Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡EL PODER VENCEDOR DE JESÚS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 16 de Febrero, 2014

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”
(Filipenses 4:13).


He estado viendo el programa “Tonight” en la televisión de vez en cuando por sesenta y un años. Antes de Jay Leno estaba Johnny Carson. Antes de Johnny Carson estaba Jack Paar, y antes de él estaba Steve Allen. Pero el que más miraba era Jack Paar, y en mi opinión él era el mejor. La versión del programa “Tonight” de Jack Paar no tenía guión, algo desconocido hoy en día. Paar nunca discutió con sus invitados lo que iban a hablar. Hablaban lo que les placía. Paar tuvo un invitado frecuente, un cómico anciano, Cliff Arquette, que se hacía llamar “Charlie Weaver”. Algunas noches los dos de ellos sentaban allí hablando sin muchos otros invitados. Pero era tan bueno que lo vi casi todas las noches por unos años en la década de los sesenta. Una noche el señor Paar tuvo al ex Vicepresidente Richard Nixon como invitado. ¡Fue muy interesante! Paar le preguntó a Nixon qué cinco libros habían tenido más influencia en su vida. Nixon recitó cuatro títulos. Luego dijo: “Éste cambió completamente mi vida”, y dijo que era “El Poder del Pensamiento Positivo” por el Dr. Norman Vincent Peale. Nixon dijo que cuando se sentía desanimado él agarraba ese libro y leía un poco. Dijo que le inspiró hacer cosas que él pensaba eran imposibles.

En ese momento de mi vida, yo no podría haberme sentido más desesperanzado. Yo acababa de fracasar en la universidad. Yo no tenía dinero. Yo no tengo trabajo. Yo no tenía un carro. Mi madre me dio un lugar para dormir, pero mi padre no me ayudó para nada, él se había casado con una mujer que no me quería cerca de ellos. Así, ahí estaba yo, en una condición completamente desesperada. Acababa de ser salvo, pero no tenía confianza en mí mismo. ¡Ninguna! Me sentí obligado a convertirme en un ministro Bautista y un misionero a los Chinos. Me sentí impulsado a hacer eso. Pero tenía que graduarme de la universidad y de un programa de seminario de tres años antes de que pudiera pensar en convertirme en un misionero Sureño Bautista. ¡Yo sabía que nunca podría lograrlo! No sé si puedo transmitirte a ti el grado de desesperación e impotencia que sentí. Unos años más tarde leí la novela existencial de Franz Kafka (1883-1924), El Castillo. Llegó muy cerca a describir mis sentimientos mientras luchaba para graduarme de la universidad y seminario, y volverme misionero – una pesadilla horrible de trabajar para entrar en una profesión de la que me sentía alienado, y que parecía inalcanzable, para siempre fuera de mi alcance.

Yo había sido salvo un par de semanas antes. Pero poco después fracasé en la universidad. No mucho después yo estaba viendo a Jack Paar, cuando Richard Nixon dijo cómo “El Poder del Pensamiento Positivo” lo había ayudado. Compré el libro y lo leí todo en una noche. No me di cuenta que fue escrito por un liberal. He olvidado la mayor parte de lo que escribió, pero un capítulo me dio esperanza. En ese capítulo Norman Vincent Peale dijo de memorizar Filipenses 4:13 y repetirlo varias veces al día. Él lo dijo como una especie de técnica de auto-lavado de cerebro. Pero yo lo tomé como la Palabra de Dios. Sólo puedo decir que las palabras de ese versículo me fortalecieron y me inspiraron a hacer lo que yo pensaba que era humanamente imposible. Yo no sólo fui capaz de hacer todo mi trabajo de la universidad en la noche con un promedio de calificaciones A-, sino también trabajar cuarenta horas a la semana en un trabajo secular durante el día, y pasar cada fin de semana haciendo horas de ministerio en la Primera Iglesia Bautista China de Los Ángeles. ¡Me convertí en un humano dinámico, durmiendo seis o menos horas cada noche! Así que ahí tienen la historia de cómo se convirtió Filipenses 4:13 en mi verso vida. Hasta el día de hoy casi siempre pongo ese verso con mi nombre en la mayoría de las cartas y notas que escribo,

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

Esta iglesia no existiría si Dios no hubiera usado ese versículo de la Escritura. ¡A través de él Jesús cambió mi vida! ¡Sé por experiencia que Jesús puede ayudarte a superar todos los obstáculos, y hacer lo que Dios quiere que hagas en tu vida! Hay un coro que dice:

¿Tienes unos ríos que no puedes cruzar?
   ¿Y tienes alguna montaña que no puedes atravesar?
Jesús se especializa en cosas que parecen imposibles
   Y Él hará lo que ninguna otra potencia puede hacer.
   (Traducción libre de “God Specializes,” autor desconocido).

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

En este sermón voy a aplicar ese texto de dos maneras. Primero, voy a aplicarlo a aquellos de ustedes que son salvos. Después voy a aplicarlo a aquellos de ustedes que todavía están perdidos.

I. Primero, quiero que ustedes que ya son salvos capten la verdad en este texto.

¡Puede cambiar tu vida – como cambió la mía!

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

La palabra Griega traducida “Lo puedo” significa “ser fuerte” o “tener poder”. El Dr. J. Vernon McGee dijo que esto significa que puedes hacer todo “en el contexto de la voluntad de Jesús para tu vida. Lo que Jesús tiene para ti hacer, Él suplirá el poder... Yo puedo hacer todas las cosas que Dios tiene para mí hacer desde el tiempo que me salvó hasta el tiempo que Él me llevará fuera de este mundo. 'En Cristo que me fortalece’. Jesús es el que te fortalecerá y te permitirá hacer todo lo que está en Su voluntad para ti...Cuando tú y yo estamos en Jesús, y nos movemos en Jesús...somos irresistibles. No hay quien nos detenga” (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, volumen 4, pp. 327-328).

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

La vida del Apóstol Pablo demuestra que es cierto. ¡Pablo vivió una vida verdaderamente increíble – y sorprendente! No puedo leer lo que escribió en II Corintios 11:23-31 sin pensar que nuestro texto fue totalmente autenticado por su vida. Pablo dijo:

“¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno? Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad. El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento” (II Corintios 11:23-31).

¡Ninguna cantidad de dolor, de sufrimiento o de decepción pudo detenerlo!

¡Pero por favor no pienses que Pablo era Superhombre! ¡No, para nada! ¡A menudo se sentía tan débil e indefenso como a veces tú te sientes! Pero Jesús vino a él y le dijo:

“Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (II Corintios 12:9).

Entonces Pablo dijo:

“Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (II Corintios 12:10).

El Puritano Jeremías Burroughs (1600?-1646) dijo que el Cristiano está “Habilitado para llevar todo lo que Dios pone en él, por la fuerza que él encuentra de Jesucristo” (traducción de Jeremías Burroughs, The Rare Jewell of Christian Contentment, p. 63). El gran predicador Charles Simeón (1759-1836) pasó por duras pruebas. Cuando él se hizo pastor la gente de la iglesia estaba en contra de él porque predicaba de la necesidad de una conversión real. “Los feligreses le pusieron llave a las bancas y los mayordomos de la iglesia cerraron las puertas. Durante cinco años Simeón [dijo] ‘Yo prediqué a las paredes'...[entonces] tuvo otros cinco años de intensa oposición [antes de que su iglesia tuviera éxito]” (traducción de David L. Larsen, D.D. The Company of the Preachers, Kregel Publications, 1998, p. 403).

Crisóstomo fue exiliado por la Emperatriz Eudoxia. John Hus fue quemado en la hoguera por predicar el Evangelio. Lutero fue excomulgado por la Iglesia Católica. Baxter fue encerrado en la Torre de Londres. Bunyan fue enviado a prisión durante doce años. Los hermanos Wesley fueron expulsados de la Iglesia Anglicana. Whitefield encontró todas las puertas de las iglesias de Londres con llave para mantenerlo a él afuera. Jonathan Edwards fue despedido de la misma iglesia en la que el Primer Gran Despertamiento comenzó bajo su ministerio. Spurgeon fue censurado por la Unión Bautista de Inglaterra. Gladys Aylward fue rechazada por la Sociedad Misionera de Londres. J. Gresham Machen tuvo su ordenación revocada por la Iglesia Presbiteriana por creer en la Biblia. Richard Wurmbrand fue golpeado por los Nazis por ser Judío, y luego encarcelado durante 14 años por los Comunistas por predicar el Evangelio de Jesús. Robert Jermain Thomas fue decapitado por los Coreanos por predicar el Evangelio. Wang Mingdao, Allen Yuan, Samuel Lamb, Moisés Xie, Li Tianen, y muchos otros pastores en China, pasaron muchos años en la cárcel por predicar el Evangelio. John y Betty Stam fueron ejecutados en China antes de que siquiera llegaran a predicar. Jim Elliott fue asesinado por los Indios Aucas antes de que él les predicara. Su esposa, Elizabeth Elliott, volvió y dirigió a la mayor parte de esos Indios a Jesús. Cuando leí la historia de Adoniram y Ann Judson, yo pensé: “¡Tomaría un poder sobrenatural para vivir a través de todo ese dolor y sufrimiento!” ¡Por supuesto! ¡Y ese poder sobrenatural proviene de Jesucristo! Cada uno de esos grandes Cristianos te diría:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

¿Tienes unos ríos que no puedes cruzar?
   ¿Y tienes alguna montaña que no puedes atravesar?
Jesús se especializa en cosas que parecen imposibles
   Y Él hará lo que ninguna otra potencia puede hacer.

¡Tú puedes hacer lo que Dios te llama a hacer! ¡Puedes ser lo que Dios quiere que seas! ¡Puedes triunfar sobre todas las adversidades y todos los problemas de la vida – por medio de Jesucristo, nuestro Señor!

¡Fe la Victoria es! ¡Fe la Victoria es!
O cuán victoria es, que el mundo vencerá.
   (Traducción libre de “Faith is the Victory” por John H. Yates, 1837-1900).

Tú puedes pensar que no puedes hacerlo – lo que sea – ¡pero puedes hacerlo!

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

¡Fe la Victoria es! ¡Fe la Victoria es!
O cuán victoria es, que el mundo vencerá.

Pero tengo que cumplir mi promesa y aplicar este texto a los que aún no son salvos.

II. Segundo, quiero que ustedes que no son salvos también capten la verdad de este texto.

Sí, el texto también se aplica a ti.

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

¿Has estado luchando para encontrar a Jesús y ser salvo? Sé que algunos de ustedes han estado. ¿Te parece sin esperanza? ¿Te parece interminable – como que nunca vas a ver la luz al final del túnel largo y oscuro de la desesperación? ¿A veces te has sentido como el personaje de Kafka, que no podía entrar en el castillo, sin importar lo mucho que trató? ¿A veces sientes que tu búsqueda para encontrar a Jesús es como una pesadilla horrible? ¿La salvación te parece inalcanzable, imposible, por siempre fuera de tu alcance? Si es así, ¡tengo buenas noticias para ti! ¡La ayuda está en camino!

No me malinterpreten, la ayuda no está en el camino para aquellos que están perdiendo el tiempo, jugando con Dios. Jesús dijo:

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

Jesús le dijo eso a un hombre que hizo una pregunta acerca de la salvación. Jesús dijo “esforzaos” para entrar en la salvación. Dijo que los que sólo “buscan” entrar no podrán hacerlo. La palabra Griega traducida “esforzaos” significa “batallar”, “luchar”. Pero la palabra Griega traducida “buscar” significa preguntar casualmente, sin cuidado, tratar de aprender cómo ser salvo por curiosidad – permaneciendo indiferente. La persona que busca entrar solo aprendiendo algunas cosas acerca de la salvación “no podrá” entrar en Jesús. Sólo la persona que es muy seria acerca de la salvación, que se esfuerza y lucha por encontrar a Jesús, será habilitada para entrar a la salvación en Jesús. Sólo a aquellos que están muy serios acerca de conocer a Jesús se les dará la gracia para hallarlo. El Jesús pre-encarnado dijo:

“Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

“Porque me buscaréis de todo vuestro corazón”. Esto implica un gran esfuerzo para encontrar al Salvador. No hay nada casual y ligero sobre la persona que “se esfuerza” para entrar en Jesús. Él está buscando el Salvador con todo su corazón. ¡Cuando hagas eso, Él te dará la gracia para hallarlo!

Una joven dijo que tiene miedo que si no es salva ella no será aceptada en la iglesia. Tenía lágrimas en los ojos porque le gusta estar en la iglesia. Pero no había ninguna idea de pecado en lo que ella dijo – y ningún pensamiento de Jesús muriendo en la Cruz para salvarla del pecado. Esto es sólo un interés casual, ¡tratando de aprender como ser aceptada en la iglesia! ¡Ciertamente no se está esforzando por encontrar a Jesús y ser limpiada del pecado por Su Sangre! Sólo es un ligero interés en ser aceptada por la gente en la iglesia – y nada más. (Sin embargo, el Domingo en la noche despues de que yo predicara este sermón esperamos que ella confió en Jesús).

Ahora puedes pensar que es imposible que seas salvo. Pero cuando Dios envía convicción a tu corazón pecaminoso, y entonces Él te atraiga a Jesús, podrás aplicar nuestro texto a tu propia salvación, y decir:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

Entonces experimentarás la salvación a través de Su Sangre preciosa, la cual Él derramó en la Cruz para limpiarte de todo pecado.

Si deseas hablar con nosotros acerca de confiar en Jesús, y ser salvo de tus pecados por Él, por favor deja tu asiento y camina hasta la parte de atrás del auditorio ahora. John Samuel Cagan te llevará a otro cuarto donde podamos hablar y orar. Jesús derramó Su Sangre en la Cruz para limpiarte de todo pecado. Ve a la parte de atrás del auditorio ahora si deseas hablar con nosotros acerca de ser salvo por Él. Dr. Chan, por favor ore para que a alguien se le de la gracia de confiar en Jesús ahora. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Haz clic en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers en Inglés a
rlhymersjr@sbcglobal.net – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA
90015, Estados Unidos.
Llámale por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Usted puede usarlos
sin el permiso Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video Dr. Hymers
sí tienen derechos de autor y sólo se pueden utilizar con autorización.

Oración Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Faith is the Victory” (por John H. Yates, 1837-1900).
“Got Any Rivers You Think Are Uncrossable?”(autor desconocido).


EL BOSQUEJO DE

¡EL PODER VENCEDOR DE JESÚS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”
(Filipenses 4:13).

I.   Primero, quiero que ustedes que ya son salvos capten la verdad en este
texto, II Corintios 11:23-31; 12:9, 10.

II.  Segundo, quiero que ustedes que no son salvos también capten la verdad
de este texto, Lucas 13:24; Jeremías 29:13.