Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL JUICIO DE DIOS – UNA COSA HORRENDA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 17 de Noviembre de 2013


La canción que el Sr. Griffith acaba de cantar fue escrita por el Dr. John R. Rice. Es una canción necesitada en nuestras iglesias. Hoy día casi no hay canciones acerca del juicio, y que yo sepa ninguna sobre el Infierno. Los Puritanos cantaban acerca del Infierno. Pero los evangélicos de hoy se consideran demasiado listos y sofisticados para hacer eso. El Puck de Shakespeare dijo: “Que necios son estos seres mortales”. Él podía haber dicho eso de muchos progresivos y nuevos-evangélicos hoy. Generalmente están como 40 años retrasados en las modas del mundo perdido. Los hombres perdidos usaban barbas de Van Dyke hace cuarenta años. Hoy día muchos predicadores evangélicos “progresivos” usan barbas así – solamente que no son listos lo suficiente para llamarlas “Van Dykes”. En la seudo-sofisticación ignorantemente las llaman “barbas de chivo”.

Hace como cuarenta años el mundo comenzó una campaña contra fumar. La gente inteligente del mundo ya no fuma. Seguro, los nuevos evangélicos “progresivos” apenas han comenzado a fumar, como si fumar fuera una seña de inteligencia y de ser sofisticado. Wheaton College, donde se graduó Billy Graham, y donde las seis hijas del Dr. John R. Rice se graduaron, ahora permite que los profesores y estudiantes fumen. ¿Y sabías que el mes pasado el Instituto Bíblico Moody en Chicago hizo lo mismo, y quitó la prohibición de fumar? Y la edición corriente de la revista [La Cristiandad de Hoy] Christianity Today tiene una enorme pipa de tabaco en su portada – una señal de que fumar es una cosa suave e intelectual – como C. S. Lewis quien fumaba con pipa. En el nombre de la sofisticación los nuevos-evangélicos están adoptando fumar – ¡cuarenta años después que el mundo empezó a dejar de hacerlo!

Ya pasó de moda cantar himnos en la iglesia. Cantan coritos vacíos vez tras vez – hasta que casi todos están medio hipnotizados. Eso supuestamente los “prepara” para el sermón. Los prepara más para dormir, lo cual la mayoría hacen en el “estudio Bíblico” suave que sigue. Así que nadie canta sobre el Infierno hoy en nuestras iglesias. Las advertencias sobre el Infierno están por toda la Biblia – pero los evangélicos mundanos no quieren cantar sobre esas advertencias – ¡y es seguro que no quieren predicar de ellas! Así que el Dr. Rice hizo un gran servicio al escribir esa canción sobre el Último Juicio:

¿Qué le dirás a Jesús entonces,
   Cuando enfrentes lo que pudiste ser,
Y al Redentor que rechazaste tantos años?
   ¿Cómo responderás esa hora,
Cuando ante el juez en Toda su Potencia,
   Encares tu expediente y tengas que responder?
¿Qué dirás tú? ¿Qué dirás tú?
   Frente al Señor que despreciaste entonces?
(traducción literal de “What Will You Say Then?”
   por Dr. John R. Rice, 1895-1980).

Por favor voltea conmigo en tu Biblia a Hebreos 10:31 – Y ponte de pie para la lectura del a Palabra de Dios.

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
      (Hebreos 10:31).

Se pueden sentar.

Ese es un texto importante, especialmente para nuestro tiempo. La Biblia dice: “No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:18). ¡Nunca conocemos a nadie que tema a Dios! ¡Nunca! ¡Sin excepción! “No hay temor de Dios delante de sus ojos”. Pero, entonces, nuestro texto dice: “Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo” (Hebreos 10:31). Así la Biblia contradice al hombre moderno, y su pseudo-sofisticada e ignorante vista de Dios. La Biblia dice, fuerte y claramente:

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
      (Hebreos 10:31).

Pese a que el hombre moderno no tiene “temor de Dios delante de sus ojos”, está equivocado – bien equivocado. Y tomaré unos minutos esta noche para comprobar a cualquier persona con mente racional, que “¡horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”. No voy a apelar a tus emociones. Este sermón dará un argumento lógico, razonable del hecho de que “Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo”.

I. Primero, esto es comprobado por quien Dios es.

Fíjate que el texto dice que es “horrendo” caer en manos “del Dios vivo”. Todos sabemos que hay dioses “muertos”. Mi esposa y yo caminamos a través del templo de Karnak en Egipto. Es un espléndido edificio hasta hoy. Pero todo el mundo sabe que las imágenes de los dioses en las paredes del antiguo templo son dioses muertos. El “dios” del protestantismo liberal también es un dios muerto. El Dr. Edward John Carnell fue un famoso profesor en el Seminario Teológico Fuller. Él era el presidente de Fuller, y luego se hizo profesor allí. En 1959, el Dr. Carnell escribió un libro titulado [“El Caso por la Teología Ortodoxa”] “The Case for Orthodox Theology.”. Su libro muestra que para 1959 el Seminario Fuller ya estaba arruinado. Su libro enseñó la evolución de una especie a otra; enseña que todas las partes de la Biblia no son inspiradas igualmente; atacaba la Segunda Venida Premilenial de Jesús, y promovía la mutilada y mal traducida y liberal Biblia RSV. Un año y medio después oí al Dr. Charles Woodbridge predicar. El Dr. Woodbridge acababa de dejar la facultad en el Seminario Fuller por los ataques de Carnell contra la Biblia. El Dr. Woodbridge predicó en contra de puntos de vista liberales de Carnell. Yo fui salvo cuando el Dr. Woodbridge predicó ese sermón. Entonces supe que el “dios” de Edward John Carnell no era mi Dios. El Dr. Carnell se suicidó unos años más tarde en un cuarto de hotel en Oakland, California. ¡Su “dios” no era el Dios mío! Mi Dios era y es el “Dios vivo”.

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

¡No es cosa horrenda caer en manos del dios muerto del Seminario Teológico Fuller! ¡Oh, no! Rob Bell ser graduó de Fuller – y él es el hombre que escribió [El Amor Gana] Love Wins (HarperOne, 2011). En ese libro Rob Bell dijo que la doctrina Bíblica sobre el “castigo eterno en el infierno” es “desviado y tóxico” (p. viii). Él aprendió eso en Fuller. ¡Su dios no es mi Dios! Su dios no es el “Dios vivo”.

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

II. Segundo, esto es comprobado por lo que Dios ha hecho en el pasado.

El carácter del Dios vivo es revelado por Sus juicios en el pasado. Spurgeon dijo: “El Dios de Abraham, según está revelado en el Antiguo Testamento es tan diferente del Padre universal de los sueños modernos [por los liberales] como lo es de Apolo o Baco” (traducción de C. H. Spurgeon, “Future Punishment a Fearful Thing”).

El “Dios vivo” de la Biblia destruyó a la raza humana pecaminosa entera en el Gran Diluvio. La Biblia dice:

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal…Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado” (Génesis 6:5, 7).

De nuevo, el Apóstol Pedro nos dijo que Dios destruyó a Sodoma y Gomorra. De nuevo, Dios mató al primogénito en Egipto en una noche. De vuelta, Dios destruyó a Faraón y a todo su ejército en medio del Mar Rojo. Otra vez, los Heveos, Jebuseos, y otras naciones cayeron a filo de espada por orden de Dios. Y dijo Moisés:

“[Él] da el pago en persona al que le aborrece, destruyéndolo; y no se demora con el que le odia, en persona le dará el pago” (Deuteronomio 7:10).

Vez tras vez la Biblia enseña:

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

III. Tercero, esto es comprobado por lo que Jesús Mismo dijo.

La Biblia enseña que Jesucristo es Dios en carne humana, Dios en carne. Es un hecho que ninguna otra persona en la Biblia dijo cosas tan terribles sobre el Infierno como el Señor Jesucristo. Aquí están algunas de las cosas que Jesús dijo sobre el castigo eterno.

“temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28).

Otra vez, Jesús dijo:

“Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 13:49-50).

Otra vez en el capitulo veintidós de Mateo, Jesús dijo que Dios [el Rey] dirá:

“Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 22:13).

Luego, en Marcos, capitulo 9, Jesús dijo tres veces que el Infierno es el lugar:

“Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga” (Marcos 9:44).

Otra vez,

“Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga” (Marcos 9:46).

Y otra vez,

“Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga” (Marcos 9:48).

Solamente te estoy dando unos cuantos de los versículos donde Jesús habló del Infierno, confirmando el hecho que:

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

Jesús hizo eso muy claro cuando Él dio la historia del rico y Lázaro en el capitulo dieciséis de Lucas. El rico murió:

“Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos”
       (Lucas 16:23).

Y otra vez, Jesús dijo que el rico daba voces:

“Estoy atormentado en esta llama” (Lucas 16:24).

Espero que te des cuenta de que Jesús era amable y dulce y amoroso. Esa es la razón por la que Él daba tales advertencias acerca del Infierno. Es solo por misericordia y amor que Jesús nos advirtió del juicio que viene, porque:

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

IV. Cuarto, esto es comprobado en la conciencia despierta del pecador.

Claro, la vasta mayoría de gente rechaza lo que la Biblia dice sobre el Dios del juicio. También rechazan los relatos de la Biblia sobre el juicio de Dios en el pasado. Y rechazan las cosas que el Señor Jesucristo dijo sobre el juicio de Dios.

Es cierto que la gente en su estado natural rechaza todas estas pruebas y advertencias. ¡No cambiarán hasta que el Espíritu de Dios venga y comience a despertar sus conciencias! Hasta ese punto la conciencia del pecador no ha funcionado correctamente. La Biblia habla de

“...teniendo cauterizada la conciencia” (I Timoteo 4:2).

El pecado ha quemado su conciencia vez tras vez. Ahora ya se ha cauterizado tantas veces que está cubierta, por así decirlo, con una cicatriz y ya no funciona correctamente.

Así, hacen excusas por su pecado. Se esconden tras excusas psicológicas y sociológicas por su pecado. Le echan la culpa a sus padres por su pecaminosidad. Ellos culpan a su ambiente por su pecado. Se agarran de cualquier excusa que puedan imaginar para excusar los horribles pecados en su registro de los libros del juicio de Dios.

Pero si Dios los ha escogido, Él enviará Su Espíritu para convencerlos de su pecado. Luego el Espíritu de Dios los: “convencerá…de pecado (Juan 16:8). Entonces ellos comenzarán a sentirse como la joven que cité esta mañana. Recuerda cuando ella dijo que sus pecados

…me espantaban y no me podía alejar de ellos. Me comencé a preguntar, “¿cómo cometí esos pecados?”…estos pecados salieron de mi malvado corazón perverso…Me sentía una criatura vil ante un Dios que lo ve todo; un Dios que sabía todo lo que yo había hecho, hasta la obra en la iglesia, tenía su raíz en el pecado egoísta. Cada vez que yo fui a la iglesia, me sentía como una leprosa…Yo le tenía una [aversión] fría a Jesús.

Yo sé que la gente perdida en el mundo piensa que tales pensamientos sombríos son anormales y antinaturales. En cierto sentido, tienen razón. En un estado “natural” y “normal” de la mente las personas nunca se sienten así. La Biblia dice: “el hombre natural” no es consciente de su pecado. ¡Toma la obra sobrenatural de Dios para despertar a tal hombre! Pensamientos de convicción vienen solamente cuando la gracia de Dios abre tu corazón para que veas cuán pecaminoso realmente eres. En su himno “Sublime Gracia”, John Newton dijo: “La gracia me enseñó a temer”. Los Cristianos en tiempos de avivamiento llamaban esto un “despertamiento”. Cuando seas despertado a la maldad de tu corazón, tu conciencia estará de acuerdo con que:

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

V. Quinto, esto es comprobado por el sufrimiento de Jesús para salvarnos de la pena del pecado.

El gran Spurgeon dijo: “Ya que los sufrimientos del Salvador fueron tan intensos más allá que toda comprensión [el pecado] debe haber sido un horrible…mal de lo cual no había otra manera que pudiéramos escapar excepto por el amado Hijo de Dios sangrando y muriendo. Si piensas livianamente acerca del Infierno, pensarás livianamente acerca de la Cruz. Si piensas poco del sufrimiento de las almas perdidas, pensarás poco del Salvador que te libra de ellos” (traducción literal de C. H. Spurgeon, “Future Punishment a Fearful Thing,” Metropolitan Tabernacle Pulpit, number 682).

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

¿No fue exactamente eso lo que Jesús hizo para salvarte del castigo eterno? ¿No cayó Jesús en manos del Dios vivo? ¿No soportó Jesús un juicio horrendo sobre la Cruz como tu sustituto? ¿No castigó Dios a Jesús en tu lugar, por tu pecado? Piensa sobre este gran versículo acerca de Jesús como sustituto del pecador:

“Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado” (Isaías 53:10).

Fue la voluntad de Dios “aplastar” a Jesús “y causar que él sufriera” (traducción moderna) y hacerlo a Él una ofrenda para pagar por nuestro pecado.

Esa es la doctrina de la “propiciación”. La Biblia [en Inglés] Reformation Study Bible dice: “La cruz propició a Dios. O sea, que apagó Su ira…en Sus sufrimientos Jesús asumió nuestra identidad y padeció el juicio de Dios que nos tocaba a nosotros” (p.1617). John Piper dijo que Jesús “absorbió la ira de Dios” contra nuestros pecados. Esto muestra, más fuertemente que cualquier otra cosa, que:

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
      (Hebreos 10:31).

Jesús empezó a caer en las manos de Dios en el Huerto de Getsemaní. Dios quebrantó a Jesús con la carga de tu pecado – y los pecados de todo Su pueblo. Jesús fue aplastado tan fuertemente que Él sudó “como” grandes gotas de sangre. Dios castigó a Jesús tan fuertemente que casi murió en el Huerto de Getsemaní. Entonces, por el “por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios” (Hechos 2:23), ¡Jesús fue azotado casi hasta la muerte y clavos traspasaron Sus manos y pies – torturado por Dios – para propiciar Su ira, y salvarte de caer en las terribles manos de Dios! Dios “dio” a Jesús para que muriera en tu lugar. La Biblia dice:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Dios tuvo que hacer eso porque no había otra manera para pagar la penalidad para los pecadores.

Cada dolor que Jesús sintió – cuando lo abofetearon, cuando arrancaron partes de Su barba, cuando azotaron Sus espaldas hasta volverlas tiras sangrientas, cuando clavaron Sus manos y pies – ¡cada dolor que Jesús sintió era la ira de Dios derramada sobre Él, en vez de ser derramada sobre ti! ¡Eso es la propiciación! Como lo pone una canción nueva:

Hasta que en la cruz donde murió Jesús,
   Se satisfizo la ira de Dios.
Todo pecado fue puesto sobre Él –
   Aquí en la muerte de Jesús vivo yo.
(traducción literal de “In Christ Alone”
     por Keith Getty and Stewart Townend, 2001).

Después de que una joven vio “La Pasión del Cristo” la oí decir: “Oh, fue terrible lo que ellos le hicieron a Jesús! Pero eso no estaba exactamente correcto. ¡Realmente, fue terrible lo que Dios le hizo a Jesús! Dios castigó a Jesús horriblemente – porque no había otra manera de que Su ira fuera “absorbida” – propiciada – se volvió contra Jesús en vez de contra ti. Sí,

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
       (Hebreos 10:31).

Eso está comprobado por el castigo que Dios derramó sobre Jesús para expiar por nuestros pecados. La joven que he estado citando lo puso así:

[En lugar de] mirar dentro de mí misma, examinar mis sentimientos...como siempre lo hice antes, yo miré a Jesús por fe. ¡Allí estaba! ¡El Jesús vivo! Él me salvó; Él empapó mis pecados en Su Sangre preciosa. ¡Él quitó el gravoso peso de mi pecado! Él absorbió la ira de Dios que debía haber sido derramada sobre mí, en vida, en la muerte, en el Juicio Final y en el Infierno...¡Mi registro está estampado “No culpable” con Su propia Sangre! ¡Él es mi abogado, mi Mediador, mi héroe, y mi Señor!... ¡Yo deseo que todos los que batallaron como yo pudieran experimentar el perdón de Jesús! Él aceptó la culpa por mis pecados. ¡Él lo pagó todo!

¡Sí! ¡Amén! Como un antiguo himno lo dice:

Nada bueno hay en mí que gane Su favor –
   Mi manto lavaré en la Sangre del Señor.
Lo pagó Jesús, se lo debo yo;
   Del pecar la mancha en mi, Su Sangre me lavó.

Y ante el trono ahí, completo en él seré;
    “Jesús murió por mí”, aun lo repetiré.
Lo pagó Jesús, se lo debo yo;
   Del pecar la mancha en mi, Su Sangre me lavó.
(Traducción de “Jesus Paid It All” por Elvina M. Hall, 1820-1899).

¿Estás interesado en convertirte en un verdadero Cristiano? Si te gustaría hablar con nosotros y orar con nosotros ahora, por favor deja tu asiento ahora mismo y camina hacia la parte de atrás de auditorio. Dr. Cagan te llevará a otro salón para consejo y oración. Ve ahora. Dr. Chan, por favor ore para que alguien confíe en Jesús. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

Puedes escribirle a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net (Oprime Aquí) –
o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
O llamarle a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Usted puede usarlos
sin el permiso Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video Dr. Hymers
sí tienen derechos de autor y sólo se pueden utilizar con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Hebreos 10:28-31.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“What Will You Say Then?” (por Dr. John R. Rice, 1895-1980).


EL BOSQUEJO DE

EL JUICIO DE DIOS – UNA COSA HORRENDA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”
(Hebreos 10:31).

(Romanos 3:18)

I.   Primero, esto es comprobado por quien Dios es, Hebreos 10:31; I John 1:7.

II.  Segundo, esto es comprobado por lo que Dios ha hecho en el pasado, Génesis 6:5, 7; Deuteronomio 7:10.

III. Tercero, esto es comprobado por lo que Jesús mismo dijo,
Mateo 10:28; 13:49-50; 22:13; Marcos 9:44, 46, 48; Lucas 16:23, 24.

IV.  Cuarto, esto es comprobado en la conciencia despierta del pecador,
I Timoteo 4:2; Juan 16:8.

V.   Quinto, esto es comprobado por el sufrimiento de Jesús para salvarnos de la pena del pecado, Isaías 53:10; Hechos 2:23; Juan 3:16.