Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




TRES MUNDOS EN LA BIBLIA

(SERMÓN #7 SOBRE II PEDRO)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 14 de Junio, 2015


Por favor voltee al II Pedro, capitulo 3, y mantén la Biblia abierta. Es página 1275 en la Biblia Estudio de Scofield. Vamos a ver varios versículos en este pasaje. El tercer capítulo de Segunda de Pedro nos da una visión general. Describe la historia y el futuro de este mundo. ¿Qué pasó con el mundo en el pasado? ¿Cómo es el mundo de hoy? ¿Qué pasará con el mundo en el futuro? Esas preguntas se responden en el tercer capítulo de II Pedro. Vamos a sumergirnos en esa visión de historia ahora. Todo se da en el tercer capítulo de II Pedro. El Sr. Prudhomme leyó ese capítulo hace unos minutos. Voltea a II Pedro 3:5, 6.

I. Primero, el mundo pasado.

Mira a II Pedro 3:5, 6.

“Éstos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (II Pedro 3:5, 6).

El Apóstol Pedro está hablando de los “burladores” de los últimos días. Él dijo: “en los postreros días vendrán burladores... diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación” (II Pedro 3:3, 4).

Estos burladores van a ser muy prominentes en los últimos días – en el período justo antes de la Segunda Venida de Jesús – “los últimos días” de esta dispensación – los postreros días del mundo que conocemos hoy. Él dice que andarán “en concupiscencia”, “sus propios deseos”. Ellos están descritos en II Pedro 2:10,

“Y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores” (II Pedro 2:10).

Ellos hablan contra la autoridad – en particular la autoridad de la Biblia. Desprecian al gobierno – o autoridad. Son obstinados y lleno de deseos impuros. Estos son el tipo de personas que vemos todos los días en los periódicos, en la televisión y en el Internet. Solía ser solo Hugh Hefner y “Playboy”. ¡Ahora están por todas partes! Gente así parece aumentar cada año. Leonard Ravenhill dijo: “Estos son los últimos días”.

Estas personas dicen: “¿Dónde está la promesa de su advenimiento?” Ellos dicen: “Hemos escuchado acerca de la Segunda Venida de Jesús todas nuestras vidas. No creemos que Él alguna vez va a venir”. Dicen “todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación”. Esta es la doctrina del “uniformismo”. “El uniformismo Evolucionario domina por completo los campos de la ciencia y la educación hoy. Comenzó con un hombre llamado Charles Lyell (1797-1875) en el siglo diecinueve. Antes de Lyell todos los geólogos creían en el Diluvio del tiempo de Noé. Pero Lyell dijo que nunca hubo una catástrofe como el Diluvio, que todas las cosas en la geología siguen tal y como son hoy.

El joven Charles Darwin (1809-1882) tomó una copia del libro de Lyell, Principios de Geología, con él a las Islas Galápagos en 1831. Darwin basó su teoría de la evolución en el libro de Lyell. El uniformismo evolucionario que se enseña en las universidades de nuestro día se basa en estos libros de Lyell y Darwin.

Lo que el Apóstol dice en II Pedro 3:4 es una profecía asombrosa. Él dijo que burladores “en los últimos días”, dirían, “Todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación”. Nadie estaba diciendo eso cuando Pedro escribió esta epístola. Eso no fue enseñado por más de mil novecientos años, hasta que Charles Lyell escribió sus libros sobre geología. ¡Así que esta es realmente una profecía notable! El Dr. Henry M. Morris dijo que la enseñanza de Lyell era “un notable cumplimiento de la profecía de Pedro y debe sin duda indicar que estos son realmente “los últimos días” (traducción de Henry M. Morris, Ph.D., The New Defender’s Study Bible, World Publishing, 2006, pág. 1953; nota sobre II Pedro 3: 4.).

Aquellos que sostienen los puntos de vista de Lyell y Darwin son llamados “ignorantes voluntariamente” en el versículo 5. El Dr. Morris dijo: “Es notable que tal teoría dominante de los orígenes...pudo ser basada en evidencia nada genuina... las leyes más básicas de la ciencia (las leyes de la probabilidad y la termodinámica) demuestran que la verdadera macro-evolución no puede suceder en absoluto”. La macro evolución se trata de una “clase” evolviendo a otra “clase”. ¡Eso no tiene ningún apoyo científico! Como Pedro profetizó, esta creencia se basa en “ignorancia voluntaria” (ibid.). ¿De qué son estos hombres “ignorantes voluntariamente”? Mira los versos cinco y seis.

“Éstos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (II Pedro 3:5, 6).

Estos versículos hablan de la Creación y el Gran Diluvio en los días de Noé.

Hay mucha evidencia del Gran Diluvio en el tiempo de Noé. No tengo tiempo en un corto sermón como este para dar una lista de toda la evidencia del Diluvio. Los que están interesados deben obtener una copia de “El Diluvio del Génesis: El Registro Bíblico y sus Implicaciones Científicas” [“The Genesis Flood: The Biblical Record and its Scientific Implications.”] Fue escrito por el Dr. John C. Whitcomb y el Dr. Henry M. Morris (P y R Publishing, edición de 1998). Puedes comprarlo en nuestra librería o en Amazon.com. Este libro presenta muchas evidencias geológicas observables del Diluvio. Pero los “burladores” dicen que el gran cataclismo del Diluvio nunca ocurrió. Dicen que nada de eso sucedió en el pasado, por lo que no debemos pensar en el juicio de la Segunda Venida de Jesús. Son “ignorantes voluntariamente” del Diluvio – es por eso que ellos son “ignorantes voluntariamente” de la Segunda Venida de Jesús.

Las ideas de Lyell y Darwin han filtrado hasta el hombre común hoy en día. Mira los versículos del cuatro al seis. Eso es lo que la persona promedio dice:

“¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (II Pedro 3:4-6).

Los “burladores” dicen que Dios nunca intervino en el pasado y nunca va a intervenir en el futuro. Son “ignorantes voluntariamente” del Gran Diluvio. Son “ignorantes voluntariamente” de la Segunda Venida de Jesús. Son materialistas que no creen realmente en Dios. El Dr. W. A. Criswell (1909-2002) habló de los resultados del materialismo en nuestro tiempo. Él dijo:

Los Estadounidenses son esencialmente materialistas. El mal sigue a nuestra nación, así como al mundo. Los síntomas dramáticos de nuestra civilización decadente se pueden ver en la creciente secularización de la educación, el aumento de la delincuencia, el fondo amoral de todos los niveles de nuestra sociedad. El [comienzo] de nuestra ultimada [muerte] se puede ver en nuestras orgías salvajes en la playa y escuela, en los malhechores...drogadictos, alcohólicos, irresponsables delincuentes que andan por nuestras calles y en los lectores de libros malos y los espectadores de películas malas. El alma de América [y el Occidente] ha sido [manchada] y [arruinada] por mucho, sucio y [debilitado] placer, y atrapada en la estéril telaraña de la tal llamada ciencia (traducción de W. A. Criswell, Ph.D., “The Materialist and the End of the World,” In Defense of the Faith, 1971 edition, Zondervan Publishing House, pp. 54, 55).

¡El gran predicador dijo eso hace más de cuarenta años! ¿Qué diría hoy? ¡Que Dios nos ayude!

¡No es extraño que los Musulmanes militantes atacan al mundo Occidental! Ellos saben de los 57 millones de abortos en Los Estados Unidos. Ellos ven las drogas. Ellos ven la obsesión con el sexo ilícito. Ellos ven la pornografía y obscenidad. Ellos ven la desintegración de nuestras casas. Ven a nuestros jóvenes rompiendo, saqueando y haciendo disturbios. Ellos saben que nuestra civilización está muriendo. Y ellos no la quieren en sus países. Creo que esa es una de las principales razones por la que nos están atacando hoy. El materialismo, que proviene del rechazo de la Biblia, ¡está destruyendo el mundo Occidental esta noche! El juicio viene – tal como sucedió en los días de Noé. ¡Pero la mayoría de nuestros líderes son “ignorantes voluntariamente” de la ira de Dios colgando sobre nuestra nación y nuestra civilización!

Nos hemos quedado sin tiempo. Tendré que darles los dos últimos puntos el próximo Domingo por la noche. Alguien puede decir que este sermón es demasiado negativo. Pero yo digo que es realista. Yo creo que los sermones deben decir la verdad en lugar de hacerle cosquillas a los oídos. Los verdaderos Cristianos tienen que pensar en el fin del mundo. Si no lo oimos en los sermones nos volveremos mundanos. Vamos a olvidar que este mundo se va a acabar. Nos olvidaremos a acumular tesoros en el Cielo. Nos olvidaremos de hacer la obra de Dios – de orar, de ganar almas, de prepararnos para la eternidad. Nos olvidaremos de buscar “primeramente el reino de Dios”. Nunca he dicho que la gente no puede ser salva en otra iglesia. ¡Por supuesto que sí! Pero yo digo que nunca he conocido a nadie que dejó esta iglesia y se convirtió en un Cristiano dinámico. ¿Por qué? Porque se fueron de aquí para escapar de ser Cristianos dinámicos!

Jesús murió en la Cruz para pagar el castigo por tu pecado. Cuando confíes en Jesús. Su Sangre te limpia instantaneamente “de todo pecado” (I Juan 1: 7). Te dije que fui salvo durante un sermón en el tercer capítulo de II Pedro. ¿Qué hice ese día? Fue muy simple. Yo confié en Jesús. Y Jesús me salvó. ¡Fue así de simple!

Si este sermón te bendijo por favor envía un correo electrónico
a Dr. Hymers y dile – rlhymersjr@sbcglobal.net (Haz click aquí).
Puede escribir al Dr. Hymers en cualquier idioma, pero
escribe en Inglés si es posible.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: II Pedro 3:3-13.
El Solo Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“How Big Is God?” (por Stuart Hamblen, 1908-1989).


EL BOSQUEJO DE

TRES MUNDOS EN LA BIBLIA

(SERMÓN #7 SOBRE II PEDRO)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

I.   Primero, el mundo pasado, II Pedro 3:5, 6, 3, 4; 2:10.

II.  Segundo, el mundo presente, II Pedro 3:7; Juan 1:1, 3;
II Pedro 3:8, 9; Romanos 11:25; Génesis 7:16.

III. Tercero, el mundo futuro, II Pedro 3:10-12; Hechos 16:31;
I Juan 1:7.