Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




JOSÉ – UN TIPO DE CRISTO

(SERMÓN #71 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 17 de Febrero, 2013


Este es el sermón número setenta y uno que he predicado del libro de Génesis en los últimos meses. Tenemos la intención de editar estos sermones y ponerlos en un libro titulado “El Mensaje de Génesis”. Pero esta noche no estoy comenzando con un texto de Génesis. Mi texto de apertura es de Lucas, en el pasaje que el señor Prudhomme leyó anteriormente en este servicio. Por favor, de pie y ve conmigo a Lucas 24:44 y 45. Está en la página 1070 en la Biblia Anotada de Scofield.

“Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Lucas 24:44, 45).

Jesús dijo: “Era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés”. “La ley de Moisés” es lo que Jesús llamó los primeros cinco libros de la Biblia, que fueron escritos por Moisés. Por supuesto eso se refiere al primer libro, Génesis. Todo lo que estaba escrito de Cristo en Génesis se cumpliría. Ahora mira a Lucas 24:25-27. Eso es lo que le dijo Jesús, la tarde del día que Él resucitó, a los dos Discípulos con los que Él se encontró en camino a Emaús.

“¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían” (Lucas 24:25-27).

Enfócate en dichas palabras en el verso 27: “Y comenzando desde Moisés…les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían”. Se pueden sentar.

“Lo que de él decían” fue declarado por Jesús del Libro de Génesis. Esa declaración nos muestra claramente que el Libro de Génesis habla de Jesús por “tipos”. Un tipo es algo en el Antiguo Testamento que señala hacia algo en el Nuevo Testamento, lo cual es el anti tipo. Por ejemplo, ocho personas fueron salvas en el arca de Noé en el Libro de Génesis. Así el arca es un tipo de Cristo, que salva a Su pueblo de la destrucción. El arca es el tipo; el anti tipo es Cristo.

Al llegar al sermón esta noche, veremos como José, en el Libro de Génesis, era un tipo de Cristo. El Dr. I. M. Haldeman, el pastor de largo tiempo de la Primera Iglesia Bautista de la Ciudad de Nueva York, señaló ciento y una paralelas entre José en el Libro de Génesis, y Cristo en los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento. ¡Piensa en eso! ¡Cristo era el antitipo, o cumplimiento, de ciento uno tipos en la vida de José! No dudo que Cristo señaló al menos algunos tipos en José que fueron cumplidos en Él, cuando “comenzando desde Moisés…les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían” (Lucas 24:27). ¡No te voy a dar las ciento una paralelas entre José y Cristo! Pero sí te daré varias de ellas.

La figura principal en los últimos catorce capítulos de Génesis es José. ¡Se le devotan más capítulos a José que a cualquier otra persona en el Libro de Génesis! Más capítulos cuentan de José que de Abraham, Isaac, Jacob o de cualquier otra persona. Una de las razones que el Espíritu Santo nos dice tanto de José es porque él es más semejante a Cristo que cualquier otra persona en el Biblia. La nota de Scofield sobre Génesis 37:2 dice: “Aunque las Escrituras no declaran en ningún lugar que José es tipo de Cristo, la analogía entre ambos tiene tantos detalles que no puede ser considerada accidental”. Yo estoy de acuerdo con que “la analogía entre ambos tiene tantos detalles que no puede ser considerada accidental”. Pero no estoy de acuerdo con que el Nuevo Testamento nunca hable de él como tipo de Cristo. Yo batallé con esto por largo tiempo, pero he llegado a esta conclusión – el tipo es José en el Libro de Génesis. El anti tipo es Cristo en los cuatro Evangelios. Así todos los cuatro Evangelios nos dan el anti tipo, vez tras vez. Es por eso que “la analogía tiene tantos detalles que no puede ser considerada accidental”. El Dr. Haldeman tenía razón – José es un tipo de Cristo. Te daré quince paralelas – en las que José se da como tipo de Cristo.

1. Primero, ambos fueron amados profundamente por sus Padres.

En Génesis leemos:

“Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos…”
      (Génesis 37:3).

Israel era el nuevo nombre de Jacob. E Israel amaba a José muy profundamente, más que a los demás. José es el tipo.

Cuando Jesús fue bautizado por Juan el Bautista, Dios habló desde el Cielo y dijo:

“Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”.
       (Mateo 3:17).

Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

2. Segundo, ambos fueron aborrecidos por sus hermanos.

En Génesis leemos:

“Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente” (Génesis 37:4).

Los hermanos de José le aborrecían y no le hablaban con palabras amables. José es el tipo.

Los hermanos de Jesús le hablaron duramente en Juan 7:3, 4. Lo reprendieron y dijeron: “manifiéstate al mundo”. Luego se nos dice: “porque ni aun sus hermanos creían en él” (Juan 7:5). Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

3. Tercero, se conspiró en contra de ambos.

En Génesis leemos que los hermanos de José dijeron:

“Ahora pues, venid, y matémosle…” (Génesis 37:20).

José era el tipo.

Los Fariseos le hicieron lo mismo a Jesús, porque se nos dice:

“Así que, desde aquel día acordaron matarle” (Juan 11:53).

Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

4. Cuarto, a ambos les fueron quitadas sus túnicas.

Leemos en Génesis:

“Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica...” (Génesis 37:23).

José era el tipo.

Cuando Jesús fue crucificado los soldados “tomaron sus vestidos… Tomaron también su túnica” (Juan 19:23). Jesús era el anti tipo, el cumplimiento del tipo. José fue desnudado y echado en un [hoyo]. Jesús fue desnudado y clavado a una cruz. Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

5. Quinto, ambos fueron llevados a Egipto.

Leemos en Génesis que su hermano Judá dijo que debían vender a José, lo cual hicieron, a un grupo de mercaderes que viajaban, “Y llevaron a José a Egipto” (Génesis 37:28).

Cuando el ángel le dijo a José, el padrastro de Jesús, que el Rey Herodes quería matar al bebé Jesús, “Y él…tomó…al niño y a su madre, y se fue a Egipto” (Mateo 2:14). Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

6. Sexto, ambos fueron vendidos por el precio de un esclavo.

Leemos en Génesis que los hermanos de José lo sacaron de la cisterna en que lo habían echado y “vendieron [a José] a los ismaelitas por veinte piezas de plata” (Génesis 37:28). José era el tipo.

Un par de días antes de que Jesús fuera crucificado, uno de Sus Discípulos, Judas, fue a los principales sacerdotes y dijo: “¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata (Mateo 26:15). Veinte piezas de plata era el precio de un esclavo en los tiempos de José, como 1759 años antes de que Cristo fuera traicionado por treinta piezas de plata, que era el precio de un esclavo en los tiempos de Jesús. Jesús era el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

7. Séptimo, ambos fueron tentados.

Cuando José fue llevado a Egipto, fue vendido a Potifar, un oficial de Faraón. Este hombre puso a José en cargo de su casa y propiedades. Cuando Potifar no estaba, su esposa tentó a José, y dijo: “Duerme conmigo” pero José resistió la tentación y huyó de la casa (Génesis 39:12). José era el tipo.

En el Nuevo Testamento se nos dice: “Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo” (Mateo 4:1). Pero Jesús citó la Escritura y resistió las tentaciones. Jesus era el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

8. Octavo, ambos fueron acusados falsamente.

La esposa de Potifar mintió cuando acusó a José de tratar de tener sexo con ella (Génesis 39:14-18). José era el tipo.

En el Nuevo Testamento leemos que Jesús también fue acusado falsamente cuando Él fue llevado ante el Sumo sacerdote la noche antes de ser crucificado. En Mateo, capitulo veintiséis leemos:

“Pero al fin vinieron dos testigos falsos, que dijeron: Este dijo: Puedo derribar el templo de Dios, y en tres días reedificarlo. Y levantándose el sumo sacerdote, le dijo: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra ti” (Mateo 26:60-62).

Jesús era el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

9. Noveno, ambos fueron encadenados.

Potifar puso a José en la cárcel por supuestamente tratar de seducir a su esposa.

“Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel” (Génesis 39:20).

José es el tipo.

En el Nuevo Testamento, Jesús fue también encadenado:

“Y le llevaron atado, y le entregaron a Poncio Pilato, el gobernador” (Mateo 27:2).

Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

10. Décimo, ambos fueron puestos con otros dos presos, uno fue salvo
y el otro perdido.

“Y se enojó Faraón contra sus dos oficiales, contra el jefe de los coperos y contra el jefe de los panaderos, y los puso en prisión en la casa del capitán de la guardia, en la cárcel donde José estaba preso” (Génesis 40:2, 3).

Esos dos hombres estuvieron en prisión con José. Uno de ellos fue librado, y el otro fue ejecutado. José es el tipo.

En el Nuevo Testamento, Jesús fue crucificado entre dos ladrones.

“Llevaban también con él a otros dos, que eran malhechores, para ser muertos” (Lucas 23:32).

Uno de estos ladrones fue salvo en la cruz. El otro pereció. Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

11. Onceavo, ambos fueron exaltados después del sufrimiento.

A través de una serie de circunstancias providenciales José fue sacado de la cárcel, y “Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto” (Génesis 41:41). ¡Él fue sacado de la cárcel y hecho primer ministro sobre toda la tierra de Egipto! José era el tipo.

En el Nuevo Testamento, leemos sobre la exaltación del Cristo resucitado:

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:9-11).

Cristo es el anti tipo, del cumplimiento del tipo.

12. Doceavo, ambos lloraron.

Al final, los hermanos de José estaban experimentando hambre en la tierra de Israel. Para no morir de hambre bajaron a Egipto para comprar grano. Tuvieron que ir de su hermano José, que era ahora el primer ministro. Ellos no reconocieron a José, porque él se afeitó la cara y la cabeza, como un Egipcio. Cinco veces se nos dice en Génesis que José lloró por sus hermanos. Aquí está una de esas veces:

“Se dio a llorar a gritos; y oyeron los egipcios, y oyó también la casa de Faraón” (Génesis 45:2).

José es el tipo.

En el Nuevo Testamento leemos, “Jesús lloró” (Juan 11:35). De nuevo, se nos dice de Jesús llorando sobre Jerusalén:

“Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella”
       (Lucas 19:41).

Jesús es el anti tipo, el cumplimiento del tipo.

13. Treceavo, ambos perdonaron a los que le hicieron mal.

En Génesis leemos que José finalmente se reveló a sus hermanos. No podían reconocerlo después de todos esos años, y porque él se afeitó y se vistió como un Egipcio. Pero José se reveló a ellos y los perdonó.

“Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto” (Génesis 45:4).

“Y se echó sobre el cuello de Benjamín su hermano, y lloró; y también Benjamín lloró sobre su cuello. Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él” (Génesis 45:14-15).

José es el tipo.

En el Nuevo Testamento leemos lo que Jesús dijo, mientras miraba hacia abajo desde la Cruz a los que lo habían clavado allí. El Salvador dijo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Jesús es el antitipo, el cumplimiento del tipo.

14. Catorceavo, ambos salvaron a su pueblo.

En Génesis leemos que José le dijo a sus hermanos que no se entristecieran por lo que habían hecho: “Porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros” (Génesis 45:5). José es el tipo.

En el Nuevo Testamento leemos que el ángel dijo: “Y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). Jesús podría haber dicho lo que José dijo: “Porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros”. Jesús es el antitipo, el cumplimiento del tipo. Pero hay uno más, que es demasiado importante para pasar por alto.

15. Quinceavo, lo que la gente hizo para dañarlos, Dios lo hizo para bien.

Al final, los hermanos de José se acercaron y se postraron delante de él. José les dijo que no tuvieran miedo. Y José dijo:

“Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos. Así los consoló, y les habló al corazón” (Génesis 50:20, 21).

Me es necesario decirte que Cristo Mismo te habla a ti a través de esas palabras esta noche:

“Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros...Así los consoló, y les habló al corazón” (Génesis 50:21).

Seguramente José es el tipo, y Jesús es el cumplimiento del mismo. ¡Tan cercano es el paralelo que esas palabras podrían provenir de la misma boca de Jesús!

“Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros...Así los consoló, y les habló al corazón” (Génesis 50:21).

¡Es fácil confiar en un Salvador así! Él te sustentará. Él te consolará. Él perdonará tus pecados y te limpiará con Su preciosa Sangre. Ven y confía en Él esta noche. Si quieres que Jesús te salve, por favor ve a la parte de atrás del auditorio. El Dr. Cagan te llevará a un lugar tranquilo donde podamos hablar y orar contigo. Ve ahora mismo. Dr. Chan, por favor venga y ore por los que han respondido a este sermón.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Lucas 24:36-45.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Blessed Redeemer” (por Avis B. Christiansen, 1895-1985).


EL BOSQUEJO DE

JOSÉ – UN TIPO DE CRISTO

(SERMÓN #71 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Lucas 24:44, 45).

(Lucas 24:25-27)

1.  Primero, ambos fueron amados profundamente por sus Padres,
Génesis 37:3; Mateo 3:17.

2.  Segundo, ambos fueron aborrecidos por sus hermanos, Génesis 37:4;
Juan 7:3, 4, 5.

3.  Tercero, se conspiró en contra de ambos, Génesis 37:20; Juan 11:53.

4.  Cuarto, a ambos les fueron quitadas sus túnicas, Génesis 37:23;
Juan 19:23.

5.  Quinto, ambos fueron llevados a Egipto, Génesis 37:28; Mateo 2:14.

6.  Sexto, ambos fueron vendidos por el precio de un esclavo, Génesis 37:28;
Mateo 26:15.

7.  Séptimo, ambos fueron tentados, Génesis 39:12; Mateo 4:1.

8.  Octavo, ambos fueron acusados falsamente, Génesis 39:14-18;
Mateo 26:60-62.

9.  Noveno, ambos fueron encadenados, Génesis 39:20; Mateo 27:2.

10.  Décimo, ambos fueron puestos con otros dos presos, uno fue salvo y el
otro perdido, Génesis 40:2, 3; Lucas 22:32.

11.  Onceavo, ambos fueron exaltados después del sufrimiento, Génesis 41:41;
Filipenses 2:9-11.

12.  Doceavo, ambos lloraron, Génesis 45:2; Juan 11:35; Lucas 19:41.

13.  Treceavo, ambos perdonaron a los que le hicieron mal,
Génesis 45:4, 14-15; Lucas 23:34.

14.  Catorceavo, ambos salvaron a su pueblo, Génesis 45:5; Mateo 1:21.

15.  Quinceavo, lo que la gente hizo para dañarlos, Dios lo hizo para bien,
Génesis 50:20, 21.