Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




APOSTASÍA EN LOS DÍAS DE NOÉ

(SERMÓN #78 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, Mayo 18, 2014

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).


Si me has oído predicar durante un tiempo sabrás que esta profecía significa mucho para mí. Hay varias razones por eso. Primero, fui convertido cuando oí un sermón del Dr. Charles J. Woodbridge del tercer capítulo de II Pedro. El Dr. Woodbridge era un gran erudito. Él era un graduado de Princeton. Él enseñaba historia eclesiástica en el Seminario Teológico Fuller antes de renunciar debido al creciente liberalismo en ese seminario. Segundo, porque hablaba del gran Diluvio en los días de Noé de II Pedro. Y Tercero, lo que él predicó de ese capítulo hizo cambiar totalmente mi opinión sobre el libro de Génesis. Antes de haber escuchado ese sermón en la Universidad Biola, yo creía en la teoría de la evolución, y creía que los relatos de la creación y el Diluvio eran sólo mitos – solo viejos cuentos de hadas. ¡Así que ese sermón de II Pedro tres, no sólo fue utilizado para hacerme cambiar de opinión sobre el libro del Génesis, sino también fue utilizado para convertirme a una fe viva en Jesucristo!

Casi al mismo tiempo escuché a Billy Graham predicar un sermón poderoso sobre “Los días de Noé”. También comencé a escuchar al Dr. J. Vernon McGee cada día en la radio. El Dr. McGee habló mucho de lo fiable que era el libro del Génesis, donde se da la historia de Noé y el Gran Diluvio. Hablando sobre nuestro texto Dr. McGee dijo: “Jesús vendrá en un día que será como en los días de Noé” (traducción de Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, volumen IV, p. 131; nota sobre Mateo 24:37).

Entonces, también, a menudo escuchaba al Dr. M. R. DeHaan en la radio. El Dr. DeHaan a menudo enfatizó los días de Noé y la Segunda Venida de Jesús. El Dr. DeHaan escribió un libro tremendo sobre este tema titulado, Los Días de Noé [The Days of Noah] (Zondervan Publishing House, 1963). Ve a Amazon.com para obtener una copia, ¡aunque sea usada! ¡Te bendecirá! Además, mi pastor, el Dr. Timothy Lin, fue un erudito del Antiguo Testamento, quien enseñaba Hebreo del Antiguo Testamento e idiomas relacionados en el departamento de posgrado de la Universidad Bob Jones, y más tarde fue uno de los traductores del Antiguo Testamento en la Nueva Biblia Estándar Americana, y también enseñó en el Seminario Teológico de Talbot y el Seminario Trinity Evangelical en Deerfield, Illinois. Después fue presidente del seminario China Evangelical Seminary en Taipei, Taiwan. El Dr. Lin enseñó la autoridad absoluta del libro del Génesis, y la realidad literal del Gran Diluvio. Debido al gran conocimiento del Dr. Lin varios catedráticos del Antiguo Testamento hablaron en su iglesia donde yo era miembro, hombres como el Dr. Gleason Archer del Seminario Trinity Evangelical, y el Dr. Charles L. Feinberg, el decano del Seminario Teológico Talbot. He oído a estos grandes eruditos del Antiguo Testamento en persona muchas veces.

Y para cerrar esto con broche de oro, fui con el doctor Lin a la Convención Sureña Bautista en San Francisco, en 1962, donde el Dr. Lin habló antes de la Convención contra el ataque liberal de Ralph Elliott hacia Génesis titulado, El Mensaje del Génesis [The Message of Genesis] (Broadman Press, 1961). Elliott atacó al autor de Génesis, y al Gran Diluvio como un mito. El Dr. Lin defendió fuertemente a Moisés como el autor y la realidad del Diluvio. Esa fue la primera vez que asistí a la Convención Sureña Bautista. El Dr. K. Owen White, quien también había hablado en nuestra iglesia, también habló en contra del libro de Elliott. Todos estos factores hicieron una gran impresión en mí cuando era un joven de alrededor de veinte años. Sólo puedo decir que un ataque contra Noé y el Diluvio parecía (y todavía parece) un ataque contra el Señor Jesucristo. Jesús Mismo creía en el libro del Génesis. Es por eso que el Señor Jesucristo no tuvo ningún problema en referirse a Noé y el Diluvio como hechos auténticos cuando dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Si Jesús no sabía de lo que estaba hablando, ¿cómo podría ser la Segunda Persona de la Trinidad? ¿Cómo podría ser el Señor de la gloria? ¡Yo tuve mi respuesta a la edad de 21 años y me quedaré con ella hasta el día que me muera!

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Entonces, ¿cómo fue en los días de Noé? Era un día de gran apostasía al empezar la gente a adorar ídolos y a hundirse en el pecado.

I. Primero, fue un tiempo de creciente apostasía.

Por favor voltee a Génesis 4:26. aquí leemos que Adán tuvo un hijo llamado Set. Después Set tuvo un hijo llamado Enós

“Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová” (Génesis 4:26).

El nombre de Enós significa “mortal”o “débil”. Esto significa que él era “frágil, débil mortal”. Esto le da un tono pesimista a lo que sigue. Por alguna razón no he sido capaz de figurarlo todavía, las siguientes palabras están mal traducidas de acuerdo a los antiguos rabinos. “Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”.

Lutero dijo: “Los rabinos entienden esto como tener referencia a la idolatría. Ellos piensan que en esta época el nombre de Jehová comenzó a darse a las criaturas, al sol, la luna, etc.” Esta idea se ve en la nota en el centro de la Biblia RV [Reina Valera], donde los traductores ponen la lectura alterna como “entonces los hombres comenzaron a llamarse a si mismos por el nombre de Jehová”. El apéndice 21 de la Companion Bible dice:

Lo que realmente había comenzado fue la profanación del nombre de Jehová. Comenzaron a llamar a algo [más] por el nombre de Jehová. La Versión Autorizada [RV] sugiere “ellos mismos” en el margen. Pero la mayoría de los comentaristas antiguos Judíos proporcionan...las palabras “sus dioses”, sugiriendo que ellos llamaban las estrellas y los ídolos sus dioses, y los adoraban…El Targum de Jonatan dice: “Esa fue la generación en cuyos días empezaron a errar, y hacerse ídolos, llamaban a sus ídolos por el Nombre de la Palabra de Jehová”...Kimchi, Rashi y otros eruditos Judíos antiguos están de acuerdo con esto. Rashi dice: “Entonces hubo una profanación [profanar] al llamar el nombre de Jehová”. [El antiguo erudito Cristiano] Jerome dice que esta era la opinión de muchos [eruditos Judíos] en su día. Maimónides, en su comentario...en un largo tratado sobre la idolatría, da el relato más probable del origen de la idolatría en los días de Enós. El nombre Enós está de acuerdo con esto; porque el nombre significa frágil, débil, enfermizo, incurable...Si Jonatan, el nieto de Moisés, se convirtió en el primer sacerdote idólatra de Israel, por qué maravillarnos que Enós, el nieto de Adán introdujo la idolatría a la humanidad. Por otra parte, ¿qué “impiedad” Enoc, “el séptimo desde Adán”, profetizó en Judas 14, 15, si la adoración pura se inició en los días de Enós en lugar de profanar el nombre del Señor? Seguramente esto es evidencia suficiente de que esta profanación del nombre de Jehová fue la razón por la que Enoc fue levantado a profetizar contra ella (traducción de Apéndice 21, The Companion Bible).

Lo que vemos en Génesis, capítulo 5, es un espiral descendiendo hacia la apostasía e idolatría. Enoc, séptimo desde Adán, es la única excepción, porque “tuvo testimonio de haber agradado a Dios” (Hebreos 11:5). Cualquier otra cosa que se puede decir sobre el tiempo registrado en Génesis, capítulo 5, esta descripción por el Reformador, Juan Calvino, lo resume:

...aparece evidente también cuán grande es la propensidad de los hombres, ya sea al gran desprecio a Dios, o a la superstición; ya que ambos males deben entonces haber prevalecido en todos lados (traducción de John Calvin, Commentaries on the Book of Genesis, Baker Book House, 1998 edition, vol. 1, p. 224; comentario sobre Génesis 4:26).

Aquí hay un hecho más – ni una sola buena palabra se da acerca de los patriarcas en el quinto capítulo del Génesis – con la excepción de Enoc. Se dice que “caminó Enoc con Dios” (Génesis 5:22). Eso no se dice otra vez hasta Noé, “con Dios caminó Noé” (Génesis 6:9). No se nos dice que otro patriarca “caminó con Dios” antes del Diluvio. Creo que es por eso que Hebreos 11 salta de Abel a Enoc, ¡como si los otros patriarcas no hubieran tenido gran fe! En Hebreos 11 va de Abel a Enoc a Noé. Por lo tanto creo que los antiguos rabinos estaban correctos. Génesis 5 es una descripción de la creciente apostasía antes del Diluvio.

La apostasía de Génesis 5 termina con la humanidad entregada a la maldad que vemos retratada en Génesis 6:5 y 6: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra… Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6:5, 6, 8). Y Jesús dijo: “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

La apostasía de la iglesia profesante está predicha en II Tesalonicenses 2:3, donde se nos dice que el Día del Señor “no vendrá sin que antes venga la apostasía” (II Tesalonicenses 2:3). La palabra “apostasía” es una traducción de la palabra Griega “apostasia”. Todo indica que ya hemos entrado en este tiempo de apostasía, que se prefigura en los días de Noé en el libro del Génesis. Tres fuentes nos llevaron a la apostasía de nuestro tiempo: Johann Semler (1725-1791) inició la tendencia a la crítica de la Biblia. Charles Darwin (1809-1882) atacó la creencia en la creación del hombre. Charles Finney (1792-1875) cambió la conversión al “decisionismo”. De estas tres fuentes Satánicas surgió la apostasía del Cristianismo moderno. La gente no toma en serio la Biblia. La gente tiende a pensar en sí misma sólo como animales. El “Decisionismo” puso un paro a los grandes avivamientos después de 1859, y hoy, como resultado del “decisionismo” la mayoría de las personas que piensan que son salvos sólo han experimentado una conversión falsa. Oprime aquí para leer nuestro libro, [La Apostasía de Hoy] Today’s Apostasy.

El Dr. Martyn Lloyd- Jones dijo:

El evangelismo moderno es muy diferente al evangelismo del siglo dieciocho, y el de los puritanos. El evangelismo genuino es ese evangelismo antiguo.

William Booth, fundador del Ejército de Salvación, dijo en 1901:

Los principales peligros que enfrenta el próximo siglo será la religión sin el Espíritu Santo, el Cristianismo sin Jesús, el perdón sin arrepentimiento, la salvación sin regeneración...y el cielo sin el infierno (traducción de both quotations from the back jacket of The Old Evangelicalism by Iain H. Murray, The Banner of Truth Trust, 2005).

Estos dos hombres hablaban de la apostasía de hoy. Jesús dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Hay una gran canción antigua que la hizo popular George Beverly Shea, la cual habla de este tiempo de apostasía.

¿En tiempo así eres tú salvo?,
   ¿En tiempo así tienes un ancla?;
Asegurate, asegurate,
   ¡Que tu ancla esté en la Roca que es Jesús!
Jesús la roca, la Roca es El;
   ¡Jesús la Roca, Solo Él lo es!
Asegurate, asegurate,
   Que tu ancla esté en la Roca que es Jesús!
(Traducción libre de “In Times Like These” por Ruth Caye Jones, 1902-1972).

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

He utilizado la mayor parte de mi tiempo mostrándote que la condición apóstata de nuestras iglesias es paralela a la apostasía en los días de Noé. Sólo voy a referirme a los dos últimos puntos en los días de Noé.

II. Segundo, fue un tiempo de incredulidad.

El Apóstol Pedro dijo:

“En los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento?” (II Pedro 3:3, 4).

La Biblia enseña que Jesús viene otra vez a través de las nubes para establecer Su reino en la tierra. Pero el Apóstol Pedro dijo que la gente se burlaría y ridiculizaría la idea, que iban a caminar según sus propias concupiscencias y negarían la venida de Jesús, y el juicio del mundo.

¿No es exactamente la forma que fue en los días de Noé? Jesús dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39).

Jesús dijo que “no entendieron hasta que vino el diluvio”. No fue la falta de información que les hizo ignorante del juicio venidero. Noé fue “pregonero de justicia” (II Pedro 2:5). Ellos sabían lo que estaba predicando. También sabían lo que Enoc había predicado:

“Vino el Señor…para hacer juicio contra todos” (Judas 14, 15).

¡Sabían que juicio iba a venir, pero no lo creyeron!

Hay jóvenes aquí esta noche que saben que el juicio viene. Me has escuchado hablar sobre el fuego del Infierno. Me has escuchado hablar sobre el fin del mundo. ¡Pero no crees que te va a pasar a ti! Eres como esa gente en los días de Noé, que “no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos” (Mateo 24:39). Que Dios abra tus ojos y te convenza del pecado y del juicio antes de que sea demasiado tarde para ti, y caigas en las llamas eternas del juicio. ¡Ven a Jesús! ¡Sé limpio de tus pecados por Su Sangre! ¡Ven a Jesús antes de que sea eternamente demasiado tarde! Como el Sr. Griffith cantó antes de este sermón:

¿En tiempo así eres tú salvo?,
   ¿En tiempo así tienes un ancla?;

Asegurate, asegurate,
   ¡Que tu ancla esté en la Roca que es Jesús!
Jesús la roca, la Roca es El;
   ¡Jesús la Roca, Solo Él lo es!
Asegurate, asegurate,
   Que tu ancla esté en la Roca que es Jesús!
(Traducción libre de “In Times Like These” por Ruth Caye Jones, 1902-1972).

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

III. Tercero, fue un tiempo cuando muy pocos fueron salvos.

La Biblia habla de “los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua” (I Pedro 3:20). ¡Pocos – es decir ocho personas – fueron salvadas – en todo el mundo! ¡Sólo ocho personas fueron salvadas!

Todos asumen que van a ser salvos. ¡Qué error! ¡Sería mucho mejor asumir que te perderás! Jesús lo dejó claro cuando dijo:

“...angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:14).

¡POCOS SON LOS QUE LA HALLAN! ¡Eso es lo que dijo el Señor Jesucristo! ¿Vas a arriesgar tu alma al no creerle? ¡POCOS SON LOS QUE LA HALLAN!

¡Ruego para que despiertes! ¡Despierta! ¡Despierta! ¡POCOS SON LOS QUE LA HALLAN!

¡Oh, cómo ruego que despiertes de tu peligro!

Sé que los evangélicos que conoces son un desorden. Sé que tu profesor de la universidad se ríe y se burla de la Biblia. Yo sé que cada persona que te rodea – incluso el Presidente de los Estados Unidos – ¡es un incrédulo, burlador que rechaza a Jesús! ¡Oh, no vayas al Infierno con ellos! Oh, ven a Jesús y se lavado de tus pecados. Oh, el arca era un tipo de Jesús, una imagen de Él. ¡Oh, entra en el arca, y se salvo! ¡Oh, ven a Jesús y se salvo de la ira de Dios, y el juicio de tu pecado! ¡Ven! ¡Ven! ¡Entra! ¡Ven a Jesús y se salvo!

El cuarto de consejo está abierto. Si deseas hablar con nosotros, ve a la parte de atrás del auditorio ahora. Dr. Chan, por favor ore para que alguien sea atraído a Jesús esta noche. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers en Inglés a
rlhymersjr@sbcglobal.net – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA
90015, Estados Unidos.
Llámale por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor.
Los puedes usar sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes
de video de Dr. Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: II Pedro 3:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“In Times Like These” (por Ruth Caye Jones, 1902-1972).


EL BOSQUEJO DE

APOSTASÍA EN LOS DÍAS DE NOÉ

(SERMÓN #78 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

I.    Primero, fue un tiempo de creciente apostasía, Génesis 4:26;
Hebreos 11:5; Génesis 5:22; 6:9, 5, 6, 8; II Tesalonicenses 2:3.

II.  Segundo, fue un tiempo de incredulidad, II Pedro 3:3, 4;
Mateo 24:37-39; II Pedro 2:5; Judas 14, 15.

Tercero, fue un tiempo cuando muy pocos fueron salvos,
I Pedro 3:20; Mateo 7:14.