Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL CALENDARIO MAYA Y EL FIN DEL MUNDO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 2 de Diciembre, 2012

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!” (II Pedro 3:10-12).


Fui a nadar a mi gimnasio la otra noche. Después de nadar me metí en el jacuzzi. Un anciano estaba allí. Él estaba hablando sobre el fin del mundo. Él dijo: “El calendario Maya dice que el mundo se va a acabar el próximo mes, el 21 de Diciembre”. Mucha gente está diciendo cosas así. Le pedí al Dr. Cagan que chequeara esto. Me dijo que el calendario Maya dice que esta “era” terminará el 21 de Diciembre. Pero eso no significa que el mundo se acabará. Sólo quiere decir que esta era, que los Mayas llaman el “cuarto mundo”, terminará, y la próxima era comenzará el 21 de Diciembre. Susan Milbrath es el curador de arte Latinoamericano y Arqueología en el Museo de Historia Natural de la Florida. Ella dijo: “No tenemos registro o conocimiento de que [los Mayas] pensaban que el mundo llegaría a su fin en el 2012”. Tener el 21 de Diciembre 2012 como un evento del fin del mundo, o un momento de cambio cósmico, dice ella, es “una completa invención”, una falsedad completa. ¡Así que no hagas planes para el fin del mundo antes de la Navidad!

Sin embargo es interesante que esto se haya convertido en un tema de mucha discusión. Creo que una de las razones es que la gente siente que el juicio viene. Tienen miedo de él. A pesar de que lo minimizan, y tratan de olvidar, en el fondo muchas personas sienten que deben ser juzgados si hay alguna justicia en el mundo. Hemos empezado tantas guerras. Hemos asesinado a 55 millones de bebes con el aborto. No vamos a la iglesia. Hemos dejado a Dios afuera de nuestras vidas. Merecemos ser juzgados. Las personas lo sienten en sus corazones.

El escapismo es un mecanismo natural para evitar la realidad. Es una defensa mental para no enfrentar la verdad. Muchos jóvenes recurren al alcohol y las drogas como una forma de escapismo. Otros juegan interminables juegos de vídeo o miran pornografía durante horas para escapar de la realidad. Los mensajes de texto y twitter, y las horas en el teléfono también pueden ser un escape de las responsabilidades y las realidades de la vida.

Sí, vivimos en un mundo turbado, un mundo aterrador. No puedes ver las noticias sin ver bombardeos, derramamiento de sangre, y los disturbios que están sucediendo en el mundo. La televisión lo trae todo a tu sala o dormitorio. Los políticos están hablando de un “precipicio fiscal”. Todo el mundo está preocupado por el dinero. Las clases universitarias se están recortando. Los libros de texto, incluso los usados, cuestan más de lo que puedes pagar. Los políticos parecen no saber lo que están haciendo. Tampoco tus padres. Ellos están tan ocupados que no tienen tiempo para hablar contigo. Tampoco tus amigos. ¿No sientes a veces que tal vez todo se va a caer en pedazos? Un estudio reciente mostró que el 75% de los estudiantes universitarios tienen ansiedad, preguntándose qué va a suceder en sus vidas. Muchos jóvenes tienen miedo de que nunca vayan a tener una carrera que paga bien. Muchos temen que no habrá un trabajo esperando por ellos cuando se gradúen. Muchos tienen miedo de que nunca vayan a encontrar la persona adecuada para casarse. Y muchos jóvenes tienen miedo de que nuestro modo de vida está llegando a su fin – y el mundo mismo podría terminar pronto. Ellos ven los huracanes monstruosos golpeando la Costa Este. Ellos ven tornados monstruosos arrancando las casas de sus cimientos. Ellos ven el calentamiento global cambiando el clima, amenazando nuestra existencia en esta tierra. Y Jesucristo predijo todo esto, y más, cuando dijo:

“Entonces habrá…en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas” (Lucas 21:25-26).

Y, sí, la Biblia enseña que el mundo llegará a su fin. No va a durar para siempre. Terminará en una explosión de fuego nuclear enviado por Dios Mismo. Nuestro texto dice:

“...los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas…en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!” (II Pedro 3:10, 12).

El poeta Robert Frost dijo:

Algunos dicen que el mundo terminará en fuego,
Algunos dicen que en hielo.
Por lo que he probado del deseo
Estoy con los que favorecen el fuego…
   (Traducción libre de “Fire and Ice”
      por Robert Frost, 1874-1963).

El Dr. M. R. DeHaan dijo:

Hace unos años esta descripción de una futura destrucción por fuego podría haber parecido fantástica a algunos. Hoy...no sólo posible, sino probable. Los científicos nos han advertido de que el hombre está en posesión de los conocimientos sobre la energía atómica y cósmica que bien puede dar lugar a la destrucción del mundo entero (traducción de M. R. DeHaan, M.D., Signs of the Times, Kregel Publications, 1996 edition, p. 134).

El demente dictador de Irán está ahora a punto de fabricar armas nucleares. Y ha dicho en repetidas ocasiones que va a utilizar las armas nucleares para destruir a Israel y el Occidente. ¿Cuánto tiempo pasará antes de que ellos den esas armas a otros países Árabes? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que los Árabes inicien una Jihad nuclear, una guerra santa contra nosotros, armados con bombas termonucleares? Ellos podrían estar preparándose para bombardear Los Ángeles en estos momentos. Podían pasar de contrabando una bomba “sucia” y hacer estallar esta ciudad. Nuestro suministro de agua sería envenenado por el material nuclear. Miles tendrían una muerte lenta y agonizante, envenenados por la lluvia radiactiva.

Ahora, sé que habrá personas que se burlan de lo que te he dicho esta mañana. Habrá los que se ríen y dicen: “El anciano estaba tratando de asustar a los jóvenes”. Pero anteriormente en este mismo capítulo, en II Pedro, capítulo tres, leemos:

“En los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación” (II Pedro 3:3-4).

Los que se ríen y burlan del juicio venidero a menudo lo hacen porque creen que la ciencia puede arreglar nuestros problemas. Piensan que los científicos pueden reparar todo problema en el mundo, y que el juicio de Dios nunca vendrá. ¡Pero la mayoría de jóvenes hoy ya saben que la ciencia no ha parado el calentamiento global, que no ha parado el hambre, que la ciencia no ha conquistado el espacio, que la ciencia ha fracasado en hacer el mundo un lugar más seguro donde vivir, que la ciencia ha fracasado en curar el resfriado común! ¡No, los que ponen su fe en la ciencia serán rudamente despertados cuando Dios envíe el juicio a este mundo!

Otro que se ríen y burlan del juicio venidero lo hacen porque quieren seguir viviendo una vida pecaminosa. Billy Graham dijo: “Quieren comer, beber, y alegrarse sin interferencia alguna en sus vidas egoístas. Fue por esto que los burladores en el día de Noé rehusaron creer en el diluvio sobre el cual él trató de advertirlos” (traducción de Billy Graham, World Aflame, Doubleday and Company, edición de 1965, p. 222). Yo no estoy de acuerdo con Billy Graham en algunas cosas, pero sí estoy de acuerdo con esta. ¡Él estaba exactamente correcto!

¿Qué de ti? ¿Estás preparado para el juicio venidero? Yo recién cumplía los 20 años cuando ingresé a la escuela Biola College (ahora la Universidad Biola). Solamente atendí un semestre. Pero en ese semestre llevaron al Dr. Charles Woodbridge a hablar en una serie de servicios de capilla. El Dr. Woodbridge recién había dejado la facultad del seminario Fuller Seminary por causa del liberalismo. Él era un gran hombre piadoso, y tremendo predicador. El Dr. Woodbridge habló todas las mañanas sobre Segunda de Pedro. Casi al final de la semana él predicó lo que yo hablo esta mañana. La capilla estaba llena al tope con estudiantes. Yo me senté junto a mi amigo, el Dr. Murphy Lum. El Dr. Woodbridge leyó los versos que te di hace unos minutos:

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!” (II Pedro 3:10-12).

El “día del Señor” se refiere al tiempo cuando Dios intervendrá en un juicio climático. Vendrá como “ladrón en la noche”. O sea, sin que se espere. La gente no estará preparada para ello. “Los cielos pasarán con grande estruendo”. Los “cielos” se refieren a los cielos de la atmosfera alrededor de la tierra (Morris). “Los elementos, siendo quemados, se fundirán”. La palabra Griega traducida “elementos” es “stoicheion.” Se refiere a “las partículas atómicas que son la base de la estructura de la naturaleza” (Rienecker). “Los ‘elementos’ son los componentes atómicos por la cual la masa es ultimadamente divisible, que forma la composición de toda la materia creada. Pedro quiere decir que los átomos, neutrones, protones y electrones serán todos desintegrados…La tierra física natural, entera, en su forma presente, con el universo entero serán consumidos” (MacArthur).

El Dr. Woodbridge explicó todo eso vívidamente – el universo entero se incendiará. Será consumido. “Ardiendo serán deshechos”. Pero eso no es todo. El siguiente verso dice:

“Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (II Pedro 3:13).

Dr. Henry M. Morris dijo:

      El cosmos viejo será disuelto, sus elementos materiales hechos energía temporalmente (luz, calor, sonido, etc.) pero entonces se volverán a hacer como “nuevos”…cosmos, con los efectos de largo alcance del pecado y la maldición quitados para siempre (traducción de Henry M. Morris, Ph.D., The Defender’s Study Bible, World Publishing, edición de 1995, p. 1408; nota sobre II Pedro 3:13).

Yo estaba sentado en la capilla cuando el Dr. Woodbridge dibujó este retrato de un universo quemado, y de una nueva creación. ¡Yo estaba impactado! Como dirían hoy: ¡Yo estaba completamente asombrado! Entonces él nos dijo que viéramos II Pedro 3:13 otra vez:

“Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.”

Él dijo que la gente perdida, que no son Cristianos verdaderos, no tienen tal esperanza. ¡De hecho no tienen esperanza alguna! “Pero nosotros” tenemos esta esperanza, esta esperanza de un mundo nuevo sin pecado y sin dolor y sin muerte. Entonces él dijo que tenemos esta esperanza porque tenemos a Cristo. Cristo, quien murió para pagar por nuestros pecados, ha resucitado de los muertos, y está sentado a la diestra de Dios. Cristo nos salvará. Cristo perdonará nuestros pecados. Cristo nos llevará al nuevo mundo que Dios ha preparado para nosotros.

¡En ese momento yo miré a Jesús. Yo había oído de Él por años, pero ahora Él estaba allí para mí. Él vino a mí. Él perdonó mis pecados. Él me llenó de tal gozo que yo salí de aquella capilla literalmente renacido!

Ves, soy hijo de la Guerra Fría en los 1950. Tuve gran miedo de la guerra nuclear. Para ustedes jóvenes es casi imposible sentir el terror que nosotros sentimos en aquellos días. Pero cuando Jesús vino a mí y me salvó, todos aquellos temores se fueron. Mi alma se sintió ligera como una pluma. Mis pecados se habían ido. ¡Yo era libre! ¡Yo fui salvo!

Y desde aquella mañana del 28 de Septiembre de 1961, el propósito de mi vida ha sido predicar a Jesucristo a jóvenes como tú. Jesús colgó sangrando en una cruz. ¿Por qué fue clavado Él allí? Para pagar por tus pecados, y para derramar Su Sangre para limpiarte de todo tu pecado. Jesús ha resucitado, carne y huesos, de los muertos. Él está vivo arriba en el Cielo para ti. Voltéate de tus pecados e incredulidad, y confía en Jesús. Él te salvará. Él te limpiará. Él te salvará, como me salvó a mi hace cincuenta años en aquel servicio de capilla!

Si te gustaría hablar con nosotros sobre ser salvo por Jesús, por favor sal de tu silla y ve a la parte de atrás del cuarto. El Dr. Cagan te llevará a un lugar callado donde podemos hablar contigo. Señor Lee, venga y guíenos en oración. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: II Pedro 3:10-14.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Eve of Destruction” (por Barry McGuire, 1965).