Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL LIBRO INSPIRADO POR DIOS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 30 de Noviembre, 2014

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (II Timoteo 3:16, 17).


He sido llamado un “agitador” por predicadores tímidos que tenían miedo de luchar por la verdad. He sido llamado un “fanático” por predicadores cuya única motivación era mantener sus puestos de trabajo. He sido llamado un “problemático” por hombres cuyo único propósito en la vida era complacer a los miembros de su iglesia. ¡Y, sí, he sido llamado un “extremista” por líderes de iglesia a quienes no les importa defender las Santas Escrituras!

Ruckmanismo is la creencia de que las palabras de la Biblia King James son dadas por inspiración y son sin error en el Inglés. Algunos hasta llegan a decir que las palabras en Inglés de la KJV corrigen el Griego y el Hebreo. Estas ideas extrañas y Satánicas nunca las creyó nadie antes de 1950, pero la hizo popular el Dr. Peter S. Ruckman (1921-). El Ruckmanismo ha causado muchas divisiones y quebrantos, especialmente entre los Bautistas Fundamentales independientes. Yo he escrito un libro [en Inglés] sobre ello titulado: “Ruckmanism Exposed,” el cual está disponible al escribirme un correo electrónico a rlhymersjr@sbcglobal.net. Traducciones de la Biblia se hacen directamente de la KJV en Inglés, en vez del Hebreo y Griego, al Español, Coreano, Ruso y otros idiomas, promoviendo así las doctrinas falsas y demoníacas del Ruckmanismo por todo el mundo. ¡Un anciano Ruckmanita hizo que me cancelaran de dar un discurso en la universidad Baptist Bible College, en Springfield, por decir eso! Un predicador airado en la ciudad de Nueva York hizo cancelar mi discurso allí por decir eso. El hijo de un amigo cercano del padre de mis esposa fue a la iglesia de ese hombre. Él murmuró de mí tras mis espaldas de tal manera que confunfió al joven y dejó la iglesia en confusión, y hasta el día de hoy no es salvo. ¡Yo he sufrido las pedradas y flechas de ambos liberales y conservadores, de todos lados, por tomar la posición histórica que las palabras del Griego y del Hebreo de la Biblia son dadas por inspiración verbal plena, y están traducidas en la versión de King James! Yo llevé la KJV a clase conmigo en dos seminarios liberales, cuando todos los otros estudiantes tenían la versión revisada, una traducción liberal. Hasta el día de hoy yo llevo conmigo la KJV al púlpito y predico de ella en cada servicio.

El Dr. Martyn Lloyd-Jones dijo que la idea de que debemos tener nuevas traducciones “... ¡no es más que un disparate!” Él dijo que la gente no ha dejado de leer la Biblia “porque no pueden entender el lenguaje, sino porque no la creen. Ellos no creen en su Dios...Su problema no es el lenguaje y la terminología; es el estado del corazón” (traducción de Martyn Lloyd-Jones, M.D., Knowing the Times, The Banner of Truth Trust, 1989, pp. 112, 114).

Siempre he enseñado que la Biblia en Hebreo y Griego es dada por inspiración verbal plenaria. Eso es exactamente lo que dijo el Apóstol Pablo en nuestro texto,

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (II Timoteo 3:16, 17).

¡He predicado eso por casi sesenta años, y no tengo ninguna intención de cambiar! ¡Tómalo o déjalo! ¡Eso es lo que dice la Biblia acerca de sí misma!

I. Primero, yo creo que la Biblia es “inspirada por Dios”.

La palabra Griega traducida “inspirada” es “theopneustos”. Significa “soplada por Dios”. Las Sagradas Escrituras fueron “sopladas por Dios”. El Apóstol Pedro nos dice que los autores de la Escritura estaban “hablando siendo inspirados por el Espíritu Santo” (II Pedro 1:21). La palabra Griega traducida “siendo” es “phero” y significa “llevar”. De II Timoteo 3:16 y II Pedro 1:21 vemos que el Espíritu Santo llevó las mentes de los autores mientras ellos escribían las palabras de la Biblia sopladas por Dios. Por ejemplo, en Jeremías 1:9, leemos:

“Me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca” (Jeremías 1:9).

Jesús Mismo predijo la inspiración del Nuevo Testamento cuando dijo:

“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Marcos 13:31).

No son las ideas en la Biblia que son dadas por Dios. No son los pensamientos en la Biblia que son dados por Dios. ¡Son las palabras que Dios sopló! ¡Son las palabras que el Espíritu Santo movió a los autores a escribir! Y es la rebelión contra las palabras de la Biblia que trae juicio, “por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová” (Salmo 107: 11).

El malvado Rey Joacim le preguntó a Baruc de dónde sacó el libro de Jeremías. Baruc respondió que el profeta “me dictaba de su boca todas estas palabras, y yo escribía con tinta en el libro” (Jeremías 36:18). ¡No le creas a nadie que te diga que las palabras no son inspiradas! Cada palabra en el Hebreo del Antiguo Testamento, y cada palabra en el Griego del Nuevo Testamento – cada palabra en toda la Biblia – ¡es una palabra “inspirada por Dios”! “Toda la Escritura es inspirada por Dios” (II Timoteo 3:16). Y eso nos lleva al siguiente punto.

II. Segundo, yo creo que toda la Biblia es inspirada por Dios.

Toda la Escritura es inspirada por Dios...” (II Timoteo 3:16).

Eso significa que todas las palabras en Hebreo y Griego de la Biblia, del Génesis hasta el Apocalipsis, son palabras inspiradas por Dios, sopladas por Dios. Los eruditos llaman esto la “inspiración verbal plenaria, de la Biblia”. “Verbal” significa que las palabras están inspiradas. “Plenaria” significa “toda”. Toda la Biblia es inspirada, dada por inspiración.

El Dr. W. A. Criswell, el gran pastor de la Primera Iglesia Bautista de Dallas, Texas, dijo:

“Es plenaria en el sentido de que toda, toda la Escritura es theopneustos, toda ella es inspirada por Dios. Y es verbal en el sentido de cada jota y tilde es inspirada...” (traducción de W. A. Criswell, Ph.D., The Bible for Today’s World, Zondervan Publishing House, 1967 edition, p. 49).

Jesús dijo:

“Que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley” (Mateo 5:18).

Una “jota” se refiere a la letra Hebrea más pequeña, que es como una coma, una pequeña marca. Una “tilde” es un punto diminuto en una letra Hebrea. ¡Incluso estos pequeños acentos en las palabras Hebreas de la Escritura están allí por la inspiración sobrenatural de Dios Todopoderoso!

Cuando sostengo esta Biblia en mi mano, yo estoy sosteniendo un gran tesoro. ¡Es una traducción palabra por palabra de las palabras inspiradas por Dios, de Dios nuestro Señor! ¡Tengo en mi mano una traducción palabra por palabra de la Palabra de Dios! Si yo quiero saber lo que Dios piensa acerca de un tema, no busco lo que piensa un filósofo, o lo que un erudito secular piensa. Cuando quiero saber lo que Dios piensa sobre un tema, abro mi Biblia y leo las palabras verbalmente inspiradas que Dios ha dado. Y no debo “torcer” las palabras. Y debo tomarlas en su simple significado. Cuando Dios habla de un árbol, Él quiere decir un árbol. Cuando Él habla de un altar, Él quiere decir un altar.

Eso es lo que me molesta del Dr. MacArthur. Él tiene muchas cosas buenas que decir. Pero dice, “Sangre es utilizada como palabra sustituta de la palabra muerte” (The MacArthur Study Bible; nota sobre Hebreos 9:14). Él dice eso de las palabras “Cuánto más la sangre de Jesús...purga tu conciencia de obras muertas”. Pero como yo creo en la inspiración verbal de la Biblia, yo sé que él no puede estar correcto. Él dice que la “sangre” de Jesús “sustituye muerte”. ¡Oh, qué error! La muerte de Jesús no purga nuestra conciencia. ¡Oh, no! ¡Sólo la sangre de Jesús puede hacer eso! Su error muestra lo importante que es saber que las mismas palabras de la Biblia están allí por inspiración – enviadas por Dios, ¡cada jota y cada tilde! La palabra Griega en Hebreos 9:14 es “haima”. Significa “sangre”. Obtenemos nuestra palabra en español “hemorragia” (una gran descarga de sangre) de esta palabra Griega. “Hematología”, en medicina, se refiere al estudio de la sangre. Estas dos palabras en Español vienen de la palabra Griega “haima”. Esto muestra claramente que el Dr. MacArthur está equivocado cuando dice, “Sangre es utilizada como palabra sustituta de la palabra muerte”. No – ¡La palabra Griega haima significa sangre! No puede significar “muerte”. La palabra Griega para muerte es “thanatos”. Esta palabra Griega viene al Español como “eutanasia”. La parte “tana” de la palabra en Español viene de “thanatos” y significa “muerte”. “Eu” significa “bueno” en Griego. Así que la “eutanasia” literalmente significa “buena muerte”. Esa es la forma en que los liberales hablan del suicidio asistido. El punto es este – “haima” significa sangre. “Thanatos” significa muerte. MacArthur se equivoca al decir: “Sangre es utilizada como palabra sustituta de la palabra muerte”. El Apóstol Pablo quiso decir “sangre”. Si él hubiera querido decir “muerte” él hubiera usado la palabra Griega “thanatos”. La Biblia de Estudio de la Reformación dice: “Ningún...Método sofisticado que ignora el significado expresado por el escritor original puede ser apropiado” (nota en la pág. 844, “Entendiendo la Palabra de Dios”). Creo que el Dr. MacArthur aprendió a cambiar la palabra “sangre” a “muerte” del Coronel R. B. Thieme. Yo estaba allí en el otoño de 1961, y fui un testigo ocular. Vi al joven John MacArthur escribir estas palabras exactas en un cuaderno de notas como las dijo Thieme, “Sangre es utilizada como palabra sustituta de la palabra muerte”. Por supuesto, muchos eruditos saben que el Coronel Thieme estaba equivocado en este punto. El Coronel Thieme parecía tenerle una aversión, falta de gusto, a la Sangre de Jesús. Y su error nos llega a través del Dr. MacArthur. Nunca debemos torcer una palabra Griega para que signifique otra, ignorando así “el significado expresado por el escritor original” (La Biblia de Estudio de la Reformación, ibid.).

He utilizado el problema de Thieme y MacArthur para ilustrar la importancia de la inspiración verbal de la Biblia, la enseñanza de que Dios sopló las mismas palabras de la Biblia en Hebreo y Griego.

El Dr. Harold Lindsell fue un gran erudito y un gran defensor de la infalibilidad de la Biblia. Su libro, La Batalla por la Biblia, [The Battle for the Bible] es sin duda uno de los libros más importantes de nuestro tiempo. El Dr. Lindsell dijo, “La inspiración se extiende a todas las partes de la Palabra de Dios escrita e incluye la mano guiadora del Espíritu Santo aún en la selección de las palabras de la Escritura” (traducción de Harold Lindsell, Ph.D., The Battle for the Bible, Zondervan Publishing House, edición de 1978, pág. 31; el énfasis es mío). Por supuesto el Dr. Lindsell se refería a las palabras Hebreas y Griegas, cuando dijo que el Espíritu Santo guió a los autores de la Biblia “aún en la selección de las palabras de la Escritura”. El Dr. Henry M. Morris dijo que Pablo hizo “una afirmación extremadamente fuerte de la inspiración verbal” de las palabras de la Escritura en Gálatas 3:16. Dijo que Pablo basó su argumento allí, no sólo en una palabra, sino en una letra, ‘simiente’ en vez de ‘simientes’” (traducción de Henry M. Morris, Ph.D., The Defender’s Study Bible, World Publishing, edición de 1995, pág. 1296; nota sobre Gálatas 3:16; el énfasis es mío).

Estoy totalmente de acuerdo con el Dr. Lindsell y el Dr. Morris. Los conocí a ambos, y estaban correctos. Es por eso que estoy tan preocupado por la declaración del Dr. MacArthur que “Sangre es utilizada como palabra sustituta de la palabra muerte”. Nunca debemos hacer eso si realmente creemos en la inspiración verbal de las Escrituras. Dios quiere decir lo que dice en la Biblia. Y tú puedes creer totalmente lo que dice la Biblia en las Escrituras Hebreas y Griegas. Jesús dijo: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4; cita de Jesús de Deuteronomio 8:3; el énfasis es mío).

Cuando lees la Biblia puedes estar seguro de que estás leyendo la misma Palabra de Dios. Cuando lees las palabras: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo”, puedes confiar lo que Dios dice allí en Los Hechos 16:31. Cuando tú mismo “Crees en el Señor Jesucristo” serás salvo de tu pecado por el Hijo de Dios. Cuando lees las palabras de Jesús: “al que a mí viene, no le echo fuera” puedes estar seguro de que Jesús no te echará fuera cuando vienes a Él (Juan 6:37). Cuando lees las palabras de Jesús: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” puedes estar seguro de que cuando vienes a Jesús Él te hará descansar (Mateo 11:28). Cuando lees las palabras de Jesús: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” puedes estar seguro de que no te perderás, sino tendrás vida eterna cuando crees en Él (Juan 3:16). Cuando lees las palabras: “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” puedes estar seguro de que la misma “sangre de Jesús” puede limpiarte “de todo pecado” (I Juan 1: 7).

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (II Timoteo 3:16, 17).

Si crees que esas palabras en la Biblia son verdad, entonces ¿por qué no confías en Jesús y eres salvo de tus pecados por Él? ¡Si crees lo que Dios dice, entonces ven y confía en Su Hijo, quien te ama y murió en la Cruz para salvarte del pecado, la muerte y el Infierno! Di, en las palabras de ese gran himno antiguo,

¡Vengo ya Jesús!
   ¡Vengo hacia Ti!
Lávame en Tu sangre que,
   Fluyó Jesús por mí.
(Traducción libre de “I Am Coming, Lord”
      por Lewis Hartsough, 1828-1919).

Amén. Dr. Chan, por favor guíenos en oración.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: II Timoteo 3:12-17.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“I Know the Bible is True” (por Dr. B. B. McKinney, 1886-1952).


EL BOSQUEJO DE

EL LIBRO INSPIRADO POR DIOS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (II Timoteo 3:16, 17).

I.   Primero, yo creo que la Biblia es “inspirada por Dios”,
II Pedro 1:21; Jeremías 1:9; Marcos 13:31; Salmo 107:11;
Jeremías 36:18.

II.  Segundo, yo creo que toda la Biblia es inspirada por Dios,
Mateo 5:18; 4:4; Hechos 16:31; Juan 6:37; Mateo 11:28;
Juan 3:16; I Juan 1:7.