Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡VEN Y SE DISCÍPULO DE JESÚS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 2 de Agosto, 2015


Jesucristo había resucitado de entre los muertos. Él había aparecido a Sus Discípulos en varias ocasiones. Dejó que vieran los agujeros en Sus manos, hechos cuando lo clavaron en la Cruz. Comió con ellos y les dijo que no era un espíritu. Él se había levantado de entre los muertos en un cuerpo de carne y hueso resucitado.

Ahora Él viene a ellos, cerca del Mar de Galilea, en una montaña. Esta es una de las últimas veces que hablaría con ellos. Mira a Mateo 28:18-20. Está en la página 1004 de la Biblia anotada de Scofield. El texto comienza con el versículo 18. Escucha mientras lo leo.

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:18-20).

Pueden sentarse.

Jesús dijo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). Sabemos que es verdad por lo que pasó.

El Dr. John R. Rice citó a Gustav Warneck, en su Bosquejo de una Historia de Misiones Protestantes (traducción autorizada al Inglés del Alemán, Revell, 1901). Dijo que al final del primer siglo...había unos 200,000 Cristianos. Dijo que a finales del tercer siglo había 8,000,000 de Cristianos a pesar de las persecuciones vigorosas y el martirio de miles de personas. Uno de cada quince personas era Cristiano. Y estos conversos fueron ganados entre los Judíos...y entre los paganos, los idólatras, y eso, a pesar de las persecuciones sangrientas por todo el Imperio Romano...A pesar de las sangrientas persecuciones de Nerón, quien decapitó a Pablo y a muchos otros; las persecuciones bajo Adriano y sobre todo bajo Antoninus Pius, Marcus Aurelius y Septimius Severus, el fuego ardiente del evangelismo continuó. H. B. Workman dice:

     Durante doscientos años, hacerse Cristiano significaba la gran renuncia, la unión a una secta despreciada y perseguida, el nadar contra la corriente de los prejuicios populares, estar bajo la prohibición del imperio, y la posibilidad en todo momento de prisión y muerte bajo las formas más temibles. Por doscientos años [los que] seguían a Jesús debían contar el costo, y estar preparados para pagar con [su] libertad y vida. Durante doscientos años la mera profesión del cristianismo era en sí un crimen (traducción de H. B. Workman, Persecution in the Early Church, Jennings and Graham, n.d., pp. 103-104).

Bajo el Emperador Valeriano la persecución era muy severa [hasta] que la persecución oficial llegó a su fin en el año 313 bajo Constantino. “En medio de las circunstancias más adversas, el odio violento, la persecución y ‘puertas cerradas,’ los Cristianos del Nuevo Testamento llevaron a cabo su increíble obra de ganar almas” (traducción de John R. Rice, D.D., Litt.D., Why Our Churches Do Not Win Souls, Sword of the Lord Publishers, 1966, pp. 27, 28).

Sí, alcanzaron todo el Imperio Romano con el mensaje de salvación a través de Jesús. ¿Cómo pudieron hacer eso?

“Jesús…les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18).

¡Ninguna otra cosa podría explicar el triunfo del Cristianismo en un ambiente tan hostil! ¡Nada más! ¡¡¡“Toda potestad [fue] dada a Él en el cielo y en la tierra”!!!

Ahora, entonces, ¿qué le dijo Jesús a sus Discípulos que hicieran? Era bastante simple. Él dijo:

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19-20).

Ahí lo tienes. Ese era el plan de Jesús para el evangelismo mundial. El Dr. Thomas Hale dijo:

Jesús nos dijo que fuéramos e hiciéramos discípulos... el verbo principal en el texto Griego original es hacer. De esto entendemos que lo más importante es hacer discípulos (traducción de Thomas Hale, M.D., The Applied New Testament Commentary, Kingsway Publications, 1997, p. 226; nota sobre Mateo 28:19).

Lo primero que se nos dice hacer es “hagan discípulos de todas las naciones” (NVI).

Ahora piensa en eso por un minuto. ¿Es eso lo que la mayoría de las iglesias hacen hoy? ¿Es la primera cosa que hacen con las personas nuevas, hacerlos discípulos? No lo es. ¡La primera cosa que me hicieron a mi fue bautizarme! Pasé al frente de la iglesia y me bautizaron. Yo tenía 13 años de edad. Yo nunca había estado en una iglesia Bautista antes. ¡Pero tan pronto como “pasé al frente” me pusieron una bata blanca y me bautizaron! ¿Me hicieron un discípulo primero, como Jesús había mandado? ¡No, no lo hicieron! Es por eso que fui un Bautista no salvo por siete años más. ¡La Primera Iglesia Bautista de Huntington Park, California no me discípulo! ¡Me bautizaron perdido sin siquiera decirme por qué lo estaban haciendo! Miles de jóvenes Americanos han tenido esa misma experiencia – ¡bautizados perdidos! No es de extrañar que nuestras iglesias estén perdiendo casi todos sus jóvenes. ¿Perdiéndolos? En realidad no. ¡¡¡Nunca los tuvieron en primer lugar!!!

No, el primer punto de la “Gran Comisión” es “hacer discípulos”. Las nuevas traducciones están bastante correctas en ese punto. Así que, ¿cómo “haces discípulos”? Yo digo que lo haces exactamente como lo hizo Jesús. ¡Nada de esa tontería de tener que decir las palabras de una “Oración del Pecador” – y luego “seguimiento”! ¡Me parece increíble que la gente todavía lo está haciendo! ¡No hay una sola instancia de cualquier persona que guíe a otra persona a decir las palabras de una “Oración del Pecador” en cualquier lugar en el Nuevo Testamento! ¡Ni una!

Para ser verdaderamente Bíblicos debemos hacer el “seguimiento” primero – antes de que seas convertido. Se te enseña a ser un discípulo primero – y entonces eres convertido al confiar en Jesús, y entonces eres bautizado.

“¡Herejía! ¡Herejía!” Puedo oír a alguien gritar. ¡No, no es una herejía! ¡Es exactamente lo que Jesús nos enseñó en la “Gran Comisión” – en Mateo 28:18-20! ¡El “decisionismo” de Finney es la verdadera herejía! Ha arruinado nuestras iglesias y nos ha dejado moralmente y espiritualmente en bancarrota. Es por eso que los Sureños Bautistas perdieron 200,000 personas el año pasado. Me escuchaste – ¡casi un cuarto de millón de personas huyeron de iglesias Sureñas Bautistas el año pasado! ¡Y lo están haciendo de nuevo este año! ¡Debemos renunciar al “decisionismo” y volver al “discipulado”! ¡No hay esperanza para nuestras iglesias si no lo hacemos! ¡Ninguna!

Ahora, ¿qué fue lo primero que Jesús enseñó a Sus Discípulos? Voltea a Mateo 4:18-20. Está en la página 959 en la Biblia anotada de Scofield. Por favor pónganse de pie mientras lo leo.

“Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron” (Mateo 4:18-20).

Pueden sentarse.

Si has venido a nuestra iglesia por primera vez esta mañana – eso es lo primero que vamos a enseñarte. Inmediatamente vamos a enseñarte a seguir a Jesús y hacerte un pescador de hombres. ¡Cántalo!

Pescador de hombres te haré,
   De hombres te haré, de hombres te haré,
Pescador de hombres te haré
   Si me sigues a mí.
Si me sigues a mí, Si me sigues a mí.
   Pescador de hombres te haré
Si me sigues a mí.
   (traducción libre de “I Will Make You Fishers of Men”
      por Harry D. Clarke, 1888-1957).

Por lo tanto, si estás aquí por primera vez esta mañana, alguien te va a pedir que vayas ganar almas esta tarde. ¿Por qué no? Sí, ¿por qué no? Eso es lo primero que Jesús enseñó a Sus Discípulos. ¡Y eso es lo primero que vamos a enseñarte! Ven con nosotros a pescar hombres y mujeres esta tarde. Y si realmente no puedes hacerlo, entonces el próximo Domingo por la tarde, o al menos muy pronto – ¡muy pronto! ¡Cuando mi esposa Ileana vino a nuestra iglesia por primera vez fue al evangelismo la segunda semana que vino! Al igual que muchos otros que están aquí esta mañana. ¡Así debes hacer tú! ¡Cántala!

Pescador de hombres te haré,
   De hombres te haré, de hombres te haré,
Pescador de hombres te haré
   Si me sigues a mí.
Si me sigues a mí, Si me sigues a mí.
   Pescador de hombres te haré
Si me sigues a mí.

Pueden sentarse.

Esto es lo que hizo Jesús. Lo viste en la Biblia (Mateo 4:18-20). ¿Por qué no vas con nosotros y aprendes a hacerlo? Ya sabes, si vas con nosotros al evangelismo, verás cómo traemos nuevas personas a la iglesia. Más que eso, vas a aprender mucho acerca de la Biblia en un tiempo muy corto. ¡Será una aventura! ¡Será emocionante! ¡Serás llevado cara a cara al Cristianismo vivo! ¡Amén! ¡Alabado sea el nombre de Jesús! ¡No a clase de Escuela Dominical seca y muerta! ¡No es necesaria!

Hombres y mujeres, vengan y vayan con nosotros – ¡a las calles y las universidades de Los Ángeles! ¡Ven con nosotros para llevar el mensaje del Jesús resucitado a los jóvenes de nuestra ciudad que están muriendo! ¡“Adelante, Soldados Cristianos”! Si no la sabes, es la número 1 en tu cancionero. ¡Cántala!

Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús:
Contra el enemigo nos guía Jesús;
   Hacia la batalla, con bandera y luz.
Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús.
(Traducción libre de “Onward, Christian Soldiers”
      por Sabine Baring-Gould, 1834-1924).

¡No va a ser fácil llegar a ser un discípulo de Jesús! Tengo que decirte que va a ser un poquito difícil. Pero a medida que sales a traer a otros a nuestra iglesia será emocionante – y será significativo. Y eso es lo que necesitas, más que nada – algo que hacer en tu tiempo libre que es un poco difícil, pero muy emocionante y muy significativo.

Ahora, si piensas que estoy loco, escucha a David Murrow. Él escribió un libro revelador. Se llama, Por Qué Los Hombres Odian Ir a la Iglesia (Thomas Nelson Publishers, 2005). No estoy de acuerdo con todo lo que dice. Pero creo que su tesis básica es fiel a la naturaleza del hombre. Su mensaje básico es el siguiente: los jóvenes están ABURRIDOS de muchas de nuestras iglesias. Los hombres y las mujeres jóvenes quieren conflicto, aventura, audacia, variedad y riesgo – ¡son orientados al desafío! Escucha a David Murrow mientras él habla de los hombres y mujeres jóvenes, “Los estudios muestran que los hombres y los adultos jóvenes [hombres y mujeres en sus 20 años] tienden a ser orientados al desafío. Algunos de sus valores fundamentales son la aventura, el riesgo, la audacia, el conflicto. [Son] más propensos a buscar emociones, correr riesgos, y aceptar desafíos. Ellos quieren ser conocidos como audaces, aventureros, incluso peligrosos” (Murrow, ibid., Pp. 18, 19).

Una de las razones que nuestra iglesia está llena de chicos y chicas jóvenes es porque siempre he predicado esos valores. Las personas que dejaron nuestra iglesia lo hicieron porque querían comodidad en vez de conflicto. He predicado que estamos en un conflicto cósmico con Satanás y el mundo espiritual. Pero ellos querían ser consolados, sin desafíos. Nosotros nos quedamos con nuestra visión de la Iglesia del Primer Siglo – ¡confrontando a Satanás y el mundo espiritual de esta época! ¡Ahora tenemos una iglesia viva, llena de chicos y chicas jóvenes! ¡Dios los bendiga!

Vamos a enviarte a las calles, centros comerciales y universidades – ¡para traer más jóvenes! ¡Necesitamos un ejército poderoso! Ven con nosotros y se un discípulo de Jesús – ¡un guerrero de la cruz! “Adelante, Soldados Cristianos”. ¡Cántala de nuevo!

Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús:
Contra el enemigo nos guía Jesús;
   Hacia la batalla, con bandera y luz.
Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús.

¡Eso es genial! Estamos “marchando como a la guerra”. El enemigo es Satanás y sus demonios. ¡Nosotros vamos a pelear con ellos en las calles, en los centros comerciales y en las universidades! Luchamos con el Diablo con ayuno y oración. Ven Sábado por la noche – ¡sólo para escuchar a nuestros jóvenes orar! ¡Gracias a Dios! ¡Oran como guerreros de la cruz! Escucha a ese autor inigualable Iain H. Murray, como él cita a un testigo ocular de una poderosa reunión de oración del Primer Gran Despertamiento.

Nunca había oído tal oración. Nunca había visto esas marcas evidentes de fervor en el servicio de Dios. Al cierre de cada petición, un gran Amén, como un gentil sonido de corriente de agua, pasó a través de todo el público. De dichas marcas evidentes de una animada devoción, nunca antes fui testigo. Si hay tal cosa como música celestial en la tierra, allí la escuché (traducción de Luke Tyerman, The Life and Times of John Wesley, quoted by Iain H. Murray, Pentecost Today?, The Banner of Truth Trust, 1998, pp. 191, 192).

Ven el Sábado por la noche y te sorprenderás de gozo. ¡Vas a escuchar a los hombres y los jóvenes en nuestra iglesia levantarse a Dios en oración! ¡Te sorprenderás! ¡Te emocionará! Te inspirará – a “Esperar grandes cosas de Dios; [e] intentar grandes cosas para Dios” (traducción de William Carey, 1761-1834).

¡Eso es lo que dijo William Carey en 1793, cuando salió a la India pagana como un soldado de la cruz! “Espera grandes cosas de Dios; intenta grandes cosas para Dios”. Repite conmigo. “Espera grandes cosas de Dios; intenta grandes cosas para Dios”. ¡Amén! ¡Ven al evangelismo con nosotros! ¡Hazte un discípulo de Jesús – un soldado de la cruz! Ven a la reunión de oración y el evangelismo el Sábado por la noche. ¡Hazte un soldado de la cruz!

¡Aprenderás más de la Biblia en tres meses que lo que aprenderías en tres años en una Escuela Dominical convencional! ¡El mundo de la Biblia vendrá a la vida ante tus ojos! Sabrás que el Dr. Tozer tenía razón cuando dijo: “El mundo de la Biblia es el mundo real”. Lo sabrás en la médula de tus huesos. ¡Lo sabrás en la boca de tu estómago! Ningún argumento racionalista será capaz de convencerte de lo contrario. Regresa el próximo Domingo por la mañana. Regresa el Domingo por la noche. ¡Ve con nosotros al evangelismo! ¡Cambiará tu vida para mejor, y cambiará tu vida para siempre!

Comenzarás a ver el gran pecado de la raza humana. Comenzarás a ver por qué Dios tuvo que enviar a Su Hijo unigénito para morir por nuestros pecados en la Cruz. Vas a comenzar a apreciar la Sangre de Jesús, y la resurrección de Jesús de entre los muertos. Comenzarás a ver por qué los primeros Cristianos fueron capaces de pasar por horribles persecuciones para llevar el Evangelio de Jesús al mundo pagano – ¡con gran entusiasmo! Encontrarás a Jesús por ti mismo – ¡y serás nacido de nuevo por fe en Él!

Ven con nosotros. Ven con nosotros a los jóvenes perdidos de nuestra ciudad. Ven con nosotros para “¡traerlos del campo del pecado!” ¡Cántala!

Tráiganlas, Tráiganlas,
   Tráiganlas del campo del pecar;
Tráiganlas, Tráiganlas,
   A Jesús trae las ovejas.
(Traducción libre de “Bring Them In” por Alexcenah Thomas, 19th century).

Dr. Chan, por favor guíenos en oración. Amén.

Si este sermón te bendijo por favor envía un correo electrónico a Dr.
Hymers y díselo. Por favor también dile de que país estás escribiendo. El
correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (Haz click
aqui)
. Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en
Inglés si es posible.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Mateo 28:16-20.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“The Son of God Goes Forth to War” (por Reginald Heber, 1783-1826).