Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LIBERACIÓN O CONDENACIÓN
(SERMON #3 ON PETER)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 3 de Mayo, 2015

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (II Pedro 2:9).


El emperador Nerón le prendió fuego a la ciudad de Roma en 64 D.C. Nerón (54-68 D.C.) fue un hombre cruel y sangriento. Él mató a varios miembros de su propia familia. Cuando Roma se quemó la gente sospechó que él la incendio. Tenía que encontrar a alguien más a quien culpar. ¡Él culpó a los Cristianos por el incendio! En el siglo II Tácito (56-117) dijo: “Los que confesaban ser Cristianos fueron arrestados...en su muerte fueron...cubiertos de pieles de animales salvajes, despedazados por los perros, crucificados o quemados – para que cuando cayera la noche ardieran como antorchas” (traducción de Tácito, Anales 15:44, al principio del siglo II). Pocos meses después el Apóstol Pedro escribió esta epístola de II Pedro. La tradición nos dice que Pedro pidió ser crucificado de cabeza – porque él no se sentía digno de morir de la misma manera que Jesús.

En la persecución salvaje y terrible, cientos de Cristianos murieron. ¡Nerón tuvo Cristianos atados a la parte superior de los postes y les prendía fuego para iluminar su jardín! Justo antes de que Pedro fuera arrestado y crucificado, él escribió II Pedro.

En II Pedro el Apóstol habla de la inspiración y la autoridad de la Biblia (II Pedro 1:19-21). Él nos advierte que “habrá entre vosotros falsos maestros” (II Pedro 2:1-3). Él nos recuerda que Dios juzgó a “los ángeles que pecaron” (2:4), y a “las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas” (2:6). Pero Él libró al “justo Lot, abrumado por la nefanda [conducta sensual] de los malvados” (2:7). Y entonces el Apóstol da nuestro texto,

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (II Pedro 2:9).

Antes de predicar sobre este texto quiero que sepas cuanto Satanás odia II Pedro. El Diablo odia este pequeño libro más que casi cualquier otro libro en el Nuevo Testamento. No tienes que ir a Hollywood o Las Vegas para ver al Diablo trabajar. Todo lo que tienes que hacer es ir al Seminario Fuller en Pasadena, California. Casi todos los seminarios en América están atacando la Biblia hoy. Y odian II Pedro probablemente más que cualquier otro libro en el Nuevo Testamento. Cuando estudiaba en el Seminario Sureño Bautista al norte de San Francisco, los maestros llamaban II Pedro “una falsificación”. Los profesores liberales que rechazan la Biblia han estado diciendo eso durante años. Pero el Dr. A. T. Robertson, el gran erudito Griego del Nuevo Testamento, defendió II Pedro. Él señaló que hay citas y referencias a ella en Arístides (murió c. 134 D.C.), en Justino Mártir (murió c. 165 D.C.), En Ireneo (130-202), en Ignacio (35-107), Clemente de Roma (murió el 99 D.C.), Atanasio (296-373), Agustín (354-430) y el gran reformador Martín Lutero (1483-1546), (traducción de A. T. Robertson, D.D., Litt.D., Word Pictures in the New Testament, volume VI, Broadman Press, 1933, pp. 139-146 – Dr. Robertson’s defence of II Peter).

El Dr. Robertson señaló que: “En esta epístola, no hay nuevas ideas sorprendentes…sino que está llena de enseñanza edificante y ortodoxa” (ibid., P. 140). El Dr. J. Vernon McGee, el maestro de la Biblia más conocido y querido en América, dijo: “Hoy está bien establecido que Pedro escribió esta carta” de II Pedro (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., A Través de la Biblia, el volumen V, Thomas Nelson Publishers, 1983, p. 714).

¡Pero los liberales en las escuelas como el Seminario Fuller la siguen destrozando! El Dr. Henry M. Morris dijo, “Esta resistencia [es] debido a la fuerte condena de los falsos maestros en la iglesia de [II Pedro]...[II] Pedro advierte contra ‘fábulas artificiosas’ (II Pedro 1:16), hipócritas, maestros que niegan a Jesús (II Pedro 2:1), predicadores avaros [amadores del dinero] (II Pedro 2:3, 15), maestros antinomios (II Pedro 2:13, 19), y sobre todo el evolucionismo y el uniformitarianismo (II Pedro 3:3-6)” (traducción de Henry M. Morris, Ph.D., The Defender’s Study Bible, World Publishing, 1995, p. 1401).

¡No es extraño que Satanás y sus falsos maestros ataquen II Pedro! Otra razón el Diablo odia II Pedro es porque da uno de las dos declaraciones más fuertes acerca de la inspiración y la infalibilidad de la Biblia, en II Pedro 1:19-21 (el otro siendo II Timoteo 3: 15-17). ¡No es extraño que el Diablo odie II Pedro!

¡II Pedro contiene alimento sólido! En Septiembre de 1961 me inscribí en la escuela Biola (ahora Universidad). Durante ese semestre de otoño la universidad tuvo una semana de servicios de capilla cada mañana. El orador especial ese año fue el Dr. Charles J. Woodbridge. El Dr. Woodbridge fue uno de los miembros fundadores de la facultad de Seminario Fuller. Había renunciado un par de años antes porque él vio que Fuller se estaba moviendo hacia el liberalismo, negando la autoridad de la Biblia. Por supuesto los administradores de Fuller lo negaron. Llamaron al Dr. Woodbridge problemático, y otras cosas malas. Pero nadie después se disculpa – al menos entre los nuevos evangélicos. Más de cincuenta años han pasado, y lo que el Dr. Woodbridge predijo se ha convertido literalmente en realidad. Hoy Fuller produce predicadores como Rob Bell. Él escribió un libro diciendo que todo el mundo (incluso Hitler) irá al Cielo. Recientemente ha escrito otro libro en el que respalda las prácticas sexuales más viles y obscenas. El Dr. Woodridge vio venir eso a finales de 1950. ¡Un aplauso para el Dr. Charles J. Woodbridge! (Aplausos).

El Dr. Woodbridge vino a Biola y nos predicó en los servicios de la capilla todos los días durante una semana. ¡Predicó directamente a través de II Pedro! ¡Esa fue la primera vez que escuché predicar de esa manera! Yo sólo había oído sermones tópicos, sin mucha “carne” en ellos. ¡Santo Cielo! El Dr. Woodbridge tuvo toda mi atención cuando él fue a través de II Pedro – ¡la infalibilidad de la Biblia en el capítulo uno; los falsos profetas en el capítulo dos; los ángeles que pecaron expulsados; la gran inundación y la quema de Sodoma y Gomorra! Lo expuso todo y predicó con gran poder. Fui convertido el Jueves de esa semana – el 28 de Septiembre 1961 – ¡¡alabado sea el nombre de Jesús!! ¡Mi curso se estableció a partir de ese día! ¡Desde el primer día que fui convertido yo sabía que iba a predicar en contra de los ataques liberales de la Biblia, de la salvación, y sobre el pecado! ¡Lo sabía entonces, y lo sé esta mañana! ¡Alabado sea el nombre de Jesús!

Pedro dijo que la Biblia es “palabra profética más segura” (II Pedro 1:19). Pedro dijo que los falsos maestros se levantarían en las iglesias y traerían apostasía y destrucción (II Pedro 2:1-3). Pedro dijo que Dios juzgó al mundo entero en el Gran Diluvio, “pero guardó a Noé” (II Pedro 2:5). Pedro dijo que Dios envió fuego a “las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas” (II Pedro 2:6). Pedro dijo que Dios “libró al justo Lot” de la quema de Sodoma (II Pedro 2:7). Y ahora Pedro da nuestro texto,

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (II Pedro 2:9).

¡Sí señor! ¡Pedro demostró su punto! El Señor sabía cómo salvar a Noé y ahogar al mundo perdido en las aguas del Diluvio. ¡El Señor sabía cómo salvar al justo Lot, y reducir la ciudad de Sodoma a cenizas! Por lo tanto,

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (II Pedro 2:9).

En otras palabras, ¡Dios tiene el mismo poder hoy que Él tenía en los días de antaño!

I. Primero, Dios tiene el poder para librar de tentación a los piadosos.

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos…”

Dios sabe lo que está haciendo – ¡y Él puede hacerlo! Cuando yo era un niño me encantaba oír la gran voz de George Beverly Shea cantando esas palabras,

Mi corazón le canta al Señor,
¡Cuán grande es Él, cuán grande es Él!
Mi corazón le canta al Señor,
¡Cuán grande es Él, cuán grande es Él!

¡Dios es todopoderoso! Dios está en control. Sí, hay un gran mal en el mundo. Pero el mal está aquí sólo porque Dios lo permite. ¿Por qué lo permite? No sé. Es tan simple como eso. No sé. Pero en la mente incomprensible, incognoscible de Dios, Él permite el mal.

“¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33).

“¡Dios sabe librar a los piadosos de la tentación!” Los primeros Cristianos en la ciudad de Roma sin duda pasaron por grandes y terribles tentaciones y pruebas. Como ya he dicho, Nerón los quemó vivos, atados a la parte superior de los postes. Él iluminaba su jardín quemando Cristianos cada noche.

Alguien dice: “Eso es una contradicción. Él no los libró”. Te equivocas. Él los libró “de la tentación”. ¡Él les dio la fuerza para pasar las pruebas, y poder para pasar por las llamas! ¡Un gran himno antiguo lo dice todo!

La llama no puede dañarte jamás,
   Si en medio del fuego te ordeno pasar;
El oro de tu alma más puro será,
   Pues solo la escoria se habrá de quemar.
(Traducción libre de “How Firm a Foundation” George
      Keith, 1638-1716, “K” in Rippon’s Selection of Hymns, 1787).

Tuve el privilegio de conocer personalmente a un hombre que fue un mártir viviente. Su nombre era Richard Wurmbrand. Él era el mejor Cristiano que he conocido, y yo lo conocí muy bien. El Pastor Wurmbrand estuvo encerrado en una prisión comunista durante catorce años por predicar el Evangelio. Los guardias comunistas lo pusieron a través de torturas medievales. Su cuerpo tenía dieciocho heridas hechas por los hierros calientes. A lo largo de sus años de sufrimiento compartió el Evangelio con muchos otros presos que sufrían, y muchos de ellos fueron salvos. Durante dos años fue puesto en condena solitaria. Nunca oyó una voz humana. Él casi se volvió loco de las drogas que le pusieron en su comida. Finalmente comenzó a predicar el Evangelio a otros quienes eran puestos de vez en cuando en una celda cerca de la de él. Golpeaba versos de la Biblia y oraciones a ellos en código Morse. Finalmente fue puesto en la “Sala Cuatro” – la “sala de la muerte”. Lo dejaron allí, muriendo de tuberculosis. Nadie salió vivo de la “Sala Cuatro”. Ellos eran enviados allí para morir. Pero el Pastor Wurmbrand siguió viviendo. En esa “sala de la muerte” el guió a un preso moribundo tras otro a Jesucristo. Él dijo: “Era como si la celda estaba en llamas con el espíritu de abnegación y fe renovada. En estos momentos los ángeles parecían a nuestro alrededor”.

Cuando me siento deprimido o triste a menudo agarro el libro de Richard Wurmbrand Torturado por Jesús y leo unas cuantas páginas. La semana pasada leí otro de sus libros, En el Subterráneo de Dios (Living Sacrifice Book Company, 2004). Estos libros son horribles. Dan detalles sobre la tortura a los Cristianos. Pero siempre me animan. Me alienta conocer a este hombre, Richard Wurmbrand, quien experimentó nuestro texto: Este es un texto que dan gran animo, “El Señor sabe librar a los piadosos de las tentaciones...” (II Pedro 2: 9).

Decenas de miles de Cristianos están siendo torturados y asesinados por los Musulmanes en este momento. Lo único que tendrían que hacer para escapar de la muerte es decir estas palabras: “No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta”. Pero ellos se niegan a decir eso y convertirse en Musulmanes. Sus iglesias son quemadas. Sus casas son quemadas. Muchos son decapitados. Muchos otros son quemados vivos. Sin embargo, se niegan a renunciar a su fe en Jesús. Y en el mundo Musulmán miles se están volteando a Jesús, a pesar de que es muy peligroso para ellos. Puedes leer algunas de sus historias si vas en tu computadora a www.persecution.com. Ellos saben por experiencia lo que la mayoría de los miembros de las iglesias occidentales no saben – “El Señor sabe librar de tentaciones a los piadosos...”.

No habrán de anegarte las ondas del mar,
   Cuando aguas profundas te ordeno cruzar;
Pues siempre contigo seré en tu dolor,
   Y todas tus penas podré mitigar.

Celebramos el 40 aniversario de esta iglesia hace tres semanas. ¡Tuvimos un gran tiempo de alabanza, e incluso risa! ¡Las personas que vieron el video me dijeron, que gran iglesia tenemos! Pero ellos no saben el sufrimiento que pasamos para dar a luz a esta iglesia. Ellos no saben que “los 39”, quienes pagaron la iglesia, a menudo pasaron por dolor y angustia, cuando 400 personas nos dejaron para pagar por un edificio de dos y medio millones de dólares. Ahora la prueba ha terminado. Dios nos trajo a través de ella. Pero habrá otras pruebas en el futuro, algunas de ellas tal vez peores. Pero no tenemos miedo porque el “Señor sabe librar de tentaciones a los piadosos...” (II Pedro 2: 9).

II. Segundo, el Señor reserva a los injustos para el día del juicio.

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (II Pedro 2:9).

En su libro clásico de la apologética, Por lo Tanto Ponte de Pie [Therefore Stand], el gran Dr. Wilbur M. Smith dijo lo siguiente sobre el juicio venidero,

Las Escrituras definitivamente hablan de un gran simple evento del juicio venidero, y nosotros hemos pecado en casi robar en la predicación de nuestro día esta terrible pero divinamente revelada verdad...Muchos de nosotros...hemos tenido miedo de ponernos de pie y usar el lenguaje Bíblico relativo al día del juicio. Nuestro bendito Señor usa la frase “el día del juicio” una y otra vez...El Apóstol Pedro habla de “el día del juicio”, y “el día del juicio y de la destrucción de los hombres impíos”. El Apóstol Juan habla de “el día del juicio” y “el tiempo de los muertos para ser juzgados” (traducción de Wilbur M. Smith, D.D., Therefore Stand, W. A. Wilde Co., 1945, p. 443).

El Apóstol Juan dijo:

“Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.” (Apocalipsis 20:12-15).

La única manera de escapar del castigo en el “lago de fuego” es arrepentirse y confiar en el Señor Jesucristo. Él murió en la Cruz para pagar el precio completo de tu pecado. Él derramó Su Sangre preciosa para limpiarte de todo pecado. Se levantó de carne y hueso de entre los muertos para darte vida eterna. Pero debes confiar en Él ahora, en esta vida. Será demasiado tarde, después de tu muerte, para ser salvo.

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (II Pedro 2:9).

Los “santos” son los que se arrepienten y confían en el Señor Jesucristo. Los “injustos” son los que se niegan a confiar en Él. ¡Oro que te voltees a Jesús antes de que sea demasiado tarde! Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: II Pedro 2:1-9.
El Solo Cantado por Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Faith of Our Fathers” (por Frederick W. Faber, 1814-1863).


EL BOSQUEJO DE

LIBERACIÓN O CONDENACIÓN
(SERMON #3 SOBRE II PEDRO)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (II Pedro 2:9).

(II Pedro 1:19-21; 2:1-3, 4, 6, 7; 1:16; 2:1, 3, 15, 13, 19; 3:3-6;
II Pedro 1:19; 2:1-3, 5, 6, 7)

I.   Primero, Dios tiene el poder para librar de tentación a los piadosos,
II Pedro 2:9a; Romanos 11:33;

II.  Segundo, el Señor reserva a los injustos para el día del juicio, II
Pedro 2:9b; Apocalipsis 20:12-15.