Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡LA SOLEDAD EXISTENCIAL!

(SERMÓN NÚMERO 6 SOBRE LA SOLEDAD)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 17 de Agosto, 2014

“Mira a mi diestra y observa, pues no hay quien me quiera conocer; No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida” (Salmo 142:4).


El Rey Saúl pecó y fue rechazado por Dios. Entonces el profeta Samuel ungió a un joven llamado David para ser el nuevo rey. Saúl estaba tan celoso de David que se endemonió. En enojo enloquecido, el Rey Saúl le lanzó una jabalina a David, pero él no acertó. David tuvo que huir por su vida. David se fue tan lejos como pudo al desierto y se escondió en una cueva. Él estaba hambriento y asustado y solitario. Nota las palabras inspiradas debajo de “Salmo 142”, “Masquil [o enseñanza] de David; Oración que hizo cuando estaba en la cueva”. Esas palabras son parte del texto inspirado, no fueron añadidas después. Así que sabemos que David estaba profundamente perturbado, asustado, y solo – escondiéndose del rey poseído de demonios en una cueva. Nadie se quería asociar con David porque le temían al Rey Saul. Y David dijo:

“Ni hay quien cuide de mi vida” (Salmo 142:4).

Nadie cuidaba de él. Él estaba solo. Pero él tenía a Dios, que es mucho más importante que lo que muchos jóvenes tienen hoy.

Yo no asistí a una universidad Cristiana. Me gradué de Cal State L.A. En cierta manera me alegro de haber asistido a una universidad secular. Me puso en contacto con lo que los jóvenes están aprendiendo, y con lo que ellos están pensando. Yo estudié literatura moderna. La mayoría de autores modernos eran ateos y existencialistas. Ellos hablaron del alejamiento y la soledad de la vida del mundo moderno.

H. G. Wells, es el autor de The Time Machine y The Outline of History [La Máquina del Tiempo y el Bosquejo de la Historia] . Él dijo, “Tengo sesenta y cinco años de edad, y estoy solitario y jamás he hallado la paz.” Ernest Hemingway, novelista ganador del Premio Pulitzer, dijo, “Yo vivo en una aspiradora que está tan solitaria como el tubo de un radio cuando las baterías están muertas y no hay donde enchufarse.” En su obra de teatro, Long Day’s Journey Into Night [Jornada de Largo Día hasta la Noche], Eugene O’Neill dijo, “El único significado de la vida es la muerte.” El tema de esa obra de teatro es la soledad existencial del hombre. J. D. Salinger hizo su carrera de escribir historias cortas y novelas sobre el alejamiento y la soledad de los jóvenes en nuestra cultura.

H. G. Wells murió siendo un anciano solitario y sin esperanza. Ernest Hemingway se suicidó tirándose un balazo con una escopeta. El carácter principal de la obra teatral de O’Neill era una adicta desesperada, tratando de curar su soledad con las drogas. J. D. Salinger se obsesionó tanto con la soledad de la juventud que se aparto a vivir a solas, y vivió la vida de un ermitaño por casi cincuenta años.

La soledad es un grave problema para los jóvenes de hoy. La canción de Green Day “Boulevard of Broken Dreams”[Bulevar de Sueños Rotos] expresa lo que muchos jóvenes de escuela secundaria y universitarios sienten, “Yo ando solo. Camino solo. Camino solo”. Sí, yo recuerdo cómo se sentía eso cuando yo era joven. Te puedes sentir solitario aun estando entre una gran multitud. Un sitio de la red nos dice que “La soledad es un sentimiento de vacío o hueco dentro de ti. Te sientes lejano o separado del mundo, cortado de aquellos con los que quisieras estar en contacto” (http://www.counseling.ufl.edu/cwc/how-to-deal-with-loneliness.aspx). De esa manera se sintió David, escondido en aquella cueva, cuando dijo:

“Ni hay quien cuide de mi vida” (Salmo 142:4).

Muchos jóvenes se sienten así hoy día. Es por eso que te daré tres ideas esta mañana que yo oro que te ayuden a tratar con la soledad.

I. Primero, hay diferentes clases de soledad.

El sitio de la red decía:

Hay diferentes clases de soledad y diferentes grados de soledad. Quizá experimentes la soledad como un vago sentimiento de que algo anda mal, cierta clase de vacío. O quizá sientes la soledad como una depravación intensa y dolor profundo. Un tipo de soledad podría estar relacionado a extrañar a algún individuo a causa de su muerte o porque están muy lejos. Otro tipo podría involucrar sentirte solo y fuera de contacto con la gente por estar realmente asolado físicamente de gente como tú, que puede [pasar] si trabajas a solas en la noche o estás lejos en alguna parte del edificio donde la gente raramente va. Hasta podrías sentirte desolado emocionalmente [y solitario] estando rodeado de gente pero teniendo dificultad en acercarte a ellos (ibid.).

Según varios estudios psicológicos, los estudiantes universitarios en particular son susceptibles a la soledad, según. El campo estudiantil no junta a la gente en relaciones permanentes. Los jóvenes que asisten a la universidad o al colegio a menudo se sienten como si el mundo entero los pasa de largo, y nadie los entiende o que no le importan a nadie. Ellos no tienen a quien volverse.

¡Es irónico que una civilización que ha producido automóviles, aeroplanos, la televisión, y viajes al espacio no provee nada para detenerte de estar solitario! Tus padres llegan a casa agotados y se sientan frente a la TV. No tienen tiempo de hablar contigo, ni de escucharte. Muchos de ustedes vienen de hogares rotos. Los hijos del divorcio atraviesan un infierno de soledad especial. Pero casi toda persona joven con la que hablo se ha sentido así alguna vez.

Una chica dijo, “He estado terriblemente sola. Mis vecinos nunca me hablan.” Un joven dijo, “Parece que nunca puedo hacer amistades, porque tarde o temprano los que parecen ser amigos me abandonan.” ¿Te has sentido así alguna vez? David se sintió así cuando se escondía en aquella cueva. Él dijo:

“Ni hay quien cuide de mi vida” (Salmo 142:4).

Yo creo que esa soledad es una de las razones principales que tanta gente joven se suicida hoy en día. ¿Sabías que el suicidio es una de las grandes causas de muerte en los jóvenes entre los 15 y los 24 años de edad? Una persona joven se suicida cada dos horas con seis minutos, noche y día, en los Estados Unidos. Todos los psicólogos nos dicen que la razón principal por la que se matan es la soledad. Dios tenía la razón cuando dijo:

“No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18).

II. Segundo, tú puedes contribuir a tu propia soledad.

Seguro, tú puedes ser el más responsable en causar tu propia soledad. El sitio de la red que habla de la soledad, correctamente dijo,

La soledad es un estado pasivo. O sea, se mantiene al dejarlo continuar sin hacer nada para cambiarlo. Esperamos que se vaya, eventualmente, [pero] no hacemos nada sino dejar que nos envuelva. Extrañamente, hay veces cuando quizá abracemos ese sentimiento. Sin embargo, abrazar la soledad y hundirse en los sentimientos que se asocian a ella generalmente lleva a un sentido de depresión y desesperanza, que, en torno, lleva a un estado todavía más pasivo y a más depresión [y a una mayor soledad] (ibid.).

“La soledad es un estado pasivo. O sea, es mantenido por dejar que continue.” Eso está exactamente correcto. O sea que continuarás sintiéndote solitario a menos que ¡hagas algo para cambiar la situación!

Hace un tiempo yo prediqué un sermón sobre la soledad de Jacob, de Génesis 32:24. En medio de ese sermón un joven saltó y salió corriendo de la iglesia. Él corrió en vez de escuchar lo que yo dije sobre la iglesia curando la soledad. ¡Pero no puedes vencer la soledad con salir corriendo! De eso se dio cuenta Caín. Dios le dijo,

“Errante y extranjero serás en la tierra” (Génesis 4:12).

Aquellos que huyen de la iglesia se vuelven jóvenes solitarios, errantes, ¡tal como Caín! Y la Biblia dice,

“¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín” (Judas 11).

Es una cosa terrible vagar por la vida a solas, como Caín lo hizo – ¡como tanta gente joven lo hace hoy!

Esa es la razón por la que decimos, “¿Por qué estar solo? ¡Ven a casa – a la iglesia! ¿Por qué estar perdido? ¡Ven a casa – a Jesús, el Hijo de Dios!” Dios dijo:

“No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18).

Es por eso que Dios le dio a Adán una esposa llamada Eva. Y la esposa de Adán es un retrato de la iglesia, según la Biblia Anotada de Scofield. Su nota de Génesis 2:23 dice,

Eva, tipo de la Iglesia como la Esposa de Cristo (nota de Génesis 2:23).

Eso significa que la esposa de Adán es una ilustración o retrato de la iglesia local. Dios dijo,

“No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea [ayuda adecuada] para él” (Génesis 2:18).

Y Dios le dio a Adán una compañera y ayudante. Y ella es un retrato, una ilustración, un “tipo” de la iglesia local. Dios le dio Eva a Adán para curar su soledad, y Dios ¡puso esta iglesia aquí para ayudar a curar tu soledad! ¡Esta iglesia está aquí para ayudar a sanar tu soledad!

“No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él” (Génesis 2:18).

¡Y la “ayuda idónea” que Dios dio para curar tu soledad es esta iglesia! ¡Nosotros estamos aquí para ayudarte a vencer la soledad! Yo sé que muchas iglesias no te pueden ayudar. Pero no estoy hablando sobre ellas. Estoy hablando de esta iglesia. Está iglesia se concentra en la juventud. ¡Nosotros estamos aquí para ayudarte!

¡No contribuyas a tu propia soledad alejándote de la iglesia! ¡Regresa el próximo Domingo! ¡Ven el Sábado en la noche! ¡Vuelve hoy en la noche si puedes! Nosotros tenemos algo para los jóvenes varias noches a la semana. ¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar a la iglesia!

III. Pero, terceramente, tú tienes una soledad más profunda.

Esa fue la soledad de la que Hemingway hablaba cuando dijo,

Yo vivo en una aspiradora que está tan solitaria como el tubo de un radio cuando las baterías están muertas y no hay donde enchufarlo.

Uno de nuestros jóvenes me dijo que estaba leyendo una historia de Hemingway para una clase que estaba tomando. Se llama, “A Clean, Well Lighted Place.” [traducción libre: Un Lugar Limpio Bien Iluminado]. Se trata de la soledad existencial del hombre. Hemingway sabía todo con respecto a eso. Él en realidad estaba tratando con una mordiente soledad, una soledad cósmica por Dios. Él jamás la venció. Unos cuantos años después él se suicidó. El filósofo Friedrich Nietzsche dijo, “Dios está muerto.” Él se hizo ateo. Unos cuantos años después se volvió loco. No podía vivir en un mundo sin Dios, sin significado, sin perdón ni esperanza.

Ves, venir a esta iglesia, y venir cada semana, te ayudará a curar tu soledad por amistades. ¿Pero, qué de tu soledad por Dios? Una de las tragedias más grandes del siglo veintiuno es que tanta gente joven en realidad no conoce a Dios. ¡Y sin Dios no hay esperanza!

Sí, yo quiero que regreses aquí a la iglesia y hagas amistades – pero también quiero que encuentres a Dios. Agustín dijo, “Nuestros corazones están inquietos hasta que hallan reposo en Ti.” El filósofo Francés Blaise Pascal dijo que hay “un vacío en forma de Dios” en nuestros corazones. Él quiso decir que hay un espacio vacío en todo corazón humano que solo lo puede llenar Dios.

Pero la Biblia enseña que tú estás cortado de Dios por tu pecado. La Biblia dice:

“Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro…” (Isaías 59:2).

Hay una separación entre tú y Dios causada por el pecado. Adán y Eva fueron sacados del Huerto de Edén porque pecaron. El pecado de ellos los separó de Dios.

La Biblia enseña que Dios está enojado contigo por tus pecados. Y sin embargo, al mismo tiempo, Él te ama. Dios está enojado contigo por tu pecado, pero a la vez, Dios te ama. Es por eso que Él envió a Jesucristo a morir en la Cruz. Él murió en aquella Cruz para reconciliarte con Dios. Dios no puede simplemente pasar de largo tu pecado. Él envió a Jesucristo a pagar la pena de tus pecados en la Cruz, “a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús” (Romanos 3:26). ¡Un Dios airado solamente podía ser reconciliado mediante el sacrificio de Jesús en la Cruz!

No fue accidente que Jesús muriera en la Cruz. Él fue allí deliberadamente. La Biblia dice que, Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser crucificado, Él “afirmó su rostro para ir a Jerusalén” (Lucas 9:51). Luego Jesús le dijo a Sus Discipulos:

“He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen…” (Mateo 20:18-19).

¡Fue allí a propósito, para morir en la Cruz, para que nuestros pecados pudieran ser perdonados - y lavados, limpiados por la Sangre que Él derramó allí!

Los guardias llegaron y lo arrestaron en la oscuridad de Getsemaní. Ellos lo pusieron en cadenas, lo golpearon en la cara, arrancaron partes de Su barba, lo arrastraron al gobernador Romano, Poncio Pilato. Golpearon a Su espalda hasta que Él estuvo casi muerto. Le pusieron una cruz sobre Sus hombros y le hicieron arrastrarla por las calles. Ellos clavaron Sus manos y Sus pies a la cruz. Jesús los miró desde la Cruz y dijo:

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34).

“¡Padre, perdónalos!” así Él oró
Mientra Su sangre y vida fluyó;
Orando mucho por el pecador –
Como Jesús nunca nadie amó.
¡Redentor Santo! ¡Precioso Redentor!
Puedo mirarlo colgando en la Cruz;
Herido, sangrando, por el pecador
Orando – muere Jesús por mí!
   (Traducción libre de “Blessed Redeemer”
      por Avis Burgeson Christiansen, 1895-1985).

Jesucristo murió en aquella cruz cargando tus pecados en Su propio cuerpo (vea I Pedro 2:24). El cielo oscureció a medio día. Cuando Él murió, un gran terremoto causó que la tierra temblara. Una cortina gruesa que cubría el lugar santísimo en el Templo fue rota en dos. La muerte de Jesús en la Cruz pagó la pena por tu pecado. ¡La Sangre que Él derramó para limpiar nuestro pecado hizo posible entrar donde está Dios!

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo” (Hebreos 10:19).

Tú puedes venir a Dios solamente al tener tus pecados limpiados con la Sangre de Jesucristo Su Hijo. Tú puedes ser reconciliado a Dios solamente teniendo tus pecados limpiados en la Sangre de Jesús.

Si te involucras con esta iglesia, quizás tus padres te dirán que estás perdiendo el tiempo. Yo te digo cómo estudiar y sacar buenas calificaciones en todos los servicios. Te enseño cómo sacar mejores calificaciones. Pero algunos padres dirán que tienes que quedarte en casa y estudiar más, para que puedas ganar más dinero cuando te gradúes.

¿Qué del pobre Robin Williams, el famoso comediante Estadounidense? ¡Él hizo más dinero que cualquier persona que tú conozcas! Lo tenía todo. Pero él no tenía iglesia. Él no tenía a Dios. Un par de días después de que se suicidara su esposa reveló que él estaba desarrollando la enfermedad de Parkinson. No podía enfrentarlo. Él estaba solo en su gran casa en una zona próspera del condado de Marin, en el Norte de California. Puso un cinturón alrededor de su cuello y se ahorcó. ¡Qué tragedia! ¡Me encantaba Robin Williams! ¡Me sentí tan mal por él que lloré!

¡Dile eso a tus padres! Puedes ganar mucho dinero, ¿pero qué sucederá cuando lleguen las malas noticias, ya que a todos le vienen tarde o temprano? ¿Qué sucederá si no tienes amigos Cristianos a quien volverte? ¿Qué sucederá si no tienes Dios a quien volverte a la hora de los problemas?

Que Dios te ayude a ver que lo que necesitas es la iglesia, que necesitas amigos Cristianos, que necesitas a Jesucristo que perdone tu pecado y te de paz con Dios. Esa es la razón que decimos: “¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar – a la iglesia! ¿Por qué estar perdido? ¡Ven al hogar – a Jesucristo, el Hijo de Dios!” ¡Que Dios los bendiga a todos! Amen. Dr. Chan, por favor guíenos en oración.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Los puedes usar sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Salmo 142:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Boulevard of Broken Dreams” (por Green Day, 2004)/
“No Es Secreto” (por Stuart Hamblen, 1908-1989).


EL BOSQUEJO DE

¡LA SOLEDAD EXISTENCIAL!

(SERMÓN NÚMERO 6 SOBRE LA SOLEDAD)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Mira a mi diestra y observa, pues no hay quien me quiera conocer; No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida” (Salmo 142:4).

I.   Primero, hay diferentes clases de soledad, Génesis 2:18.

II.  Segundo, tú puedes contribuir a tu propia soledad, Génesis 4:12;
Judas 11; Génesis 2:18.

III. Tercero, tú tienes una soledad más profunda, Isaías 59:2;
Romanos 3:26; I Pedro 2:24; Hebreos 10:19;