Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL MENSAJE DE ENOC

(SERMÓN #67 SOBRE LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Tarde del Día del Señor, 9 de Diciembre, 2012

“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios” (Génesis 5:21-24).


El patriarca Enoc vivió en el mundo antiguo, antes del Diluvio. El texto dice que vivió 65 años antes de que naciera su hijo Matusalén. No se nos dice nada de lo que le sucedió a él en los primeros 65 años. Esta fue una era malvada – moviéndose hacia el tiempo del gran Diluvio. Puede que Enoc no haya sido muy religioso hasta que llegó a la edad de 65 años. Él pudo haber sido inducido a una forma de religión por la maldad que le rodeaba. No se nos dice que Enoc tuvo una relación especial con Dios sino hasta que nació su hijo. El Dr. McGee dijo que parecía que el bebé lo volvió hacia Dios. Eso a veces sucede cuando un hombre se vuelve padre. Pero esta era una edad muy malvada e impía, en rumbo a la hora cuando

“vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5).

El Dr. M. R. DeHaan señaló que era una edad de apostasía religiosa, una era de viajar, una era de construir ciudades, de poligamia, de grandes logros agricultores, de música, y de violencia sin antecedentes (traducción de M. R. DeHaan, M.D., The Days of Noah, Zondervan, edición de 1979, p. 41). O sea, el mundo en que Enoc vivía era bastante como nuestro mundo hoy. Y Cristo dijo: “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37). Este es el mundo en el cual Enoc vivió. Era muy parecido a nuestra ciudad y a nuestro mundo. Todo lo que sabemos sobre Enoc se da en tres pasajes de la Escritura. Vamos a ver los tres pasajes esta noche. Veremos tres cosas sobre Enoc en dichas Escrituras.

I. Primero, Enoc caminó con Dios.

La Biblia dice:

“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años” (Génesis 5:21-23).

Los primeros 65 años de su vida él no hizo nada digno de ser mencionado en las Escrituras. Él probablemente no era un hombre malvado. Pero tampoco parece haber sido un creyente sobresaliente. Pero cerca del tiempo cuando su hijo Matusalén nació él comenzó a caminar con Dios, “Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años…” (Génesis 5:22). Debo parar ahí para decirte que, en esta era antes del gran Diluvio, los hombres vivían mucho más tiempo que hoy. Se debía en mayor parte a que la tierra estaba bajo un dosel de agua en el cielo, que filtraba los rayos ultravioleta del sol, y producía un ambiente mejor moderado y saludable, proveyendo una temperatura uniforme, y evitando movimientos masivos de aire y tormentas. Este ambiente, junto con las frutas y vegetales muy nutritivos, le extendían la vida al hombre por siglos.

En este mundo anti-diluviano, Enoc caminó con Dios. Esto significa que él había agradado a Dios. ¿Cómo agradó a Dios? En Hebreos 11 se nos dice que “haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:5, 6). Caminar con Dios significa intimidad y amor, y estos no pueden existir entre el hombre y Dios a menos que el hombre sea salvo por fe. Recuerda que Enoc era tal como tú y yo. El había nacido pecador, descendiente de Adán. Por lo tanto él necesitaba perdón y limpieza como nosotros. Nadie puede caminar con Dios a menos que su pecado sea perdonado y sea justificado por la fe. Hebreos 11:6 dice: “Sin fe es imposible agradar a Dios”. Así que por la fe Enoc fue hecho agradable a Dios, tal como nosotros lo somos hoy. Si quieres caminar con Dios, debes empezar por creer en el Señor Jesucristo. La santidad más grande debe comenzar con la confesión del pecado, y por agarrar a Cristo por fe. La Escritura dice: “De la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él” (Colosenses 2:6). Hemos visto a muchos jóvenes tratar de caminar con Dios, pero han tropezado y fracasado porque no tenían verdadera fe en Cristo. Por fe Enoc se volvió agradable a Dios, y por fe él caminó con Dios – aun en la era demoníaca y pecaminosa antes del Diluvio.

Entonces, también, el caminar de Enoc con Dios significaba que realizaba la presencia de Dios con él. Tú no puedes caminar con una persona que no conoces personalmente. Enoc vivía con una conciencia de la presencia de Dios con él. Esto nos muestra que Enoc era un hombre de oración. Al caminar con Dios él hablaba con Dios, como con un amigo familiar. Dios lo ha hecho con tanta gente desde Enoc. Dios nos dice Su secreto, el secreto del Señor, que Él le revela solamente a aquellos que lo aman y lo conocen, y nosotros le decimos a Él nuestros gozos, nuestros pesares, y nuestros pecados en confesión. Nosotros descargamos nuestros miedos y preocupaciones al Dios que cuida de nosotros. Y El nos da un sentido de Su amor hacia nosotros. De esta manera caminaba Enoc con Dios. Y él no lo hizo solo de vez en cuando. ¡El caminó con Dios por trescientos años! ¡Qué caminar tan maravilloso! ¡Un caminar de tres cientos años! Si Enoc hubiera caminado ese tiempo con alguien más, se podría haber aburrido de la persona. Pero él caminó con Dios tres siglos, y era tan maravilloso que continuó caminando un día más allá del tiempo y del espacio, hasta que caminó adentro del paraíso, donde todavía camina en la presencia de Dios. Además, el progresaba al caminar. Al fin de los trescientos años que él disfrutó más de Dios, él comprendió más, él amó más, él recibió más, y él podía darle más a otros, porque había seguido adelante y había crecido en gracia. Así como Enoc presionó hacia adelante en su caminar con Dios, yo oro que tú lo hagas también. ¡La conversión es solamente el punto de comienzo de nuestro caminar con Dios! Comienza tu caminar con confiar en Cristo, y continúa tu caminar por la oración diaria.

II. Segundo, Enoc hablaba para Dios.

Él no solamente caminaba con Dios, sino que hablaba para Dios. Recuerda que Enoc vivió en un tiempo muy malvado. Él vivió cuando el pecado comenzaba a cubrir la tierra. No pasó mucho tiempo antes de que Dios viera la corrupción de la humanidad y barriera a todos menos a Noé y su familia de la faz de la tierra en las aguas del Diluvio. Enoc vivió en un día cuando el hombre mofaba a Dios y caminaba según sus propias lujurias. Nosotros sabemos eso al leer sobre Enoc en el libro de Judas. Por favor voltea a Judas, comenzando con el verso 14:

“De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él. Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho. Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu” (Judas 14-19).

El mensaje de Enoc a su generación no era suave ni de consuelo. Él habló del juicio. Interesantemente, él habló sobre la Segunda Venida de Cristo – en ese entonces, ¡antes del Diluvio!

“De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él” (Judas 14-15).

¡Cáspita! Lutero dijo que Enoc tenía “gran atrevimiento en testificar para el Señor y Su iglesia en contra de la iglesia de Satanás, y la de los Cainitas” (Lenski). ¡Él los despellejó con un mensaje de la ira de Dios, y la Segunda Venida de Cristo! ¡Yo creo que eso es lo que esta generación necesita oír también! Han oído charlas dulces de Joel Osteen y otros como él. ¡Yo creo que ellos necesitan una dosis fuerte de la predicación de Enoc en esta era impía de Obama, divorcio, sexo libre, aborto, estampillas de comida, música de rock y drogas!

“He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos…” (Judas 14-15).

Nunca temas traer un pariente o amigo a nuestra iglesia. Deja que oigan del juicio que viene. ¡Les hará bien! ¡A menudo una palabra afilada es exactamente lo que la gente necesita para sacudirlos de su letargo, y el sueño del pecado! Por cierto, ¿estás listo para el juicio venidero? ¿Estás listo para la ira de Dios y el juicio de Cristo que está a punto de caer sobre esta nación y sobre el mundo? ¿Estás listo ? La Biblia dice: “Prepárate para venir al encuentro de tu Dios” (Amos 4:12). ¿Estás preparado tú? ¿Qué de tus pecados secretos? ¿Qué de tus pensamientos pecaminosos? ¿Qué de tu repetido rechazo de Cristo? ¿Cómo puedes pararte delante de Dios con toda esa carga de pecado en tu corazón y mente? Pero hay más.

III. Tercero, Enoc fue trasladado, arrebatado para estar con Dios.

Por favor voltea a Hebreos 11:5. De pie léelo en voz alta.

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios” (Hebreos 11:5).

Se pueden sentar. En Génesis leímos:

“Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios” (Génesis 5:24).

“Desapareció, porque le llevó Dios”. ¿Qué significa eso? La respuesta se da en Hebreos 11:5, “Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”. De nuevo, como siempre, en la Biblia King James en Inglés es mejor que en las versiones modernas. La Nueva King James lo tiene “él fue llevado”. La NIV lo tiene como: “fue quitado de esta vida”. Pero la palabra Griega literalmente significa “cambiar, transferir, trasladar” (Fritz Reinecker, Ph.D., A Linguistic Key to the Greek New Testament, Zondervan Publishing House, 1980, p. 707; nota sobre Hebreos 11:5).

De nuevo, para parafrasear a Moody, “¡La Biblia King James echa mucha luz sobre las versiones modernas!” No, Enoc no solo fue “quitado”. ¡Él fue “traspuesto” de la tierra al Cielo! Como el Sr. Mencía y el Sr. Song lo tradujeron al Español y al Chino, así Enoc fue “traspuesto” de este mundo al Tercer Cielo, en otra dimensión, ¡a estar con Dios!

“Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios” (Génesis 5:24).

La palabra Hebrea traducida “desapareció” significa “se fue”. La palabra “llevó” en “porque le llevó Dios” es “laqach.” Significa “llevó” o “llevado”. “Involucra la misma palabra [Hebrea] usada en el traslado de Elías, II Reyes 2:3, 5” (Lenski). “Elías subió al cielo en un torbellino” (II Reyes 2:11). “Según algunas tradiciones Judías Enoc fue llevado al cielo del mismo modo que Elías. Pero esto es solamente especulación ya que la Biblia no nos da más detalles” (MacArthur).

Una cosa es cierta – el traslado de Enoc al Cielo es un tipo del Arrebatamiento. Prefigura el tiempo cuando los Cristianos verdaderos serán llevados al Cielo al fin de esta era. Ellos serán llevados por Dios “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos” (I Corintios 15:52). El Apóstol Pablo dijo:

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (I Tesalonicenses 4:16-17).

Estas palabras son para dar gran consuelo a los Cristianos verdaderos. Pero ellas deben darle terror a los corazones de ustedes que no son salvos.

Yo sé que algunas personas piensan que el predicador no debe asustar a la gente con la profecía Bíblica. Pero yo no estoy de acuerdo. Hay amenazas terribles por todo el Nuevo Testamento tocante a la profecía Bíblica. Por ejemplo II Tesalonicenses dice:

“Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos” (II Tesalonicenses 1:7-10).

Y el Señor Jesucristo nos advirtió que, en el Arrebatamiento:

“Las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (Mateo 25:10-13).

Así será en el Arrebatamiento. Si no estás listo la puerta se “cerrará”. Solo podrás llorar, como los del día de Noé sin duda lloraron, y azotaron la puerta del arca. Pero será demasiado tarde para ti, como lo fue para ellos. Te quedarás atrás para pasar por los terribles horrores sobre la tierra. Los pecados de tu corazón y mente te condenarán. Tu récord debe ser limpiado de pecado por la Sangre de Jesús, o no tienes esperanza de ser raptado. ¡Ninguna esperanza!

A principios de la década de 1970 los jóvenes en la iglesia que comencé cerca de San Francisco solían cantar la canción que el Sr. Griffith cantó antes de este sermón. Yo alteré algunas palabras para hacerla más clara:

La guerra la vida llenó,
   Y pisoteados todos cayeron,
Oh, que estuvieras listo.
   Mueren niños, gran frialdad,
Se puede con un pan oro comprar,
   Oh, que estuvieras listo.
Tiempo no hay para cambiar,
   ¿Por qué quisiste tan ciego estar?
Haz rechazado al Salvador,
   Él ya volvió y te has quedado atrás.

Los casados durmiendo,
   Hay ruido y ella ve – él no está.
Oh, que estuvieras listo.
   Suben cerro dos hombres,
Tomado uno, el otro se quedó,
   Oh, que estuvieras listo.
Tiempo no hay para cambiar,
   ¿Por qué quisiste tan ciego estar?
Haz rechazado al Salvador,
   Él ya volvió y te has quedado atrás.
Te has quedado atrás,
   Te has quedado atrás.
(Traducción libre de “I Wish We’d All Been Ready”
     por Larry Norman, 1947-2008; alterada por el Pastor).

Quizás digas: “¡Eso me asusta!” ¡Qué bueno! Si te lleva a pensar sobre tus pecados y a confiar en Cristo, ¡qué bueno! El gran Reformador Lutero (1483-1546) dijo:

Es necesario que si has de ser convertido, que te aterrorices, o sea, que tengas una conciencia alarmada y temblorosa. Luego, después de que se haya creado esa condición, tú tienes que agarrar a [Cristo]. Dios…envió a Su Hijo Jesucristo al mundo a proclamarle la misericordia de Dios a los pecadores aterrorizados. Esta es la manera que la conversión llega; otras maneras son maneras erróneas (traducción de Exposition of Psalm 51:13; A.D. 1532).

Si tu conciencia está alarmada y aterrorizada de tu pecado, te pido que vengas a Jesús por fe, y seas limpiado por Su Sangre. Amén.

Si quieres hablar con nosotros acerca de Cristo limpiándote del pecado, por favor pasa a la parte de atrás del auditorio ahora, y Dr. Cagan te llevará a un lugar callado donde podremos hablarte sobre la salvación. Ve de prisa. Dr. Chan, por favor guíenos en oración.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Kyu Dong Lee: Mateo 25:10-13.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“I Wish We’d All Been Ready” (por Larry Norman, 1947-2008;
alterada por el Pastor).


EL BOSQUEJO DE

EL MENSAJE DE ENOC

(SERMÓN #67 SOBRE EL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios” (Génesis 5:21-24).

(Génesis 6:5; Mateo 24:37)

I.   Primero, Enoc caminó con Dios, Génesis 5:21-23; Hebreos 11:5, 6;
 Colosenses 2:6.

II.  Segundo, Enoc hablaba para Dios, Judas 14-19; Amós 4:12.

III. Tercero, Enoc fue trasladado, arrebatado para estar con Dios,
Hebreos 11:5; Génesis 5:24; II Reyes 2:11; I Corintios 15:52;
I Tesalonicenses 4:16-17; II Tesalonicenses 1:7-10;
Mateo 25:10-13.