Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡GUERREROS DE ORACIÓN PARA LA BATALLA DE HOY!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 9 de Agosto, 2015


¿Qué es la cosa más importante que he aprendido? ¡Yo diría que fue cuando aprendí que la Cristiandad es real! Yo aprendí que la Cristiandad es real en la Primera Iglesia Bautista de Los Ángeles, del Dr. Timothy Lin. Él era un predicador poco común, un hombre que en verdad creía en Dios. Cuando un hombre realmente cree en Dios lo destaca. Lo hace diferente de otros predicadores, y más superior.

El Dr. Timothy Lin era un pastor de China. Él no vino a Los Estados Unidos hasta que era un hombre adulto. Lo que él creía y predicaba era lo que yo llamo “la Cristiandad viva”. No, él no era lo que la gente llamaría Pentecostal o Carismático – pero él creía en ser lleno del Espíritu, en demonios, en ángeles, en “mensajes” de parte de Dios, en respuestas verdaderas a oraciones verdaderas, en el derramamiento del Espíritu Santo en avivamiento. En breve, él creía en la Cristiandad “viva”. Él aprendió eso de joven en China. Su propio padre pasó su vida entera allí como pastor.

Varias personas me han dicho: “Tú eres más parecido al Dr. Lin que cualquiera de los predicadores Chinos que salieron de su iglesia”. Dr. Cagan me lo volvió a decir el jueves pasado. Yo considero eso un elogio porque el Dr. Lin creía en la Cristiandad “viva”.

Fue muy difícil quedarme allí todos esos años, porque la mayoría del tiempo yo era el único joven blanco allí. Pero yo sabía que tenía que quedarme, que la voluntad de Dios era que yo me quedara. Y fue allí donde aprendí la mayor parte de lo que sé, del Dr. Lin. Yo no estoy de acuerdo con él en cada punto, pero yo pienso igual a él. ¡Yo creo en la Cristiandad viva!

Tú en realidad tienes que pensar como el Dr. Lin si quieres entender la segunda parte de Efesios, capitulo seis. Yo he leído a varios comentadores que fueron confundidos por este pasaje. Trataré de explicarlo para tú en los próximos minutos. Voltea a Efesios, capitulo 6, verso 10. Página 1212 en la Biblia Anotada de Scofield. Efesios, capitulo 6, versos 10 a 12.

Esta es la última declaración del Apóstol Pablo a los Cristianos en Efeso. Lo que les dijo a aquellos primeros Cristianos es muy necesitado por todos nosotros hoy.

I. Primero, el Apóstol habla de una lucha espiritual.

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:10-12).

Se pueden sentar. El Apóstol nos dice que vivimos en un campo de batalla. La vida Cristiana es una vida de guerra. Estamos en guerra con el Diablo y los demonios. El Dr. A. W. Tozer escribió un ensayo llamado: [“¿Este Mundo: Campo de juego o Campo de Batalla?”] This World: Playground or Battleground? (Christian Publications, 1988, pp. 1-4). El Dr. Tozer dijo:

     En los primeros tiempos…los hombres vieron al mundo como un campo de batalla. Nuestros padres creían en el pecado y en el diablo y en el infierno como constituyendo una fuerza, y creían en Dios y en la justicia y en el cielo como la otra. Por su naturaleza misma, estas fuerzas se oponían una a otra para siempre en una hostilidad profunda, grave e irreconciliable. Nuestros padres pensaban que el hombre, tenían que escoger lados – no podían ser neutrales. Para él tenía que ser la vida o la muerte, el cielo o el infierno, y si escogía el lado de Dios, podía esperar una guerra abierta con los enemigos de Dios. La pelea sería verdadera y mortal y duraría por toda la vida aquí [en la tierra], ibid., p. 2.

Pero el Dr. Tozer dijo que eso ha cambiado en nuestro tiempo. Él dijo: “La idea de que este mundo es un campo de juego en vez de un campo de batalla ahora ha sido aceptado en práctica por la gran mayoría de Cristianos fundamentalistas” (ibid., p. 4).

Creo que tenemos que admitir que el Dr. Tozer tenía razón. Los cristianos evangélicos de hoy no quieren oír de demonios y Satanás. No quieren pensar que son soldados en una batalla cósmica con las fuerzas del mal. Creo que la razón principal es que muchos de ellos no son convertidos. Sus ojos están cegados al conflicto espiritual. Cuando oyen al Apóstol decir: “fortaleceos en el Señor” no saben lo que significa. ¿Por qué no saben? Porque no están “en el Señor” – y como no están “en” el Señor Jesús, ¡no pueden obtener fuerza de Él! El Dr. S. D. F. Salmond dijo que el fortalecer “puede tomar efecto solo en unión con Jesús” (traducción de “The Epistle to the Ephesians,” The Expositor’s Greek New Testament, tomo III, Eerdmans, n.d., p. 382).

El Dr. J. Vernon McGee dijo: “No puedes vencer al Diablo en tu propia fuerza y con tu propio poder. Pablo definitivamente hace un acto con dos palabras Griegas. La panoplian [armadura] de Dios se necesita y está disponible para encontrarse con los methodias [estrategias, trucos y métodos] del Diablo. ‘Fortaleceos en el Señor” – ese es el único lugar donde tú y yo recibimos poder” (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, tomo 5, Thomas Nelson Publishers, 1983, pp. 278, 279; nota sobre Efesios 6:10, 11).

Tú tienes que venir a Jesús por fe para ser salvo primero. ¡Y tú tienes que venir a Él en oración vez tras vez para tener “el poder de su fuerza”, como un soldado de la cruz!

II. Segundo, el Apóstol habla de nuestros enemigos.

De pie por favor, mientras leo Efesios 6:12.

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:10-12).

Se pueden sentar.

Los cristianos del primer y segundo siglo estaban muy conscientes de los demonios de los que Pablo hablaba en este versículo. En su libro [Evangelismo en la Iglesia Temprana] Evangelism in the Early Church, el Dr. Michael Green dijo que aquellos primeros Cristianos creían que

El mundo entero y la atmósfera que lo envuelve estaban llenos de demonios, no solo idolatría, sino que toda fase y forma de vida era gobernada por ellos. Se sentaban en tronos, flotaban sobre cunas. La tierra era literalmente un infierno, aunque seguía siendo una creación de Dios. Para encontrarse con ese infierno y todos sus demonios a los Cristianos se les había dado armas que eran invencibles…Los Cristianos iban al mundo como exorcistas…lo cual respaldaba la pretensión del Cristiano que Jesús había conquistado las fuerzas demoníacas en la cruz, que él había venido para traer la salvación (traducción de Michael Green, Ph.D., Evangelism in the Early Church, Eerdmans, 2003, pp. 263, 264).

En nuestro propio tiempo, el Dr. J. Vernon McGee dijo:

El enemigo es espiritual. Es Satanás quien encabeza sus fuerzas demoníacas. Ahora necesitamos reconocer donde está la batalla. Yo creo que en gran parte la iglesia ha perdido de vista la batalla espiritual (ibid., p. 280; nota sobre Efesios 6:12).

El Dr. Martyn Lloyd-Jones dijo lo mismo. Él dijo: “Una de las razones principales del estado pobre de la Iglesia hoy es que han olvidado al diablo…la Iglesia está drogada y engañada; no está consciente del conflicto en lo absoluto (traducción de The Christian Warfare, The Banner of Truth Trust, 1976, pp. 292, 106).

Con razón los Sureños Bautistas perdieron 200,000 personas el año pasado. Y pierden aún más este año. Estos supuestos evangélicos huyen de las iglesias en masas. ¡Tienen miedo de ISIS, tienen miedo de la revolución sexual, tienen miedo de Irán, tienen miedo de Obama, tienen miedo de todo! ¡Pero nosotros no necesitamos tener miedo si estamos vestidos en el poder de Jesús!

III. Tercero, el Apóstol habla de nuestra armadura.

De pie por favor, mientras leo los versículos 13 al 17,

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Efesios 6:13-17).

Se pueden sentar.

Nota que el Apóstol dice: “Tomad toda la armadura de Dios” – no haced, sino que tomad. Toda la armadura es gratis para tomarla. El Dr. McGee dijo: “Cada pieza de la armadura en realidad habla de Jesús”. Él es la verdad (v. 14a). Él es nuestra justicia (v. 14b). Él guía nuestros pies en caminos de justicia (v. 15). Él es nuestro escudo. Él es nuestro yelmo de salvación (v. 16). Todas estas son defensas. Esto nos dice que Jesús es nuestra defensa. Cuando confías en Él tú eres convertido. Jesús te viste con estas defensas al morar tú en Su presencia. Jesús es nuestra defensa. Cuando confías en Él tú eres convertido, y Jesús te viste con estas defensas al morar tú en Su presencia.

Luego el Apóstol dijo que tomemos “la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (v. 17). Es por eso que debes estudiar la Biblia y memorizarla lo más que puedas. Ha habido tiempos en mi vida cuando un versículo que había memorizado hace mucho tiempo volvió a mí, y me ayudó a vencer a Satanás. Nunca olvidaré la noche cuando las palabras: “aceptos en el Amado” (Efesios 1:6) vinieron a mí y me salvaron de la desesperación completa. Mientras más versículos Bíblicos memorices más sabrás que la espada del Espíritu es la Palabra de Dios. El versículo de mi vida es Filipenses 4:13,

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Por más de cincuenta años ese versículo ha sido mi espada contra el miedo y la debilidad. El Salmo veintisiete ha sido mi espada muchas veces cuando estuve en situaciones desesperantes, particularmente los dos últimos versículos. Deberías memorizarlos. Te ayudarán en la batalla de la fe.

IV. Cuarto, el Apóstol, finalmente, habla de la batalla del guerrero.

De pie por favor, mientras leo los versículos 18 y 19.

“Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio” (Efesios 6:18, 19).

Se pueden sentar.

Recuerdo algo que dijo Leonard Ravenhill. No recuerdo donde lo dijo, pero se quedó en mi mente. Ravenhill dijo: “La oración es la Batalla”. No es que la oración nos prepare para la batalla. ¡No! ¡La oración es la batalla!

El Dr. Merrill F. Unger fue profesor de mucho tiempo en el Seminario Teológico de Dallas. Escribió un libro excelente llamado [La Demonología Bíblica] Biblical Demonology (Kregel Publications, reimpresión de 1994). He oído algunos predicadores carnales decir que es un libro peligroso. ¡Creo que esos predicadores son los peligrosos! ¿Cómo pueden predicar sin estar constantemente conscientes de los demonios, el Espíritu Santo, y el poder de la oración? ¡No es de extrañar que 200,000 Bautistas del Sur huyeran de sus iglesias el año pasado! ¡No es sorpresa que muchas iglesias Bautistas independientes están cerrando sus servicios del Domingo en la noche! ¡No es de extrañar que nuestras iglesias Bautistas pierdan el 88% de sus jóvenes al mundo! Los predicadores que no piensan sobre los demonios, y el poder de la oración, en realidad no pueden hacer nada para detener la apostasía desenfrenada en nuestras iglesias. Pero el renombrado erudito Dr. Wilbur M. Smith tenía en alta estima el libro de Demonología de Unger. El Dr. Smith dijo: “He sentido [que] debe estar en las manos de cada ministro del evangelio de hoy” (Introducción al libro del Dr. Unger, p. Xi). Creo que el Dr. Wilbur M. Smith estaba en lo cierto. Si estás leyendo esto, o lo ves en nuestro sitio del internet, te animo a comprar una copia del libro de Unger y se lo des a un pastor que no lo tenga.

El Dr. Unger dijo correctamente, “La provisión de la oración [en Efesios 6:18, 19] no debe ser considerada como una parte de los recursos del guerrero ... u otra arma ... La oración en Efesios 6 es el conflicto actual en el que el enemigo [Satanás] es vencido [derrotado] y la victoria ganada, no sólo para nosotros, sino también por la intercesión por los demás” (ibíd., p 223; comentarios sobre Efesios 6:19, 20; el énfasis es mío).

Un pastor Inglés llamado Paul Cook escribió [Fuego del Cielo] Fire From Heaven (Evangelical Press Books, 2009). Todos deben leerlo. Él dijo: “Debemos orar vez tras vez por provisiones frescas del Espíritu Santo…Esto significa que tenemos que continuar orando y pidiendo. La primera iglesia lo hizo, y debemos hacerlo nosotros también. La obra entera de Dios depende de ello…unción fresca [poder] del Espíritu Santo… [Tenemos] que seguir buscando provisiones frescas del poder del Espíritu. (Traducción de Rev. Paul E. Cook, Fire From Heaven: Times of Extraordinary Revival, ibid., pp. 120, 121).

Esa es una de las cosas principales por las que debes orar todos los días – y especialmente en nuestro día de ayuno, los sábados. El Dr. John R. Rice dijo: “el poder del Espíritu Santo viene en respuesta al ayuno y la oración” (John R. Rice, D.D., Prayer: Asking and Receiving, Sword of the Lord Publishers, 1970, p. 225).

“Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:18).

Ves, la oración es la batalla. Yo quiero que ores en detalle y por nombre (si es posible) por aquellos que están perdidos. Quiero que ores que el Espíritu de Dios los traiga a nuestra iglesia, ilumine sus mentes a la verdad del Evangelio, los convenza de pecado, los traiga a Jesús para limpieza del pecado por Su Sangre preciosa. La oración es la batalla. también quiero que ores que Dios me muestre qué predicar, que Dios use la predicación en los corazones de los incrédulos, que le dé poder al tiempo de compañerismo. En las oraciones públicas, asegúrate de acordar cuando alguien esté guiando en oración. Asegúrate de poner tu mente en lo que la persona ora – y di “Amén” al fin de cada petición. También asegúrate de orar varias veces durante el ayuno el día Sábado. Aquí te estoy dando otra vez las cosas básicas por qué orar el Sábado, mientras ayunas. Amén. ¡Ustedes son guerreros de oración en la batalla con Satanás! ¡Son gente grande! ¡Que Dios te bendiga!

Realmente no puedo terminar sin decir unas palabras a los que todavía están perdidos. Jesús murió en la Cruz para salvar a los pecadores de la ira de Dios. Jesús resucitó de los muertos para darles a los pecadores el nuevo nacimiento y la vida eterna. Pero estas cosas no se volverán reales para tí sin la obra del Espíritu de Dios.

Por eso, toda la semana, cuando oremos, oremos por pan para pecadores. Ora que Dios envíe al Espíritu Santo a nuestros servicios para iluminar sus mentes oscurecidas, y para hacerles sentir la culpa de su pecado, ¡y su gran necesidad del Señor Jesucristo! Ahora mira Lucas 11:13. Está en la página 1048 de la Biblia anotada de Scofield. De pie por favor mientras lo leo.

“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13).

Ahora, aquí está una lista de las cosas por qué orar esta semana, y especialmente el Sábado.


1.   Haz secreto tu ayuno (lo más que puedas). No andes diciéndole a la gente que estás ayunando.

2.   Pasa un tiempo leyendo la Biblia. Lee algunas partes del Libro de los Hechos (especialmente cerca del principio).

3.   Memoriza Isaías 58:6 durante el ayuno del sábado.

4.   Ora que Dios nos dé 10 o más personas nuevas que se queden con nosotros.

5.   Ora por la conversión de nuestros jóvenes que no son salvos. Ora que Dios haga por ellos lo que Él dijo en Isaías 58:6.

6.   Ora que los visitantes por primera vez hoy (domingo) sean atraídos de nuevo el próximo domingo. Ora por ellos por nombre si es posible.

7.   Ora que Dios me ayude a predicar el próximo domingo – en la mañana y en la noche.

8.   Bebe mucha agua. Como un vaso por hora. Puedes beber una taza grande de café al principio si estás acostumbrado a beberlo todos los días. No bebas refrescos, bebidas de proteínas, etc.

9.   Ve a tu doctor médico antes de ayunar si tienes preguntas sobre tu salud. (Puedes ver a Dr. Kreighton Chan o a Dra. Judith Cagan en nuestra iglesia.) No ayunes si tienes un desorden serio, tal como diabetes o presión alta. Solo usa el sábado para orar por estas peticiones.

10. Comienza tu ayuno después de la cena el viernes en la noche. No comas nada después de la cena el viernes hasta que comamos juntos en la iglesia a las 5:30 el sábado en la noche.

11. Recuerda que las cosas más importantes qué orar son que los jóvenes en nuestra iglesia sean convertidos – y también que los jóvenes nuevos que vienen durante este tiempo se queden con nosotros permanentemente.


Si este sermón te bendijo por favor envía un correo electrónico a Dr.
Hymers y díselo. Por favor también dile de que país estás escribiendo. El
correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (Haz click
aqui)
. Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en
Inglés si es posible.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Efesios 6:10-19.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“I Am Praying For You” (por S. O’Malley Clough, 1837-1910).


EL BOSQUEJO DE

¡GUERREROS DE ORACIÓN PARA LA BATALLA DE HOY!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:10-12).

I.   Primero, el Apóstol habla de guerra espiritual, Efesios 6:10.

II.  Segundo, el Apóstol habla de nuestros enemigos, Efesios 6:12.

III. Tercero, el Apóstol habla de nuestra armadura, Efesios 6:13-17;
Efesios 1:6; Filipenses 4:13.

IV. Cuarto, el Apóstol habla, finalmente, de la batalla del guerrero,
Efesios 6:18, 19; Lucas 11:13.