Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




CONFUNDIENDO LAS PERSONAS –
¡MODALISMO EN NUESTRAS IGLESIAS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, Diciembre 8, 2013

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad” (I Timoteo 2:5-7).


A la edad de 14 años escuché a Billy Graham predicar en la radio por primera vez. Eso fue en 1955. El Sr. Graham era un gran predicador en aquel entonces. Moishe Rosen de Judíos para Jesús dijo que su predicación era “electrizante”. Esa es una descripción perfecta. Sus sermones eran tan agitantes y emocionantes que quería escucharlo cada Domingo en la Hora de la Decisión. Mi primo y sus amigos se burlaban de mí sin piedad por escucharlo a él. Me escondía de ellos para oír al Sr. Graham. Cada Domingo por la tarde tomaba mi pequeño radio y ponía todas las sábanas de mi cama sobre él. Yo metía la cabeza debajo de las sábanas, encendía el radio con muy poco volumen, y escuchaba al Sr. Graham predicar.

Eso fue hace casi 60 años. En las décadas que siguieron, el Sr. Graham fue una fuerte influencia en mi vida. Aprendí a predicar copiando su estilo. De hecho prediqué varios de sus sermones casi palabra por palabra. Cuando era adolescente fui criticado por hablar como él. Yo siempre contesté diciendo: “Él es el predicador más grande del mundo. ¿Por qué no debo aprender de él?”

Te dije todo esto por una razón. Quiero que sepas que he admirado a Billy Graham durante toda mi vida, y todavía lo hago. Pero lo que voy a decir ahora critica algo importante que él dijo el mes pasado. Al final de su sermón en la campaña evangélica “Mi Esperanza”, el Sr. Graham dijo algo que heló mi sangre. Al final del sermón del Sr. Graham “Mi Esperanza”, él dijo esto:

Hoy, te estoy pidiendo que pongas tu confianza en Jesús.

Voy a pedirte que digas esta oración, frase por frase, después de mí.

Amado Padre Celestial, sé que soy un pecador y te pido perdón. Creo que has muerto por mis pecados y resucitaste de entre los muertos.

Me volteo de mis pecados. Me arrepiento de mis pecados. Te invito a que entres en mi corazón y mi vida. Quiero confiar en ti y seguirte como mi Señor y Salvador. En el nombre de Jesús, Amén.
   (Oración al final de la sección “La Cruz” en el video de “Mi Esperanza” de Billy Graham).

El Sr. Graham guió a pecadores perdidos a orar “Amado Padre celestial”. Por lo tanto, la oración se dirige a Dios Padre. Pero entonces él les dijo que oraran: “Yo creo que has muerto por mis pecados y resucitaste de entre los muertos”. ¿Dios el Padre murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos? ¡No, no lo hizo! Para hacer las cosas más confusas, el Sr. Graham les dijo que terminaran la oración, “En el nombre de Jesús, Amén”.

¡Así que Dios el Padre murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos! ¡Así que hay que seguir a Dios el Padre como “mi Salvador”! ¡El Señor Graham hizo claro que los pecadores perdidos deben creer que Dios el Padre es quien murió y resucitó de entre los muertos, y Dios el Padre es el Salvador! Para enfatizar que la oración era a Dios Padre el Sr, Graham terminó, “En el nombre de Jesús. Amén”.

Así esta “oración del pecador” expresa la herejía del tercer siglo del Sabelianismo. Es decir, la oración del señor Graham enseña una Trinidad “modal”. El gran teólogo el Dr. Berkhof dijo que la herejía de Sabelio fue seguida por unos cuantos Protestantes que enseñaban “una especie de Modalismo, como, por ejemplo...Schliermacher, quien considera las tres personas simplemente como tres aspectos de Dios” (traducción de L. Berkhof, Systematic Theology, Eerdmans Publishing Co., edición de 1977, p. 83). El Dr. Henry C. Thiessen señaló que el modalismo “habla de una naturaleza triple de Dios, en el mismo sentido en que un hombre puede ser artista, maestro y amigo. Pero esto es en realidad negar la doctrina de la Trinidad, porque estas no son tres distinciones en esencia, sino tres cualidades en una sola y la misma persona” (traducción de H. C. Thiessen, Ph.D., Introductory Lectures in Systematic Theology, Eerdmans Publishing Co., 1963 edición, p. 135).

El modalismo enseña que hay un solo Dios que se manifiesta en tres formas o modos. Esta falsa enseñanza también enseñada por los primeros Socinianos, que fueron precursores de los Unitarios y los teólogos liberales de hoy en día (Berkhof, ibid.).

Si nos fijamos con cuidado en la “oración del pecador” de Billy Graham es evidente que él está enseñando una forma de modalismo, similar a la de Schleiermacher y el liberalismo moderno, “que consideran a las tres personas [de la Trinidad] simplemente como tres aspectos de Dios”. En la oración del Señor Graham, Dios Padre se mueve para convertirse en el Salvador que “murió por mis pecados y resucitó de entre los muertos”. Entonces Dios el Padre se mueve otra vez, y se convierte en el Espíritu Santo, a quien “le invito a entrar en mi corazón y mi vida”. Y todo esto es orado “En el nombre de Jesús”. Dios se mueve alrededor. A veces Él hace la parte del Padre. A veces Él hace la parte de Jesús, el Hijo. Y a veces hace la parte del Espíritu Santo. ¡Esa es una herejía importante que ha condenado a miles de almas al Infierno!

Algunos dirán que no hace ninguna diferencia. Pero el Credo de Atanasio de la Iglesia primitiva advierte contra “confundir las personas” de la Trinidad, y dice: “Él, por tanto, que será salvo debe pensar en la Trinidad.”

El Sr. Graham ha estado predicando durante más de 70 años. Él se graduó de la Universidad de Wheaton. Él ha predicado a más personas que cualquier otro hombre en la larga historia del Cristianismo. ¡El Sr. Graham debería saber que “confundió a las personas” de la Trinidad en su “oración del pecador”! Tú dices: “Él es un anciano. A los 95 años de edad su mente puede confundirse”. Si eso es verdad (y no creo que lo es) después Franklin Graham, su hijo, ¡debió haber corregido este horrible error teológico! O el Dr. Don Wilton, quien pasó varios meses entrenando el Sr. Graham, debió haberlo corregido (Decision Magazine, Diciembre de 2013, p. 3). Se gastaron millones de dólares para enviar videos de la oración “modalística” del Sr. Graham. ¡Franklin Graham debería estar avergonzado por dejar que eso sucediera!

Dios el Padre y Jesús el Hijo no son intercambiables. No son sólo dos diferentes “modos” de Dios que se pueden mover alrededor, de atrás para delante de uno al otro. Voltea en tu Biblia a I Timoteo 2:5. Por favor léelo en voz alta.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

¿Qué podría ser más claro que eso? ¡Dios el Padre y Cristo el Mediador son dos personas diferentes y distintas en la Trinidad!

¿Importa esto? ¡Por supuesto que sí! Mi madre nació en 1913. Cuando tenía ocho años de edad ella pidió ser bautizada. Su madre le cosió un hermoso vestido blanco, de gasa. Pero el predicador Bautista solo le hizo una pregunta. Él dijo, “Cecilia, ¿crees en Dios?” Mi madre dijo: “¡Oh, sí! Yo creo en Dios”. Y el predicador la bautizó.

Los próximos 72 años mi madre vivió la triste y amarga vida de una persona no Cristiana. La tragedia de la vida de mi madre podría haber sido evitada si el predicador hubiera pasado algún tiempo con ella, asegurándose que confiaba en el Señor Jesucristo. Pero todo lo que le preguntó fue: “¿Crees en Dios?” Y ella respondió: “¡Oh, sí! Yo creo en Dios”.

Ella sí creía en Dios. Ella nunca estuvo interesada en la astrología o la “ciencia mental”, como sus hermanas. Ella tenía una creencia bastante limpia y sincera en Dios, no muy diferente a su héroe, Abraham Lincoln – antes de su conversión, la cual sucedió poco antes de que fuera asesinado. ¡Pero nadie es salvo por creer en Dios! ¡Nadie! ¡Nadie! ¿Por qué? Porque tienes que tener el Mediador – ¡Por eso! ¡Mi madre fue finalmente salva a la edad de 80 años al confiar en el mediador, Jesucristo! ¡Qué tragedia que no se le dijo que confiara en Jesús 72 años antes!

El Dr. David F. Wells es un profesor de Teología Histórica y Sistemática en el Seminario Teológico Gordon-Conwell. Él dijo, “Nosotros mismos nos hemos vaciado de la teología, nos hemos vaciado de la seriedad Cristiana en la predicación” (David F. Wells, Ph.D., No Place for Truth: Or Whatever Happened to Evangelical Theology?, Eerdmans Publishing Co., edición de 1993, p. 292).

El Dr. Wells dijo que no hay lugar para la teología en la mayoría de nuestras iglesias. Dijo que el resultado es “las historias vacías e infantiles que se sirven como sermones del púlpito semana tras semana” (ibid.). Predicación seria sólo puede venir al lidiar en serio con la Biblia. ¡Esto produce teología viva, verdad viviente del Dios viviente! Nuestro texto dice:

“Hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad” (I Timoteo 2:5-7).

Hay cuatro puntos en este pasaje que necesitan ser enfatizados en estos días de confusión teológica.

I. Primero, el texto habla de un Dios.

“Porque hay un solo Dios” (I Timoteo 2:5a).

¿Es eso importante? ¡Sí, lo es! La Biblia dice repetidamente que hay un solo Dios. Por ejemplo, Deuteronomio 4:39 dice:

“Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro” (Deuteronomio 4:39).

Y en el Nuevo Testamento, el Apóstol dijo:

“Para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas” (I Corintios 8:6).

Pero nunca debemos asumir que todos los que vienen a la iglesia creen en el Dios vivo. En nuestra sociedad “políticamente correcta” y “pluralística”, la idea de un solo Dios es frecuentemente rechazada. La sociedad mundana nos dice que los dioses de los Musulmanes, los Budistas, los Hindúes, los Protestantes liberales, los Judíos, y el Movimiento de la Nueva Edad son igualmente verdaderos. Si un pastor le preguntara a su gente: “¿Son los dioses de todas las demás religiones falsos?” – ¡Creo que le sorprendería encontrar que varias de las personas obtienen su teología de Oprah Winfrey en lugar de la Biblia!

II. Segundo, el texto habla de un mediador.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

Patrick Fairbairn (1808-1874), el comentarista de Escocia, dijo: “Solo hay un Dispensador de vida y bendición [Dios el Padre], y uno medio por donde fluye toda la dispensación [el hombre Cristo Jesús]” (traducción de Patrick Fairbairn, I and II Timothy and Titus, The Banner of Truth Trust, edición de 2002, p. 116).

La palabra “mediador” es traducida de la palabra Griega “mesitēs,”, que significa una persona que interviene entre dos individuos para traer paz entre ellos. Sólo hay un Dios. Y sólo hay un mediador – Jesucristo. Es por eso que Jesús dijo:

“Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

No tenemos ningún otro mediador, ni los ángeles, ni los santos, ni la Virgen María, ni un sacerdote. Como nuestro único mediador, el Señor Jesucristo absorbe la ira de Dios contra nuestro pecado (Isaías 53:11). La Biblia dice:

“Por él seremos salvos de la ira” (Romanos 5:9).

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo” (Romanos 5:10).

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

Como Fanny Crosby (1820-1915) dijo,

Mediante Jesús hacia el Padre ven hoy,
Y dadle la gloria, prodigios obró.
      (Traducción de “To God Be the Glory” por Fanny J. Crosby, 1820-1915).

Si no tienes a Jesús el Mediador, ¡inmediatamente serás quemado si vienes a Dios!

“Porque nuestro Dios es fuego consumidor” (Hebreos 12:29).

Nadab y Abiú fueron quemados cuando trataron de sacrificar a Dios de la manera incorrecta. Así, hoy en día una persona que trata de llegar a Dios sin Jesús, el mediador entre Dios y el hombre, será consumido en el fuego del juicio de Dios. Es por eso que cada predicador deber hacerlo muy claro, una y otra vez, que la gente no puede ser salva sin confiar en Jesús, el único mediador entre un Dios Santo y el hombre pecador.

La “oración del pecador” de Billy Graham propagó gran confusión en este punto. Su oración “modalística” “confundió las personas” de Dios el Padre y Jesús el Mediador el (Credo de Atanasio).

Te voy a enseñar lo importante que es esto. Una mujer que pertenece a una iglesia Sureña Bautista vino a uno de nuestros servicios un Domingo por la noche. Después de mi sermón fue a ver al Dr. Cagan al cuarto de consejo. Ella le dijo que había dudado su salvación por muchos años. Entonces ella le dio su testimonio. Ella dijo que había respondido a la invitación y había sido bautizada a los nueve años de edad. El Dr. Cagan la escuchó con mucho cuidado, y descubrió que ella había creído en Dios a los nueve años, pero no podía decir nada acerca de Jesús, “un solo mediador entre Dios y los hombres” (I Timoteo 2:5). Ya que ella nunca mencionó Jesús, ella no tenía ni idea de Su Sangre limpiándola “de todo pecado" (I Juan 1:7). Ella dio un testimonio completo sin Jesús acerca de creer en Dios. Un Unitario o un Musulmán podría haber dicho lo que ella le dijo al Dr. Cagan.

¡El Dr. Cagan le dijo que ella tenía razón en dudar su salvación porque nunca había confiado en Jesús! La Biblia dice:

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).

Pero la Biblia también dice:

“Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre” (I Juan 2:23).

Dado que la mujer a quien Dr. Cagan escuchó no dijo nada acerca de Jesús, el Hijo – ella “tampoco tiene al Padre”, pero está perdida porque no tiene fe salvadora en Cristo. En el famoso texto de Spurgeon, Jesús dijo: “El que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16). Una vez más, Jesús dijo

“Y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:40).

Así el Dr. Cagan explicó la absoluta necesidad de confiar en Jesús el único Salvador, y el único mediador. Ella pareció entender. Pero unos días después el Dr. Cagan habló con ella de nuevo. Una vez más ella había olvidado todo acerca de Jesús. Ahora ella dijo: “Yo soy salva porque invité a Dios en mi vida”. Una vez más, el Dr. Cagan explicó que sólo Cristo, el Hijo, podía salvarla. Ella hizo una rabieta y salió corriendo de la iglesia. Unos minutos más tarde su marido reprendió al Dr. Cagan, y dijo: “Es sólo una cuestión de semántica”. Pero él está equivocado. No es sólo una cuestión de palabras. Dios el Padre y Jesús el Mediador son dos personas diferentes, distintas en la Trinidad.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

Esta pobre mujer ha sido Bautista toda su vida, pero nadie la ha hecho enfrentarse a Jesús, ¡el único que puede salvar su alma del Infierno! ¡Todos sus pastores Bautistas, durante toda su vida, han sido descuidados con las dos personas de Dios y Jesús como lo fue Billy Graham el mes pasado! ¡Con qué razón muchas de nuestras iglesias se han vuelto apóstatas!

III. Tercero, el texto habla de un rescate.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo” (I Timoteo 2:5-6).

Jesús es el único mediador entre un Dios santo y el hombre pecador. Y el versículo seis dice que Él “se dio a sí mismo en rescate por todos”. La palabra Griega traducida como “rescate” es “antilutron”. Es una versión intensificada de “lutron”. Jesús no pagó cualquier cosa vieja para rescatarnos y liberarnos. Él “se dio a sí mismo” como un rescate pagado a Dios por la satisfacción de Su justicia. Este también es un punto sumamente importante. Pero ya casi no tengo tiempo. Debo darme prisa. Voy a citar solo el coro de un himno para ayudar a explicar este punto.

Lo pagó Jesús, Se lo debo yo;
   Del pecar la mancha en mi, Su sangre me lavó.
(Traducción libre de “Jesus Paid It All”
      por Elvina M. Hall, 1820-1889).

IV. Cuarto, el texto habla de un mensaje.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad” (I Timoteo 2:5-7).

El Apóstol dice: “Para esto yo fui constituido predicador”. Podría ser traducido, “Y para esto yo fui constituido predicador”. ¿Para qué? Para predicar este mensaje –

¡Porque hay un solo Dios!
      ¡Un solo mediador!
         ¡Un solo rescate!

Para esto yo fui constituido predicador”. ¡Para hacer eso fue Pablo “constituido”! ¡Eso es lo que Dios lo asignó predicar!

Me duele el corazón que hayan tan pocos predicadores del Evangelio hoy en día. ¡Casi cada predicador está enseñándole a la gente perdida cómo vivir la vida Cristiana! ¡Qué confusión! Nos hemos alejado tanto de la predicación del Evangelio que casi nadie se dio cuenta cuando el Sr. Graham mostró la herejía del “modalismo” – confundiendo las personas de la Trinidad – en su “oración del pecador” el mes pasado. ¡Qué Dios nos ayude!

Yo mismo fui literalmente “constituido predicador” del Evangelio. ¡Lo dice en mi certificado de ordenación! Dice: “Robert L. Hymers, Jr. fue solemnemente y públicamente apartado y ordenado a la obra del Ministerio del Evangelio por la autoridad y el orden de la Primera Iglesia Bautista China de Los Ángeles, California el 2 de julio de 1972”. Sí, yo fui “constituido para la obra del Ministerio del Evangelio”. Personalmente creo que todo predicador fue llamado por Dios, principalmente para predicar el Evangelio; principalmente para predicar que hay un solo Dios; principalmente para predicar que hay uno, y sólo un mediador – el Señor Jesucristo; principalmente para predicar un rescate, a través de la Sangre derramada de Jesús; principalmente para predicar un mensaje central. Como lo dijo el Apóstol:

“Me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (I Corintios 2:2).

¡Esa no es una pequeña tarea! ¡No es una cosa fácil de hacer! ¡Para nada! Spurgeon, el predicador de habla Inglesa más grande de todos los tiempos, predicó por cuarenta años. Sus sermones eran casi exclusivamente centrados en “Jesucristo, y a este crucificado”. Soy un pequeño predicador, pastoreando una iglesia en el centro de la ciudad. Pero también es mi llamado “hacer obra de evangelista” (II Timoteo 4:5). Y es tu deber escuchar estos sermones como si tu vida dependiera de ellos – ¡porque sí depende de ellos! Y es tu deber buscar a Cristo el Mediador – hasta que lo encuentres y seas rescatado del pecado por Su Sangre Santa, la cual Él derramó sobre la Cruz para expiar tus pecados. “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

Puedes escribirle a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net (Oprime Aquí) –
o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
O llamarle a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Usted puede usarlos
sin el permiso Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video Dr. Hymers
sí tienen derechos de autor y sólo se pueden utilizar con autorización.


La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: I Timoteo 2:5-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“I Heard the Voice of Jesus Say” (por Horatius Bonar, 1808-1889).


EL BOSQUEJO DE

CONFUNDIENDO LAS PERSONAS –
¡MODALISMO EN NUESTRAS IGLESIAS!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad” (I Timoteo 2:5-7).

I.   Primero, el texto habla de un Dios, I Timoteo 2:5a;
Deuteronomio 4:39; I Corintios 8:6.

II.  Segundo, el texto habla de un mediador, I Timoteo 2:5;
Juan 14:6; Isaías 53:11; Romanos 5:9, 10; Hebreos 12:29;
I Juan 1:7; Hechos 16:31; I Juan 2:23; Marcos 16:16; Juan 5:40.

III. Tercero, el texto habla de un rescate, I Timoteo 2:5-6.

IV.  Cuarto, el texto habla de un mensaje, I Timoteo 2:5-7,
I Corintios 2:2; II Timoteo 4:5; Hechos 16:31.