Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL FALSO ARREPENTIMIENTO DE JUDAS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Noche, Abril 4, 2015

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos” (Mateo 27:3).


Mateo 27 comienza temprano en la mañana, después de que Jesús fue arrestado en el Huerto de Getsemaní, después de que fuese llevado ante el Sumo Sacerdote y el Sanedrín, después de que los testigos falsos testificaron contra él, después de que lo abofetearan y mofaran, y después de que Pedro le negara.

“Venida la mañana, todos los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo entraron en consejo contra Jesús, para entregarle a muerte. Y le llevaron atado, y le entregaron a Poncio Pilato, el gobernador” (Mateo 27:1-2).

Mientras llevaban a Jesús por el palacio del Sumo Sacerdote, Judas entró. Judas se paró cerca de Jesús. Pero Judas no se volvió a Jesús para pedirle perdón. Si se hubiese vuelto a Jesús, aún a esa hora tardía, hubiera sido perdonado. El ladrón en la cruz al lado de Jesús fue perdonado poco antes de morir. ¿Por qué se volvió Judas a los principales sacerdotes y ancianos en vez de a Jesús para perdón? Creo que hay dos razones.

I. Primero, Judas ya había cometido el pecado imperdonable.

Jesús dijo:

“Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero” (Mateo 12:31-32).

En su comentario sobre esos versos, el Dr. John R. Rice dijo que Judas parecía “haber cometido el pecado imperdonable”, o sea, ya había sido entregado a la reprobación. El Dr. Rice dijo:

El pecado imperdonable es un rechazo tan completo y final de Cristo, tan definitivo...que insulta y aleja al Espíritu Santo para siempre. Entonces [el Espíritu Santo] ya no conmueve el corazón, ni lleva convicción ni despierta el deseo por la salvación...El que ha [cometido el pecado imperdonable] está desinteresado ya que el Espíritu Santo se ha apartado de él. Toda la vuelta verdadera a Dios tiene que ser causada por el Espíritu Santo actuando en el corazón. Si [el Espíritu Santo] se retira, Dios ya no tiene otra agencia con la cual convencer y salvar al pecador (traducción de John R. Rice, D.D., A Verse-by-Verse Commentary on the Gospel According to Matthew, Sword of the Lord Publishers, edición de 1980, p. 183; comentarios sobre Mateo 12:31-32).

¡La segunda estrofa de la canción del Dr. Rice, “Si Tardas Demasiado” se le podría haber dirigido a Judas!

Demoraste, al Salvador así rechazando,
   Tan paciente y dulce te advirtió el Señor,
Lo prohibido comiste, a Satán le creíste,
   Tu pecado ha endurecido tu corazón.
Triste será ese juicio, Sin su misericordia
   Pues tú te demoraste, Y Jesús se marchó;
O, que remordimiento, cuando llegue tu muerte,
   ¡Y tú te has demorado en venir a Jesús!
(Traducción libre de “If You Linger Too Long”
     por Dr. John R. Rice, 1895-1980).

Judas “tardó y el Espíritu se marchó”. Él había cometido el pecado imperdonable. No se volvió a Jesús aquella mañana porque para él ya era demasiado tarde para ser salvo. ¡Demasiado tarde! ¡Eternamente demasiado tarde!

Rechazando a Jesús una línea cruzáis,
   El Espíritu Santo se va;
Y alocado al placer de este mundo corréis –
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
Lo que cuesta sabéis, si tu alma perdéis,
   Aunque el mundo entero ganéis,
Y podría ser que ya cruzaste el umbral,
   ¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
(Traducción libre de “Have You Counted the Cost?” por A. J. Hodge, 1923).

Te ruego, ¡no esperes hasta que parta el Espíritu de ti! Cuando te convenza de pecado – ven a Cristo. ¡Talvez jamás tendrás otra oportunidad! Te lo ruego, te imploro, ¡ven a Cristo antes de que sea para siempre demasiado tarde!

II. Segundo, el “arrepentimiento” de Judas sólo fue “tristeza del mundo”.

El texto dice:

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado...arrepentido...” (Mateo 27:3).

La palabra “arrepentido” aquí se tradujo de una palabra Griega “metamelomai” que significa “remordimiento” (Strong), “pesar por” (George Ricker Berry). Pero “metamelomai” no lleva a la salvación. Solamente es “remordimiento” no es convicción de pecado por el Espíritu Santo. No es nada más que sentir dolor por ser agarrado cometiendo un pecado. Este tipo de dolor y remordimiento sólo lleva a la melancolía, depresión, lástima propia, y falta de esperanza. El Apóstol Pablo dijo:

“La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte” (II Corintios 7:10).

La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento verdadero, que lleva a la salvación en Cristo. La palabra traducida “arrepentirse” en II Corintios 7:10 es diferente de la palabra en Mateo 27:3, donde Judas “devolvió arrepentido”. La palabra Griega en II Corintios 7:10 es una forma de “metanoia” – que significa “un cambio de mente” (Vine). Como el Dr. Timothy Lin, mi antiguo pastor Chino (1911-2009), maestro de Hebreo y escolar Griego, decía: “Es una nueva ‘nous’, una nueva mente”. Es un cambio completo del corazón y de la mente de alguien que solamente Dios puede producir. El Dr. George Ricker Berry dijo que “metanoia” es una “palabra más noble [que metamelomai], la expresión regular para el arrepentimiento completo” (Greek-English New Testament Lexicon). El autor Puritano Richard Baxter (1615-1691) lo llamó “un cambio de afecto”.

“Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte” (II Corintios 7:10).

La tristeza que es según Dios la produce el Espíritu Santo, que luego produce el arrepentimiento, una mente nueva, que lleva a la salvación en Cristo.

Judas sólo experimentó el arrepentimiento falso de sentirse mal por haber sido descubierto. “Viendo que era condenado...arrepentido”. Yo creo que la Biblia King James (en Inglés) da el sentido cabal. Él se “arrepintió” solo. Dios no lo produjo. Fue pura tristeza del mundo, no “tristeza que es según Dios [que] produce arrepentimiento”. No era “tristeza que es según Dios” que produce un verdadero cambio de mente – ¡solamente lástima por uno mismo! Solamente “la tristeza del mundo [que produce] muerte”. Así que “salió, y fue y se ahorcó” (Mateo 27:5).

Creo que Caín y Esaú son tipos (o retratos) de Judas, a quien Cristo llamó: “hijo de perdición” (Juan 17:12). Igual que Judas, quien fue responsable por la muerte de Cristo, “Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató” (Génesis 4:8). La nota de la Biblia de Scofield sobre Caín dice: “Caín…es un tipo del mero hombre terrenal… destituido de un sentido adecuado del pecado, o de la necesidad de la expiación” (traducción abreviada de The Scofield Study Bible; nota de Génesis 4:1). Caín nunca tuvo “tristeza que es según Dios”, ni “arrepentimiento hacia la salvación”. Él solamente sintió tristeza por él mismo. Caín dijo: “Grande es mi castigo para ser soportado” (Génesis 4:13). ¡Lástima por sí mismo! Eso fue todo lo que sintió. Él solamente sintió “tristeza del mundo”. No era más que tristeza por haber sido descubierto. Lo llevó a la lástima por sí mismo, y nada más. Esto dejó a Caín en una condición perdida, sin esperanza.

Esaú era otro tipo (o retrato) de Judas. Él vendió su primogenitura por un plato de sopa, como las treinta piezas de plata que Judas recibió para traicionar a Cristo. La nota de Scofield dice: “Esaú es mero hombre de la tierra” (traducción abreviada, ibid., nota de Génesis 25:25). Después, cuando Esaú vio que perdió la bendición, “clamó con una muy grande y muy amarga exclamación, y le dijo: Bendíceme también a mí, padre mío” (Génesis 27:34). Esaú, igual que Caín y Judas, se llenó de la “tristeza del mundo”. Nunca sintió la “tristeza [que] produce arrepentimiento para salvación”. Solamente lástima de sí mismo y remordimiento, como Judas. Igual que Judas, también Esaú dijo: “yo mataré a mi hermano Jacob” (Génesis 27:41). El libro de Hebreos llama a Esaú “o profano…que por una sola comida vendió su primogenitura. Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas” (Hebreos 12:16-17). Él nunca halló “arrepentimiento, aunque [lo] procuró con lagrimas”.

Espero que no seas como Caín, Esaú y Judas. Oro que vengas bajo la profunda convicción del Espíritu de Dios. Oro que no seas como Caín, “mero hombre terrenal... destituido de sentido adecuado de pecado, y de la necesidad de expiación”. Oro que no seas como Esaú, persona profana. Yo oro que no arrojes tu alma por las cosas del mundo. ¡Cómo oro que no seas como Judas, que traicionó a Jesús por unas cuantas piezas de plata! Jesús dijo:

“Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” (Marcos 8:36).

¡Oh, sal del mundo, y de sus pecados y falsos tesoros! Sal del pecado, y ven a Cristo. Mientras el Espíritu de Dios te llama, y tu corazón siente el peso y carga de tu pecado, ¡ven a Jesús y se lavado limpio de tu pecado por Su Sangre! ¡Ven a Jesús antes de que sea para siempre demasiado tarde!

Triste será ese juicio, Sin su misericordia
   Pues tú te demoraste, Y Jesús se marchó;
O, que remordimiento, cuando llegue tu muerte,
   ¡Y tú te has demorado en venir a Jesús!
(Traducción libre de “If You Linger Too Long”
     por Dr. John R. Rice, 1895-1980).

Un joven le dijo una vez a mi asociado el Dr. Cagan, “A este paso nunca voy a ser Cristiano”. ¡Qué gran verdad! Todo tu aprendizaje y tus oraciones y tus buenas obras no pueden ayudarte a no ser que entres bajo profunda convicción de pecado, y te voltees a Jesús. Como una mujer dijo: “Estaba disgustada conmigo misma”. Esa es “tristeza según Dios [que] produce arrepentimiento para salvación”. Poco después de sentirse “disgustada” con su corazón pecaminoso, la mujer fue atraída a Jesús y fue convertida. Que el Espíritu de Dios haga que estés “completamente disgustado” de ti mismo, que tu “boca se cierre y [tú] quedes bajo el juicio de Dios” (Romanos 3:19). Que el Espíritu de Dios te atraiga a Jesús para la salvación del pecado por medio de Su Sangre. Dr. Chan, por favor guíenos en oración. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.


EL BOSQUEJO DE

EL FALSO ARREPENTIMIENTO DE JUDAS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos” (Mateo 27:3).

(Mateo 27:1-2)

I.   Primero, Judas ya había cometido el pecado imperdonable,
Mateo 12:31-32.

II.  Segundo, el “arrepentimiento” de Judas fue solo “la tristeza de este
mundo”, II Corintios 7:10; Mateo 27:5; Juan 17:12; Génesis 4:8, 13;
Génesis 27:34, 41; Hebreos 12:16-17; Marcos 8:36; Romanos 3:19.