Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡TRIBULACIÓN EN EL MUNDO – PAZ EN JESÚS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 28 de Septiembre, 2014

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).


Si conoces a Jesús, Él promete darte paz interior no importa cuán mal estén las cosas en el mundo. Jesús dijo estas palabras un día después de decirle a Sus Discípulos cuanta tribulación habría antes de Su Segunda Venida. Son las palabras de Jesús las que el Sr. Prudhomme leyó anteriormente en el servicio. Jesús dijo:

“Os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre... Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros; y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre” (Lucas 21:12, 16, 17).

Piensa en nuestro texto bajo esa luz.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

I. Primero, Jesús dijo: “en el mundo tendréis aflicción”.

¡Muy pocos predicadores evangélicos te dirán eso! Joel Osteen no te dirá eso. De hecho, predicadores mejores que él no te dirán eso. Yo sé, y entiendo por qué ellos no predican sobre las tribulaciones y aflicciones de la vida Cristiana. Ellos temen que la gente no volverá a su iglesia si lo hacen. Eso pasó por mi mente antes de preparar este sermón. Pero yo se que venía del Diablo. El Diablo me dijo: “Esta es gente joven. Muchos nunca han venido a esta iglesia. Esta es su primera vez. Si les dices que pasarán por dificultades y aflicciones no volverán. Dales un mensaje suave, y ellos sí volverán”. Ese era el Diablo hablándome a mí. Y el Diablo le ha dicho eso a miles de pastores, por todos los Estados Unidos. Es por eso que llos temen hablar del Infierno. Un libro importante se titula “Whatever Happened to Hell?” [¿Qué le Sucedió al Infierno?] (Dr. John Blanchard, Evangelical Press, edición de 2005; prólogo por J. I. Packer). La respuesta por supuesto es que muchos predicadores evangélicos Estadounidenses temen hablar del Infierno – por miedo a que gente se vaya de su iglesias. Otro tema que predican poco es el aborto. Finalmente entendí por qué temen predicar contra ello. Alguna anciana podría pensar que son demasiado duros, y dejarán la iglesia. Algunas de ellas conocerán a alguna joven que tuvo un aborto, y dirán: “¡No juzgues!” ¡Dios ayúdanos! ¿Si no podemos juzgar el asesinato de bebes, qué podemos juzgar? Otro tema del que los predicadores temen hablar es el pecado. Pues, podría haber algún pecador en la congregación que se iría – ¡y ya no daría dinero! Así, muchos predicadores tienen miedo de perder dinero. El Apóstol Pablo dijo:

“Raíz de todos los males es el amor al dinero” (I Timoteo 6:10).

¡El amor al dinero ciertamente está tras los predicadores que temen hablar sobre temas “negativos”!

Predicador, ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a la gente en tu iglesia que irán al Infierno si no son convertidos? ¿Cuándo fue la última vez que llamaste al aborto “asesinato de bebes”? ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu gente que quizá tendrían que sufrir por Jesús? ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu congregación: “en el mundo tendréis aflicción”? Tú dices, “Estaba bien para Jesús decirlo”. ¿Pero lo dirías ? ¿Le has dicho a tu gente que van a sufrir? ¿Les predicas como Jesús y les dices, “en el mundo tendréis aflicción” (Juan 16:33)? ¡Si no les dices eso, cuando las aflicciones y los problemas y dolores de corazón les vengan, como le sucede a todo Cristiano, ellos no estarán preparados! ¡Tienes que predicar como Jesús o tu gente no estará preparada cuando su hijo, criado en la iglesia, salga mal! No estarán preparados cuando un doctor los vea al rostro y les diga: “Tienes cáncer. No puedo hacer nada para ayudarte”. ¡Dios ayúdanos! ¡Con razón tanta gente deja las iglesias! ¡Les dan sermones de “miel” los Domingos – así que no están preparados para las tragedias y los problemas de la vida que todo Cristiano verdadero tiene que enfrentar!

“En el mundo tendréis aflicción” (Juan 16:33).

En su libro sobre la persecución de Cristianos, el Dr. Paul Marshall dio los títulos de varios libros evangélicos que revelan los mensajes cubiertos de azúcar de muchos pulpitos Estadounidenses. He aquí algunos de ellos:

“Toma Tiempo Para Reír”
“Acéptate Como Eres”
“Cómo Sacudir el Cansancio”
“Tómese un Descanso”.

¡Estos son los títulos reales de los libros evangélicos Estadounidenses! Y éste me hizo reír a carcajadas:

“La Hora del Té con Dios”.

(Paul Marshall, Ph.D., Their Blood Cries Out, [Su sangre clama] Word Publishing, 1997, pp. 154-155).

Noté con interés algunos que aprobaron el libro del Dr. Marshall, escrito en la cubierta y hoja de guarda. El Dr. Richard J. Mouw, quien era entonces el presidente del Seminario Teológico Fuller, dijo: “Este libro merece un muy amplio número de lectores”. Eso suena bien, Dr. Mouw, pero ¿Predicas sobre estos temas cuando habla en las iglesias que apoyan el Seminario Fuller? ¿Predicas sobre el Infierno? ¿Predicas con fuerza contra el aborto? ¿Le dices a los evangélicos, sentados en cómodas bancas, en edificios con aire acondicionado, que “tendrán aflicción” - como Jesús dijo a los discípulos? Una cosa es respaldar un libro. ¡Otra cosa es predicar lo que está en el libro!

¿Te imaginas darle a alguien en una prisión infestada de ratas en Vietnam ese libro: “Toma Tiempo Para Reír”? ¿Te imaginas darle a alguien en la cárcel en Siria, que espera ser decapitado en la mañana, ese libro titulado: “Hora del Té con Dios”?

Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción”. La palabra Griega traducida aflicción es “tribulación” es una forma de “thlipsis,” que significa “presión, aflicción, persecución, problema” (Strong, number 2347). Es la misma palabra Griega dada en Marcos 4:17, que habla de gente de pedregales, que hacen una “decisión” de volverse Cristianos, pero después “tropiezan” o “caen” (NASV) cuando la “aflicción” (thlipsis – persion o problemas) les llegan. ¿Podría ser esta una de las razones que tanta gente se va de la iglesia después de un tiempo? En Lucas 8:13 Jesús dijo que esta gente “se apartaría”. ¡La razón que se apartan de la iglesia es que no estaban preparados para ninguna presión o problema, y ciertamente no están preparados para pasar persecución! Jesús dio la parábola del Sembrador muy cerca del principio de Su ministerio. Él preparó a los Discípulos desde el mero principio. Les dijo que tendrían que pasar presiones y problemas. Yo creo que Jesús tenía la razón.

Sí, tenemos un buen tiempo en la iglesia. Sí, nos divertimos. Pero cada uno de ustedes tendrá que pasar por algunas presiones y dificultades para vivir la vida Cristiana. ¿Dejarás de venir al servicio del Domingo en la noche por alguna dificultad? ¿Dejarás de venir a la reunión de oración y al evangelismo el Sábado en la noche porque te causa presión y problemas (thlipsis)? ¿Al final, dejarás la iglesia por completo? ¿Te “apartarás” cuando vengan las aflicciones, como predijo Jesús en Lucas 8:13? El Dr. Rienecker dijo que “apartarse” significa “irse, retirarse” (Fritz Rienecker, A Linguistic Key to the Greek New Testament, Zondervan Publishing House, 1980, p. 163; nota sobre Lucas 8:13). Sí, la gente así se apartará de la iglesia cuando sientan problemas y dolor.

Jesús les dijo a Sus Discípulos desde el principio que tendrían que pasar por presiones y dificultades para ser Cristianos verdaderos. Antes de darle a Sus Discípulos la Parábola del Sembrador, Él ya les había dicho:

“El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí” (Mateo 10:37-38).

El Dr. John R. Rice dijo sobre esos versículos:

La oposición y la persecución que enfrentaban los Cristianos del Nuevos Testamento son normales todavía. Los Cristianos Nominales [sólo de nombre] no sufren persecución, sino los Cristianos [reales] que se oponen abiertamente al pecado y urgente ruegan a los pecadores que sean salvos siempre serán llamados fanáticos, alborotadores, radicales. El mundo no ha cambiado; la naturaleza humana no ha cambiado. El Señor Jesús aún requiere que nosotros le pongamos a El antes de padre, madre, hijo o hija, o la vida misma (John R. Rice, DD, Litt.D., A Verse-by-Verse Commentary on the Gospel of Matthew, [Un comentario versículo por versículo en el evangelio de Mateo], Espada de la Lord Publishers, edición de 1980, p 161; nota sobre Mateo 10: 34-37.).

Los que se vuelven Cristianos verdaderos en el Tercer Mundo, en tierras Comunistas, en tierras Hindús y Musulmanas no hallarán problemas con las palabras de Jesús en Mateo 10:37-38. No hallarán problemas con los comentarios del Dr. Rice sobre las palabras de Jesús. Ellos saben bien lo que cuesta volverse un Cristiano verdadero. No se sorprenden cuando leen que Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción” (Juan 16:33).

Pero hasta en algunos países del Tercer Mundo la falsa enseñanza Estadounidense llamada “La Teoría de Prosperidad” ha confundido a algunos. Esta falsa enseñanza Estadounidense dice que tú prosperarás y no tendrás problemas si eres un buen Cristiano. Yo creo que esta falsa enseñanza Estadounidense quizás está tras lo que un fino Cristiano de Nigeria me escribió en un correo electrónico. El dijo:

Estimado Dr. Hymers,

    Buenos días. Le escribo desde Nigeria, yo admiro mucho algunos de sus sermones en línea. Es un trabajo bien hecho, señor.
     Yo soy Cristiano, pero, señor, mi pregunta para usted es ¿por qué hay tanta maldad y sufrimiento en todas partes, cuando tantos se vuelven a la Cristiandad? Particularmente en el mundo negro. Gracias otra vez. Saludos,

     (Nombre guardado).

Le enviaré este sermón a él por correo electrónico. Yo quiero que él lea Mateo 10:34-37, y luego que lea los comentarios del Dr. Dr. John R. Rice sobre este pasaje. Yo oro que él no sea confundido por las falsas enseñanzas Estadounidenses de la “teología de prosperidad”. Jesús tenía razón cuando dijo: “En el mundo tendréis aflicción” (Juan 16:33). Los Cristianos saben que eso es verdad en China, en Corea del Norte, en Irán, en Nigeria y en muchas otras partes del mundo.

Yo también sé que muchos evangélicos Estadounidenses nunca han sido convertidos. Estas personas perdidas corren tras la teología de prosperidad y otras falsas enseñanzas para no tener que obedecer a Jesús. Pero si los Musulmanes extremistas vinieran a los Estados Unidos y comenzaran a aterrorizar, estos “Cristianos” Estadounidenses dejarán las iglesias millones a la vez. La Cristiandad “fácil” no estará firme cuando vengan las aflicciones y dificultades.

II. Segundo, Jesús dijo: “pero confiad, yo he vencido al mundo”.

He tomado una gran cantidad de tiempo en el primer punto, porque muy pocos nuevos-evangélicos Estadounidenses lo han escuchado. Pero las palabras de Jesús son claras. ¿Por qué, entonces, alguien debería hacerse Cristiano? ¿Si tienes que pasar por aflicciones para ser un Cristiano, para qué hacerlo?

¡Bueno, en primer lugar, todo mundo tiene la presión y problemas en este mundo, ya sean Cristianos o no! ¡Y los que rechazan a Jesús no solo tienen muchas aflicciones, encima de eso no tienen esperanza! El Salmista dijo,

“Muchos dolores habrá para el impío” (Salmo 32:10).

Los impíos pasan por muchos dolores igual que los Cristianos. ¡Pero los impíos no tienen esperanza! ¡No tienen esperanza en esta vida – y ninguna esperanza en las llamas eternas del Infierno! Pero aun en el peor sufrimiento, los Cristianos verdaderos sí tienen esperanzas, y hasta gozo, porque ellos conocen a Jesús.

He conocido personalmente a muchos Cristianos famosos. Hace varios años estuve con Billy Graham, y me retraté con él. Sin duda él es el predicador Bautista más famoso del mundo, ha predicado a indecibles millones de gente. He conocido a George Beverly Shea, el solista del Sr. Graham, dos veces y tengo retrato con él también. Pasé varias horas con el famoso teólogo, Dr. Francis Schaeffer, en su casa en Rochester, Minnesota, la mañana que el Presidente Reagan fue juramentado para su primer término, y pasé una hora con el Presidente Reagan mismo poco tiempo después de que él salió de la oficina. Conozco al Dr. Bill Bright, fundador de Campus Crusade for Christ. Pasé parte de la tarde con el Dr. WA Criswell, uno de los más grandes predicadores evangélicos del siglo XX. Yo conocí a Dr. Jerry Falwell, y mi esposa y yo tuvimos almuerzo con él un día. Yo conocí al Dr. Harold Lindsell, el valiente autor de La Batalla por la Biblia [The Battle for the Bible]. Él predicó el sermón en mi boda. Conocí al Dr. Bill Powell, uno de los más grandes Bautista del Sur de todos los tiempos. El Dr. Moishe Rosen, fundador de Judíos para Jesús, era un amigo personal mío que ofició la ceremonia de mi boda. Conocí al Dr. John R. Rice, un hombre de gran valor con un corazón ardiente para el evangelismo. El Dr. Bob Jones, Jr. era mi amigo, y era un buen amigo de nuestra iglesia. Pasé muchas horas con el Dr. Ian R. K. Paisley, el mundialmente famoso predicador de Irlanda del Norte. Yo conocí a muchos predicadores Bautistas fundamentales como el Dr. Lee Roberson y el Dr. John Rawlings. He conocido y correspondido con Iain H. Murray, uno de los más dotados y más espirituales autores de nuestro día. Todos ellos fueron hombres Cristianos, y fueron hombres importantes.

Pero el Cristiano más grande que he conocido fue el Pastor Richard Wurmbrand. ¿Por qué llamo al Pastor Wurmbrand el Cristiano más grande que he conocido? Porque él era lo que la iglesia temprana llamaba un “confesante”, un hombre que atravesó persecución terrible como mártir viviente. Él habló en nuestra iglesia varias veces. Mi esposa y yo pasamos una noche en su hogar, y la Sra. Wurmbrand nos sirvió la cena. Lo conocí muy bien, y lo admiré grandemente.

El Pastor Wurmbrand pasó catorce años en una prisión Comunista en Rumania. Dos de esos años los pasó en encarcelamiento solitario. En prisión, el Pastor Wurmbrand atravesó gran tortura física, con atizadores al rojo vivo abriendo hoyos en su espalda y nuca. Él atravesó horas de lavamiento del cerebro y terrible crueldad mental. Le echaron sal en su garganta, y fue atormentado por horas sin agua. Le hicieron todo esto los Comunistas simplemente por predicar el Evangelio de Jesús. Es un milagro que sobrevivió. En unos minutos iremos arriba y veremos una película que él hizo acerca de ser torturado por Jesús. Ese es el título de su libro más famoso, Torturado por Cristo (Living Sacrifice Books, edición de 1998, por Richard Wurmbrand, Th.D.).

Cuando estuvo en encarcelamiento solitario, el Pastor Wurmbrand estuvo solo en una celda acolchonada. Las ratas y las arañas eran su única compañía. Él pasó meses sin oír voz humana. Pero pasaba horas predicando, con solo Dios y los santos en el Cielo como su audiencia. Él cantaba himnos por horas, y hasta bailaba con los ángeles que bajaban a su celda. El Pastor Wurmbrand dijo:

Cuando miro hacia atrás en mis catorce años en la cárcel, era en ocasiones un tiempo muy feliz. Otros presos e incluso los guardias a menudo se preguntaban cómo Cristianos felices podrían estar bajo las más terribles circunstancias. No nos podían impedir cantar, aunque nos golpeaban por esto ... los Cristianos en la cárcel bailaban de gozo. ¿Cómo podían ser tan felices bajos tales condiciones trágicas? (Wurmbrand, ibid., P.57).

Él fue soltado de la prisión Comunista por un milagro. Él era un hombre feliz. En mi mente puedo ver su rostro sonriente, al contarles historias a nuestros jóvenes, aunque siempre se tenía que sentar cuando hablaba porque sus pies fueron deformados al ser golpeados por los guardias Comunistas. Pero dejaré que él te cuente su historia, cuando lo veas en un filme dando su testimonio de ser torturado por causa de Jesús. ¿Cómo podía ser tan feliz bajo tal horrible tortura? Jesús dio la respuesta en nuestro texto:

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Yo oro que tú, también, confíes en Jesús. Él te dará paz que pasa todo entendimiento humano. Jesús lavará tus pecados con Su Sangre eterna. Jesús te dará vida eterna. Yo oro que tú vengas a conocer a Jesús como lo conoció el Pastor Wurmbrand. Entonces entenderás el himno que el Sr. Griffith cantó al principio de este sermón.

El autor de ese hermoso himno fue Horatio G. Spafford. Él era amigo de D. L. Moody, el gran evangelista. El Sr. Spafford era un abogado muy rico e inversionista de bienes raíces. Pero él perdió todo su dinero en el gran incendio de Chicago de 1871. Luego, dos años más tarde, envió a su esposa y sus cuatro hijas en un viaje a Inglaterra. El barco se hundió y las cuatro hijas se ahogaron. Sólo su esposa vivió. En medio de todo ese dolor, escribió este gran himno.

Como un río la paz, en mi senda al estar,
   Con tristezas cual tempestad;
Sea lo que sea, me enseñaste a decir,
       Está bien, mi alma está bien.
Mi alma está bien,
       Está bien, mi alma está bien.

Aunque golpee el Diablo, y vengan pruebas,
   Da control la seguridad;
Que mí estado pobre Jesús estimó,
   Y Su sangre por mi derramó.
Mi alma está bien,
       Está bien, mi alma está bien.
   
Mi pecado, ¡me bendice pensar!
   Que no parte, sino todo,
Clavado a la cruz es, no lo cargo más,
   ¡Alaba, oh alma mía, a Jehová!
Mi alma está bien,
       Está bien, mi alma está bien.

Señor, trae el día que la fe sea vista,
   Las nubes rollos se harán;
Trompeta al sonar, Jesús descenderá,
   Aún así, mi alma está bien.
Mi alma está bien,
       Está bien, mi alma está bien.
(Traducción libre de “It is Well with My Soul”
      por Horatio G. Spafford, 1828-1888).

Dr. Chan, por favor guíenos en oración. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Lucas 21:11-17.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“It Is Well With My Soul” (por Horatio G. Spafford, 1828-1888).


EL BOSQUEJO DE

¡TRIBULACIÓN EN EL MUNDO – PAZ EN JESÚS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

(Lucas 21:11-17)

I.   Primero, Jesús dijo, “en el mundo tendréis aflicción”, I Timoteo 6:10;
Marcos 4:17; Lucas 8:13; Mateo 10:37-38.

II.  Segundo, Jesús dijo, “pero confiad, yo he vencido al mundo”,
Salmo 32:10.