Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




PERO NOÉ HALLÓ GRACIA

(SERMÓN #82 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, Junio 1, 2014

“Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”.
(Génesis 6:8).


Noé vivió en un tiempo de gran apostasía de acuerdo a los antiguos rabinos. ¡Génesis 4:26 nos dice que ellos comenzaron a llamar a los ídolos por el nombre de Dios! Luego, a lo largo de la era patriarcal, los descendientes de Set cayeron en más y más corrupción en una espiral descendiendo a una oscuridad cada vez más profunda

Algo semejante a eso ha ocurrido con los Evangélicos durante los últimos 200 años. Charles G. Finney introdujo la “conversión por decisión” en la década de 1820. Tenemos razones para creer que Finney fue influenciado por lo demoníaco, y puede haber sido poseído por un demonio. Su propia llamada “conversión” fue muy extraña. El día que él dijo que fue salvo varias cosas faltaron de su testimonio: ¡No hay mención de Jesús! ¡No hay mención del pecado! ¡No hay mención del Evangelio! ¡No hay mención de la Sangre expiatoria de Jesús! Yo he llegado a convencerme de que Finney nunca fue convertido. Yo sé que él fue influenciado por demonios – y que incluso pudo haber sido poseído por un demonio. El Dr. Michael S. Horton dijo:

     En la teología de Finney Dios no es soberano; el hombre no es pecador por naturaleza; la expiación no es un pago verdadero por el pecado; la justificación por la imputación está insultando a la razón; el nuevo nacimiento no es más que el resultado de técnicas exitosas. Por lo tanto, Finney es...un enemigo del Cristianismo histórico (traducción de Michael S. Horton, Ph.D., “The Legacy of Charles Finney,” from Modern Reformation Magazine, computer net posting, April 1, 1996).

Los eruditos coinciden en que Finney fue el autor y promotor de lo que James E. Adams llama “Decisional Regeneration” (oprime aquí para leer el artículo en Inglés) Hemos tomado prestado el término Británico “decisionismo” para describir la misma falsa teoría.

Comenzando con Finney, y continuando a través del siglo veinte el “decisionismo” trajo a millones de personas no convertidas a una experiencia superficial. ¡Ni siquiera motivaba a la mayoría de ellos a asistir a la iglesia! Como resultado casi todos en los barrios pobres de nuestras grandes ciudades se consideran “salvos”. En muchas ciudades de la parte sur de Los Estados Unidos, casi todos piensan que son Cristianos nacidos de nuevo. Un pastor en el área del sur me dijo que él no puede hacer evangelismo de puerta a puerta porque “todos piensan que ya son salvos”. Un evangelista Sureño Bautista llamado Paul Washer trata de remediar el “decisionismo” predicando “arrepentimiento”. Él parece no darse cuenta que esto es sólo otra forma de “decisionismo”. Acabo de leer un sermón que Billy Graham dio en 1952. Fue impreso en la revista Decisión en la edición de Junio. ¡Fue un llamado al arrepentimiento más fuerte de los que Paul Washer jamás haya dado! Así que, ¿cómo va a detener el “decisionismo” el mensaje de Paul Washer? ¡Hemos escuchado el mensaje de Billy Graham de “arrepentimiento” durante décadas y no nos ha ayudado! Sí, Paul Washer cree doctrina Reformada. Pero ¿predica él como Whitefield o Edwards – o Asahel Nettleton? ¿La gente se va a casa de sus reuniones y tiemblan durante días o semanas como John Bunyan hizo? ¡No, no lo hacen! ¡Por lo tanto Paul Washer no nos puede ayudar! La “Salvación de Señorío” de John MacArthur es también solo otra forma de “decisionismo”. Así, estamos atrapados en un fango del “decisionismo” mientras nuestra nación, y la cultura Occidental en general, tropieza hacia la desintegración y muerte. Yo soy de la opinión que el evangelicalismo de hoy está en una condición peor de la que el Catolicismo estaba mediados de la Edad Oscura, antes de la Reformación.

El Dr. David F. Wells parece ver esto. Él es profesor por mucho tiempo de Teología Sistemática en el Seminario Teológico Gordon-Conwell. El Dr. Wells dijo: “Lo que la Iglesia necesita ahora no es avivamiento sino reforma…Estamos interesados en la satisfacción, no en una insatisfacción santa con todo lo que está mal. Es por eso que necesitamos reforma en lugar de avivamiento” (traducción de David F. Wells, Ph.D., No Place For Truth, Eerdmans Publishing Company, 1993, pp. 296, 300, 301). ¿Cómo podemos discutir de avivamiento cuando los pastores más conservadores ya no creen en la conversión Bíblica? Sólo una nueva reforma nos puede liberar de los tentáculos del “decisionismo”. Pero muchos líderes evangélicos y fundamentalistas satisfechos de sí mismos son demasiado tímidos y poco espirituales para reformarse y deshacerse de todas las formas de “decisionismo”. Pero el Dr. Tozer estaba correcto cuando dijo:

Debemos tener una nueva Reforma. Tiene que venir una ruptura violenta con esa...irresponsable...falsa religión que pasa hoy por la fe de Jesús (traducción de A. W. Tozer, D.D., We Travel an Appointed Way, Christian Publications, 1988, p. 118).

Y así era antes del Gran Diluvio. Fue un tiempo en que millones de personas invocaban “el nombre de Jehová” (Génesis 4:26) – pero se fueron de cabeza a la peor apostasía, a las formas más despreciables y degradadas de adoración que el mundo jamás había visto en ese tiempo. No había ninguna luz, ningún alivio, ningún lugar para esconderse, de la abrumadora, poderosa, sofocante apostasía en la que estaba sumergido el mundo.

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5).

¡Qué horror vivir en esas circunstancias; qué desesperanza se debe haber sentido! ¡Vivir en un mundo así debe haber sido una experiencia triste y una tortura! Nos alejaríamos rápidamente de cualquier descripción de ese mundo si no fuera por los próximas nueve palabras,

“Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6:8).

Ya que estas palabras son muy importantes, veámoslas más de cerca.

I. Primero, Noé hallo gracia.

¡Ah, “pero”! “Pero” a menudo es una buena palabra en la Biblia. “Pero Noé halló gracia”. Todo iba mal. El mundo estaba en un lío espiritual. No había ninguna esperanza. Si hubiera habido escuelas, todas hubieran enseñado la evolución. Si hubiera habido seminarios, todos ellos hubieran enseñado el liberalismo. Si hubiera habido periódicos, hubieran editado todo para que no pudieras leer la verdad. Si hubiera habido predicadores, hubieran dicho: “Dios está muerto”. Si hubieras tenido amigos, ellos hubieran hablado mal de ti a tus espaldas. Si te hubieras casado tu esposa te hubiera dejado. Si hubieras tenido hijos ellos te hubieran tratado como basura. ¡Todo estaba mal!

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra y…que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5).

¡Qué relajo! ¡Todo era un relajo!

“Pero Noé halló gracia…” (Génesis 6:8).

Nota, que dice, “Noé halló gracia”. La gracia no cayó sobre todo el mundo en la tierra. Muchos predicadores dicen que Dios derrama gracia sobre todos. Entonces ¿por qué no todos son salvos? No lo entiendo por completo – pero sé que la gracia de Dios transforma a algunas personas. Pero otras personas continúan pensando equivocadamente viviendo mal. Ellos pueden decir: “¡Alabado sea el Señor!” Pero no hay vida en ellos, ni poder moral, nada para sacarlos de la manada y hacerlos diferentes.

Quiero decirte – Noé era diferente. No había nadie como él en la tierra. ¿Por qué? ¡Porque Dios sabía su nombre, y Dios lo llamó por gracia! ¡Por eso! Dios le dijo a Moisés: “por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre” (Éxodo 33:17). ¡Dios no tiró la gracia alrededor como polvo de hadas en el desierto! ¡No! ¡Dios conocía a ese hombre por nombre. ¡Y Dios le dio a ese hombre gracia!

No creas que Noé recibió la gracia de Dios porque él era bueno. Noé no era mejor que cualquier otra persona en su día. Tú dices: “¡Eso no puede ser! ¡Noé era mejor hombre que el resto!” Eso puede ser, pero no es por eso que recibió la gracia de Dios. Antes de la creación del mundo Dios escogió a Noé. Dios no lo eligió porque era bueno, o porque era mejor. No sabemos por qué Dios lo escogió. Es un misterio, en la mente de un Dios soberano. Dios escogió a Noé por la gracia libre y soberana. John Newton dijo:

“Sublime gracia que salvó
      Tan vil ser como yo”.

¡Sí! Cuando miras tu vida y te das cuenta que después de todo eres un verdadero Cristiano – es asombrante. A veces pienso en eso. Pienso en todos los jóvenes con los que fui a la escuela secundaria. Pienso en todos esos jóvenes. Ellos tenían mejores familias que yo. Tenían mejores hogares, mejores ropas, mejores autos, todo era mejor. ¡Y sin embargo aquí estoy predicándoles a ustedes esta noche! Me siento tan mal cuando pienso en ellos. Ellos “se deslizaron a través de las grietas”. Sus vidas están acabadas. ¡La mía apenas empieza! No puedo explicarlo. ¡No sé por qué Dios me eligió! Pero lo hizo. ¡Y aquí estoy!

¡Y te puedo decir que no tengo nada – ni una sola cosa – de que jactarme! ¡Yo no soy salvo porque hice una decisión! ¿Estás bromeando? ¡Hice más de cincuenta “decisiones” y cien “re-dedicaciones” y todavía estaba perdido! No sé cómo pude ser salvo. ¡Pero sé que no tuve nada que ver con eso! Me sentía pecaminoso y corrompido. ¡Entonces vi a Jesús, y Él me salvó! Yo no tuve nada que ver con eso. ¡¡¡FUI SALVO POR GRACIA!!! “No por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:9).

“Pero Noé halló gracia…” (Génesis 6:8).

¿Por qué? ¿Qué había acerca de Noé que lo hizo encontrar gracia? ¡Nada! ¡Nada en absoluto! Su padre Lamec tuvo muchos otros hijos e hijas (Génesis 5:30). Pero todos ellos se ahogaron en el Gran Diluvio. Sí, ¡todos ellos se ahogaron en el Diluvio! ¿Por qué fue Noé el único de su familia que se salvó? “Pero Noé halló gracia…” ¡Esa es la respuesta! ¡Noé fue salvo por gracia!

Sublime gracia que salvó
      Tan vil ser como yo.

Si tuviéramos tiempo podría decirte acerca de los obstáculos que había en mi camino. Si yo te dijera acerca de los obstáculos y dificultades que se encontraban en mi camino cuando era un niño, dirías: “¿Por qué, cómo pudo ese niño alguna vez hacerse Cristiano?” A veces me siento en mi estudio en casa y miro alrededor las fotografías y libros. Y pienso: “¿Cómo pude llegar hasta aquí? ¿Cómo pude terminar la universidad por la noche? ¿Cómo pude sobrevivir ese horrible seminario? ¿Cómo pude conseguir esa casa tan grande? ¿Cómo pude obtener mi querida esposa? ¿Cómo pude conseguir esos dos hijos? ¿Cómo pude empezar dos iglesias? ¿Cómo pude conseguir todas estas personas encantadoras para pastorear? ¿Cómo pude conseguir esos hombres excepcionales, Dr. Cagan y Dr. Chan, que trabajen conmigo? Pero sobre todo, ¿cómo pude llegar a ser Cristiano en primer lugar? ¿Cómo es que muchos otros tropezaron – pero todavía estoy aquí? La única respuesta que se me ocurre es esto –

“Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6:8).

Y yo también – ¡Alabado sea Su nombre!

Ninguno de los hermanos y hermanas de Noé fueron salvos. Había muchos de ellos. Mira Génesis 5:30. Ponte de pie y léelo en voz alta.

“Y vivió Lamec, después que engendró a Noé, quinientos noventa y cinco años, y engendró hijos e hijas” (Génesis 5:30).

Pueden sentarse. Lamec fue padre de Noé. Tuvo muchos hijos e hijas. Todos se ahogaron en el Diluvio. “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6:8). Algunos de ustedes tienen hermanos y hermanas que están perdidos. Tú estás salvo – pero ellos están perdidos. ¿Por qué? La gracia de Dios. La gracia de Dios te salvó, pero Su gracia no los salvó a ellos. ¿Por qué? Eso es un misterio – el misterio de la elección. Tú fuiste uno de los elegidos de Dios – y ellos no. “¡Sublime gracia! ¡Que salvó, tan vil ser como yo!”

II. Segundo, qué hizo la gracia en la vida de Noé.

¡La gracia de Dios hizo que temiera! La Biblia dice que Noé “con temor” (Hebreos 11:7). Eso es lo primero que hace la gracia en tu vida si eres uno de los elegidos. Él pone el temor en tu corazón, si eres uno de los elegidos. La Biblia dice: “Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado” (Juan 16:8). Lutero habló de pecadores que estaban “aterrorizados” por la Ley de Dios. La Biblia dice:

“El principio de la sabiduría es el temor de Jehová” (Proverbios 1:7).

Los comentaristas modernos por lo general diluyen eso y dicen que es “impresión” en lugar de temor. Pero es bueno que la Biblia arroje luz sobre los comentarios cuando dice:

“Mi carne se ha estremecido por temor de ti, Y de tus juicios tengo miedo” (Salmo 119:120).

Los antiguos Pietistas Puritanos y Luteranos dirían con John Newton,

Su gracia me enseñó a temer,
      Mis dudas ahuyentó.

La convicción y el temor son los que están ausentes del decisionismo moderno. De hecho, sin convicción de pecado y temor de Dios automáticamente te convertirás en un “decisionista”. El hombre por naturaleza es “decisionista”. Sin el temor de Dios y la convicción de pecado naturalmente te volverás al “decisionismo”. Escuchamos a la gente decir: “¿Cómo vengo a Jesús? ¿Cómo vengo a Él? Les decimos que no es necesario saber cómo. Se van perplejos y confundidos. Y la próxima vez que los vemos dicen la misma cosa – “¿Cómo puedo venir a Él?” Y eso va a seguir y seguir y seguir – ¡a menos que el Espíritu de Dios infunda temor en sus corazones! Será sólo un círculo interminable de aprendizaje y fracaso – aprendizaje y fracaso – aprendizaje y fracaso – a menos que el Espíritu de Dios te aterrorice. Sólo cuando está profundamente convencido del pecado de tu corazón – sólo cuando temes a Dios – sólo entonces querrás a Jesús. Cuando realmente lo quieras es fácil venir a Él por la gracia de Dios. Pero, no importa lo que digas, hasta que estés profundamente aterrorizado de Dios, y profundamente disturbado por tu pecado – realmente no querrás a Jesús. Podrás continuar por años, dando vueltas en círculos, a menos que Dios te sacuda y te despierte para que le temas a Él y odies el pecado.

“Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6:8).

No es de extrañar que fuera tan fácil a Noé entrar en el arca. ¡Estaba aterrorizado del Diluvio! Y tú vendrás a Jesús muy fácilmente cuando estés hastiado del pecado en tu corazón y aterrorizado del juicio venidero – ¡pero no antes!

Pónganse de pie y canten la canción número 7 en su cancionero, “Venid Pecadores Viles”.

Venid pecadores viles, que en quebranto os encontráis;
   Jesús quiere ya salvaros, compasivo y fuerte es.
¡Jesús puede, Jesús puede, y Él quiere, no dudéis!
   ¡Jesús puede, Jesús puede, y Él quiere, no dudéis!
(Traducción libre de “Come, Ye Sinners”
   por Joseph Hart, 1712-1768).

Si quieres hablar de esto con nosotros, ve a la parte de atrás del auditorio ahora. El Dr. Cagan te llevará a otro cuarto donde podamos hablar. Dr. Chan, por favor ore para que alguien sea convertido esta noche. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers en Inglés a
rlhymersjr@sbcglobal.net – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA
90015, Estados Unidos.
Llámale por teléfono a (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Génesis 6:1-8.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Amazing Grace” (por John Newton, 1725-1807).


EL BOSQUEJO DE

PERO NOÉ HALLÓ GRACIA

(SERMÓN #82 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”.
(Génesis 6:8).

(Génesis 4:26; 6:5)

I.   Primero, Noé halló gracia, Génesis 6:5; Éxodo 33:17;
Efesios 2:9; Génesis 5:30.

II.   Segundo, qué hizo la gracia en la vida de Noé, Hebreos 11:7;
Juan 16:8; Proverbios 1:7; Salmo 119:120.