Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




VIVIENDO EN UN TIEMPO DE APOSTASÍA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, Abril 26, 2015

“[Dios] no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos)” (II Pedro 2:5-8).


El Apóstol Pedro habla como un profeta en este capítulo. En los versículos 1-3, nos dice que los falsos maestros vendrán e introducirán herejías destructoras. Él nos dice que ellos negarán al Señor Jesucristo. Él dice que muchos les seguirán a ellos. Como resultado se hablará de la verdad del Cristianismo Bíblico como algo malo. Él dice que estos falsos maestros trabajarán por dinero, no para Dios. ¡Qué imagen de nuestro tiempo! Estamos viviendo ahora mismo en un tiempo de horrible apostasía, falsa enseñanza – y el ascenso del neo-paganismo.

Tengo que admitir que no me gustaba mucho Carl F. H. Henry (1913-2003). Él era un teólogo nuevo evangélico. Pero me parecía que él estaba tratando de demostrar lo “académico” que era. En mi opinión él no proclamó la verdad con suficiente fuerza. Sin embargo, nunca he leído una declaración más clara acerca de la apostasía de hoy que lo que él escribió. El Dr. Henry dijo:

     Nuestra generación está perdida a la verdad de Dios... Por esta pérdida paga un alto precio en una recaída rápida al paganismo. Los salvajes están agitando de nuevo; puedes escucharlos retumbando y moviéndose al ritmo de nuestro tiempo [en el Medio Oriente, en África del Norte, a través de Europa – los Musulmanes están llegando. Empezando en la Casa Blanca, nuestros líderes están confundidos, débiles y sin Dios]...
     Los salvajes están removiendo el polvo de una civilización decadente y ya se arrastran en las sombras de una Iglesia incapacitada (traducción de Carl F. H. Henry, Ph.D., Twilight of a Great Civilization: The Drift Toward Neo-Paganism, Crossway Books, 1988; my comments in brackets).

El famoso encuestador George Barna nos dice, en efecto, que no hay futuro para nuestras iglesias. Él dice que más del 80% de los jóvenes de nuestras iglesias se irán, “para no volver jamás” – antes de que lleguen a la edad de treinta años. ¡Y nuestras iglesias no parecen tener idea de cómo convertir jóvenes perdidos del mundo! Todo lo que parece que pueden hacer es tratar de persuadir a alguien que deje su propia iglesia y se vaya con ellos. Los predicadores se quitan sus corbatas y traen música rock al servicio del Domingo por la mañana en un vano intento de ser “moderno” y “contemporáneo”. ¡A estas alturas ya deberían saber que eso no funciona! ¡El mundo perdido los mira y se ríe! ¡Es trágico! ¡Dios sabe cuánto lloro por nuestras iglesias!

Muchos de estos predicadores fueron arruinados por las escuelas liberales como el Seminario Fuller. En círculos más conservadores ellos fueron hechos impotentes por las escuelas que les enseñaron cómo analizar una palabra Griega, pero nunca les inspiró a predicar. El Dr. Michael Horton escribió sobre esta tragedia. Su libro se llama, Cristianismo sin Cristo: El Evangelio Alternativo de la Iglesia Americana [Christless Christianity: The Alternative Gospel of the American Church] (Baker Books, 2008). Moody Press publicó un libro (1996) llamado La Crisis Evangélica que se Avecina [The Coming Evangelical Crisis]. Ese libro fue escrito hace diecinueve años. ¡Ahora la crisis está aquí, ahora mismo! ¡Nuestras iglesias son un desastre, y todo el mundo lo sabe! Los servicios del Domingo por la noche están cerrados en casi todas nuestras iglesias. ¡Esa es una señal de la muerte! Nuestras reuniones de oración fueron abandonadas por la mayoría de las iglesias hace mucho tiempo. ¡Esa es una señal de la muerte! Casi ninguna iglesia tiene un programa vigoroso para ganar almas hoy. ¡Esa es una señal de la muerte! La tal llamada “predicación” es sólo un estudio Bíblico verso por verso seco. ¡Esa es una señal de la muerte! ¡Aunque nadie se queje – yo lo hago! Aunque nadie más lo diga, yo lo hago. ¡Necesita ser dicho, recio y claro! ¡Estamos viviendo en una época de profunda apostasía! ¡Estamos viviendo en un tiempo así descrito en II Pedro 2: 1-3!

Puedes preguntar, “¿Por qué hablas de eso? ¡Vas a confundir a tus jóvenes!” ¡Equivocado de nuevo! ¡No confunde a la gente que les digas la verdad! De hecho, si yo no les digo estas verdades entonces realmente van a ser confundidos – ¡confundidos por los nuevos-evangélicos que están muriendo, y los grupos de estudio Bíblico! Ellos estarán muy confundidos si no saben que estamos viviendo en una época de incredulidad y apostasía profunda – ¡la peor apostasía que las iglesias han experimentado desde la Reformación! ¡La apostasía más profunda en los últimos 500 años! ¡Eso es! Estamos viviendo en una época descrita por el Apóstol Pedro, en II Pedro 2:1-3. Entonces, ¿cuál es la respuesta? Por favor, pónganse de pie y lean II Pedro 2:5-8. Está en la página 1274, en la Biblia anotada de Scofield.

“Y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos)” (II Peter 2:5-8).

Se pueden sentar.

Las palabras de nuestro texto fueron dadas por Dios para mostrarnos cómo vivir en un tiempo de apostasía, pecado, y confusión. Ese es el tema de nuestro texto. El Apóstol Pedro nos da los ejemplos de estos dos hombres, Noé y Lot. Al hablarnos acerca de estos hombres, él nos muestra cómo vivir como un Cristiano en este tiempo de confusión espiritual. Hay una gran lección que aprender de Noé y de Lot.

El Cristiano siempre es probado por el espíritu del mundo, sobre todo en un tiempo de apostasía como este. Somos probados por el hecho de que somos pocos en número. Esa es una prueba dura. Si viviéramos en el siglo 18 seríamos parte de un gran avivamiento, un avivamiento que incluyó todas las Islas Británicas, así como todo Norte América. Habría mucha gente alrededor de nosotros que creían en la predicación verdadera, la conversión verdadera y oración verdadera. Eso sería algo de cierto en el siglo 19 – y en menor medida en los primeros 70 o 80 años del siglo 20.

Es sorprendente lo rápido que pasa el tiempo. Cuando tienes mi edad 35 años parece poco. Hace sólo 35 años la situación era muy diferente. El Presidente electo era Ronald Reagan. Billy Graham sólo tenía 60 años, y tenía enormes cruzadas. Jerry Falwell estaba en la televisión cada Domingo por la noche, colectando millones de dólares, pareciendo llevar la “mayoría moral” a detener el aborto. En la primavera de 1980 el Dr. John R. Rice todavía estaba predicando. El Dr. Martyn Lloyd-Jones todavía estaba vivo. También el Dr. Francis Schaeffer. No era un tiempo perfecto para nada. Pero en comparación con 2015 fue mucho mejor para los Cristianos que ahora. ¡Ahora somos una minoría odiada! Quiero decir – ¡la gente nos odia! ¡Tienen miedo de nosotros y nos odian! Cada Bautista, cada evangélico, cada Pentecostal, incluso los Católicos Romanos – todos los que están asociados con el Cristianismo lo sienten. El mundo exterior nos odia. Eso hace difícil ser fiel a Dios, más difícil de lo que ha sido en otros siglos y otros tiempos.

Seguramente Noé sintió esa prueba – la prueba de pararse solo. Se nos dice en nuestro texto que Dios “guardó a Noé” (II Pedro 2:5). Noé vivió en un período terrible de la decadencia moral y apostasía antes del Gran Diluvio. Fue una época de maldad extrema y gran actividad demoníaca. Era tan malo que la humanidad “era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). Y dijo Dios:

“No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre” (Génesis 6:3).

Las condiciones en el mundo en ese tiempo eran tan malas que casi nadie fue salvo. Recuerda que Dios “guardó a Noé la octava persona”. Eso significa que sólo Noé, su esposa – y sus tres hijos y sus esposas se salvaron. ¡Sólo ocho personas salvas en el mundo entero! Es importante que pensemos acerca de cómo este hombre Noé vivió su vida rodeado de tanta maldad que dio lugar al juicio del Gran Diluvio.

Luego, estaba Lot. Al leer acerca de Lot en el libro del Génesis puede que te preguntes por qué Pedro lo llamó “justo Lot” en nuestro texto (II Pedro 2:7). Pero Pedro no está hablando del error de Lot de moverse a Sodoma. El Apóstol nos dice cómo Lot se sintió y lo que hizo después de que él se trasladó a Sodoma. Nuestro texto dice que estaba “abrumado por la nefanda conducta de los malvados” (2:7b). Si lees Génesis 19 verás cómo era esa ciudad – decadente, obscena, vergonzosa. Y en esta ciudad impía vivía Lot y su familia.

Ellos estaban en la misma situación que Noé y su familia. En el capítulo 18 de Génesis leemos que Dios no hubiera destruido a Sodoma si diez personas justas hubieran vivido allí. Pero no había diez justos – sólo Lot y sus hijas. Eran los únicos que trataban de vivir una vida piadosa. Todo el mundo en esa gran ciudad era impío y entregado al pecado.

Vemos, de Noé y de Lot, que es una prueba extremadamente difícil ser parte de un número pequeño de Cristianos. Es aún más difícil para una persona en una familia vivir como Cristiano. Recuerdo muy bien cómo mis parientes se burlaban de mí, me ridiculizaban y se burlaban de mí por tratar de vivir como Cristiano. Si eres el único Cristiano en tu escuela, en tu oficina, o la universidad, o en tu hogar, serás ridiculizado constantemente. Serás considerado como un tonto si eres un buen Cristiano. El mejor Cristiano que eres, más el mundo perdido estará contra ti. Esta es una prueba muy difícil. La mayoría de los jóvenes no la pasan. Ellos sienten que deben ceder a sus “amigos” en la escuela o el trabajo. Dos cosas le suceden a los que “ceden” al mundo perdido.

1. Si son salvos, pierden su gozo. No pueden ser amigos del mundo y tener el gozo de Jesús, y pierden recompensas en el reino venidero de Jesús.

2. Si tienen amigos cercanos en el mundo perdido, no van a ser convertidos en absoluto. La Biblia dice: “Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4).


El Dr. John R. Rice dijo: “¿Alguna vez perdiste...un amigo por Dios? Si tu Cristianismo nunca te costó...un amigo...entonces ¿puedes realmente decir que amas mucho al Señor? Ser un buen Cristiano te va a costar amigos” (traducción de John R. Rice, D.D., What It Costs to Be a Good Christian, Sword of the Lord Publishers, 1952, p. 28). La Biblia dice:

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado” (Salmo 1:1).

Si te fijas en la historia del Cristianismo verás que todos los grandes Cristianos verdaderos eran hombres y mujeres que fueron separados de la gente mundana. Toma ese gran hombre Tertuliano, como un ejemplo. Vivió aproximadamente de 160 a 220 A.D. vio a Cristianos ser ejecutados por los Romanos paganos. Vio a Cristianos ser torturados y decapitados y arrojados a la arena para ser despedazados por los leones. Él quedó impresionado por su valentía. Él dijo: “Debe haber algo en el Cristianismo que hace que la gente haga eso. Están dispuestos a renunciar a todo, incluso la vida misma”. Él también estaba muy impresionado por su amor uno por el otro. Cuando tenía unos 35 años de edad tuvo una conversión repentina, decidida, radical a Jesús. Se dedicó a defender a los Cristianos despreciados y discriminados. Escribió libros contra varias herejías en la iglesia primitiva. Finalmente dejó la Iglesia Católica porque se estaba haciendo mundana. Al principio él se fue con los Montanistas, que eran como los Pentecostales modernos. Finalmente los dejó y fue pastor de su propia iglesia. Así se convirtió en el primer Protestante. Yo conocí a un joven Coreano que fue convertido por estudiar los poderosos sermones de Tertuliano. ¡Jóvenes, sean como Tertuliano! ¡Así como él era como Noé y Lot!

Entonces piensa en el gran Peter Waldo. Él vivió en Francia alrededor de 1140 a 1205 A.D. Él era un comerciante adinerado. Pero una noche un amigo cayó muerto en su mesa donde cenaban. Esto sacudió a Peter Waldo, y se convirtió en un verdadero Cristiano. Él empezó a predicar, y tenía muchos seguidores. Enfatizaba el estudio Bíblico y ganar almas. Las personas que lo siguieron fueron llamadas Waldenses. Fue excomulgado por la Iglesia Católica, pero, por un milagro, él continuó predicando el Evangelio hasta que murió. Unos 300 años más tarde los seguidores de Waldo se unieron a los protestantes en Ginebra, Suiza. ¡Jóvenes, sean como Peter Waldo! ¡Como él era como Noé y Lot!

Luego piensa en la señorita Lottie Moon. Ella vivió de 1840 a 1912. En 1873 se fue como misionera Bautista a China. Era muy peligroso en China en aquel entonces. Ella se enamoró de un profesor del Antiguo Testamento llamado Crawford Toy. Estaban comprometidos para casarse. Pero Lottie Moon descubrió que él no creía gran parte de la Biblia. Ella tenía el corazón destrozado, pero rompió el compromiso, porque él era un incrédulo liberal. Lottie Moon se quedó en China. Ella nunca se casó. En 1912 ella se enfermó por regalar su comida a otros misioneros y a la gente China. Ella bajó a sólo 50 libras, y fue enviada de vuelta a América. Ella murió en el camino. Hasta el día de hoy es considerada uno de las más grandes misioneras que la Convención Sureña Bautista ha producido. Ellos todavía hablan de ella en Navidad todos los años – cuando toman la “Ofrenda Lottie Moon” para las misiones extranjeras. Ellos no mencionan frecuentemente que dejó al hombre con el que estaba comprometida porque era un incrédulo. ¡Pero Dios lo recuerda! ¡Jóvenes, sean como Lottie Moon! ¡Como ella era como Noé y Lot!

“Y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados” (II Peter 2:5-7).

El Dr. Martyn Lloyd-Jones, el gran predicador Británico del siglo veinte, dio un sermón sobre este mismo pasaje en II Pedro. El Dr. Lloyd-Jones terminó su sermón así,

Termino con una pregunta. ¿Somos como Noé y Lot? El mundo de hoy es asombrosamente como el mundo del tiempo [de ellos]. ¿Es fácil para la gente decir que somos Cristianos? ¿Somos diferentes, nos diferenciamos?...¿Nos lamentamos por las almas de los hombres lanzándose hacia la destrucción? ¿Estamos orando al respecto y hacemos todo lo posible para acelerar la llegada del verdadero avivamiento? Ese es el reto de Noé y Lot para el Cristiano moderno (traducción de Martyn Lloyd-Jones, M.D., “The Example of Noah and Lot,” Expository Sermons on 2 Peter, The Banner of Truth Trust, 1983, p. 154).

Por favor pónganse de pie y canten la número seis en su cancionero. ¡Cántenla!

Mi alma, amor a Él yo doy, A Cristo quien murió por mi;
   O que le sea siempre fiel, Mi Salvador y Dios.
Yo viviré por mi Jesús, Feliz será mi vida así,
   Yo viviré por mi Jesús, Mi Salvador y Dios.

Que recibes hoy creo yo, Moriste para que viva yo;
   Y desde hoy confío en Ti, Mi Salvador y Dios.
Yo viviré por mi Jesús, Feliz será mi vida así,
   Yo viviré por mi Jesús, Mi Salvador y Dios.

Moriste Tú allá en la Cruz, Por salvarme y librarme,
   Consagraré mi vida a Ti, Mi Salvador y Dios.
Yo viviré por mi Jesús, Feliz será mi vida así,
   Yo viviré por mi Jesús, Mi Salvador y Dios.
(Traducción libre de “I’ll Live for Him”
   por Ralph E. Hudson, 1843-1901; alterada por el Pastor).

Padre Celestial, pedimos que alguien aquí esta noche confíe en Jesús, Su Hijo – y sea limpiado de todo pecado por la preciosa Sangre que Él derramó en la Cruz. En Su nombre. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: II Pedro 2:4-9.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“In Times Like These” (por Ruth Caye Jones, 1902-1972).