Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL NACIMIENTO VIRGINAL DE JESÚS -
¡ODIADO POR LOS INCRÉDULOS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 13 de Diciembre, 2015

“He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14).


¡Este es un maravilloso verso para pensar en Navidad! Aquí hay una profecía que se dio en el Antiguo Testamento 700 años antes del nacimiento de Jesús. Nos dice que la Virgen María concebiría un hijo por un milagro de Dios. No debe sorprendernos que este versículo sea odiado y burlado por los eruditos liberales. Ellos hacen todo lo posible para desacreditarlo y dicen que no se refiere al nacimiento de Jesús.

En tu universidad secular, virtualmente cada profesor, en cada departamento, es, de hecho, un ateo. El Dr. Wilbur M. Smith dijo: “la negación de la existencia de Dios... está saturando trágicamente todo el pensamiento filosófico y religioso de nuestros días. Esto es nada menos que el ateísmo...un humanismo naturalista está arrasando casi sin obstáculos a través de los círculos educativos y religiosos” (traducción de Wilbur M. Smith, D.D., Therefore Stand, Keats Publishing, 1981 edición, p. 71).

Puedes ver los resultados del ateísmo a nuestro alrededor en la época de Navidad. Los viejos villancicos, que alababan a Dios y Jesucristo Su Hijo, ya no se cantan. Han sido sustituidos por canciones tontas – “Rodolfo, el Reno de Nariz Roja”, “Bailando Alrededor del Árbol de Navidad”, “La Abuela fue Atropellada por un Reno” – ese tipo de cosas. No creo que esas canciones están completamente equivocadas, pero no deben sustituir los villancicos Navideños, como lo hacen hoy. He estado “Soñando con una Blanca Navidad” desde 1949 cuando tuvimos una en Los Ángeles. Pero nunca hemos tenido otra – ¿y qué tiene eso que ver con Jesús de todos modos? La gente dice “Felices Fiestas” en lugar de “Feliz Navidad”. ¡Eso me molesta mucho! Cuando estaba en la universidad las luces en la Municipalidad tenían la forma de una cruz a lo largo de la temporada de Navidad. Los ateos consiguieron que eso fuera prohibido. Los niños pequeños en la escuela primaria no están autorizados a dar tarjetas de Navidad uno al otro. Y sigue y sigue – como los ateos y humanistas utilizan todos los medios posibles para acabar con Dios y Jesús de la vista pública. ¡Deja la fiesta secular! ¡Ven aquí a la iglesia para el banquete de Navidad en la noche del Domingo, 20 de Diciembre! Deja la locura secular. Ven aquí a la iglesia el día de Nochebuena, la noche del Jueves, 24 de Diciembre. ¡No participes en sus fiestas seculares! ¡Ven aquí en la iglesia en la víspera de Año Nuevo, la noche del Jueves, 31 de Diciembre! ¡Abajo con el humanismo secular! ¡Abajo con los que menosprecian la Navidad y el Nacimiento Virginal de Jesús!

Y, sí, esta tendencia está en la mayoría de los seminarios teológicos también. Me gradué de dos seminarios liberales. Los profesores allí nos enseñaron a no creer en los milagros – especialmente el Nacimiento Virginal de nuestro Señor, Jesucristo. Son como Harry Emerson Fosdick que escribió un famoso sermón llamado “El Peligro de Adorar a Jesús” (The Hope of the World, p. 96). ¡Dijo que es un error adorar a Jesús, que Jesús no es el Hijo divino de Dios! El Dr. D. James Kennedy, una piadoso Presbiteriano que cree la Biblia, escribió: “Por alguna razón el Nacimiento Virginal de Jesús ha sido objeto de más ataque que cualquier otro milagro en el Nuevo Testamento ...Un grupo autodenominado ‘El Seminario de Jesús” acaparó titulares. El grupo estaba formado por unas pocas docenas de los teólogos radicales más liberales de América. Su propósito era votar...en su opinión de la verdad de las historias del Evangelio. Esta... investigación de ellos realmente no es ninguna investigación en absoluto. No es más que una expresión de la incredulidad de ellos. Votaron, por ejemplo, que el Nacimiento Virginal de Jesús nunca ocurrió, que la visita de los reyes magos era ficción” (traducción de D. James Kennedy, Ph.D., Why I Believe, Thomas Nelson Publishers, 1980, pp. 117, 118).

¿Qué hay de malo con estos hombres? Es muy simple – hombres como ellos nunca han sido convertidos. Son hombres perdidos, vagando en la oscuridad del ateísmo y la incredulidad. Ellos son “ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Efesios 2:12). Son “hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo” (Judas 4). Son “sensuales, que no tienen al Espíritu” (Judas 19).

¿Te has preguntado alguna vez que está mal con el presidente Obama? ¿Te has preguntado por qué parece que no puede entender la amenaza del extremismo islámico? Te diré lo que está mal con él. ¡Se graduó de la Universidad de Harvard, donde se tragó cada idea liberal, humanista y atea que le dijeron! ¡Eso es lo que está mal con él! Además, él fue miembro de una iglesia humanista extremadamente liberal durante 22 años. Tuvo a sus hijas “bautizadas” allí. Eso es correcto. Su pastor fue un incrédulo radical Dr. Jeremiah Wright – el predicador que todos ustedes escucharon en la televisión gritar “¡Dios maldiga a América! ¡Dios maldiga a América!” ¡Eso es lo que está mal con el señor Obama! ¡Él se sentó durante 22 años bajo la predicación de un hombre que no cree en el Nacimiento Virginal de Jesucristo! ¡Eso es lo que está mal con él! ¡Dile a alguien que dije eso!

Y déjame decirte algo si estás leyendo este sermón o lo estás viendo en YouTube, o en nuestro sitio de Internet. Si vas a una iglesia, ve al pastor y pregúntale: “¿Cree usted en el Nacimiento Virginal de Jesús?” Ve, pregúntale. Si tartamudea o se equivoca, o dice “no” – esto es lo que debes hacer. ¡Recoge tu Biblia y sal por la puerta – y nunca vuelvas a esa iglesia mientras vivas! ¡Eso es lo que debes hacer! ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo! Amén. ¡Alabado sea el nombre de Jesús!

Y ¿qué pasa si no crees en el Nacimiento Virginal de Jesús? ¿Qué debes hacer ? Bueno, primero, debes admitir que no eres un verdadero Cristiano. ¡Admítelo! ¡Tú no eres Cristiano! ¡Eres un pecador perdido! El Dr. Kennedy dijo: “¿Hay alguna diferencia? Hace toda la diferencia en este mundo y en el mundo venidero. Si el Nacimiento Virginal de Jesús no es verdadero, altera todo el evangelio Cristiano, destruye todo el significado de Jesucristo como Redentor Divino, y nos priva de toda esperanza de salvación” (Kennedy, ibid., pp. 119, 120). ¡Dile a alguien en el Seminario Teológico Fuller que dije eso! Si no crees en el Nacimiento Virginal de Jesús, no me importa cuántos diplomas tengas. ¡Estás perdido yendo a un Infierno en llamas! ¡Esa es la verdad! ¡Diles que dije eso!

Ahora, aquí está por qué no crees que Jesús nació de una virgen. Estas son las razones por las que no lo crees.

I. Primero, puede que nunca hayas escuchado sobre el Nacimiento Virginal de Jesús.

En estos terribles días de apostasía e incredulidad, muchas iglesias ya no predican esta doctrina fundamental. Así que, incluso si has ido a la iglesia, es probable que nunca hayas oído a un predicador hablar sobre el Nacimiento Virginal. La mayoría de las iglesias, incluso las más conservadoras, ya no predican en las grandes doctrinas del Cristianismo. Ellos dicen algunas bromas. Cuentan algunas historias. Dan un mensaje de superación personal. Pero muy pocos predican sobre las grandes doctrinas del Cristianismo.

He asistido a reuniones innumerables de predicadores, donde un sermón fue dado. Pero cada sermón (quiero decir cada sermón) fue de motivación (cómo hacer algo). Nunca escuché un solo sermón sobre la doctrina. Ni uno sobre el “rapto” – que habría sido inspirador. Ni uno sobre la oración. ¡Ni uno! Ni uno sobre la persona de Jesús. Ni siquiera un sermón (en más de 25 años) sobre Jesucristo Mismo. Así que, cuando los predicadores se juntan, nunca se animan unos a otros con gran predicación doctrinal. Ellos siempre escuchan sermones sobre “cómo hacerlo”. Yo “cómo hacerlo”. ¡He estado en el ministerio durante 57 años! Como yo no necesito oír “cómo hacerlo”, dejé de ir a las reuniones. ¡Todos sus sermones en “cómo hacerlo” sonaban igual! ¡Aburridos!

Es lo mismo en nuestras iglesias. Casi cada predicador está diciéndole a su gente “cómo hacerlo”. Ellos predican como si todos allí fueran Cristianos, y todo lo que tienen que hacer es decirle a su gente cómo vivir la vida Cristiana. Pero son terriblemente aburridos – completamente aburridos – después de un tiempo.

En vez de sermones de “cómo hacerlo”, necesitamos grandes sermones sobre la doctrina. Dos de los predicadores más dinámicos del siglo 20 fueron el Dr. W. A. Criswell y el Dr. Martyn Lloyd-Jones. Ambos fueron predicadores doctrinales. El Dr. Criswell nos dio una serie de libros sobre “Las Grandes Doctrinas de la Biblia”. Lloyd-Jones tiene un libro titulado, “Las Grandes Doctrinas de la Biblia” (Crossway, 2003). Escucha los títulos de algunos de sus sermones en ese libro: “Pecado Original”, “La Encarnación”, “La Deidad y la Humanidad de Jesús”, “El Proceso Poderoso del Espíritu Santo”, “Conversión”, “El Juicio Final”, etc. Son ricos sermones doctrinales, centrados en Jesús. El Dr. Michael Horton escribió un libro titulado “El Cristianismo sin Jesús” (Baker Books, 2008). Todo predicador debe leerlo. ¡Seguramente, en Navidad, debe haber predicación en la gran doctrina del Nacimiento Virginal de Jesús!

“He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14).

Puede que nunca hayas oído hablar del Nacimiento Virginal de Jesús porque la mayoría de los predicadores nunca hablan sobre el mismo, o incluso ni lo mencionan hoy. ¡Qué Dios nos ayude en estos terribles días de apostasía!

II. Segundo, cuando escuchas sobre ello, el Nacimiento Virginal de Jesús no te parece importante.

¿Por qué es esto cierto? Es porque tú no crees que Jesús sea importante. Si Jesús fuera importante para ti, estarías muy interesado en esta doctrina vital. La Biblia dice: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31). Debes creer en Jesús y confiar en Él para ser salvo. ¡Si crees en el Señor Jesús o le rechazas determina si vas al Cielo o al Infierno! Jesús mismo dijo:

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

¡Lo que haces con Jesús determina si eres salvo de tus pecados o condenado al castigo eterno en el fuego del Infierno! El Apóstol Pedro dijo: “Todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados” (Hechos 10:43). Una vez más, el Apóstol Pedro dijo:

“Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

¡Solo Jesús puede salvarte del pecado!

Te escucho, oh Jesús,
   Llamándome a mí,
Para que limpio pueda ser,
   hoy en Tu sangre así.
¡Vengo ya Jesús!
   ¡Vengo hacia Ti!
Lávame en Tu sangre que,
   Fluyó Jesús por mí.
(Traducción libre de “I Am Coming, Lord” por Lewis Hartsough, 1828-1919).

Pero, ¿cómo pueden tus pecados ser limpiados por la Sangre de Jesús si Él no nació de una virgen? Como dijo el Dr. Kennedy: “Si el Nacimiento Virginal de Jesús no es cierto, totalmente [destruye] todo el evangelio Cristiano, destruye todo el significado de Jesucristo como Redentor Divino, y nos priva de toda esperanza de salvación” (ibíd .).

“He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14).

Si Jesucristo no nació de una virgen,


* Él era un hijo ilegítimo, no el incomparable Hijo de Dios.

* Él era entonces un pecador igual que el resto de nosotros.

* Como un pecador Él no puede ser nuestro Salvador, porque Su sacrificio tenía que ser perfecto.

* Por lo tanto, no tenemos Salvador en absoluto.

* Todavía estamos en nuestros pecados y no tenemos perdón.

* No tenemos ninguna esperanza después de la muerte.


(Adaptado del Dr. Kennedy, ibid., pp. 118, 119).

III. Tercero, debes confiar rápido en el Jesús nacido de una virgen.

Cuando Jesús nació en Belén, ángeles vinieron y cantaron a pobres pastores en un campo cercano. He estado ahí. He visto ese campo, llamado “Campo de los Pastores” hasta el día de hoy. Prediqué un Domingo por la noche en la Iglesia Bautista Bíblica, justo al lado de ese campo. Cuando Jesús nació esos pastores caminaron unas cuantas cuadras de distancia para ver al niño Jesús. La Biblia dice:

“Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre” (Lucas 2:16).

Observa que sabios los pastores eran. Vinieron, pues, apresuradamente. Se apresuraron a venir a Jesús. Te ruego esta mañana que confíes en Jesús rápidamente. No esperes. Ya has esperado demasiado tiempo. La Biblia dice: “Hoy”. Hoy es el día que oíste de Jesús, el Hijo de Dios. Hoy te digo que Jesús murió en la Cruz para pagar por tus pecados. Hoy te digo que Jesús resucitó de entre los muertos el Domingo de Pascua por la mañana. Hoy te pido que vengas rápidamente al Jesús resucitado. Los pastores vinieron a Jesús “apresuradamente”. Se apresuraron a venir a Jesús. Tú has esperado demasiado tiempo ya. Ven a Jesús ahora. El Dr. John R. Rice dijo:

Demoraste, al Salvador así rechazando,
Tan paciente y dulce te advirtió el Señor,
Lo prohibido comiste, a Satán le creíste,
Tu pecado ha endurecido tu corazón.
Triste será ese juicio, sin Su misericordia
Pues tú te demoraste, y Jesús se marchó;
O, que remordimiento, cuando llegue tu muerte,
¡Y tú te has demorado en venir a Jesús!
   (Traducción libre de “If You Linger Too Long”
       Dr. John R. Rice, 1895-1980).

¡Oh, deja de esperar! ¡Ven a Jesús! ¡Confía en Él! ¡Se limpiado de todo pecado por Su Sangre! Di en tu corazón:

¡Vengo ya Jesús!
   ¡Vengo hacia Ti!
Lávame en Tu sangre que,
   Fluyó Jesús por mí.
(Traducción libre de “I Am Coming, Lord” por Lewis Hartsough, 1828-1919).

Y asegúrate de estar aquí en la iglesia para el banquete de Navidad el próximo Domingo por la noche. ¡Y asegúrate de estar aquí en la iglesia en la Víspera de Navidad y del Fin de Año también! Padre, oro que alguien me escuche y venga a Jesús. Amén.


Si este sermón te bendijo a Dr. Hymers le gustaría saber ti. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Mateo 1:18-25.
El Solo Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“What Child Is This?” (por William C. Dix, 1837-1898).


EL BOSQUEJO DE

EL NACIMIENTO VIRGINAL DE JESÚS –
¡ODIADO POR LOS INCRÉDULOS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14).

(Efesios 2:12; Judas 4, 19)

I.   Primero, puede que nunca hayas escuchado sobre el Nacimiento
Virginal de Jesús.

II.  Segundo, cuando escuchas sobre ello, el Nacimiento Virginal de
Jesús no te parece importante, Hechos 16:31; Marcos 16:16;
Hechos 10:43; 4:12.

III. Tercero, debes confiar rápido en el Jesús nacido de una virgen,
Lucas 2:16.