Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA RESTAURACIÓN DE LOS JUDÍOS
Y LA CONVERSIÓN DE GENTILES

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 18 de Agosto de 2013

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados” (Romanos 11:25-27).


Nuestro texto viene de uno de los pasajes más interesantes y misteriosos en el Nuevo Testamento. Allí el Apóstol Pablo le hace frente valientemente a la gran cuestión de la salvación de los Judíos. Y aquí Dios revela por medio del Apóstol Pablo lo que nunca podríamos haber averiguado por el razonamiento humano. Pablo dijo: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio” (Romanos 11:25).

Sigmund Freud fue el fundador de la psicología moderna. Carl Jung era uno de sus estudiantes, quien prosiguió a desafiarlo. Ellos discutieron sobre el origen de la existencia de Dios o, con más precisión, sobre la existencia del mundo del espíritu. Freud era materialista. Él pensaba que la creencia de Dios evolucionó de la adoración primitiva del tótem. Jung no estaba de acuerdo, e intentó mostrar la realidad del mundo del espíritu. Esa es una explicación simple de las dos maneras en que la psicología trataba con la existencia de Dios – y continua haciéndolo en varias maneras. Pero debemos tener mucho cuidado de no estar de parte del Dr. Jung. Sus puntos de vista son una puerta hacia lo oculto y lo demoníaco. Así que tengo que decir, que ninguno de esos hombres comprendía la verdad acerca del origen de la fe en Dios.

Freud creía que los Hebreos de la antigüedad crearon a Dios. De su propia imaginación inventaron la creencia en un Dios invisible. Eso fue lo que me enseñaron a mí en los seminarios liberales que asistí. Ese es el punto de vista materialista del origen de Dios. El Dr. Wilhelm Schmidt era un profesor en la Universidad de Viena. Él dio respuesta a las varias teorías del origen de Dios en su destacado libro: [El Origen y el Crecimiento de la Religion] The Origin and Growth of Religion, Cooper Square Publishers, edición de 1972. Otro libro importante que trata con el origen de Dios se titula [Las Religiones de China] The Religions of China, por James Legge, Ph.D., profesor por mucho tiempo en la universidad Oxford University (Hodder and Stoughton, 1880). Estos dos distinguidos académicos presentaron evidencia de la auto existencia de Dios, que Él existía muy aparte de cualquier cosa que el hombre antiguo creyera, y que el Dios auto existente se reveló Él mismo al hombre. ¡En vez de que el hombre creara a Dios – Dios creó al hombre! Esa era la tesis general de estos dos académicos. Y eso es exactamente lo que la Biblia enseña sobre la existencia de Dios desde la eternidad pasada. Y, por supuesto, ese era el punto de vista del Apóstol Pablo. Mucho antes de Pablo era el punto de vista de Moisés, a quien Dios se reveló a Sí mismo por el nombre “Yo soy”, refiriéndose a Su auto existencia (Éxodo 3:14). Es importante que desechemos las ideas modernas de que el hombre creó a Dios, o no podremos entender el capitulo once de Romanos.

Te he dado esta larga introducción porque quiero que veas que el Apóstol Pablo no está dando su propia teoría en Romanos once. En el versículo 25 el Apóstol nos dice que lo que dice sobre Israel es un misterio (Griego, musterion) – que Dios le reveló a él.

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles” (Romanos 11:25).

Nota que él dice: “que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”. El endurecimiento que la mayoría de Judíos tienen respecto a Jesús no es universal. Es solo “en parte”. El Dr. Martyn Lloyd-Jones dijo:

El objetivo del capitulo es decirnos que Dios no ha acabado con los Judíos como nación pese a que la condición de ellos en el día de Pablo sugería que sí. La mayoría de ellos estaban fuera de la Iglesia Cristiana y muchos habían llegado a esa conclusión – especialmente los creyentes Gentiles. Ahora hay dos secciones principales en la declaración de Pablo. La primera sección es del versículo 1 al 10 donde el Apóstol demuestra que el rechazo de Israel no fue total. Luego del versículo 11 al versículo 32 él muestra que no es un rechazo final, es solamente temporal. Recuerda que el Apóstol declara que la proposición principal de esta mayor división en los versículos 11 y 12…es ahí donde él primero insinúa que habrá una restauración de los Judíos como nación y que creerán el evangelio (traducción de Martyn Lloyd-Jones, MD, Romans – an Exposition of Chapter 11, Romanos – una exposición del capítulo 11, The Banner of Truth Trust, reimpresión de 2005, pp 159-160).

Y esta sección de Romanos 11 termina con la gran profecía del Apóstol en los versículos 26 y 27:

“Y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados” (Romanos 11:26-27).

La idea de que la nación entera, “todo Israel será salvo”, puede parecer una profecía improbable. Pero el Apóstol nos dice que realmente fue profetizada en el Antiguo Testamento. Él cita de Isaías 59:20, 21 e Isaías 27:9 para mostrar que Dios había prometido mucho antes que “todo Israel será salvo” (Romanos 11:26). Así el Apóstol nos dice que todo el pueblo Judío que viva cuando “el Libertador”, el Mesías venga, “será salvo”.

Ahora debo parar aquí y dar una aplicación de esa maravillosa promesa en nuestro texto:

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados” (Romanos 11:25-27).

I. Primero, el pueblo Judío ha sido endurecido, en parte, exactamente como aquellos de nosotros que somos Gentiles.

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles” (Romanos 11:25).

Él dice “en parte”, porque él mismo era un Judío que había sido salvo, “Porque también yo soy israelita” (Romanos 11:1). También dice que el “endurecimiento” de ellos es “en parte” porque “en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia” (Romanos 11:5). Hubo entonces, y siempre ha habido un “remanente” de Judíos creyentes en Jesús. Pablo también dice que su propósito al escribir esto, y en predicar es “hacer salvos a algunos de ellos” – es decir, para salvar al remanente que confiará en Jesús (Romanos 11:14).

Ahora, bien, ¿hace eso realmente a los Judíos diferentes del resto de nosotros? ¡No, no es así! Aquí mismo, en el Libro de Romanos, el Apóstol dijo,

“¿Qué, pues? Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios” (Romanos 3:9-11).

Él dijo que era cierto de ambos “Judíos y Gentiles” – “que todos están bajo pecado”. Ahora, a nadie le gusta oír eso. Yo nunca he conocido a un Gentil o Judío inconversos al que le guste oír a un predicador decirle que está “bajo pecado”, que está dominado por el pecado, que no es justo – “ni aun uno”.

Recuerdo que prediqué hace años en una iglesia Bautista en el Occidente de Canadá sobre el texto “No hay justo, ni aun uno” (Romanos 3:10). ¡La congregación entera se componía de Gentiles! ¡No había ni un solo Judío allí! Pero cuando dije, “No hay justo, ni aun uno”, una mujer de edad mediana se puso toscamente de pie, con cara enojada, y gritó “¡No!” ¡a todo pulmón mientras salía corriendo de la iglesia! Esa reacción me sorprendió bastante. Más tarde el pastor me dijo que él sí se esperaba que ella hiciera algo así porque ella fuertemente rechazaba la idea de que todos son pecadores, que “no hay justo, ni aun uno” (Romanos 3:10). Ahora, en Romanos 3:9-10, el Apóstol nos dice que eso es cierto de todos, de ambos “Judíos y Gentiles, que todos están bajo pecado”. ¡Todos nosotros somos pecadores perdidos antes de ser salvos! Y todos nosotros odiamos que se nos diga eso. A menos que Dios nos despierte a nuestra pecaminosidad no admitiremos que estamos perdidos.

¿Qué acerca de nuestro endurecimiento? ¿Hay alguna diferencia entre un Judío y un Gentil con respecto al endurecimiento espiritual? No, no hay. Desde la Caída, todos los seres humanos están “endurecidos” antes de la conversión. El Apóstol dijo: “que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte”. Él dice: “en parte” porque siempre ha habido Judíos cuyos ojos espirituales han sido abiertos. En II Corintios 3:15 el Apóstol habló de un “velo” sobre los corazones de mucha gente Judía, pero luego él dijo: que cuando ellos “se conviertan al Señor, el velo se quitará” (II Corintios 3:16).

El Cristiano más grande que he conocido es el Pastor Richard Wurmbrand, un Judío convertido. En su destacado libro: [Torturado por Cristo], Tortured for Christ, el Pastor Wurmbrand contó que Dios le abrió los ojos [hacia] el Señor Jesucristo. Él se volvió un gran campeón de la libertad religiosa a través del mundo Comunista y Musulmán. Él pasoo catorce anios en una prisión Comunista por su fe en Cristo. Él se volvió el Cristiano más grande que he conocido. Mi propio asociado, el Dr. C. L. Cagan, es el Cristiano más grande que he conocido mejor personalmente. Él también es un Judío convertido. Tú puedes leer cómo Dios abrió sus ojos respecto a Jesús en su autobiografía, From Darwin to Design, la cual yo le ayudé a escribir. Yo he conocido a un número de Judíos cuyos ojos fueron abiertos para confiar al Salvador, como Melissa Sanders, Dr. Cagan, el Dr. y la Sra. David Stern, Helen Rocklin, Millie Senter y varios otros, que se hicieron miembros de nuestra iglesia. Moishe Rosen, el fundador de Jews for Jesus [Judíos para Jesús], ofició en nuestra boda y permaneció siendo amigo mío y de mi esposa. Nosotros lo visitamos, y almorzamos con él, unos cuantos meses antes de que falleciera.

Pero los Judíos que no son convertidos no son diferentes de los Gentiles que no son convertidos. El Apóstol Pablo escribió en Efesios 4:17-18 que los Gentiles también están endurecidos espiritualmente antes de ser convertidos. Él dijo:

“Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:17-18).

Y en Romanos 1:16 Pablo dijo:

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego” (Romanos 1:16).

Entonces realmente no hay diferencia entre los Judíos y Gentiles en este asunto de la salvación. Todos nosotros tenemos que creer en el Evangelio de Jesús para ser salvos. Yo digo con el Apóstol, “No me avergüenzo del evangelio” [de Jesús]. ¡Es por medio del Jesús del Evangelio que nuestros pecados son perdonados, y nuestros ojos son abiertos, y somos salvos, ya sea que seamos Judíos o Gentiles!

II. Segundo, todo el pueblo Judío será salvo en el futuro.

Romanos 11:26 dice: “y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad”. El nombre “Jacob” aquí es otro nombre para el pueblo Judío. Algunos dicen que esto no significa que todo Judío será salvo. Yo no estoy de acuerdo. Yo aprendí hace mucho tiempo a creer exactamente lo que la Biblia dice: “Todo Israel será salvo”. ¡Eso lo establece para mí!

Pero aquí se nos dice algo que no es cierto de todos los Gentiles. La Biblia no dice en ninguna parte que todos los Gentiles serán salvos. Pero sí se nos dice que “todo Israel será salvo”. Y esto es lo que sucederá cuando Jesús el Mesías regrese en Su Segunda Venida. El profeta Zacarías habló sobre ese maravilloso día en el futuro. Dios dijo por medio del profeta:

“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito” (Zacarías 12:10).

“En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia” (Zacarías 13:1).

Estas son promesas maravillosas que Dios ha dado a los Judíos. ¡Jesús vendrá otra vez en las nubes, de regreso a esta tierra! Aquel día “todo Israel será salvo”, tal como el Apóstol Pablo nos dijo en Romanos 11:26. Pero tengo una cosa más que decir en este sermón.

III. Tercero, los Judíos y los Gentiles hoy son salvos de la misma manera.

En Romanos 11:23 se nos dice que el pueblo Judío hoy puede ser “injertado” en la iglesia. El Apóstol dijo:

“Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar” (Romanos 11:23).

Esto se refiere a los Judíos y Gentiles siendo juntados en la iglesia, los Judios siendo “injertados” en la iglesia con los creyentes Gentiles. En I Corintios 12:13 Pablo dijo: “Por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos”. El “cuerpo” se refiere a la “ekklesia” – la iglesia. En Efesios 2:16-18 Pablo otra vez habla de ambos Judíos y Gentiles siendo reconciliados [con Dios] “mediante la cruz reconciliar con Dios…en un solo cuerpo” (Efesios 2:16). Ese “un solo cuerpo” es la verdadera iglesia Cristiana.

Jesús murió en la Cruz para pagar por los pecados de Su pueblo, ambos Judíos y Gentiles. Ese es el Evangelio, las buenas nuevas. Jesús murió en la Cruz para expiar por los pecados de todo Judío y Gentil que confía en Él. Él resucitó físicamente de los muertos para dar vida eterna a todo Judío y a todo Gentil que confía en Él. Ese es el Evangelio – las buenas nuevas de salvación por medio de Jesús. Y, entonces, el Apóstol dijo:

“No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego” (Romanos 1:16).

¡Él dijo que el Evangelio “es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” ya sean Judíos o Gentiles!

Es un milagro que cualquier Judío crea en Jesús después de las cosas horribles que gente malvada que supuestamente se llamaba “Cristiana” le ha hecho a ellos. En el nombre de “Cristo”, estos hipócritas pecaminosos quemaron sus sinagogas y asesinaron a millones de ellos. Hitler era Católico, uno de aquellos que clamaban ser “Cristianos”, pero masacró a seis millones de Judíos durante el Holocausto, en la Segunda Guerra Mundial. Y él no era el único. Hasta Lutero reprochaba contra los Judíos, y después fue citado por Hitler, cuando él envió a niños Judíos a morir en sus cámaras de gas. Solamente podemos pasar por alto el pecado de Lutero si nos damos cuenta de que él tenía gran entendimiento sobre la justificación por fe, pero su punto de vista sobre el pueblo Judío venía de su fondo Católico medieval, y él era una criatura de su tiempo sobre el tema de los Judíos.

El Cristiano más grande que yo he conocido era el Pastor Richard Wurmbrand, un Judío convertido que se volvió ministro Luterano. Una vez yo le pregunté cómo se podía haber unido a una iglesia que fue fundada por Lutero, que dijo cosas tan terribles sobre los Judíos cuando estaba viejo y enfermo. El Pastor Wurmbrand simplemente dijo: “Yo lo perdoné”. Eso tomó un milagro.

Toma un milagro que cualquiera de nosotros mire más allá de lo pecaminoso de “Cristianos” que hemos conocido, y hallemos a Jesús. De hecho la Cristiandad verdadera solamente se experimenta por medio del milagro de la conversión.

Cuando yo era niño los vecinos de al lado me llevaron a una iglesia Bautista. Ellos fueron muy amables conmigo, pero yo vi cosas terribles suceder en esa iglesia, una iglesia Bautista en Huntington Park, California, donde fui miembro antes de unirme a la Primera Iglesia Bautista China. En Huntington Park yo vi gente vestida de traje y corbata arrojarse himnarios unos a otros, y maldecirse unos a otros con lenguaje impúdico, en el santuario de la iglesia el Domingo en la mañana. Más tarde esa mañana yo estuve parado cerca cuando tres diáconos arrojaron al director del coro al pavimento en frente de la iglesia. Dos hombres adultos detenían al hombre en la acera después de haberlo golpeado. Empujaron su cara sangrienta en el pavimento y saquearon sus bolsillos para quitarle las llaves de la iglesia. Eso fue en la década de 1950. Hoy aquellos hombres malvados, que se llamaban diáconos, hubieran ido a la cárcel por haber golpeado a un hombre así. ¡Yo me asombré y asusté de tal modo al ver esas cosas que me preguntaba si la Cristiandad era cierta en lo absoluto! Esos Bautistas no eran mejores que los miembros perdidos de mi familia que se emborrachaban y peleaban unos con otros.

¿Cómo me volví Cristiano después de ver esas cosas horribles cometidas por miembros de iglesia, cuando yo era niño? Mira Romanos 11:5. De pie por favor y léelo en voz alta.

“Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia” (Romanos 11:5).

Se pueden sentar.

Pablo habla del “remanente [Judío] escogido por gracia”. Él nos dice que un “remanente”, un número pequeño de gente Judía, se volverán Cristianos verdaderos a pesar de todo lo que les suceda. A pesar de que los tal llamados “Cristianos” los trataron como perros, y los echaron en prisión, y los mataron, y los torturaron, “Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia” (Romanos 11:5). Pese a la furia pecaminosa de Lutero, Richard Wurmbrand podía decir: “Yo lo perdoné”. ¿Cómo pudo el Pastor Wurmbrand decir eso y ser salvo, y hacerse ministro Luterano? Él pudo hacerlo por la elección “de gracia”. Y es así como yo pude ver esas cosas terribles cuando era adolescente en una iglesia Bautista, y volverme ministro y pastor yo mismo. “Ha quedado un remanente escogido por gracia”. Eso es cierto de Judíos y de Gentiles que se vuelven Cristianos verdaderos a pesar de todas las cosas malas que ven y leen en la historia. ¡Ya sea que seamos Judíos o Gentiles creyentes en Jesús, somos Cristianos por la no merecida gracia de Dios solamente! Solamente la gracia de Dios puede hacernos ver a Jesús, en vez de hombres pecaminosos.

“En este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia”. ¡Oh, gloria a Dios! ¡Porque el remanente de Cristianos verdaderos no es salvo por su propia fuerza, o por su propia bondad, o su propio poder! ¡No, jamás por nuestra propia bondad o fuerza! ¡Jamás por nuestro propio poder! “Ha quedado un remanente escogido por gracia”. Sí, y si llegas a ser salvo, será de la misma manera que el Pastor Wurmbrand fue salvo, de la misma manera que Dr. Cagan fue salvo, de la misma manera que Melissa Sanders fue salva, de la misma manera que Moishe Rosen fue salvo – ¡de la misma manera que yo fui salvo! “En este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia”. ¡El viejo John Newton lo vio! Él era un hombre verdaderamente horrible que torturaba y mataba a esclavos indefensos. ¡Pero Jesús lo salvó por gracia! Él se volvió pastor. ¡Él escribió aquellas palabras, tan bellas, tan santas, y tan ciertas!

¡Sublime gracia que salvó,
   Tan vil ser como yo!
Fui ciego mas hoy miro yo,
   Perdido y él me halló.

Su gracia me enseñó a temer,
   Mis dudas ahuyentó;
¡Oh, cuan preciosa gracia hallé
   Cuando mi alma creyó!
(Traducción de “Amazing Grace” por John Newton, 1725-1807).

Otro himno dulce dice:

Toma nuestros corazones,
   Llénalos de tu verdad.
De tu Espíritu los dones,
   Y de toda santidad.
(Traducción de “Come, Thou Fount” por Robert Robinson, 1735-1790).

¡Si somos salvos, es por la gracia no merecida de Dios – la gracia incondicional, que escoge, de Dios! “Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia”. ¡Nosotros somos salvos por gracia cuando confiamos en Jesús, quien murió en la Cruz para pagar por nuestros pecados – y resucitó físicamente de los muertos para darnos vida eterna!

¿Cómo puedes ver si eres uno de los escogidos? Si vienes a Jesús y confías en Él, muestra que tú eres uno de los escogidos, que tú eres parte del remanente de los Judíos y Gentiles, “escogido por gracia”. Yo te ruego que confíes en Jesús por fe simple esta noche.

Si te gustaría hablar con nosotros acerca de confiar en Jesús, y ser salvo por Él, ve a la parte de atrás del auditorio ahora. Dr. Cagan te llevará a un cuarto tranquilo para ser aconsejado, y para orar. Dr. Chan, por favor ore que alguien confíe en Jesús esta noche.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

Puedes enviar en correo electronico al Dr. Hymers en Ingles a rlhymersjr@sbcglobal.net – o
puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015, Estados Unidos.
Llamale por telefono a (818)352-0452.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón:
Romanos 11:1-5, 25-27.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Amazing Grace” (por John Newton, 1725-1807).


EL BOSQUEJO DE

LA RESTAURACIÓN DE LOS JUDIOS
Y LA CONVERSIÓN DE GENTILES

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados” (Romanos 11:25-27).

(Éxodo 3:14)

I.   Primero, el pueblo Judío ha sido endurecido, en parte,
exactamente como aquellos de nosotros que somos Gentiles,
Romanos 11:25, 1, 5, 14; Romanos 3:9-11; II Corintios 3:16;
Efesios 4:17-18; Romanos 1:16.

II.  Segundo, todo el pueblo Judío será salvo en el futuro,
Romanos 11:26; Zacarías 12:10; 13:1.

III. Tercero, los Judíos y los Gentiles hoy son salvos de la
misma manera, Romanos 11:23; I Corintios 12:13; Efesios 2:16;
Romanos 1:16; 11:5.