Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




ESTADOS UNIDOS EN PROFECÍA BÍBLICA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 30 de Diciembre, 2012


El Viernes pasado por la noche mi esposa preparó una excelente cena de costillas de ternera rostizadas para 31 de los líderes de nuestra iglesia. Vinieron a nuestra casa a cenar y a ver “La Víspera de Navidad en el Tabernáculo Bautista”, un video muy bien producido por el Sr. Martin Olivacce. A diferencia de algunos cascarrabias, manipuladores, rebeldes que hemos conocido en años pasados, estos líderes son industriosos y amables – que es producto de una verdadera conversión y una vida llena del Espíritu. ¡Qué alegría es estar en una iglesia liderada por estos excelentes hombres y mujeres! ¡Dios los bendiga a todos ustedes!

Después de comer el Viernes por la noche Dr. Cagan me recordó de una historia de Sherlock Holmes que leí hace muchos años titulada: “La Aventura de la Llama de Plata” [The Adventure of Silver Blaze”]. Uno de los personajes le dijo a Holmes: “¿Hay algún otro punto al que deseas dirigir mi atención?” Holmes dijo: “El curioso incidente del perro durante la noche”. El otro hombre dijo: “El perro no hizo nada durante la noche”. Holmes respondió: “Ese fue el curioso incidente”. El hecho de que el perro no había ladrado fue la pista que resolvió el misterio.

A menudo la ausencia de algo es muy importante. En la historia de Sherlock Holmes la persona que entró en el establo tarde por la noche tenía que ser una persona que el perro conocía. El misterio fue resuelto por la ausencia del ladrido; lo que nos lleva a los Estados Unidos en la profecía Bíblica. Cuidadosos estudiantes de las Escrituras proféticas han notado desde hace mucho la ausencia de los Estados Unidos en los eventos del tiempo del fin. Algunos han hecho un intento fallido de identificar Estados Unidos en un pasaje muy oscuro. Pero casi todos los estudiantes de la Biblia han, en un momento u otro, sido sorprendidos de que los Estados Unidos no es prominente en profecía Bíblica. China está allí. Europa está ahí. Rusia está ahí. Italia está ahí. Pero ¿dónde está Estados Unidos? ¡No está allí! Nos vemos obligados a preguntar por qué no está.

Creo que es como el perro que no ladró en la historia de Sherlock Holmes. El hecho de que Estados Unidos no aparece es “el curioso incidente”. Hasta hace muy poco tiempo no había una respuesta que hiciera que su ausencia fuera discernible. Sólo ahora, bajo la presidencia de Obama, la razón por su ausencia se hizo discernible. Pero con nuestros problemas económicos, y la ruptura de nuestra sociedad, cada vez es más claro que nuestro país se está desmoronando, y pronto pasará de la escena mundial como una gran potencia.

Durante el tiempo del profeta Jeremías la nación de Judá descendió al pecado – hasta que Dios la juzgó y entró en Cautividad Babilónica. Cuando leemos la descripción de Jeremías del juicio de Dios sobre Judá, podemos ver un paralelo real entre ese país y Estados Unidos. Voltea en tu Biblia a Jeremías 5:28. Por favor pónganse de pie mientras leo los versículos del 28 al 31.

“Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron. ¿No castigaré esto? dice Jehová; ¿y de tal gente no se vengará mi alma? Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra;

los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?” (Jeremías 5:28-31).

Se pueden sentar. El Dr. J. Vernon McGee dio estos comentarios:

      La nación en ese momento había rechazado a Dios, pero la gente pretendía que lo seguía. Tales personas se verán rechazadas por Dios y por el mundo. Estados Unidos está siguiendo ese mismo camino. Nosotros no somos amados por el mundo de hoy. Después de la Segunda Guerra Mundial nosotros éramos las personas piadosas que íbamos a llevar la democracia al mundo. ¿Qué hemos hecho? Hemos traído anarquía en nuestra propia tierra. ¿Crees que deberíamos traer la anarquía en los senderos de la selva, como lo hemos hecho en las calles de nuestras ciudades? ¿Es ese el tipo de civilización que vamos a llevarle a la gente?
       Nos encontramos despreciados por otras naciones. Dios dijo que sería así. Ningún pueblo puede pretender ser temeroso de Dios, ser hipócrita al respecto, y aún esperar que el mundo los admire. Dios lo ha ordenado así. Sé que no es popular decir esto – Jeremías no fue muy popular en su tiempo, tampoco...Pero debo decirles honestamente el mensaje de [Jeremías]: Un pueblo que se aparta de Dios se dará cuenta que Dios se aleja de ellos...
       ¿Cuál es el gran pecado en nuestra nación hoy en día? Es el pecado sexual, sólo que no lo llamamos así. Lo llamamos “la nueva moralidad”. Pero Dios todavía llama pecado al adulterio...
       Toda la nación estaba obsesionada con la avaricia. Y la avaricia es un pecado muy grande en los Estados Unidos. Existe la codicia del oro y la plata, la riqueza, la fama, y la esposa del vecino. Esas son las cosas que los hombres codician...
       Había una reforma en la superficie. Había un poco de sanidad, pero era como echar talcos en un cáncer y luego decir que estaba curado. La gente dice, “paz”, cuando no hay paz. Y oímos mucho sobre la paz hoy en día, pero creo que en realidad nos estamos preparando para el conflicto final...
       Dios le dice al pueblo de Judá, “Ustedes han rechazado Mi ley, y yo los rechazaré y cuando los rechace, los hombres del mundo los van a rechazar también”. Interesante, ¿no? Funcionó de esta manera en los días de Jeremías, y así está funcionando en nuestros días. Hemos gastado miles de millones de dólares para comprar amigos en todo el mundo; y sin embargo no somos amados por el mundo grande y malo porque hemos rechazado a Dios y Dios nos rechazará. Este es un mensaje muy solemne, y no debemos tomarlo a la ligera (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1982, volumen III, pp. 366-368; notas sobre Jeremías, capítulos 4 a 6).

Yo estoy de acuerdo con el Dr. McGee. Este gran maestro de la Biblia dijo que Dios está rechazando a Estados Unidos por nuestra rebelión contra Él. Él llegó a esa conclusión mientras enseñaba el quinto capítulo de Jeremías. Ahora, en nuestro texto, el profeta Jeremías se enfoca en dos pecados, (1) el hecho de que el pueblo de Judá no protegió al huérfano, y (2) la falsa profecía por los líderes religiosos de Judá. A mi parecer, estas son dos cosas que están matando a los Estados Unidos en nuestro tiempo.

Primero, ellos no juzgaron la causa del huérfano; es decir, ellos no protegieron a los huérfanos ni a los bebés. Mira lo que el profeta dijo:

“Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo…”

“Ellos son gordos, son pulcros” en Español moderno. ¡Qué imagen de la mayoría de los Norteamericanos de hoy! ¡Tenemos más gente con exceso de peso que cualquier otra nación en la tierra! “Y sobrepasaron los hechos del malo” – también sobrepasan en las obras de maldad. Si hay un pecado, los Norteamericanos se destacan en el, ¡sea lo que sea! Las Vegas se llama así misma “ciudad del pecado”. Cuando los jóvenes Chinos llegan aquí desde el continente, ellos van a la “ciudad del pecado” de Las Vegas, en lugar de venir a la iglesia. De inmediato, copian a los Norteamericanos entregándose a los pecados que están destruyendo nuestra nación. Mi antiguo pastor Chino, el Dr. Lin, solía decir en sus sermones, “No seas como los Norteamericanos. ¡No seas como los Norteamericanos!” Ese es un buen consejo. Lo digo también – ¡no seas como los Norteamericanos! El padre norteamericano de una joven China me oyó decir eso en un sermón: “No seas como los Norteamericanos”. Él estaba cometiendo pecado sexual y el de fumar marihuana. Así que naturalmente se puso furioso cuando me oyó decir: “¡No seas como los Norteamericanos!” ¡No había nada malo en al decir eso! ¡Pero había algo malo con él! Él se enojó porque hay algo malo con él – ¡él es un pecador Norteamericano! Como el Presidente Truman solía decir: “Si no puedes soportar el calor, sal de la cocina”. ¡Amén! ¡¡¡No seas como esos Norteamericanos!!!

Y el profeta dijo: “No juzgaron la causa, la causa del huérfano”. ¡Qué acusación sobre el Holocausto del Aborto de Estados Unidos! ¡Los Norteamericanos matan 1 1/4 de millón de bebés cada año por este método sanguinario! La gente no juzga la causa de los que no han nacido. Los jueces de nuestros tribunales no “juzgan su causa”. Ningún actor de Hollywood se pone de pie para estos niños indefensos. ¡Y no conozco ningún pastor en Norteamérica que lo haga con regularidad! ¡Ni uno! ¿Y la gente a favor de la vida? Bueno, ¡nunca hacen algo práctico para detener esa matanza sanguínea! Ya ves, ¡no está en el interés de la gente a favor de la vida para detener realmente el aborto! Ellos ganan grandes salarios de las donaciones que reciben. Si realmente detienen el aborto, ¡no tendrían trabajo! Eso es lo último que la mayoría de ellos quieren. Son parásitos, ganando sus salarios al pretender tratar de detener el aborto. Nunca envíes dinero a estas organizaciones a favor de la vida – ¡ni un centavo! Han tenido más de treinta y nueve años para detener el aborto – ¡y lo único que han hecho es hacer dinero para sí mismos! ¡Qué vergüenza! Nunca envíes a esos tramposos, llamados “a favor de la vida” dinero. ¡Creo que enoja a Dios cuando damos dinero a esa multitud de hipócritas! La única que me parece ser buena es la Operación Rescate [Operation Rescue] ¡Esa es la única a la que nosotros le enviamos dinero! ¡Nunca les des a las otras ni un centavo!

¡Recuerda, estamos hablando de un millón y cuarto de bebés al año! ¡Estados Unidos ha asesinado a 55 millones de nuestros propios hijos! Hemos matado casi nueve veces más bebés que Judíos asesinados por Hitler en los hornos de sus campos de concentración. ¡Hitler no se salió con la suya, ni tampoco lo hará Estados Unidos! Estados Unidos está condenado, condenado irremediablemente – acabado – al igual que la Alemania Nazi. Ahora estamos esperando que caiga el hacha, y que Estados Unidos sea juzgado y quebrantado como nación. ¡Nada puede salvarnos de la ira de Dios ahora! ¡Nada! ¡Demasiado tarde para arrepentirse! ¡Demasiado tarde! ¡Demasiado tarde para que II Crónicas 7:14 haga algún bien! Nuestro país se encuentra bajo la ira de Dios, al igual que la antigua Judá. Es sólo cuestión de tiempo, antes de que el juicio caiga, ¡y Estados Unidos sea destruido por el Dios de la Biblia!

Segundo, los profetas y predicadores hablaron mentira.

“Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra; los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?” (Jeremías 5:30-31).

Esta fue la segunda razón por la que Dios castigó a Judá dejando la nación caer ante los bárbaros de Babilonia. Los predicadores le dijeron a la gente lo que querían oír. En lugar de predicar contra el pecado y llamar a la gente a arrepentirse, dieron pláticas suaves para no perturbar a nadie. Los hombres como Rick Warren, Joel Osteen y Benny Hinn se ajustan a esta descripción en los Estados Unidos de hoy. Una de las principales razones de que Estados Unidos se ha vuelto tan pecaminoso es porque los pastores han “dejado de predicar y se han dedicado a enseñar”. Hay muy poca predicación contra el pecado en los sermones de Bill Hybels, John MacArthur, R. C. Sproul, Charles Stanley y muchos otros. Los predicadores frecuentemente tienen mucho miedo de perder a alguien que asiste a su iglesia al hablar en contra de los pecados de Estados Unidos. Esos son los falsos profetas de nuestro tiempo.

Por lo tanto, el hecho de que el perro no haya ladrado es muy significativo. Estados Unidos no es mencionado en la profecía Bíblica, porque Estados Unidos pronto será reducido al nivel de un país del Tercer Mundo por el Sr. Obama, la Cámara de Representantes y el Senado sin timón, y miles de predicadores que realmente son falsos profetas, porque sólo predican para ganar dinero, y no le dicen a la gente lo que necesitan oír acerca del pecado y la salvación.

¿Qué debes hacer mientras Estados Unidos se derrumba y cae? En primer lugar asegúrate de ser salvo. ¡No juegues con tu alma! Ponte serio, muy serio, sobre arrepentirte y venir a Cristo por la fe. Y asegúrate de estar en una iglesia que cree la Biblia cada Domingo por la mañana y por la noche. Si la iglesia no tiene un servicio de Domingo por la noche no es muy buena. Ese mejor que busques una que tenga un servicio de Domingo por la noche. ¡Esa es la iglesia a la que debes unirte! Y ve a la reunión de oración cada semana también. La Biblia dice, “El mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (I Juan 2:17). Si, aunque amamos a América, va pasar y tal vez más pronto que pensamos. Por eso, debemos poner nuestra esperanza en Cristo. ¡Su Reino es eterno! “Haceos tesoros en el cielo” (Mateo 6:20). Es mi oración que Dios te ayude a hacerlo. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Kyu Dong Lee: Jeremías 5:21-31.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“In Times Like These” (por Ruth Caye Jones, 1902-1972).