Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡EL SUFRIMIENTO Y EL TRIUNFO DEL SIERVO DE DIOS!

(SERMÓN NUMERO 1 SOBRE ISAIAS 53)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 24 de Febrero, 2013

“He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído” (Isaías 52:13-15).


Favor de mantener sus Biblias abiertas en este pasaje. Estos versos deben incluirse en el capitulo 53 en vez del capitulo 52, según el Dr. John Gill, también como “la gran mayoría” de los comentadores modernos (Frank E. Gaebelein, D.D., The Expositor’s Bible Commentary, Regency Reference Library, 1986, tomo 6, p. 300).

El pasaje entero, desde el verso 13 hasta el verso 12 del capitulo 53 se refieren al “siervo [de Dios] que sufre.” Matthew Henry dijo,

Esta profecía que comienza aquí y continua hasta el fin del próximo capitulo, señala lo más claramente posible a Jesucristo, los Judíos antiguos lo entendían del Mesías, aunque los [rabinos] modernos hacen grandes esfuerzos para pervertirlo...Pero Felipe, quien le predicó al eunuco sobre Cristo [de este pasaje], ha puesto fuera de dudas que “de quien dice el profeta esto,” de él y nadie más, Hechos 8:34, 35 (traducción literal de Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, re-impreso en 1996, tomo 4, p. 235).

El Targum, documento Judío antiguo, dice que se refiere al Mesías, igual que lo decían los rabinos de la antigüedad, Aben Ezra y Alshech (John Gill, D.D., An Exposition of the Old Testament, The Baptist Standard Bearer, re-impreso en 1989, tomo I, p. 309).

También, los comentadores Cristianos a través de la historia han visto este pasaje como una profecía del Señor Jesucristo. Spurgeon dijo,

¿Cómo podrían hacer otra cosa? ¿A quién más se podría haber referido el profeta? Si el hombre de Nazaret, el Hijo de Dios, no es visible en estos tres versos, ellos están en tal oscuridad como la de la media noche. Nosotros no dudamos en aplicarle cada palabra a nuestro Señor Jesucristo (traducción literal de C. H. Spurgeon, “The Sure Triumph of the Crucified One,” The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, re-impreso en 1971, tomo XXI, p. 241).

Como ya mencionado por Matthew Henry, el evangelista Felipe dijo que este pasaje de la Escritura predijo el sufrimiento de Cristo.

“Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús” (Hechos 8:34-35).

No podemos estar mejor que el Targum antiguo, los rabís de la antigüedad, Felipe el evangelista, y los comentadores cristianos de todas las edades. Cada palabra de nuestro texto es una profecía del Señor Jesucristo.

I. Primero, vemos el servicio de Cristo hacia Dios.

Es Dios el Padre quien dice las palabras del verso 13,

“He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto” (Isaías 52:13).

Dios nos dice que miremos a Su “siervo.” Cuando Jesús bajó a la tierra, Él

“Se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres” (Filipenses 2:7).

Como el Siervo de Dios en la tierra, Cristo fue prudente y actuó sabiamente. Todo lo que Jesús decía y hacía durante Su ministerio en la tierra era con gran sabiduría. Cuando era niño en el Templo, los rabinos se asombraban de Su sabiduría. Los Fariseos y los Saduceos no le podían contestar, y la boca de Pilato, el gobernador Romano, fue cerrada cuando Él habló.

Luego nuestro texto dice, tocante al Siervo de Dios,

“He aquí...será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto” (Isaías 52:13).

Las palabras pueden ser “alzado,” “puesto en alto” en el Español moderno. El Dr. Edward J. Young señaló que “Es imposible leer esas palabras sin recordar la exaltación de Cristo en Filipenses 2:9-11 y Hechos 2:33” (traducción literal de Edward J. Young, Ph.D., The Book of Isaiah, Eerdmans, 1972, tomo 3, p. 336).

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Filipenses 2:9).

“A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios...ha derramado esto...” (Hechos 2:32-33).

“He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto” (Isaías 52:13).

Prosperado – como “alzado.” Exaltado – “engrandecido.” Alto – “puesto muy en alto.” Estas son palabras que reflejan las etapas de elevación de Cristo. ¡Él se alza de los muertos! ¡Es alzado al Cielo en su ascensión! ¡Él está ahora sentado a la diestra de Dios! Prosperado – “alzado.” Exaltado – “engrandecido.” ¡Alto – hasta la diestra de Dios en el Cielo! ¡Amén!

Levantado Él murió,
   “Consumado es,” declaró;
Todo el cielo lo exaltó;
   ¡Aleluya! ¡Jesús salva!
(Traducción de “Hallelujah, What a Saviour!” por Philip P. Bliss, 1838-1876).

“He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto” (Isaías 52:13).

Jesús es, y siempre será, el Siervo de Dios el Padre – Dios el Hijo – alzado de los muertos, ascendido al Cielo, ¡sentado a la diestra del Padre! ¡Aleluya! ¡Qué Salvador!

II. Segundo, vemos el sacrificio de Cristo por el pecado.

Por favor lea el verso 14 en voz alta.

“Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres” (Isaías 52:14).

El Dr. Young dijo que aquellos que vieron “la desfiguración terrible del siervo [serían] aterrorizados y llenos de asombro...su desfiguración [sería] tan grande que ya no parecía hombre...su forma fue tan desfigurada que ya no era semejante a un hombre. Esta es una manera muy fuerte de decir cuan grande fue su sufrimiento” (ibid., pp. 337-338).

Jesús fue desfigurado brutalmente durante la hora de Su sufrimiento. La noche antes de ser crucificado Él estuvo “en agonía,”

“Y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44).

Esto fue antes de que lo arrestaran. Allí en la oscuridad del Getsemaní, el juicio de tus pecados comenzó a caer en Cristo. Cuando los soldados llegaron a arrestarlo Él ya estaba empapado de sudor sangriento.

Luego ellos lo llevaron y lo golpearon en el rostro. En otra parte el profeta Isaías nos dice que el Siervo que Sufría dijo,

“Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos” (Isaías 50:6).

Lucas dijo: “Le golpeaban el rostro” (Lucas 22:64). Marcos dijo que Pilato mandó “azotarle” (Marcos 15:15). Juan dijo,

“Entonces tomó Pilato a Jesús y le azotó [flageló]. Y los soldados entretejieron una corona de espinas, y la pusieron sobre su cabeza, y le vistieron con un manto de púrpura; y le decían: ¡Salve, Rey de los judíos! Y le daban de bofetadas” (Juan 19:1-3).

Luego clavaron Sus manos y pies a la Cruz. Como lo puso el Dr. Young: “Su forma fue tan desfigurada que ya no era semejante a un hombre” (ibid., p. 338).

“Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres” (Isaías 52:14).

La mayoría de las pinturas modernas no son tan exactas como “La Pasión del Cristo” [“The Passion of the Christ”] de Mel Gibson, en mostrar como Cristo apareció después que le azotaron, le golpearon, y le crucificaron. 

La Biblia Anotada de Scofield dice de este verso: “El significado literal es espantoso: ‘Su aspecto fue tan desfigurado en su forma humana que su apariencia no era ya la de un hijo del hombre’ – no era humana – como resultado del trato brutal a que Él fue sujeto, según Mateo 26.”  Escucha a un himno de Joseph Hart (1712-1768),

Espinas rasgaron Su piel,
De todo el cuerpo Él sangró;
Su espalda duro golpearon,
Peor se hirió Su corazón.

Clavado desnudo a la cruz,
Expuesto a todo mundo y ser,
Retrato de sangre y dolor,
Demostración de herido amor.
   (Traducción de “His Passion” por Joseph Hart, 1712-1768;
      al son de “‘Tis Midnight, and on Olive’s Brow”).

Di, Salvador, decid ¿por qué
Sangrando estuviste allí?
¿Qué fue lo que te motivó?
Muy claro es – ¡fue por amor!
   (Traducción de “Gethsemane, the Olive-Press!” por Joseph Hart, 1712-1768;
      al son de “‘Tis Midnight, and on Olive’s Brow”).

¿Por qué, dime Salvador querido, por qué “fue desfigurado [tu] parecer, y tu hermosura más que la de los hijos de los hombres”? La respuesta se da al final del verso 12 en el capitulo 53, “habiendo él llevado el pecado de muchos” (Isaías 53:12). Este es el sacrificio de Cristo por tus pecados, un sacrificio vicario – Jesús sufriendo y muriendo por tus pecados, en tu lugar – ¡en la Cruz! Así, vemos el servicio de Cristo hacia Dios. Así vemos el sacrificio de Cristo para pagar la penalidad por tu pecado.

III. Tercero, vemos la salvación de Cristo aplicada.

Leamos Isaías 52:15 de pie y en voz alta.

“Así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído” (Isaías 52:15).

Se pueden sentar. El Dr. Young dijo que aquí en este verso, el sacrificio y sufrimiento de Cristo en el verso 14 se explican y se aplican:

El profeta explica por qué él [Cristo] fue desfigurado. Así...en esa condición de desfiguración, “asombrará [o, ‘rociara’] a muchas naciones.” [Él] desfigurado, el siervo, hace algo por los demás, en que hace un rito purificador. Su desfiguración [en Su sufrimiento] era...la condición en que él mismo traería limpieza a las naciones. El verbo “asombrará” [habla de] rociar...agua, o sangre como limpieza...Es la obra de [Cristo como sacerdote] que se declara aquí, y el propósito de esta obra es traer la purificación y limpieza a otros...él mismo es un sacerdote que rociaría agua y sangre y purificaría a las naciones. Él hace esto sufriendo, aquel cuyo sufrimiento es por causa de...la purificación y produce un cambio profundo en la actitud de aquellos que lo miran (ibid., pp. 338-339).

Cumpliendo exactamente esta profecía, la predicación del evangelio de Cristo salió del Judaísmo y se volvió en una religión universal. Desde el principio “muchas naciones” han sido evangelizadas, y gente en todo el mundo ha sido purificada por la Sangre de Jesús, dándoles la salvación en Cristo Jesús, produciendo, como dijo el Dr. Young: “un cambio profundo en la actitud de aquellos que lo miran.” Aunque no todos los reyes de las naciones del mundo han sido gente salva, al esparcirse la Cristiandad por todo el mundo, al menos “cerraron la boca,” y se hicieron Cristianos de nombre, sin hablar contra Él. Hasta hoy día, la Reina de Inglaterra Elizabeth II cierra la boca “ante él” y hace reverencia ante Él en Westminster Abbey en los servicios que se ofician allí. Muchos otros monarcas en el mundo Occidental y en el Oriente al menos le dan honor, y muchos de ellos, como la Reina Victoria, hicieron mucho más para darle respeto público. De hecho, también el Emperador Constantino en los años tempranos de la Cristiandad, y muchos otros también lo hicieron.

“Porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído” (Isaías 52:15).

Como fue predicho aquí por el profeta, el evangelio de Cristo se ha esparcido a través de las naciones del mundo,

“Asombrará a muchas naciones” (Isaías 52:15).

Aun el Presidente de los Estados Unidos de América, un Cristiano solamente en nombre, ocasionalmente inclina el rostro en la iglesia y cierra “ante él [su] boca.”

Pero debo decir que esta predicción maravillosa no habla mucho de Europa, el Reino Unido, y América como una vez lo hizo. Las iglesias en el Occidente están en gran confusión y turbulencia por los ataques “liberales” contra la Biblia, y la debilitación de las iglesias por la perversión que Finney dio al evangelio, y los seguidores modernos de los métodos engañadores del “decisionismo” en sus distintas formas. Sin embargo en el gran Tercer Mundo, los despertamientos y avivamientos que solían verse en las iglesias ahora débiles del Occidente, todavía florecen. ¡Se nos alegra el corazón cuando leemos de las multitudes en China, el Sudeste de Asia, India, y otras partes del mundo, que acuden a las iglesias que predican el evangelio en este mismo momento! Sin embargo a menudo son tan perseguidos, pero como dijo Tertulio en el siglo dos, “La sangre de los mártires es la semilla de la iglesia.” Y esto es cierto hoy día a través del “Tercer Mundo.” Mientras que América, y el Occidente caen fuera de su fondo Cristiano, y se disuelven en confusión humanista dudosa, sin embargo como predijo Spurgeon,

Jesús rociará no solamente a los Judíos, sino que a las naciones Gentiles en todas partes...Todas las tierras oirán de ti, y te sentirán venir como lluvias sobre el pasto. Las tribus de lugares lejanos, y los moradores de la tierra donde se pone el sol oirán tu doctrina y beberán de ella...Tú rociarás a muchas naciones con tu palabra de gracia (ibid. p. 248).

El mensaje “profético” de Spurgeon es más cierto hoy que cuando él dijo esas palabras hace más de cien años. ¡Y nos regocijamos de que es así! ¡Amén!

Esta promesa no se ha cumplido completamente todavía. Pero será cumplida– porque la boca del Señor lo ha dicho – por el profeta Isaías, quien dijo,

“Y andarán las naciones a tu luz” (Isaías 60:3).

“Y las riquezas de las naciones hayan venido a tí” (Isaías 60:5).

“He aquí éstos vendrán de lejos; y he aquí éstos del norte y del occidente, y éstos de la tierra de Sinim” (Isaías 49:12).

James Hudson Taylor, evangelista a la China, dijo que “Sinim” era la tierra de la China, igual que la Biblia Anotada de Scofield, en la nota sobre Isaías 49:12. ¿Cómo podemos estar en desacuerdo con Taylor y la nota de Scofield cuando vemos esto sucediendo en la China ante nuestros propios ojos hoy en día? Seguramente es cierto, ¡al menos por aplicación! Miles cada hora son convertidos a Cristo en la Republica China, y muchos otros en tierras lejanas, ¡nos gozamos en esto!

Mientras América todos los días por infanticidio de aborto asesina a tres mil niños incapaces de defenderse, y miles de iglesias se cierran, en aquellas tierras lejanas la obra de Cristo crece, ¡y ha de prevalecer! ¡Que Dios les dé aun más conversiones! ¡Que Dios le conceda a la gente que conoce a Cristo y sufre por Su nombre voluntariamente, triunfar pronto entre las naciones en Su Segunda Venida!

Pero te pregunto esta mañana a ti, “¿Conoces tú a Cristo? ¿Lo has mirado por fe a quien ‘de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer’ para pagar la pena de tus pecados – ¡Sí los tuyos! ¿Ha rociado Él Su Sangre sobre tu pecado grabado en los libros de Dios en el Cielo? ¿Estás tú lavado, limpio por la Sangre del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo? Y si no, ¿cerrarás tu boca ante Su presencia, y te hincarás ante Jesús, y lo recibirás como tu propio Señor y Salvador? ¿Lo harás ahora?” 

Por favor ponganse de pie y cantan himno numero siete en el cancionero. 

La culpa humana recayó sobre el Salvador,
   Vestido con dolor le adornó el pecador,
Le adornó el pecador.

Y moribundo y con dolor lloró, oró por mí;
   Mi alma vil amó, abrazó, clavado en la cruz.
Clavado en la cruz.

¡Oh cuan asombrante ese amor! No se puede explicar;
   Amor que será el tema de un canto eternal.
Un canto eternal.
   (Traducción de “Love in Agony” por William Williams, 1759;
      al son de “Majestic Sweetness Sits Enthroned”).

Si quieres hablar con nosotros acerca de confiar en Jesús y hacerte Cristiano, por favor vaya atrás del auditorio ahora.  El Dr. Cagan te guiará a un lugar quieto donde podremos hablar.  Por favor vaya ahora.  Dr. Chan, por favor guíanos en oración por los que han respondido.  Amén. 

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

Puedes enviar en correo electronico al Dr. Hymers en Ingles a rlhymersjr@sbcglobal.net – o
puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015, Estados Unidos. O llamale por
telefono a (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Mateo 27:26-36.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Love in Agony” (por William Williams, 1759;
cantado al son de “Majestic Sweetness Sits Enthroned”).


EL BOSQUEJO DE

¡EL SUFRIMIENTO Y EL TRIUNFO DEL SIERVO DE DIOS!

(SERMÓN NUMBERO 1 SOBRE ISAIAS 53)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído” (Isaías 52:13-15).

(Hechos 8:34-35)

I.   Primero, vemos el servicio de Cristo hacia Dios, Isaías 52:13;
Filipenses 2:7, 9; Hechos 2:32-33.

II.  Segundo, vemos el sacrificio de Cristo por el pecado, Isaías 52:14;
Lucas 22:44; Isaías 50:6; Lucas 22:64; Marcos 15:15;
Juan 19:1-3; Isaías 53:12.

III. Tercero, vemos la salvación de Cristo aplicada, Isaías 52:15;
Isaías 60:3, 5; 49:12.