¡EL FIN DE AMERICA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Mañana del Día del Señor, 28 de Noviembre de 2010

“Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin…Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto” (Daniel 5:26-27).


Sé que algunos pensarán que los “leoncillos” de Ezequiel 38:13 se refiere a las que eran las colonias Británicas, incluyendo América. El símbolo de Bretaña es un león. Asi, dicen, Bretaña es el león viejo y las que fueron sus colonias son los leoncillos. Pero es una inferencia oscura, y dudo que hable de los Estado Unidos. Aun si así fuera, el verso muestra que son muy débiles para detener a Gog. Todo lo que los “leoncillos” pueden hacer es quejarse. No tiene poder para detener a Gog de atacar a Israel.

¿Cómo puede ser eso? ¿Cómo el gran poder de América en la tierra, se hizo tan débil si acaso se menciona en toda la profecía Bíblica, es sin nombre y sin importancia? Creo que América comienza a salir de la escena como un poder mundial – ¡ahora mismo! Como se le dijo al Rey Belsasar:

“Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin…Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto…Tu reino ha sido roto, y dado a los medos y a los persas” (Daniel 5:26-28).

El capítulo cinco de Daniel registra la caída del reino de Babilonia.

El Rey Belsasar preparó gran fiesta. Miles de caballeros y damas fueron a su borrachera. Se emborracharon. El Rey pensó que sería un buen chiste sacar los utensilios de oro y de plata que su padre robo del Templo Judío en Jerusalén. Dichos utensilios le habían sido dedicados a Dios. Pero el rey los llenó de vino. Luego estos idólatras paganos mofaban a Dios, bebiendo de los utensilios santos. Toda la gente importante borracha mofaba al Dios de Israel, y adoraba a sus ídolos. La fiesta crecía y se volvió una orgía.

Al retratar yo esto, una mujer grita de repente. Todos miran a la pared cerca del rey. Callaron al ver “los dedos de una mano de hombre” escribiendo en la pared (Daniel 5:5). La cara del rey se hizo pálida, y temblaron sus rodillas, al ver los dedos escribir en la pared:

“MENE, MENE, TEKEL, UPARSIN” (Daniel 5:25).

El rey tuvo terror. No sabía el significado de las palabras. Era muy supersticioso. Sin duda pensaba que los dedos eran de un fantasma o un espíritu maligno. No se daba cuenta que eran los dedos de Dios. Yo creo que eran los dedos del Cristo pre-encarnado. El rey no sabía lo que las palabras significaban.

“El rey gritó en alta voz que hiciesen venir magos, caldeos y adivinos” (Daniel 5:7).

Pero nadie le supo decir el significado de las palabras. Al fin la reina le recordó que Daniel el Judío le daría a entender lo escrito en la pared.

Daniel no estuvo en la fiesta de borrachera. El rey lo mandó a llamar. Daniel vio lo escrito en la pared y le dijo al rey el significado de las palabras:

“Y la escritura que trazó es: MENE, MENE, TEKEL, UPARSIN. Esta es la interpretación del asunto: MENE: Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin. TEKEL: Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto. PERES: Tu reino ha sido roto, y dado a los medos y a los persas” (Daniel 5:25-28).

Mi madre solía decir un dicho antiguo: “está escrito en la pared”. O sea que los eventos mostraban que algo malo estaba a punto de suceder.

“Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin….Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto” (Daniel 5:26-27).

Yo creo que esos versos se aplican a los Estados Unidos de América ahora mismo.

Comprende que he sido Americano patriótico toda mi vida. En mi casa esta puesta una bandera todos los días. Al escribir este sermón, veo en mi escritorio un busto de Washington y de Lincoln, nuestros dos grandes Presidentes. En mi escritorio hay una foto de los Presidentes Ford, Reagan, Nixon y George H. W. Bush y sus esposas, en la apertura de la Biblioteca y Lugar de Nacimiento de Nixon en Yorba Linda, California. He amado a América toda mi vida. Me duele ver lo que le pasa a nuestro país. Pero al serle fiel a Dios debo decir que aquellas terribles palabras parecen aplicarse hoy más que nunca a esta nación.

“Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin….Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto” (Daniel 5:26-27).

En su libro [El Fin de Una Civilizacion Grande] Twilight of a Great Civilization: The Drift Toward Neo-Paganism (Crossway Books, 1988), el Dr. Carl F. H. Henry, famoso teólogo, dijo: “Vivimos a fines de una gran civilización, en medio de la caída de una cultura moderna…Nuestra generación se pierde a la verdad de Dios…y a la autoridad de Su Palabra. Paga caro por esta pérdida en una rápida caída al paganismo. Los salvajes se mueven, puedes oírlos al son de nuestro tiempo…los salvajes levantan el polvo de una civilización decadente y ya andan en las sombras de una iglesia deshabilitada” (traducción libre, ibid., pp. 15, 17).

Unos cuantos años después del escandalo de Monica Lewinsky, el Dr. Henry dijo: “…juicio vergonzoso cae sobre el Presidente y la nación. Sería bueno bajar la bandera Americana a media asta y reconocer públicamente que en nuestros tiempos debemos estar en pena [porque somos] pueblo que ha perdido su dirección” (traducción de Carl F. H. Henry, Ph.D., “Lowering the Flag,” World Magazine, Enero 30, 1999, p. 33). Lo que el Dr. Henry dijo en 1999 se aplica aun más hoy.

El comentador de noticias financieras Max Keiser dio un retrato triste de nuestra economía en una entrevista el 13 de Septiembre de 2010 – titulada “América ya Esta Acabada”. El Sr. Keiser dijo: “La economía y los mercados están quebrados”. Se le preguntó: “¿Ayudará el dominio Republicano la situación en Noviembre?” Él dijo: “¿Importa? No…no importa quien está en cargo. Sean los Demócratas o los Republicanos quienes manejen el congreso, América aun esta relegada al basurero de la historia…la Gran Depresión…se recordará como un gran período de la historia Americana en comparación a esto cuando esto se acabe. Cuando digo que América se ha acabado, digo de 1776 a 2008. Se acabó. Ya estuvo…de México a Canadá, solo quedarán pedazos [de civilización]. ¿Cuántos estados ya están en banca rota? No alcanzan a pagar para…arreglar las calles. No pueden pagar para enseñarle a los niños. Ya no hay nada. Es un cascarón vacío” (traducción de Vox Day, entrevista con Max Keiser).

“Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin….Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto” (Daniel 5:26-27).

Si crees que la entrevista del Sr. Keiser es extrema, debes leer el editorial de Mortimer B. Zuckerman en U.S. News and World Report, Diciembre 2010, p. 80 (www.usnews.com). El Sr. Zuckerman es el Editor Jefe de la respetada revista de noticias. Su editorial se llama: [Mirando a América Caer] “Watching America’s Decline and Fall.”

“Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin….Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto.” (Daniel 5:26-27).

Ultimadamente la razón de la caída de América es spiritual. Nos hemos apartado de Dios, y Dios nos juzga por nuestro pecado. Hemos dejado que nuestras iglesias se llenen de gente no salva por la herejía del “decisionismo”. Hemos vivido por placer material, no por Dios. Hemos permitido que se crucifiquen 54 millones de niños en los vientres de sus madres sin que protesten las iglesias. ¡54 millones! Eso es nueve veces lo que Hitler mató con gases en el Holocausto - ¡Nueve veces más! ¡Y nuestras iglesias estuvieron virtualmente calladas! ¿A dónde estaban los evangelistas principales? ¿Por qué Billy Graham y los otros no detuvieron la matanza, tal como el Dr. King detuvo la segregación? ¿A dónde estaban los lideres principales de la iglesia evangélica durante el Holocausto Americano? No fueron a la carcel como lo hizo el Dr. King, para detener la segregación. ¡Ellos estaban haciendo dinero y disfrutando sus vidas! Fue más grande su amor de la paz personal y la prosperidad, que por los niños crucificados, o por el Dios al que ofendían por su materialismo y pereza.

Ahora vivimos en una nación bajo el juicio de Dios. Tal como Abraham Lincoln dijo durante la Guerra Civil:

Hemos olvidado la mano graciosa [de Dios] que nos guardo en paz, y nos multiplico y fortaleció, y hemos imaginado, en nuestros corazones engañosos, que estas bendiciones fueron producidas por sabiduría y virtud superiores nuestras. Nos hemos hecho muy orgullosos para orarle al Dios que nos hizo.

Lincoln tenía razón. A la hora de la Guerra Civil (1861-1865) las iglesias de América ya estaban arruinadas por el “decisionismo” que trajo Charles G. Finney (1792-1875) y otros falsos “evangelistas”. Millares de personas se han recibido como miembros de nuestras iglesias en base a una “decisión” – en vez de una conversión verdadera (oprime aquí para leer mi sermon, “¡El Decisionismo, El Calvinismo, y la Apostasia de Hoy!”).

Tú y yo no podemos parar la caída de América. Estoy convencido de que aquellos que creen que nuestras oraciones pueden hacer esto están equivocados. Ya es demasiado tarde para eso. Como Dios le dijo al profeta Ezequiel:

“Y estuviesen en medio de ella Noé, Daniel y Job, vivo yo, dice Jehová el Señor, no librarían a hijo ni a hija; ellos por su justicia librarían solamente sus propias vidas” (Ezequiel 14:20).

En estos malvados días de juicio, todos debemos preocuparnos por la salvación de nuestras almas. ¡Mientras perdemos nuestra nación, asegúrate de no perder tu propia alma!

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:24).

Esfuérzate para experimentar la conversión verdadera (oprime aqui para leer mi sermón, “La Conversion Verdadera – Edicion del 2010”).

Debes ser atraído a la iglesia local por el Espíritu de Dios. Tienes que oír el Evangelio predicado, y recibir el mensaje del Espíritu de Dios. Así, tienes que oír y recibir, por el Espíritu de Dios, las buenas nuevas de que Jesús murió en la Cruz en lugar de los pecadores, para pagar la deuda de los pecados de ellos – y que Él resucitó físicamente de los muertos para darle el nuevo nacimiento a los pecadores. Tú tienes que ser convencido de tu propio pecado por el Espíritu de Dios. Tú tienes que ser atraído por el Espíritu de Jesucristo, quien dijo:

“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere” (Juan 6:44).

Vivimos en un mundo maldito por el pecado, en una nación bajo el juicio de Dios Todopoderoso.

“Por lo cual, Salid de en medio de ellos…dice el Señor”
       (II Corintios 6:17).

Salid del mundo. Entra a la iglesia. Ven a Jesús, el Hijo de Dios. Esta en la iglesia todos los Domingos. No faltes durante los días de fiesta. No te vayas en Navidad y Año Nuevo. Sal de “la locura de los días festivos” y del materialismo. Está en la iglesia en la víspera de Navidad y el Domingo de Navidad. Está en nuestra iglesia la víspera del Año nuevo – no en alguna fiesta loca! Escapa de la ira de Dios que cae sobre nuestra nación.

El antiguo canto de la Guerra Civil, “The Battle Hymn of the Republic” [Gloria, Gloria, Aleluya] toma un nuevo significado hoy día. Dios Todopoderoso en verdad “ha soltado el relámpago de Su espada” contra América.

“Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

Sal del materialismo y pecado de América. Entra en la iglesia. ¡Entra en Jesucristo, el Hijo de Dios!

Por favor canta de pie el himno numero 7. “Gloria Aleluya”. Dios no necesita a América. Su verdad marchará después de que hayamos sido “relegados al polvo de la historia” (ibid., Max Keiser).

He visto con mis ojos la venida del Señor;
   Pisoteo Él la viña de la ira que guardo;
El fatal relampagueo de su espada la soltó;
   Avanza Su verdad.
¡Gloria! ¡Gloria! ¡Aleluya! ¡Gloria! ¡Gloria! ¡Aleluya!
   ¡Gloria! ¡Gloria! ¡Aleluya! Avanza Su verdad.

La trompeta ha sonado que retreta no hará;
   Ante Su trono de juicio corazones cernirá.
¡Veloz responda mi alma a Él! ¡Den jubilo mis pies!
   Avanza Su verdad.
¡Gloria! ¡Gloria! ¡Aleluya! ¡Gloria! ¡Gloria! ¡Aleluya!
   ¡Gloria! ¡Gloria! ¡Aleluya! Avanza Su verdad.
(Traducción libre de “The Battle Hymn of the Republic”
   por Julia Ward Howe, 1819-1910).

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Daniel 5:1-6.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“El Himno de Batalla de la Republica” (por Julia Ward Howe, 1819-1910).


EL BOSQUEJO DE

¡EL FIN DE AMERICA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin…Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto” (Daniel 5:26-27).

(Ezequiel 38:13; Daniel 5:26-28, 5, 25, 7, 25-28; Ezequiel 14:20;
Lucas 13:24; Juan 6:44; II Corintios 6:17, Apocalipsis 18:4.)