabita, y ella volvió a la vida, registrado en Hechos 9:36-42! El único milagro en estos versículos que no se registra en el Libro de Los Hechos es beber veneno sin que los dañara. Eso se ha registrado del profeta Elías en II Reyes 4:38-41. Ya que Dios le dio este milagro al profeta Elías, ¿cómo podríamos negar que le pudiera suceder al menos a uno de los Discípulos también? ¡No, no hay milagros en los versículos 17 y 18 que sean demasiado difíciles para que Dios los haga! ¡Para nada! ¡Esa es una de las razones por las que el Evangelio se esparció tan rápidamente por el Imperio Romano temprano! Por ejemplo, Tabita fue alzada de los muertos, “Esto fue notorio en toda Jope, y muchos creyeron en el Señor” (Hechos 9:42).

¡Dios usó los milagros registrados en Marcos 16:17, 18 para mostrarle su poder y la realidad del Evangelio, al mundo pagano! En tiempos de avivamiento, muchos milagros así se producen aún hoy día, como el Dr. Martyn Lloyd-Jones y otros nos dicen. ¡Muchas curaciones y otros milagros han ocurrido en lugares como China y el mundo Musulmán, durante los avivamientos en nuestro tiempo! Hombres buenos como Ireneo (130-202) e Hipólito (170-235) no tuvieron problemas citando la segunda mitad de Marcos 16 (cf. Scofield nota en Marcos 16: 9). ¡Debemos seguir el ejemplo de Ireneo e Hipólito, en lugar del de los ciegos críticos modernos de la Biblia! ¡Estoy convencido de que Marcos 16: 9-20 es la Palabra verbalmente inspirada de Dios Todopoderoso! ¡Que quede como está escrito, el texto Griego inspirado palabra por palabra (verbalmente) por el Espíritu Santo! No nos dejemos confundir por los escribas gnósticos herejes que copiaron este pasaje en los manuscritos Sinaíticos y Vaticanus. ¡Ellos mutilaron este gran capítulo en la Palabra de Dios! ¡Se deshicieron de este pasaje claro sobre la salvación a través de Jesús!

Podemos aprender dos verdades importantes del hecho de que este pasaje es odiado por los herejes Gnósticos.

I. Primero, hay un adversario, visto en la mutilación de Marcos 16.

El Apóstol Pedro dijo: “Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (I Pedro 5:8). Los Apóstoles y sus estudiantes sabían que peleaban contra un enemigo. Y ellos sabían que el enemigo es el Diablo.

Ireneo (130-202) era estudiante de Policarpo (80-155), el cual era un estudiante del Apóstol Juan. Ireneo sabía que el Gnosticismo era Satánico. Él escribió un libro llamado [Contra los Herejes] Against Heresies. En ese libro él mostraba que el “Cristo-espíritu” de los Gnósticos era un demonio. Para probarlo citó del capitulo dieciséis de Marcos. Uno de los versículos que usó es Marcos 16:19: “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios”. Esta cita muestra que Ireneo tenía una copia de la segunda mitad de Marcos 16. Eso fue como 200 años antes de que se copiara el manuscrito Sinaítico – que deja fuera la segunda mitad de Marcos 16. El hecho que Ireneo tenía una copia completa de Marcos 16 doscientos años antes muestra dos cosas. Primero, muestra que el manuscrito Sinaítico había sido mutilado. Segundo, muestra que un inicial criticismo Gnóstico era la razón por la que esos copiadores dejaron fuera la segunda mitad de Marcos 16. Lo hicieron porque los apologistas y teólogos que creen en la Biblia, especialmente Ireneo, utilizan este pasaje en contra de su herejía.

Los evangélicos modernos están mucho menos conscientes de la realidad del Diablo de lo que estuvieron los Apóstoles y Padres de la Iglesia. Ellos no parecen estar al tanto de lo que estaba claro para el Apóstol Pablo, cuando dijo:

“Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones” (II Corintios 2:11).

¡Pablo conocía las “maquinaciones” de Satanás! Otra vez, Pablo habló de “las asechanzas del diablo” (Efesios 6:11)

Los evangélicos modernos no parecen darse cuenta de que hay un conflicto con Satanás en las conversiones verdaderas. El gran evangelista Asahel Nettleton dijo que los seguidores de Finney nunca pensaron que podría haber tal cosa como una falsa conversión a través del cegamiento Satánico, o confusión Satánica. No tienen en cuenta el hecho de que Satanás “cegó el entendimiento de los incrédulos” (II Corintios 4: 4). Y por el poder de Satanás: “si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto” (II Corintios 4:3).

Recuerdo lo que Philip Chan, un joven en nuestra iglesia, dijo en su testimonio. No voy a citarlo todo – sólo esto – “Mi mente andaba en círculos”. Siguió y siguió, mes tras mes. Estaba tratando de entender cómo venir a Jesús. Lo repasaba una y otra vez. Su mente andaba en círculos. Lo vi el día que fue salvo. Le dije lo que ocurrió cuando un hombre le dijo a Jesús: “Si quieres, puedes limpiarme”. Jesús le dijo: “Quiero; sé limpio” (Marcos 1:41). Dije que era tan simple como eso, “quiero, sé limpio”. ¡Philip confió en Jesús en ese momento! “Quiero, sé limpio”. Pero tú dices: “¡No puede ser así de simple!” Así que sigues una y otra vez, en círculos, pensando las mismas cosas una y otra y otra vez. ¡El Diablo te guarda cautivo en el círculo de su tormento! “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto” (II Corintios 4: 3).

Muchos están cautivos por el Diablo. Estamos orando que Dios los suelte, “y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él” (II Timoteo 2:26).

Escucha la batalla de Chirsty Maggie MacLeod. Esto sucedió durante el avivamiento en la Isla de Lewis, cuando el Rev. Duncan Campbell predicó. Maggie dijo: “fue a mi habitación y cerré la puerta – ¡y entonces la batalla enfureció! Satanás hizo lo más que pudo para prevenirme de venir al Señor. Él arrojó un argumento tras otro. Yo sabía que tenía que venir [a Jesús], pero ¿cómo? El texto ‘al que a mí viene, no le echo fuera’ era el maravilloso estímulo de Dios para mí mientras yo batallaba. Él no me echará fuera; Él me aceptará; ¿pero, cómo vengo? Tomó horas. Yo no quería venir; pero sabía que tenía que venir. Yo sabía que estaba perdida, y sabía que tenía que ser salva. Tenía que venir a Jesús. Yo quería ser salva pero no quería cederle mi todo a Jesús. Tenía miedo de las consecuencias. ‘Oh, Dios, ten misericordia de mi…’ Qué batalla fue. Al punto de la desesperación…yo clamé: ‘No me pases de largo’, y Él no lo hizo…y yo supe que era Suya. Eso fue hace cuarenta y ocho años – y lo recuerdo como si hubiese sido ayer. El Espíritu de Dios me trajo tan tiernamente a mi Salvador maravilloso. Lo amé entonces y lo amo hoy aún más. Ahora soy viuda pero no estoy sola, porque Él está conmigo y es precioso para mí” (traducción de Sounds From Heaven: The Revival on the Isle of Lewis, by Colin and Mary Peckham, edición de 2011, Christian Focus Publications, pp. 211, 212).

II. Segundo, hay un mensaje claro del Evangelio en Marcos 16.

Estoy convencido de que esa es la segunda razón por la que los herejes Gnósticos odiaban la segunda mitad de Marcos 16. Por favor de pie mientras yo leo Marcos 16, versículos 15 y 16.

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15-16).

Se pueden sentar.

Jesús le dijo a los Apóstoles: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”. Eso es lo que Jesús quiere que hagamos. Es por eso que vamos “por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar” para que oigan el Evangelio predicado (Lucas 14:23). Es por eso que vamos a los centros comerciales y universidades y traemos a personas perdidas a oír el Evangelio. Es por eso que en todos los sermones, yo predico que Jesús murió en la Cruz para pagar la pena de nuestro pecado. Es por eso que en todo sermón, le digo a los pecadores perdidos que la Sangre que Él derramó en la Cruz puede limpiarlos de todo pecado. Es por eso que en todo sermón, les digo que Jesús resucitó físicamente de los muertos para darles vida eterna. Digo lo que Marcos 16: 19 dice:

“Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios” (Marcos 16:19).

Les digo que vengan a Jesús, que Lo confíen, y sean salvos por Él.

Pero mucha gente odia el mensaje del Evangelio. ¡Son como los herejes en el Siglo Dos que odiaban tanto el versículo 16 que lo arrancaron de la Biblia! ¡De verdad! ¡El versículo 16 es un versículo que la gente odia aun hoy!

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

Mas el gran Spurgeon amaba ese versículo con todo su corazón. Él predicó un maravilloso sermón de ese versículo – y lo citaba vez tras vez por años en otros sermones. Es uno de los versículos favoritos de Spurgeon. El gran predicador Bautista sabía que no enseñaba la salvación por bautismo. ¡Todo lo contrario! Enseña en contra de la salvación por el bautismo. La segunda cláusula del versículo muestra que – “el que no creyere será condenado”. ¡Spurgeon correctamente dice que una persona que no cree en Jesús está condenada haya sido bautizada o no! El único requisito para que seas condenado es no creer en Jesús. De hecho, creo que pudo ser la razón por la cual los copiadores no querían este pasaje en la Biblia. Ellos ya creían en la salvación bautismal para el tiempo en que el manuscrito Sinaítico fue copiado, doscientos años después de que Marcos escribió esas palabras. Así que los monjes y escribas quitaron el versículo 16. Querían que la gente dependiera del bautismo – y ellos enseñaban eso con fuerza. Sin embargo, el versículo los corrige. ¡Dice que sólo hay una cosa que te va a condenar – y esa una cosa es no creer en Jesús!

Entonces, alguien dice: ¿Por qué la primera cláusula dice: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo?” La respuesta es bastante simple. Mucha gente piensa que eres salvo por creer que Jesús existió – o creer que Él dijo e hizo varias cosas. Pero eso no es lo que quiere decir la Biblia cuando nos dice que debemos creer en Jesús. Puedes creer que Jesús es el Hijo de Dios y todavía ir al Infierno. Puedes creer que Jesús murió en la Cruz para pagar por el pecado, y todavía ir al Infierno. Puedes creer que Jesús resucitó físicamente de entre los muertos y todavía ir al Infierno. Pero nuestro texto no se refiere a creer cosas acerca de Jesús. Habla de creer en Jesús Mismo. ¡Venir a Él, confiar en Él, depender de Él solo! La Biblia dice: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31). Bernabé describe que cuando habló al pueblo de Antioquía y dijo: “que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor” (Hechos 11:23). “Y una gran multitud fue agregada al Señor” (Hechos 11:24). Aferrate al Señor, confía en el Señor Jesús, recíbele, ven a Él, únete a Él. ¡Esa es la idea! ¡Cuando confíes en Jesús, como lo hizo Philip Chan, como lo hizo Maggie MacLeod – entonces, y sólo entonces, estarás condiciones de ser bautizado! Y si rehúsas el bautismo demuestra que no has creído en el Hijo de Dios. “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

¡Condenado! ¡Qué pensamiento tan horrible! ¡Condenado – en las llamas del Infierno – para toda la eternidad!

¡Eternidad! ¡Eternidad!
¿Dónde pasarás la eternidad?
   (“Where Will You Spend Eternity?” por Elisha A. Hoffman, 1839-1929).


Si este sermón te bendijo a Dr. Hymers le gustaría saber ti. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Marcos 16:9-20.
El Solo Cantado por el Sr. Jack Ngann, Antes del Sermón:
“Where Will You Spend Eternity?” (por Elisha A. Hoffman, 1839-1929).


EL BOSQUEJO DE

SALVO O CONDENADO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15, 16).

(Gálatas 1:6; II Corintios 11:4; I Juan 4:1-3; Hebreos 13:8, 9;
Marcos 16:8; Hechos 2:4; 28:3-6; 9:32-35, 36-42; II Reyes 4:38-41)

I.   Primero, hay un adversario, visto en la mutilación de Marcos 16,
I Pedro 5:8; Marcos 16:19; II Corintios 2:11; Efesios 6:11;
II Corintios 4:4, 3; Marcos 1:41; II Timoteo 2:26.

II.   Segundo, hay un mensaje claro del Evangelio en Marcos 16, Lucas 14:23;
Marcos 16:19; Hechos 16:31; 11:23, 24.