Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA VICTORIA SOBRE SATANÁS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 21 de Septiembre, 2014

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).


“Ellos le han vencido.” ¿A quién han vencido? Eso se hace claro en el versículo nueve. Él está descrito como “el gran dragón”, “el Diablo”, y “Satanás, el cual engaña al mundo entero”. El que fue vencido fue Satanás, el Diablo.

Ellos le han vencido.” ¿Quiénes son “ellos”? Esto se refiere a aquellos que son salvos durante la Gran Tribulación, o sea el período de siete años al final de este siglo. Apocalipsis 7:14 dice:

“Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” (Apocalipsis 7:14).

Estos son los Cristianos del período de la Tribulación. Satanás los odia porque ellos “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17). Pero estos Cristianos vencerán a Satanás. Y nuestro texto nos dice exactamente cómo vencerán al Diablo:

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).

No voy a profundizarme en la profecía de este pasaje. En este sermón, basta decir que estos son los Cristianos en ese tiempo terrible de Tribulación, y ellos vencen a Satanás. Nuestro texto ha sido una gran bendición en el pasado cuando los Cristianos eran perseguidos severamente – al ser perseguidos bajo los emperadores Romanos, al ser perseguidos por la Iglesia Romana durante la Inquisición, al ser perseguidos por los terroristas Musulmanes a través de los siglos, al ser perseguidos en China por los Comunistas durante la Revolución Cultural. En cada momento de la persecución los verdaderos Cristianos han sido animados por la fe de estos santos de la Tribulación,

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).

Y aun hoy, en Los Estados Unidos, nosotros como Cristianos somos mal vistos, culpados, difamados y perseguidos. La Cristiandad es el único grupo religioso al cual está correcto atacar y difamar en Los Estados Unidos. La prensa hace eso todo el tiempo. También lo hacen los maestros de las universidades.

En su libro [Cristianofobia, Una Fe Bajo Ataque], Christianophobia, A Faith Under Attack, Rupert Short cataloga la persecución actual de Cristianos por todo el mundo. La cubierta dice: “Los Cristianos alrededor del mundo padecen violencia o discriminación por su fe. De hecho, más Cristianos que cualquier otro grupo de fe ahora vive bajo amenaza” (traducción de Rupert Short, Christianophobia, Eerdmans Publishing Company, 2012). ¡Si eres estudiante universitario, sabes bien que tus maestros hablan constantemente en contra de la Cristiandad – y sabes que es la única religión que ellos atacan de esta manera! También sabes que Satanás está en contra de que regreses a esta iglesia. Tú sabes muy bien que Satanás está en contra de aquellos que “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17). Si te vuelves un Cristiano serio, Satanás estará en tu contra. El Apóstol Pedro dijo: “Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (I Pedro 5:8).

¿Entonces, cómo puedes ser tú un Cristiano fiel en un mundo hostil? Los santos de la Tribulación nos dan la respuesta. Ellos nos dicen cómo vencer a Satanás en nuestras vidas diarias:

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).

I. Primero, tú puedes vencer a Satanás por la Sangre del Cordero.

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero...” (Apocalipsis 12:11).

“El Cordero” es el Señor Jesucristo. Juan Bautista llamó a Jesús: “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). El Dr. Henry Morris dijo que “Hay al menos 43 referencias así [a la Sangre de Jesús] todas dando testimonio de una u otra manera de su significado en nuestra salvación. Aquí, muy apropiadamente, el énfasis está en [la Sangre de Jesús teniendo] poder de vencer a Satanás” (Traducción de Henry M. Morris, Ph.D., The New Defender’s Study Bible, World Publishing, p. 2016; nota sobre Apocalipsis 12:11). El Dr. J. Vernon McGee dijo:

Hay poder que obra maravillas en la sangre del Cordero. No lo olvides. No lo hagamos menos. Las muchas referencias a la sangre del Cordero hacen necesario que esté exhibida en el cielo [¡Sí, él sí creía que la Sangre de Jesús está allí! Su nota sobre Hebreos 9:12 dice: “Jesús llevó Su Sangre literal al cielo”]. Esta no es una idea tosca; sino que lo tosco está en nuestros pecados que hicieron necesario que Él derramara Su sangre (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, tomo V, Thomas Nelson Publishers, 1983, p. 993; nota sobre Apocalipsis 12:11).

Algunos de ustedes me recuerdan a Horace Bushnell (1802-1876). Bushnell se convirtió en un pastor Congregacional, pero él es una figura trágica. Dr. David Larsen dijo: “Él no era feliz, ni fue nunca sano” (La Sociedad de Predicadores, The Company of Preachers Kregel Publications, 1998, p. 529). Permaneció sin ser convertido mientras el avivamiento llegó a Yale cuando él era un estudiante allí. Reaccionó contra el avivamiento al adoptar el gradualismo en lugar de la conversión. En su libro de Christian Nurture [Formación Cristiana], dijo que un niño no es depravado. Él enseñó que un niño jamás debería crecer pensando que no es Cristiano. Él por lo tanto rechazó la idea de la conversión repentina. Él rechazó la expiación de Jesús en la cruz y la salvación a través de la sangre. Él pensaba que una persona aprende poco a poco a ser Cristiano.

Algunos de ustedes me recuerdan a este hombre. Él es una figura trágica que nunca fue verdaderamente feliz. Al igual que él, tú piensas que la salvación viene por aprender acerca de Jesús en lugar de la conversión al confiar en Jesús, y de repente ser limpiados por Su Sangre. Estás tan lleno de pensamientos religiosos que no harás aquello que es simple, “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).

Puedes seguir vagando en un laberinto de pensamientos religiosos hasta que mueras. Pero nunca serás verdaderamente feliz. ¿Dónde está Jesucristo en tus pensamientos? ¿Dónde está Su sangre en tus pensamientos? Igual que Bushnell, tú eres una figura trágica. Nunca tendrás paz sino hasta que pares de razonar y tratar de entenderlo todo. ¡Tienes que venir a Jesús con fe sencilla! ¡Tienes que ser salvo en un momento por confiar en Su Sangre!

Caín era una figura trágica como Horace Bushnell. Todo lo que Caín tenía que hacer era confiar la Sangre. Pero rehusó la Sangre y se volvió errante, “errante y extranjero en la tierra” (Génesis 4:14). Igual que Bushnell, Caín nunca fue feliz de corazón. ¡La paz viene por un confiar simple, de corazón, no sofisticado, en la Sangre de Jesús! ¡No te vayas al Infierno con Bushnell y Caín! ¡Encuentra la victoria sobre Satanás por la Sangre del Cordero!

El Diablo no quiere que confíes en la Sangre de Jesús. El Diablo te dice que es difícil y complicado confiar en la Sangre de Jesús. El Diablo te dice que perderás algo importante si confías en la Sangre de Jesús. ¡En cierto modo, el Diablo tiene razón! ¡ perderás algo importante! ¡Perderás tu pecado si confías en la Sangre de Jesús! ¡Perderás tu ansiedad sobre la eternidad si confías en la Sangre de Jesús! ¡Qué trágico y horrible ha de ser para ti ir a dormir cada noche pensando que tal vez despertarás en el Infierno! ¿Cómo puedes seguir viviendo así? Sí, tendrás que atravesar ciertas dificultades como Cristiano. ¡Pero no puedo pensar en nada tan duro como ir a dormir noche tras noche, pensando que a lo mejor despertarás en las llamas eternas! Cuánto más apaciguado y calmado estarás cuando “estando ya justificados en su sangre, por él [seas salvo] de la ira” (Romanos 5:9). ¡De ti no se exige nada sino solo creer en la Sangre de Jesús que lo perdona todo! ¡No hay otra manera de vencer al Diablo, sino por fe como de niño en la Sangre de Jesús!

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero...” (Apocalipsis 12:11).

“Pero,” dices: “¿Qué pasaría si yo peco de otra vez? ¿Cómo puedo vencer al Diablo si peco otra vez?” ¡Bueno, nada podía ser más simple! El Apóstol Juan era un hombre viejo. Tenía casi 90 años. Ciertamente, en setenta o más años desde que él había sido salvo, él habría tenido un mal pensamiento o una actitud pecaminosa. Pero él dijo: “Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados...” (I Juan 2: 1-2). “Y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (I Juan 1:7). ¡Una vez que has sido salvo por la fe en la Sangre de Jesús, puedes estar seguro de que Su Sangre te limpiará de todos los pecados futuros también! ¡Qué triste que Horace Bushnell nunca encontró esa limpieza bendita! Qué triste que se fue “en el camino de Caín” (Judas 11). ¡Qué triste que vivió y murió sin encontrar la paz a través de la Sangre de la Cruz!

Misioneros moravos guiaron a John Wesley (1703-1791) a la salvación. Le apuntaron a la fe en la Sangre de Jesús. Uno de sus primeros conversos fue su propia madre. Ella había vivido una vida intachable como cualquier hijo de Adán puede. Pero cuando John habló con ella después de su conversión, ella dijo, “Raramente he oído tal cosa como el perdón de los pecados ahora (en esta vida)”. Pero cuando John le dio la copa en la Comunión y dijo: “La sangre de nuestro Señor Jesucristo”, dijo su madre: “Las palabras golpearon a través de mi corazón, y sé que Dios por amor a Jesús me ha perdonado todos mis pecados”. Wesley mismo había sido salvo solo por un corto tiempo. Justo antes de ser salvo, le dijo a un predicador de Moravia, “Cuando el don de la fe salvadora venga a mí, no predicaré sobre ningún otro tema”. Y eso es lo que predicó por el resto de su vida – la salvación por la fe en La sangre de Jesús. Mientras agonizaba a los 87 años de edad, los que estuvieron junto a su lecho de muerte lo oyeron susurrar una y otra vez:

“Yo soy el peor de los pecadores,
 Pero Jesús murió por mí”.

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos...” (Apocalipsis 12:11).

II. Segundo, pero brevemente, tú puedes vencer a Satanás, como lo harán los santos de la Tribulación, por la palabra de tu testimonio.

¿Y cual será “la palabra del testimonio de ellos”? Será la misma como el testimonio de John Wesley al morir:

“Yo soy el peor de los pecadores,
 Pero Jesús murió por mí”.

Cuando mucha gente da un “testimonio” hablan mucho de su pecado – los pecados terribles que hicieron antes de ser religiosos. Luego siguen con esto y aquello, toda clase de cosa que sucedió a ellos cuando estaban perdidos. Al fin llegan al final y dicen: “Entonces confié en Jesús”. Dicen muy poco (¡a veces nada!) sobre Jesucristo y lo que Él hizo por ellos. ¡Esa clase de “testimonio” no vencerá al Diablo! Él se ríe de ti cuando te jactas de tus pecados y tu reformación. ¡El Diablo no huye sino hasta que comienzas a hablar de la Sangre de Jesús! ¡Nada puede vencer al Diablo sino un testimonio sobre la Sangre de Jesús!

Charles, el hermano de John Wesley también fue convertido durante ese período de tiempo. Igual que John, Charles Wesley (1707-1788) predicó a grandes multitudes todos los días sobre la salvación por la Sangre de Jesús. Ese era su testimonio, y lo dio en más de seis mil himnos que escribió. ¡Él escribió un himno cada tres días por cincuenta años! Todos ellos son testimonios clásicos de la Cruz y la Sangre de Jesús. He aquí uno de ellos:

Rompe cadenas del pecar,
   Al preso librará;
¡Su sangre limpia al ser más vil;
    Gloria a Dios soy limpio ya!
(Traducción libre de “O For a Thousand Tongues” por Charles Wesley).

¡Ese era su testimonio! ¡Él testificaba de la Sangre salvadora de Jesús! He aquí otro de sus himnos:

Sus cinco llagas que,
   En Gólgota tomó;
Ahora abóguenme,
   Con fuerte oración:
“Perdónale”, hoy claman sí,
   No muera el redimido vil,
No muera el redimido vil”.
   (Traducción libre de “Arise! My Soul, Arise!” por Charles Wesley).

Aquí hay una más:

¿Cómo es que hallé un interés
   En la Sangre que Jesús vertió?...
¡Grandioso amor! Como es que fue
   ¿Que Tú mi Dios murieras por mi?
(Traducción libre de “And Can It Be?” por Charles Wesley).

¿Puedes dar un testimonio como el de Charles Wesley? ¿Puedes hablar de la Sangre de Jesús que limpia el pecado? ¡Entonces tu testimonio, como el de los santos de la Tribulación, vencerá a Satanás! ¡Pero hablar mucho, más y más, sobre lo que sucedió antes solo hará reír al Diablo!

III. Terceramente, también brevemente, ¡tú puedes vencer a Satanás, como ellos, por amar a Jesús más que a la vida misma!

“Ellos le han vencido [a Satanás] por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).

Tú puedes vencer a Satanás por amar a Jesús más que a la vida misma. Puedes decir: “¡Nadie hace eso!” Pero te equivocas. Hace como un año una mujer en el Norte de África que era Cristiana se le dijo que se tenía que convertir a Islam o morir. Ella escogió la muerte.

Aquí hay algunos ejemplos de esa clase de fe de [Cristianofobia, Una Fe Bajo Ataque] Christianophobia, A Faith Under Attack. En Corea del Norte 900 pastores y 300.000 Cristianos han sido asesinados en los últimos años. Una mujer en Corea del Norte formó un pequeño grupo de estudio Bíblico de 10 personas. Fue detenida. Ella dijo: “Pasé por seis meses de tortura extrema. Me golpearon en repetidas ocasiones. Mis dientes fueron sacados a golpes. Mis uñas las arrancaron de la raíz. Echaron chile a mis heridas. Después de eso fui sentenciada a cuatro años de prisión en Kyo-Haw-So. Alrededor de 30 o 40 personas morían allí todos los días. Estábamos muy hambrientos tomábamos comida de las bocas de las personas fallecidas. Una vez estuve tan débil que me dieron por muerta, y pusieron mi cuerpo en una pila de cadáveres en espera de entierro” (Short, ibid., Pp. 221, 222). ¡Ella pasó a través de todo eso por la lectura de la Biblia con algunos amigos! En el norte de Corea los Cristianos fueron colgados en cruces y quemados hasta morir en fogatas, fueron arrojados desde los puentes, y aplastados bajo aplanadoras. Incluso con todo este horror se estima que el 2 por ciento de los Coreanos del Norte son Cristianos subterráneos [secretos]. Alrededor de medio millón son Cristianos secretos en Corea del Norte, a pesar de que están en peligro de ser asesinados diariamente (ibid., P. 220). En la India, entre Agosto y Septiembre de 2008 los hindúes asesinaron a 90 personas Cristianas y desplazaron a 50,000 Cristianos de sus hogares en el estado de Orissa (ibid., P. 149). En China, el gobierno Comunista sigue reprimiendo y persiguiendo a los Cristianos (ibid., P. 204). Sólo estoy mencionando algunos incidentes en los 18 países donde los Cristianos son perseguidos y asesinados simplemente por creer en Jesús. Voy a dar sólo una más,

El Pastor George fue detenido en [Nigeria] rehusando todos los esfuerzos para forzadamente convertirlo a Islam. Él urgió a sus apresadores a arrepentirse, luego comenzó a cantar alabanzas [a Jesús] antes de ser decapitado. Algunas de sus últimas palabras [subsecuentemente circularon por todo el mundo] se dirigieron a otros prisioneros. “Si sobrevives, dile a mis hermanos que morí bien y estoy viviendo con Jesús. Y si todos morimos, sabemos que morimos por el Señor” (ibid., p. 121).

¡Millones de Cristianos, en todas partes del mundo, están venciendo a Satanás ahora por amar a Jesús más que la vida misma!

“Ellos le han vencido [a Satanás] por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).

¿Qué hay acerca de Jesucristo que hace que estos millones de personas estén dispuestas a morir por Él? ¿Por qué creen que la Sangre de Jesús es lo más importante en el mundo? ¿Por qué hablan de la muerte de Jesús para salvarlos, a pesar de que tal discurso puede costarles la vida? ¿Por qué se arriesgan a ser decapitados por causa de Él?

Ellos aman a Jesús más que la vida misma, porque Él murió en la Cruz y derramó Su Sangre para salvarlos del pecado. Jesucristo y Su Sangre son las cosas más importantes que jamás hayas escuchado en tu vida. ¿Por qué? – Porque sólo Jesús puede perdonar tu pecado por Su Sangre. Y sólo Jesús puede darte vida eterna. ¡Te ruego en el nombre de Dios, ven a Jesús y confía en Él!

A Jesús ven, a Jesús ven,
   Y confía en Él.
Él te salvará, Él te salva,
   Él te salvará.
(Traducción libre de “Only Trust Him” por John H. Stockton, 1813-1877).

Amén. Dr. Chan, por favor, guíenos en oración.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón:Apocalipsis 12:9-11.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“There Is a Fountain” (por William Cowper, 1731-1800;
cantado al son de “Amazing Grace”).


EL BOSQUEJO DE

LA VICTORIA SOBRE SATANÁS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11).

(Apocalipsis 7:14; 12:17; I Pedro 5:8)

I.   Primero, tú puedes vencer a Satanás por la Sangre del Cordero,
Apocalipsis 12:11a; Juan 1:29; Hechos 16:31; Génesis 4:14;
Romanos 5:9; I Juan 2:1-2; 1:7; Judas 11.

II.  Segundo, tú puedes vencer a Satanás por la palabra de tu
testimonio, Apocalipsis 12:11b.

III. Tercero, ¡tú puedes vencer a Satanás por amar a Jesús más que
a la vida misma! Apocalipsis 12:11c.