Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




JESÚS MURIÓ POR LOS IMPÍOS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Jueves en la Noche, 26 de Junio de 2014

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).


Te he estado predicando sobre el pecado y la apostasía en los días antes del Diluvio en el tiempo de Noé. Y al ver alrededor de nosotros vemos que nuestro país, y nuestro mundo, es muy pecaminoso. El hombre hoy está airado con Dios o, al menos, no está interesado en Él. Ellos rechazan a Dios. El Apóstol Pablo dijo que la humanidad está en “enemistad contra Dios” es hostil contra Dios (Romanos 8:7). Por otra parte, la Biblia dice que “Dios está airado contra el impío todos los días” (Salmo 7:11). ¿Cómo se pueden la ira de Dios hacia el hombre por el pecado, y la hostilidad del hombre hacia Dios ser sobre vencidas? La respuesta es dada en nuestro texto de apertura:

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

Por supuesto el Apóstol está hablando aquí de Cristianos verdaderos. Solo de los que son convertidos se dice: “Tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. La muerte de Jesucristo en la Cruz pone a la persona convertida en paz con Dios, y a Dios en paz con la persona convertida. “Jesús Tan Despreciado” “Hail, Thou Once-Despised Jesus” es un gran himno. La segunda estrofa dice:

Toda tu gente está perdonada, por la virtud de Tu Sangre;
Abierta es la entrada al Cielo, paz hecha entre el hombre y Dios.
   (“Hail, Thou Once-Despised Jesus” por John Bakewell, 1721-1819).

¿Alguna vez te has preguntado por qué Dios parece estar lejos de ti, pero los Cristianos verdaderos lo conocen? La Biblia dice:

“Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios” (Isaías 59:2a).

¿Alguna vez te has preguntado por qué los que son salvos pueden orar a Dios tan fácilmente, pero tú no puedes? El resto del versículo dice:

“Vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír” (Isaías 59:2b).

¿Alguna vez te has preguntado por qué tú oras para que Dios te traiga a Jesús, pero Él no lo hace? Allí está la respuesta, otra vez:

“Vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír” (Isaías 59:2b).

Tú puedes orar hasta que tu rostro se ponga rojo, y Dios no te contestará sino hasta que tú tengas “paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

Tú dices: “¡Yo no saco nada de los sermones! ¡Me siento igual de perdido después de oír un sermón como me sentí antes!” Por supuesto. Y siempre te sentirás perdido hasta que tú tengas “paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Y tú dices: “¡Yo no sé cómo venir a Él! Entre más trato más imposible parece”. Sí, yo sé, y siempre te sentirás así hasta que tengas “paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Tú dices: “¡Siento ganas de rendirme de toda esta cosa, y dejar la iglesia!” Sí, y continuarás sintiéndote así a menos que tengas “paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Escucha lo que un joven en nuestra iglesia sentía antes de su conversión:

Estaba preocupado profundamente la noche del Domingo después de escuchar los sermones predicados por Dr. Hymers. Gran parte de los sermones predicados pasaron por mi mente ...Yo estaba bajo una turbulencia tremenda, y la culpa del pecado era mucho más grande que todas las distracciones que me rodeaban. Nada podría haberme hecho reír o sacarme de esta aflicción. Era como si estuviera fuera de control...bajo este peso del pecado. Hubo muchas personas que trataron de sacarme de mis pensamientos. Todo lo que quería entonces era tiempo para estar solo. Muchos temores surgieron dentro de mí. Me dije a mí mismo: “¿Qué pasa si me muero ahora?” Recuerdo haberme dicho a mí mismo: “Estoy perdido. Estoy condenado”.

Estas son las palabras de un joven en nuestra iglesia corto tiempo antes de ser convertido. Tú jamás serás convertido a menos que sientas algo de eso de parte del Espíritu Santo.

Por favor, de pie ora para que el Espíritu Santo traiga bajo convicción de pecado a alguien esta noche. – Se pueden sentar.

Nota por favor, en Romanos capitulo 5, tres cosas sobre la expiatoria, muerte salvadora de Jesús en la Cruz.

I. Primero, Jesús murió por pecadores débiles.

Por favor lee Romanos 5:6 en voz alta.

“Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos” (Romanos 5:6).

Amén.

eres débil, ¿verdad? De hecho, eres tan débil que eres incapaz, ¿verdad? No puedes entender esto, ¿verdad? No puedes hacer nada bien, ¿verdad? No te puedes hacer venir a Jesús, ¿verdad? Entonces, estás sin fuerzas [débil] – ¿verdad? Ah, pero: “[Jesús] cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos” (Romanos 5:6). ¡Pero lo que necesito, dice la Biblia, es solamente Jesús!

En vano mil veces traté
   Mi alma calmar, animarla;
Más lo que siempre he de tener,
   La Biblia dice es Jesús.
(Traducción libre de “In Jesus” por James Procter, 1913).

¡Piensa en Su amor abrumador! ¡Mientras aún eras débil, Jesús murió para salvarte!

II. Segundo, ¡Jesús murió por ti siendo tú pecador aún!

¡Tú todavía eras pecador! ¡Léelo! Es Romanos 5:8.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

¡Amén!

¡Amor sin igual! ¿Quién ha escuchado antes de tal amor? ¡Dios te ama siendo tú un pecador todavía! ¡Dios probó Su amor por ti con enviar a Su propio Hijo amado a morir en tu lugar, para salvarte de la pena del pecado, para salvarte del fuego del Infierno!

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

Tenebroso y duro soy –
   No puedo ver, menos sentir;
¡Debo apelar por vida, luz
   En simple fe a Jesús!

¡De pie y cántala – la segunda estrofa!

Por favor ora para que el Espíritu Santo le dé a alguien “fe simple en Jesús” – se pueden sentar.

III. Tercero, Jesús murió por ti siendo tú un enemigo.

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo” (Romanos 5:10).

Léelo, parando en la palabra “Hijo”.

“¡Grandioso amor! ¿Cómo es que fue?
   Que Tú [oh Jesús] murieras por mí.”
(“And Can It Be?” por Charles Wesley, 1707-1788).

¡Amarte más, Jesús, amarte más!
   Oye mi oración de rodillas;
Mi ruego es con fervor, amarte más Señor,
   ¡Amarte más, amarte más!
(More Love to Thee” por Elizabeth P. Prentiss, 1818-1878).

Aunque me culpen y burlen,
   Con vergüenza y culpado
A Él iré pues Su nombre,
   Sobre todos, es Jesús.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers en Inglés a
rlhymersjr@sbcglobal.net – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA
90015, Estados Unidos.
Llámale por teléfono a (818)352-0452.

EL BOSQUEJO DE

JESÚS MURIÓ POR LOS IMPÍOS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

(Romanos 8:7; Salmo 7:11; Isaías 59:2)

I.   Primero, Jesús murió por pecadores débiles, Romanos 5:6.

II.  Segundo, ¡Jesús murió por ti siendo tú pecador aún!
Romanos 5:8.

III. Tercero, Jesús murió por ti siendo tú un enemigo, Romanos 5:10.