Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




MANTENIENDO EL AMOR VIVO EN LA IGLESIA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, Mayo 11, 2014

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).


Hace algún tiempo yo estaba hablando con la esposa de un pastor. Me habló de una horrible experiencia tras otra, que ella y su esposo habían pasado en las iglesias que él pastoreó. Al final de la conversación me dijo que no debería haber trabajado tan duro en esas iglesias, que debería haber puesto todas sus oraciones y trabajo en su familia. Yo no dije nada. Solo escuché y simpaticé con ella. Pero su queja me recordó de nuestro texto:

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

Jesús había hablado a Sus discípulos de terremotos, hambres y pestilencias. Pero esto era sólo el principio de dolores. Esas cosas son bastante comunes hoy en día, sin embargo, no causan el enojo y el dolor que la esposa del pastor sentía. Incluso cuando Jesús les dijo que el mundo perdido los odiaría, y falsos profetas maldecirían, los Discípulos ya estaban acostumbrados a ese tipo de cosas. También la pobre esposa del pastor. Pero entonces se les advirtió a los discípulos acerca de algo mucho más terrible para el Cristiano:

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

Eso es peor que cualquier otro problema. La palabra Griega traducida como “amor” es una palabra en el Nuevo Testamento que sólo se aplica al amor en la iglesia. Spurgeon dijo de este versículo:

Así como el agua fuera de un [barco] no puede hacer ningún daño hasta que entra en el [barco], de la misma manera las persecuciones exteriores no pueden realmente dañar la Iglesia de Dios; pero cuando el daño se infiltra a la Iglesia, y el amor del pueblo de Dios se enfría – ah, entonces el [barco] está dolorosamente angustiado. Temo que estamos en esa condición ahora. Que el Espíritu Santo bendiga la profecía alarmante que está enfrente de nosotros…(traducción de C. H. Spurgeon, “A Prophetic Warning”).

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

Ahora voy a dar varios puntos de la triste profecía que Jesús dio en nuestro texto.

I. Primero, el tiempo del cual Jesús habló es ahora.

Spurgeon dijo: “Temo que estamos en esta condición ahora”. Él estaba correcto. Hemos estado en un tiempo de creciente apostasía desde que él dijo eso a finales del siglo diecinueve. No ha habido un importante avivamiento en el mundo Occidental desde 1859. Durante más de 150 años nuestras iglesias se han hundido más y más profundamente en la apostasía y la decadencia.

Estoy consternado por un comentario que tengo que dice que la falta de amor Cristiano en nuestras iglesias habla sólo de los que vivirán en el futuro, en la Tribulación. El Dr. J. Vernon McGee dio una mejor explicación cuando dijo: “esto puede aplicarse a nuestros días” (Thru the Bible; nota sobre Mateo 24:12). ¡Amigo, se aplica a nuestro “tiempo” porque estamos viviendo en los últimos tiempos, y hemos estado en “los últimos días” al menos desde la época de Spurgeon!

La apostasía en las iglesias de “los últimos días” se describe en detalle en II Timoteo 3:1-5, que describe a los miembros de la iglesia en estos días como “amadores de sí mismos”, “implacables”, “calumniadores”, “crueles”, “aborrecedores de lo bueno”, “traidores”, “amadores de los deleites más que de Dios”. ¡Eso describe a muchos miembros de iglesias que he conocido! ¡Y esa clase de miembros de iglesia, a veces, me ha llevado al borde de la desesperación!

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

II. Segundo, la causa de esta frialdad en nuestras iglesias.

Mi pastor de mucho tiempo, el Dr. Timothy Lin, dijo:

La incapacidad de distinguir lo espiritual de lo carnal, y la aceptación de todas las solicitudes de membrecía de iglesia han sido siempre la herida mortal de la Iglesia China... muchos en [la congregación] decían ser Cristianos, pero no tenían vida eterna; lucharon por privilegios pero se retiraron de las responsabilidades...[iglesias] llenas de gente muerta en delitos y pecados (traducción de Timothy Lin, Ph.D., The Secret of Church Growth, FCBC, 1992, pp. 38, 39).

Esto no sólo es cierto en nuestras iglesias Chinas. Lo he visto repetidamente en iglesias blancas. Todos los que “vienen al frente” o dicen la “oración del pecador” son tomados de inmediato como miembros de la iglesia – ¡llenando así la iglesia con gente perdida, quienes cometen un pecado tras otro porque nunca han sido convertidos en primer lugar! Como lo dijo el Dr. Lin, “no tenían vida eterna”. ¡Así el “decisionismo” es la causa fundamental de la frialdad en nuestras iglesias!

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

El otro día recibí un artículo de un misionero que ministra en un país donde se persigue a los Cristianos. Pero, a pesar de la persecución, las iglesias de ese país están llenas de verdaderos Cristianos que viven para Jesús. Él dijo:

He estado trabajando en lugares donde los Cristianos han sido perseguidos durante décadas. También he visto una Iglesia adormecida en [América] el Occidente moverse más y más profundamente en sueño. Una de las señales más especificas de que Jesús regresará pronto al mundo es la gran señal de la apostasía en la Iglesia de hoy, de personas que dicen ser Cristianos y sin embargo no tienen [ningún deseo y ningún poder] de vivir la vida Cristiana de la manera que nuestros hermanos y hermanas en la iglesia perseguida lo hacen... Nosotros, como iglesia, estamos al punto de la muerte (traducción del artículo de un misionario anónimo).

La causa de esta apostasía radica en el hecho de que muchos miembros de la iglesia nunca han experimentado el nuevo nacimiento y la conversión real.

Una de las cosas terribles que han ocurrido como resultado es que aquellos que son celosos son vistos como personas extrañas. Ellos son vistos por los perdidos en sus iglesias como fanáticos. Spurgeon dijo que la gente perdida en una iglesia va a decir: “¡Él es un joven terriblemente fanático!” Entonces Spurgeon dijo: “Las personas activas son consideradas como problemáticos cuando el amor de muchos se enfría”. Entonces él dijo: “Las iglesias más frías se convierten, hasta que por fin el gran Dios, que rompe los témpanos de hielo en su tiempo, destruye tal iglesia, y ya no se escucha de ese lugar más” (ibid., p. 222).

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

III. Tercero, la cura para la frialdad en nuestras iglesias.

Primero, debemos predicar el Evangelio continuamente. Muy pocas iglesias hacen eso hoy en día. La mayoría de los pastores están enseñando la Biblia a muchos en sus congregaciones que nunca han sido salvos. Ellos están tratando de enseñarles a las “cabras” a ser “ovejas”. ¡Pero ninguna cantidad de enseñanza Bíblica puede convertir a un miembro de la iglesia no convertido en un verdadero Cristiano!

Hace varios años me fui de vacaciones con mi esposa y nuestros hijos. Estábamos en el área del Sur. Ese domingo era el Día de las Madres, y un pastor Bautista quería que yo predicara a las madres. Oré y oré, pidiéndole a Dios que me mostrara lo que debía predicar. Al fin Dios parecía decirme simplemente que diera la experiencia de cómo mi madre se hizo Cristiana. Pensé que las mujeres en esa iglesia encontrarían su conversión dulce y encantadora. Yo escribí el testimonio de mi madre y calculé que fuera 12 minutos de duración. No iba a dar ninguna aplicación – solo iba a contar la historia de mi madre. Decidí que no iba a aplicarla directamente a ninguna de las mujeres sentadas en la iglesia ese día, porque deliberadamente estaba tratando de complacerlas. A propósito deje fuera lo que pudiera molestarles. Me senté en la plataforma mientras el pastor honró a una mujer tras otra, dándoles regalos y flores, una por una, por un espacio de una hora, que estuvo bien. Finalmente llegó mi turno para hablar. El pastor me susurró, “No tomes demasiado tiempo”. Le dije: “No te preocupes, voy a hablar menos de 15 minutos”. Así que fui al púlpito y le dije a la gente lo mucho que amaba a mi madre, que había muerto hacía sólo unos meses. Entonces yo les dije que mi madre me había oído predicar todos los Domingos durante 20 años antes de que ella confiara en Jesús y fuera salva. Ella venía a la iglesia porque me amaba, pero ella no era salva. Les dije cómo oré por ella hasta que me sentí seguro de que un día iba a ser salva, lo que el Dr. John R. Rice llamó “orar hasta el final”. Les dije que mi socio, el Dr. Cagan, fue a ver a mi madre y con bastante facilidad la guió a Jesús. Les dije cómo bauticé a mi madre. Les dije cómo cambió su vida por completo – cómo empezó a leer la Biblia todos los días – la forma en que ella comenzó a venir a la iglesia varias noches a la semana en vez de solo el Domingo por la mañana. Les dije cómo pagó por una casa nueva para nosotros, y se vino a vivir con nosotros, y cómo tuvimos momentos maravillosos con ella después de que ella fue salva. Entonces le devolví el servicio al pastor. ¡Creí que iba a dar una invitación, pero en lugar de eso dio una breve oración, bajó del púlpito y literalmente salió corriendo de la iglesia, sin siquiera darme la mano a mí! La gente de esa iglesia se quedó parada viéndome con los ojos bien abiertos, como sorprendidos. Finalmente una mujer se me acercó y me dio las gracias. Ella dijo que realmente apreciaba la predicación del Evangelio. Ella dijo: “No hemos oído nada de eso por largo tiempo. Esa es la forma en que fui salva. ¡Gracias por predicar un sermón maravilloso del Evangelio!”

Mi familia y yo salimos de la iglesia y nos fuimos. ¡Nunca recibí una nota de agradecimiento por parte del pastor, ni siquiera un apretón de manos! Yo pensé: “¿Qué salió mal?” Entonces me di cuenta de que la pequeña mujer que me habló me dio la razón cuando dijo: “No hemos oído nada de eso por largo tiempo”.

Eso no ocurrió en una iglesia liberal. ¡Sucedió en una iglesia independiente Bautista Fundamentalista en el Sur! La salvación que cambió la vida de mi madre a la edad de 80 años fue demasiado para ellos. Entonces me di cuenta una vez más que muchas de las personas en nuestras iglesias no han escuchado el Evangelio, o si lo han hecho, no han escuchado que Jesús cambia completamente la vida de una persona, incluso si llegan a ser Cristianos a la edad de 80 años, como mi querida madre. ¡Qué triste! No es de extrañar que nuestras iglesias sean tan frías. Con razón Jesús dijo:

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

El gran Spurgeon, predicando en ese texto, dijo que la única manera de curar esta frialdad en una iglesia local es que los convertidos verdaderos en la iglesia pasen más tiempo en oración. Él dijo: “Tenemos que ser más cálidos. Tenemos que vivir más cerca de Jesús. Tenemos que ser más entusiastas...¡Que cada uno de nosotros sea lleno del Espíritu!” ¡Oh, espero que ustedes jóvenes oigan esto y lo hagan! ¡Y que nuestros miembros de más edad lo hagan también! Vengamos juntos a nuestras reuniones de oración. Pasa tiempo a solas en oración secreta. ¡Ora hasta que Dios derrita corazones fríos y haga descender el Espíritu Santo en avivamiento ardiente!

Entonces, también, Spurgeon dijo: “Cuando oigo hablar de un ministro tras otro que abandona el antiguo evangelio, ¿sabes lo que me digo a mí mismo? Resuelvo quedarme cerca de [el antiguo Evangelio]. Si los hombres se vuelven más mundanos, nosotros seremos más puritanos. Si los Cristianos profesantes no exhiben el espíritu de Jesús, vamos a pedirle al Señor que nos dé siete veces del espíritu, para que podamos mantener la verdad...ve a tu Maestro [Jesús] y pídele que avive el fuego dentro de ti, por si hay frío en cualquier otro lugar, que haya en tu [corazón] calor. ¡Que el Señor te ayude a hacer esto, queridos amigos, por el amor de Jesucristo! Amén.” (Ibid., p. 223). Y que Dios nos ayude a amarnos unos a otros en nuestra iglesia con profundo amor Cristiano. ¡Y que Dios nos ayude a amar cada alma que viene a nuestra iglesia cada Domingo! Amén.

Queridos amigos, si hay alguien aquí en esta mañana que nunca ha sido salvo del pecado por Jesús, debo decirte que Jesús te ama. ¡Jesús te ama tanto que Él derramó Su Sangre en la Cruz para limpiarte de todo pecado y hacerte un Cristiano feliz! ¡Él resucitó físicamente de entre los muertos para darte vida eterna! “A Jesús ven, a Jesús ven, y confía en Él. Él te salva, Él te salva, Él te salvará”. Él salvó a mi querida y dulce madre, a la edad de ochenta años, y él te salvará también, si te arrepientes y confías en Él. Que lo hagas es nuestra oración, en el precioso nombre de Jesús. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers en Inglés a
rlhymersjr@sbcglobal.net – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA
90015, Estados Unidos.
Llámale por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor.
Los puedes usar sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes
de video de Dr. Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Mateo 24:3-12.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“The Wonder of It All” (por George Beverly Shea, 1909-2013).


EL BOSQUEJO DE

MANTENIENDO EL AMOR VIVO EN LA IGLESIA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12).

I.   Primero, el tiempo del cual Jesús habló es ahora, II Timoteo 3:15.

II.  Segundo, la causa de esta frialdad en nuestras iglesias.

III. Tercero, la cura para la frialdad en nuestras iglesias.