Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




SE CIERNE LA TORMENTA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 24 de Mayo, 2015

“¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”
(Mateo 24:3).


Recuerdo exactamente dónde estaba yo cuando encendí el radio en mi carro. Era el Verano de 1965. La Guerra de Vietnám estaba en su apogeo. Oí por primera vez la canción que el Sr. Griffith acaba de cantar.

¿No entiendes lo que quiero decir?
¿No sientes el miedo que yo siento hoy?
Si se oprime el botón, ya no habrá escape,
Nadie se salvará con el mundo en la tumba.
Mira a tu alrededor, te va a espantar también,
Pero dices una vez, y otra vez, y otra vez,
que tú no crees estar al borde de la destrucción.

Estacioné el carro y me eché a llorar. Barry McGuire siguió cantando,

No, no, tú no crees estar
al borde de la destrucción.

Acababa de leer el nuevo libro de Billy Graham, [El Mundo en Llamas] World Aflame. El Sr. Graham dijo:

     El mundo entero está lleno de motines, manifestaciones, amenazas, guerras, y rebelión en contra de la autoridad lo cual amenaza a la civilización misma…
     El historiador Will Durant dijo: “Ninguna nación ha sido vencida sino hasta que se ha destruído ella misma”. Repúblicas, reinos e imperios todos viven sus vidas inciertas y perecen. En Los Estados Unidos estamos a punto de ver la democracia enloquecer… La ley moral está en peligro de ser abandonada hasta por los juzgados. ¿Hasta qué punto podemos esperar inmunidad... cuando las naciones desafían las leyes de Dios?
     Mientras el mundo se vuelve más chico nuestros problemas crecen más. Nuestras libertades desaparecen y nuestro peligro aumenta. Problemas y peligro vienen. La generación joven presente solo puede esperar crisis, derramamiento de sangre, guerra, odio, avaricia, lujuria y conflicto.
     ¿Estamos más allá del rescate? ¿Más allá de la esperanza? Algunas de nuestros genios en privado están de acuerdo de que ya hemos pasado el punto sin retorno (traducción literal de Billy Graham, World Aflame, Doubleday and Company, 1965, pp. 15, 16).

Él dijo eso hace cincuenta años, en el verano de 1965. Y nadie se reía ni burlaba cuando Barry McGuire cantaba aquellas palabras el mismo verano.

Pero dices
una vez, y otra vez, y otra vez,
que tú no crees
estar al borde de la destrucción,
No, no, que tú no crees
estar al borde de la destrucción.

Las palabras de Billy Graham y Barry McGuire se aplican aún más, muchas veces más al día en que vivimos esta mañana.

Los doce Discípulos tuvieron esas mismas ideas. Vinieron a Jesús y Él se sentó en el Monte de Olivos, justo fuera de Jerusalén. Ellos le preguntaron:

“¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mateo 24:3).

Jesús les dijo que el mundo tendría un fin definitivo. No dijo que seguiría para siempre. En ese mismo capitulo, Jesús dijo claramente: “y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14). Él les dijo que el mundo como lo conocemos terminaría. Y les dijo sobre Su Segunda Venida. Él les dijo: “Verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria” (Mateo 24:30).

El Dr. Harold Lindsell fue miembro de la facultad del seminario Fuller Theological Seminary como era antes. Él fue el estimado editor de [la revista La Cristiandad de Hoy] Christianity Today por diez años. Tenía un Ph.D. en Historia. Él escribió un libro llamado: [La Batalla por la Biblia] The Battle for the Bible. Cuando el Dr. Lindsell hablaba la gente escuchaba. En su libro [Se Cierne la Tormenta,] el Dr. Lindsell lo puso en claro. Él dijo:

Las señales de los tiempos en esta generación son muy diferentes de aquellas [en el pasado]. Me parece que son señales que la Biblia profetiza caracterizarán a los últimos días (traducción de Harold Lindsell, Ph.D., The Gathering Storm, Tyndale House Publishers, 1980, p. 7).

Voy a dar una lista de tres señales que la Biblia dice caracterizarán a los últimos días.

I. Primero, el principio de dolores de parto.

Jesús habló de “guerras y rumores de guerras” en Mateo 24:6. El Dr. Henry M. Morris dijo: “La señal inicial sería el esparcimiento de guerra con muchas naciones y reinos por cada lado, acompañadas o seguidas por el esparcimiento de hambres, pestes y terremotos” (traducción de The Defender’s Study Bible; nota sobre Mateo 24:7).

Entonces Jesús dijo: “Y todo esto será principio de dolores” (Mateo 24: 8). La Nueva Versión Internacional traduce esto, “Y todo esto será principio de dolores de parto”. El Dr. Morris dijo, “esparcimiento de guerra, hambres, etc. Las señales indican que habrá una sucesión parecida de ‘dolores de parto’, en preparación para el nacimiento de la nueva era por venir. La primera vez que tal conjunto de eventos ocurrió en la historia fue durante e inmediatamente después de los años de la Primera Guerra Mundial. Ha habido un número desde entonces, un hecho que nos alienta a creer que la Segunda Venida del Señor está cerca” (Biblia de Estudio del Defensor, ibid.) (The Defender’s Study Bible, ibid.).

Los “dolores de parto” que comenzaron con la Segunda Guerra Mundial han vuelto vez tras vez desde aquel entonces. La Segunda Guerra Mundial convulsionó a las naciones del mundo solo 21 años después de la Primera Guerra Mundial. Luego vino la Guerra de Corea, luego la Guerra de Vietnam. “La Guerra Fría” entre Estados Unidos y la Unión Soviética duró desde fines de 1940 hasta la caída de la Unión Soviética en la década de 1980. Desde entonces hemos tenido guerra tras guerra, especialmente en el Medio Este. Con el aumento del terrorismo Musulmán, vemos a ISIS tomando control de gran parte de esa área. Muchos observadores dicen que esto podría ser el principio de la Tercera Guerra Mundial.

Con un presidente débil y confuso en la Casa Blanca, Irán tendrá armas nucleares en el futuro cercano. Han anunciado públicamente que Irán usará las armas nucleares contra Israel y los Estados Unidos. ¡Solo Dios sabe si lo harán!

II. Segundo, los días de Noé.

Otra señal que Jesús dio fue esta:

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:36-39).

Nadie sabe el día ni la hora de la venida de Jesús. Pero Él dijo que el período general de tiempo sería como los días de Noé.

Me recuerda de los años antes de la Segunda Guerra Mundial. Hitler rearmando a Alemania, construyendo un gran ejército y miles de aviones y tanques de guerra. Ninguna persona política de importancia vio el peligro sino solo Winston Churchill. Él no era el Primer Ministro todavía. Se burlaron de él cuando les advirtió de Hitler y Mussolini. “Él tituló su primer libro sobre la Segunda Guerra Mundial “Se Cierne la Tormenta”. El tema de ese libro era este:

Cómo los pueblos de habla Inglesa por su falta de sabiduría, descuido, y buena disposición permitieron que el maligno se rearmara.

Eso suena como lo que sucede hoy. El mundo Occidental está dejando a ISIS tomar el Medio Este y prepararse para la guerra. Nuestros líderes viven en un mundo de sueños, y nuestra gente no está preparada para el juicio. En nuestro día, vemos un retorno similar a los días de Noé. ¡Estamos viviendo en medio del cierne de la tormenta!

Los días de Noé duraron mucho tiempo. El hombre vivía mucho más antes del Gran Diluvio. Noé ya tenía más de 500 años cuando Dios dijo:

“No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años” (Génesis 6:3).

Jesús dijo que el tiempo del final sería como los días de Noé. Al menos eso quiere decir que los tiempos finales durarían por un largo período.

Estoy convencido de que podemos rastrear las raíces de los problemas que enfrenta nuestro mundo al siglo XVIII. Johann Semler (1725-1791) en Alemania comenzó a criticar la Biblia. A finales del siglo diecinueve la alta crítica Alemana había causado que predicadores en todo el mundo dudaran la fiabilidad de la Biblia. A finales del siglo XIX CH Spurgeon (1834-1892) se vio obligado a abandonar la Unión Bautista de Gran Bretaña debido a que la mayoría de los pastores no creían en la infalibilidad de la Biblia y la expiación de Sangre de Jesús. En un sermón dado en este período Spurgeon habló de “los pozos hirviendo de herejía” que arruinaban las iglesias (El Púlpito del Tabernáculo Metropolitano, The Metropolitan Tabernacle Pulpit, volumen 33, p. 374).

Además, a finales del siglo diecinueve, Charles Darwin (1809-1882) escribió sus libros sobre la evolución. Las primeras ediciones de los libros se agotaron en un día o dos. El público estaba listo para desechar la Biblia y aceptar como un hecho los libros de ciencia-ficción que escribió Darwin. A nadie parecía importarle que Darwin no tenía formación científica. ¡Su única educación era una licenciatura en teología! Pero tomaron sus libros y se apartaron de las Sagradas Escrituras. Así, el trabajo de los críticos de la Biblia Alemanes, empezando por Semler, y los escritos de Darwin, pusieron muy de menos al Cristianismo.

Pero el tercer hombre de ese tiempo fue el peor de todos. A partir de aproximadamente 1824 Charles G. Finney (1792-1875) comenzó un ataque directo contra la conversión Protestante. Él predicó que todos los Protestantes antes de él estaban equivocados. Recuerda que Finney escribió después del Primer Gran Despertamiento y después de casi todo el Segundo Gran Despertamiento. Sin embargo, Finney tuvo la arrogancia de decir: “Muy poco del evangelio ha salido al mundo por estos cientos de años, sin ser obstruido y oscurecido por falsa teología” (página 92 de La Apostasía de Hoy: ¿Cómo Decisionismo está destruyendo nuestras Iglesias - hacer clic aquí para leerla). Para un estudio a fondo de la falsa teología y métodos de Finney vea Revival and Revivalism: The Making and Marring of American Evangelicalism [en Inglés] por Iain H. Murray, The Banner of Truth Trust, 1994.

Finney no solo negó toda la teología antes de que él escribiera, también cambió las conversiones verdaderas a decisiones vacías. Así, el Decisionismo remplazó las conversiones y llenó nuestras iglesias de millones de gente que no es salva.

Estoy convencido de que aquellos tres hombres y sus seguidores han sido más responsables que otros en poner de menos la civilización Occidental y traer “los días de Noé” en los cuales vivimos hoy. Las raíces de la apostasía de hoy se trazan hasta Semler, Darwin y Finney.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

La gente del día de Noé tenía “apariencia de piedad” (II Timoteo 3:5). Pero fueron destruidos por las aguas del Gran Diluvio. No eran convertidos, no eran salvos, perdidos por toda la eternidad.

“Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra” (Génesis 6:12, 13).

III. Tercero, el regreso del pueblo Judío a su tierra natal.

Está claro en Mateo 24 que Jesús sabía que el pueblo Judío estaría de vuelta en Israel. En el versículo 15 Jesús habló de la “abominación desoladora” de la que se habla en Daniel 7: 8, 9:27, 11, 31. Esta es una predicción del Templo reconstruido.

Dr. Charles L. Feinberg (1909-1995) era Judío Mesiánico. Él era el decano y profesor de Antiguo Testamento y Semitas en el Seminario Teológico Talbot durante muchos años. Le oí predicar varias veces en la Primera Iglesia Bautista China cuando el Dr. Timothy Lin era el pastor. El Dr. Feinberg dijo: “El templo será reconstruido en Jerusalén ... Los Judíos serán devueltos a su tierra en incredulidad. Nuestro día es testigo de las etapas preliminares de este proceso estupendo” (traducción de Charles L. Feinberg, Th.D., Ph.D., Prophecy in the Seventies, [Profecía en los Años Setenta], Moody Press, 1971, p. 181).

Aun en los “tiempos peligrosos” de los “días postreros”, los Judíos han sido llevados a su tierra dada por Dios por el Espíritu del Señor. Hablaré más de esto en el sermón de esta noche.

Hemos visto los “dolores de parto”, “los días de Noé”, y el regreso del pueblo Judío a Israel. Todo esto ha sucedido en los últimos 100 años. Estoy convencido de que estas son señales de que estamos viviendo en los años finales del mundo según lo conocemos. ¿Cuál es tu respuesta a estas profecías?

El mundo perdido responde con miedo, como en [la canción] “Eve of Destruction” de Barry McGuire. “Mira a tu alrededor, te va a espantar también – estamos al borde de la destrucción”. ¡Pero no es así como los Cristianos miran a estas profecías! ¡Las profecías hacen que nuestros corazones se llenen de gozo!

La oscuridad, y el pecado
   Fueron afrenta y gran dolor;
Mas señales de Su venida;
   ¡Nos traen gozo, luz al corazón!
Él viene otra vez, Él viene otra vez,
   El mismo Jesús que rechazado fue;
Él viene otra vez, Él viene otra vez,
   ¡Con poder y gloria, Él viene otra vez!
(Traducción de “He Is Coming Again” por Mabel Johnston Camp, 1871-1937).

¿Conoces a Jesucristo como tu Salvador personal? ¿Has confiado en Él? ¿Has sido lavado de todos tus pecados por Su Sangre? ¿Has confiado en Jesús solo para salvarte del Juicio por tus pecados? Te pedimos que vengas a Jesús por fe. ¡Él te salvará por todos los tiempos, y por toda la eternidad! Por favor, regresa a la iglesia, y te explicaremos más acerca de Jesús y la salvación que Él ofrece.

¡Padre Celestial, te pido que alguien que escucha este mensaje, lee el manuscrito, o ve el video, sea llevado a Jesús por Tu poder soberano! En el nombre de Jesús, Amén.

Si este sermón te bendijo por favor envía un correo electrónico
a Dr. Hymers y dile – rlhymersjr@sbcglobal.net (Haz click aquí).
Puede escribir al Dr. Hymers en cualquier idioma, pero
escribe en Inglés si es posible.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Mateo 24:6-8, 15, 37-39
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Eve of Destruction” (por P. F. Sloan, 1965; cantada por Barry McGuire).


EL BOSQUEJO DE

SE CIERNE LA TORMENTA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”
(Mateo 24:3).

(Mateo 24:14, 30)

I.   Primero, el principio de dolores de parto, Mateo 24:6, 8.

II.  Segundo, los días de Noé, Mateo 24:36-39; Génesis 6:3;
II Timoteo 3:5; Génesis 6:12, 13.

III. Tercero, el regreso del pueblo Judío a su tierra natal,
Mateo 24:15; ver Daniel 7:8, 9:27, 11:31.