Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL TEMPLO EN EL CIELO Y
EL TABERNÁCULO DE MOISÉS

por Dr. C. L. Cagan

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado en la Noche, 19 de Septiembre, 2015

“[Dios] le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte” (Hebreos 8:5).


Era más de mil años antes de Cristo. El pueblo Hebreo estaba en el desierto. Moisés los había sacado de Egipto. Moisés subió al monte Sinaí. Allí Dios le habló. Él le dijo que construyera un tabernáculo. El Tabernáculo era simplemente una tienda de campaña. Los sacerdotes Hebreos ofrecían sacrificios de sangre en el Tabernáculo. La presencia de Dios descendía en el Tabernáculo.

El Dr. J. Vernon McGee dijo: “El tabernáculo era llamado una tienda de campaña, cuyos lados eran tablas verticales, cubiertas de ambos lados con oro. Medía treinta codos de largo y diez codos de ancho [unos cuarenta y cinco pies de largo y quince pies de ancho]” (traducción de Thru The Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, p 558; nota en Hebreos 8: 5.).

La parte más interna del Tabernáculo era el Lugar más Santísimo. Estaba separado del resto del Tabernáculo por un velo. Sólo el sumo sacerdote podía entrar allí, y sólo una vez al año, en el Día de la Expiación. El Dr. McGee escribió: “En el gran día de la Expiación, el sumo sacerdote pasado más allá del velo que separaba al compartimiento interior, el Lugar mas Santísimo” (ibid.). Dentro del Lugar Santísimo estaba el Arca de la Alianza, una caja hecha de madera y cubierta de oro. “El Arca de la Alianza estaba cubierta con una tapa muy ornamentada llamada el propiciatorio ... Una vez al año el sumo sacerdote colocaba la sangre sobre el propiciatorio, y eso es lo que lo hizo un propiciatorio. Esa era la morada de Dios; es decir, el lugar donde Dios se reunía con los hijos de Israel” (McGee, ibid.). Era ahí donde la sangre era rociada una vez al año como expiación por los pecados del pueblo. La palabra “expiación” significa “cubierta”. La sangre se daba como una cubierta para el pecado.

El Tabernáculo no se podía construir de una manera cualquiera. En el libro de Éxodo, Dios le dijo a Moisés cómo construirlo. Dios dijo:

“Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo…así lo haréis” (Éxodo 25:9).

Dios le dijo a Moisés: “¡Constrúyelo de la manera que digo! ¡Sigue el modelo que te muestro!” Él le mostró a Moisés exactamente cómo hacerlo. Él mandó a Moisés a hacer todo “Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte” (Éxodo 25:40).

La Biblia habló de esto en el Nuevo Testamento, en nuestro texto:

“[Dios] le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte” (Hebreos 8:5).

¿Qué era el modelo que Dios le dio a Moisés? ¿Qué era el plan de arquitectura? El Tabernáculo eran construido para seguir el patrón del templo en el Cielo. Sí, la Biblia nos dice que hay un templo en el Cielo. Dice: “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo” (Apocalipsis 11:19). Hay un templo en el Cielo, con un Arca del Pacto (la palabra “pacto” significa “convenio”) dentro de él. El Tabernáculo sobre la tierra era su copia. La Biblia dice: “fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio; Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios, y por su poder” (Apocalipsis 15:5, 8). La presencia de Dios mora en el templo en el Cielo, tal como moraba en el Tabernáculo en la tierra.

Hay un templo en el Cielo. Y Dios le dijo a Moisés que construyera el Tabernáculo siguiendo el “modelo” de aquel templo. Él le dijo a Moisés: “Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte” (Hebreos 8:5)

Alguien puede decir: “¿Cómo sabe que hay un templo en el Cielo? Yo nunca lo he visto”. Nadie aquí esta noche ha visto el templo en el Cielo. ¿Cómo sabemos de él?

Eso nos lleva al tema de la epistemología. "Epistemología" es una palabra en la filosofía. Es el tema de cómo sabemos las cosas. ¿Cómo sabemos lo que sabemos? ¿Cómo sabemos acerca del Cielo? Una persona dice una cosa, y otra dice otra cosa. Lo ves en todos lados. La gente habla como si fueran expertos, pero no saben mucho. La gente habla del Cielo todo el tiempo.

En este momento hay una película en los cines llamada “90 Minutos en el Cielo”. Se trata de un hombre que dice que murió en un accidente de coche y subió al Cielo. Allí conoció a su bisabuela muerta y se puso a cantar en un coro celestial. Después de todo regresó a la Tierra. ¡No vayas a ver ese tipo de basura tonta! El año pasado hubo una película llamada "El Cielo es Real”. Se trataba de un niño que dijo que subió al Cielo mientras él estaba teniendo una cirugía. Allí conoció a su bisabuelo muerto, su hermana muerta, y a Jesús. ¡Me alegro de que no la vi!

Hace unos años conocí a una mujer que me dijo que durante cuarenta noches Jesús le despertó, la llevó al Infierno, y luego la trajo de vuelta a su habitación. Ella contó su historia en un libro llamado “Una Revelación Divina del Infierno”. Mucha gente compró ese libro. Las personas dicen tantas historias. Las personas dicen que vieron una luz a medida que morían y luego regresaron. Algunos dicen una cosa y otros otra. Pero, ¿qué sabemos del Cielo?

La mayoría de gente sigue sus sentimientos y experiencias. Otros siguen sus propias mentes. Si no pueden entender algo, lo rechazan. No les importa que Dios dijo: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos” (Isaías 55:8). No les importa que Dios dijo: “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:9). ¡Olvidan que Dios es más inteligente que todos nosotros! ¡Así que si no entienden algo lo desechan! Eso es lo que hacen los liberales de teología. ¡Si no entienden lo que la Biblia dice, o no lo quieren creer, lo rechazan! Confían en sus mentes y no en Dios.

El Dr. John MacArthur es uno de ellos. Nuestro texto dice que Dios le dijo a Moisés que construyera el Tabernáculo “conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte” (Hebreos 8:5). El Dr. Dr. MacArthur no entiende esto, así que lo rechaza. Cuando leyó ese versículo, él dijo:

Esto no significa que hay edificios reales en el cielo que fueron copiados en el tabernáculo, sino que las realidades celestiales fueron simbolizadas adecuadamente y representadas en el modelo del tabernáculo terrenal (traducción de The MacArthur Study Bible; nota sobre Hebreos 8:5).

El Dr. MacArthur dice que no hay “edificios en el cielo”, a pesar de que la Biblia nos dice que hay un templo allí. ¿Cómo lo sabe? Nunca ha estado allí. Él confía en su propia mente. Si no entiende algo, él lo rechaza. No es sorpresa que el Dr. MacArthur haga lo mismo con la Sangre de Jesús. Él dice que la Sangre de Jesús no salva del pecado, y que incluso la palabra “sangre” es sólo un símbolo de la muerte de Jesús. Él dice que la sangre no existe ahora, que se corrió en el polvo y pereció. Él dice que no hay Sangre de Jesús en el Cielo para lavar el pecado. Él no lo entiende, y por eso lo rechaza. ¿Qué cree él que está en el Cielo? ¿Espacio vacío? Al menos eso es algo que él puede entender. Pero el espacio vacío no puede lavar el pecado. Es sólo la Sangre de Jesús que “nos limpia de todo pecado” (I Juan 1:7).

Algunas personas confían en sus sentimientos y experiencias. Algunas personas confían en sus mentes. Pero ¿cómo podemos saber acerca del Cielo? ¿Qué conocimiento podemos tener?

¡Nosotros tenemos una fuente confiable de conocimiento! ¡Dios nos ha dado a sí Mismo en la Biblia! En las Escrituras tenemos una “palabra profética más segura” (II Pedro 1:19). La Biblia no es un conjunto de cosas que las personas hicieron hace mucho tiempo. El Apóstol Pedro escribió: “Ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada [no lo que alguien pensó]. Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana [no lo que la gente inventó], sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo [lo que Dios les movió a escribir]” (II Pedro 1:20 -21).

Nosotros podemos saber acerca del Cielo – sabemos lo que Dios nos ha revelado en la Biblia. Pero no podemos saber más acerca del Cielo de lo que Dios nos ha dicho en las Escrituras. Todo lo que sabemos sobre el templo celestial es lo que la Biblia nos dice al respecto. Y la única manera que conocemos el verdadero significado del Tabernáculo en la tierra es lo que la Biblia nos dice. La Biblia responde a la pregunta de la epistemología – ¿cómo sabemos lo que sabemos? ¡Lo sabemos porque Dios nos lo dice en las Escrituras! En la Reformación, esta doctrina se llamaba Sola Scriptura – que significa “Solamente la Escritura”. ¡Nosotros obtenemos nuestro conocimiento sobre las cosas espirituales de la Biblia – y solamente de la Biblia!

La Biblia dice que el Tabernáculo no fue construido de cualquier manera antigua. Fue construido según el patrón del templo en el Cielo. Y los sacrificios en el Tabernáculo no fueron hechos de cualquier manera antigua. ¿Qué significado tenían?

El Tabernáculo y los sacrificios eran una “figura y sombra de las cosas celestiales” (Hebreos 8:5). Eran tipos de las cosas celestiales que representaban. En la teología, un “tipo” es una persona o cosa en el Antiguo Testamento que ilustra o representa un cumplimiento mayor en el Nuevo Testamento, llamado el anti-tipo. Te voy a dar un ejemplo.

En el desierto el pueblo de Israel pecó contra Dios. Y Jehová envió serpientes ardientes que los mordieron, y muchos de ellos murieron. El pueblo dijo: “Hemos pecado” (Números 21:7).

“Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre un asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre un asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía” (Números 21:8-9).

Moisés puso una serpiente de bronce en un asta. Cualquier persona que había sido mordida – si miraba a la serpiente de bronce – ¡vivía!

Pero la serpiente de bronce tenía un significado más profundo. Era un tipo de Jesús, quien fue su cumplimiento o anti-tipo. Jesús dijo:

“Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:14-15).

La serpiente levantada en un asta era un tipo, una imagen, de Jesús levantado en la Cruz. Si miras a Jesús y confías, serás perdonado de tus pecados. Recibirás el regalo de vida eterna. ¡Vivirás! No sufrirás el juicio y el Infierno. ¡Vivirás! Eso es todo lo que tienes que hacer. ¡Mira a Jesús y vive!

La Biblia dice que los sacrificios del Tabernáculo eran “figura y sombra de las cosas celestiales” (Hebreos 8:5). Una vez al año, en el Día de la Expiación, “[al Lugar Santísimo entraba] sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo” (Hebreos 9:7). El sumo sacerdote Judío traía sangre de animal al Lugar Santísimo una vez al año y la derramaba sobre el propiciatorio ante Dios.

Pero eso era sólo un tipo del verdadero sacrificio de la Sangre de Jesús. ¿Cómo sabemos? ¡Porque la Biblia nos lo dice! Dice que el sacrificio en el Tabernáculo era un “símbolo [un tipo, una imagen] para el tiempo presente [en ese momento]” (Hebreos 9: 9). Era un tipo, una imagen, de lo que Jesús hizo por ti. Lo que el sacerdote hizo en el Tabernáculo con la sangre de un animal, ¡Jesús hizo en el templo celestial con Su propia Sangre! La Biblia dice:

“Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo” (Hebreos 9:11-12).

¿Adónde fue? ¡Al Lugar Santísimo en el templo celestial! “Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo” (Hebreos 9:24). ¿Qué llevó allí? ¡Su propia Sangre! No “con sangre ajena...se presentó una vez…por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado” (Hebreos 9:25, 26). Los sacrificios de animales en el Tabernáculo eran sólo un tipo – una imagen. ¡Jesús se hizo cargo del pecado completamente y para siempre con Su propio sacrificio de su Sangre!

Jesús murió en la Cruz para pagar por tu pecado. Él derramó Su Sangre en la Cruz para lavar tu pecado. Él se levantó de entre los muertos para darte vida. Y tomó Su Sangre en el templo en el Cielo y lo puso allí en el propiciatorio como un testimonio eterno ante Dios Padre que tus pecados son cubiertos. ¡Si confías en Jesús, tus pecados te son perdonados! Oro que confíes en Él pronto. Amén.

Si este sermón te bendijo a Dr. Hymers le gustaría saber ti. CUANDO LE ESCRIBES A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si este sermón te bendijo por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo. Por favor también dile de que país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (Haz click aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.