¡EL DÍA DE LOS MUERTOS Y EL MISTERIO DE LA INIQUIDAD!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, Octubre 31 del 2010

“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad…”
(II Tesalonicenses 2:7).


La palabra traducida “iniquidad” significa “desenfreno”. El comentario del Dr. John F. Walvoord’s dice: “El ‘poder secreto’ (misterioso, de ‘misterio’) es uno de los misterios del Nuevo Testamento…Un misterio en el Nuevo Testamento es una nueva verdad previamente no conocida antes de su revelación en la presente dispensación. En este caso el misterio es la revelación de un futuro clímax de desenfreno en el mundo” (traducción de John F. Walvoord, Th.D. and Roy B. Zuck, Th.D., editores, The Bible Knowledge Commentary, Victor Books, edición de 1984, Nuevo Testamento, p. 719; nota sobre II Tesalonicenses 2:7).

El Dr. J. Vernon McGee dijo: “‘El misterio del desenfreno empezó a trabajar en el tiempo de Pablo, y continua trabajando…El desenfreno continuará empeorando y empeorando” (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, Volumen V, p. 414; nota sobre II Tesalonicenses 2:7). Yo creo que el crecimiento del Día de los Muertos como un día de fiesta importante es parte del “misterio de desenfreno”, mientras la rebelión en contra de la ley de Dios continúa “empeorando y empeorando”. Yo estoy convencido que la popularidad del Día de los Muertos hoy en día es parte de la “apostasía” profetizada en II Tesalonicenses 2:3. Contestaré tres preguntas respecto al origen, crecimiento, y la actual popularidad del Día de los Muertos.

I. Primero, ¿cuándo empezó el desenfreno que produjo el Día de los muertos? ¿De dónde originó?

La semana pasada un niño de ocho años me preguntó: “Dr. Hymers, ¿de dónde viene el Día de los Muertos?” Le di una respuesta corta y le dije que iba a hablar sobre eso el día de hoy. Le dije de Ezequiel 28:12-15 e Isaías 14:12:15 que dice:

“¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo” (Isaías 14:12-15).

El nombre original de Satanás era Lucero, que significa, “hijo de la mañana”. Él era el “querubín grande, protector” (Ezequiel 28:14), cubriendo y protegiendo el trono de Dios. El Dr. Morris dijo que Lucero era “evidentemente el querubín más importante y, por lo tanto, el ángel más importante creado por Dios” (traducción de Henry M. Morris, Ph.D., The Defender’s Study Bible, World Publishers, 1995 edición, p. 878; nota sobre Ezequiel 28:14). Pero el corazón del Lucero se llenó de orgullo. Él decidió rebelarse contra Dios, y apoderarse de Su trono. Lucero dijo:

“Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios...y seré semejante al Altísimo” (Isaías 14:13-14).

Pero Lucero fue echado fuera del Cielo a la atmosfera de la tierra. Su nombre fue cambiado de Lucero a Satanás cuando fue echado fuera por Dios. “Satanás” quiere decir adversario, o enemigo. Satanás guió a un tercio de los ángeles en contra de Dios. Ellos también fueron echados fuera del Cielo y se hicieron demonios. Satanás es ahora llamado “el príncipe de la potestad del aire” (Efesios 2:2) – porque él domina las fuerzas de los demonios en la atmosfera alrededor de la tierra. Solamente en el futuro Satanás y los demonios serán echados al Lago de Fuego (Apocalipsis 20:10).

Hoy en día Satanás es enemigo de Dios, Su adversario. Él es

“Príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera [energiza] en los hijos de desobediencia” (Efesios 2:2).

Satanás trabaja en, y energiza, la humanidad no regenerada.

“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad…”
       (II Tesalonicenses 2:7).

Así, el Día de los Muertos, con su énfasis en la muerte, demonios, brujas, vampiros y fantasmas, es “energizado” por Satanás, facultado por él.

II. Segundo, ¿cómo el Día de los Muertos creció y se hizo tan popular?

De nuevo, debemos decir:

“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad…”
       (II Tesalonicenses 2:7).

La iniquidad (desenfreno) empezó con la rebelión de Satanás contra Dios. Se propagó en la humanidad cuando Satanás tentó a Adán en el Huerto del Edén (Génesis 3:1-5). Adán escuchó a Satanás y él también se rebeló contra Dios.

“Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres…” (Romanos 5:18).

Toda la raza humana se hizo pecaminosa por naturaleza, a través de nuestra unión con Adán, el primer ser humano,

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5).

En la Torre de Babel, la humanidad trató de llegar al Cielo y destronar a Dios (Génesis 11:4). Dios los juzgó “confundiendo” su lengua y esparciéndolos sobre la faz de toda la tierra. En sus varios países, los hombres empezaron a olvidar a Dios. Ellos rápidamente reemplazaron la adoración de Dios con prácticas paganas y la adoración de los ídolos.

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles”
       (Romanos 1:21-23).

Aquellos que viajaron de la Torre de Babel a Europa, fueron los Celtas. Sus sacerdotes Druidas adoraban a Samhain, “el Señor de la Muerte”, quien era Satanás. Su año nuevo empezaba el 1 de Noviembre. Ellos creían que el 31 de Octubre, el último día del año viejo, Samhain juntaba a los muertos malos y ponía sus almas en cuerpos de animales. Ellos creían que Samhain ponía el alma de los muertos “buenos” en cuerpos humanos reencarnados. Los Druidas buscaban complacer a Samhain porque él decidía si sus almas iban a los animales o regresaban a los seres humanos. Ellos también creían que Samhain le permitía a los espíritus de aquellos que habían muerto en los últimos doce meses regresar a recorrer la tierra el 31 de Octubre.

Así los Druidas creían que fantasmas, espíritus malos y brujas estaban activos en la noche del 31 de Octubre. Ellos creían que esa noche los espíritus malos le hacían trucos a la gente. Los Druidas se ponían mascaras feas y bailaban alrededor de fogatas para espantar a los espíritus malos (vea John Ankerberg, John Weldon, and Dillon Burroughs, The Facts on Halloween, Harvest House Publishers, 2008, pp. 11-14). La Enciclopedia Británica (edición 1946, volumen 11, pp. 102-103) dijo que el Día de los muertos vino mucho antes que Cristo nació.

La historia muestra que las principales celebraciones del Día de los Muertos fue puramente Druida, y esto es probado por el hecho de que en partes de Irlanda el 31 de Octubre todavía se conoce como…“la vigilia de Saman”. Esto está conectado directamente con la creencia Druida en el llamado a ciertas almas malignas el Día de los Muertos por Saman, el señor de la muerte. En las ceremonias Druidas fueron corrompidas algunas de las características del festival Romano en honor a Pomona celebrado el 1 de Noviembre, en la cual nueces y manzanas… desempeñaban un papel importante. La costumbre de hacer fogatas en el Día de los Muertos sobrevivió hasta hace poco en las tierras altas de Escocia y Gales.

En Irlanda, “el Día de los Muertos es en la actualidad un día de fiesta nacional (celebrado con fuegos artificiales); los niños tienen feriado en la escuela por una semana” (Ankerberg, ibid., p. 15).

Todas las costumbres modernas del Día de los Muertos vienen de los remotos Druidas, incluyendo calabazas talladas con caras, haciendo trucos, disfraces del Día de los muertos, pidiendo frutas, nueces y dulces – y todo lo demás. El Dr. D. A. Waite dijo:

Los Druidas eran Satánicos hasta la médula en su adoración y practicas paganas. El Día de los Muertos es una día de fiesta Druida que nosotros aquí en América hemos recibido del paganismo Satánico (traducción de D. A. Waite, Th.D., Ph.D., Halloween: the Devil’s Birthday, Southwest Radio Church Ministries, Box 100, Bethany, OK 73008).

La iglesia Católica Romana trató de “Cristianizar” el Día de los Muertos al convertirlo en “El Día de Todos los Santos”. En el año 835 después de Cristo el Papa Gregorio III ordenó que el Día de Todos los Santos debiera caer en el mismo día que Samhain. Aún así las formas básicas del Satánico Druidismo permaneció, y fueron traídos a América por Irlandeses Católicos durante la gran hambruna de la papa de la década de 1840. Cuando miles de Católicos Irlandeses inmigraron a los Estados Unidos y trajeron nuestras actuales prácticas del Día de los Muertos con ellos. Antes de 1840 el Día de los Muertos no se observó en la América Protestante.

Nosotros estamos de acuerdo con el Dr. Waite que este “día de fiesta” es “Satánico hasta la médula” (ibíd.). La Biblia dice:

“Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas” (Efesios 5:11).

III. Tercero, ¿por qué el Día de los Muertos es celebrado en las escuelas públicas, pero no la Navidad o la Semana Santa?

De nuevo, la respuesta es dada en nuestro texto:

“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad…”
       (II Tesalonicenses 2:7).

Mientras Estados Unidos rechace su herencia Cristiana, esto es inevitable. En 1962 la Corte Suprema prohibió la oración en las escuelas públicas. Fue un acto crudo de poder judicial, no basado en la Constitución. ¿Cómo pudo ser? ¡Los hombres que escribieron la Constitución nunca dijeron una sola palabra en contra de los niños orando en las escuelas! ¡Esta fue una decisión de los liberales en la Corte, no una decisión de los redactores de nuestra Constitución!

El domingo pasado leí una “clásica” reproducción de la tira cómica “Peanuts” que apareció por primera vez unos meses después de la decisión de la Corte Suprema. Sally Brown llega de la escuela. Ella le dice a su hermano, Charlie Brown, “¿Adivina qué?” Él dice: “¿Qué?” Ambos miran alrededor para ver si alguien está escuchando. Ella le hace señales para que él la siga. Miran detrás de la puerta para ver si alguien está escuchando. Miran por la ventana para ver si alguien está ahí. Entonces se arrastran detrás de un sofá y se esconden. Finalmente ella le susurra, “¡Hoy oramos en la escuela!” ¡Él puso sus manos sobre su boca con horror! (traducción de The Los Angeles Times, Domingo, Octubre 24 del 2010, p. H4).

Por lo tanto, eso es lo que ha sucedido en los Estados Unidos. Los niños tienen prohibido orar en nuestras escuelas. La “Navidad” y la “Semana Santa” no pueden ser mencionadas por su nombre por miedo a ser reprendidos. ¡Sin embargo, cada aula cuenta con recortes de cartón de brujas y esqueletos, gatos negros, vampiros, demonios y fantasmas! ¿Qué puede pensar un niño? ¡Creo que se les debe decir la verdad! ¡Estados Unidos se ha convertido en una nación pagana! ¡Satanás y su día de fiesta son honorados – pero el nombre de Jesucristo no puede ser mencionado! Como era en el mundo antiguo, así es hoy.

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén” (Romanos 1:21-25).

“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad…”
       (II Tesalonicenses 2:7).

¡No sé de ustedes, pero yo me convierto en un Protestante en el Día de los Muertos! Soy Bautista durante todo el año. ¡Pero el Día de los Muertos me convierto en un Protestante! ¡Yo protesto contra esta fiesta pagana! En el Día de los Muertos siempre recuerdo que el 31 de Octubre de 1517, el gran Reformador Martín Lutero clavó las 95 Tesis en la puerta de su iglesia en Wittenberg, Alemania. Fueron 95 puntos en contra de la venta de indulgencias, 95 puntos en contra de dar dinero al Papa para liberar las almas de las llamas del purgatorio. Lutero estaba en lo correcto cuando dijo, en esencia: “Si el Papa tiene el poder para liberar las almas de las llamas del purgatorio, ¿por qué tiene que dársele dinero para hacerlo? ¿Por qué no lo hace por amor Cristiano? ¿Por qué no libera de inmediato todas las almas que sufren allí?” Nadie pudo responder a esa pregunta – ¡y la Gran Reforma estaba en marcha!

Por cierto, no hay tal lugar como el purgatorio. ¡No está en la Biblia, ni una sola vez! ¿Por qué? ¡Porque no hay tal lugar como el purgatorio! ¡Por eso!

Pongámonos de pie con Lutero en el Día de los Muertosen contra de la corrupción de las iglesias – ¡incluyendo las nuevas iglesias evangélicas en nuestro día! Como “Protestantes” en este día, digamos Sola Scriptura (sólo la Escritura), Sola Fide (nada más que la fe en Cristo), Sola Gratia (sólo la gracia de Dios nos puede salvar). Eso es lo que Lutero dijo – y eso es lo que yo digo. ¡Fuera el Día de los Muertos! ¡En este día todos debemos ser “Protestantes”!

Predicamos solo Cristo para la salvación. Él murió en la Cruz para pagar por cada uno de nuestros pecados. “La sangre de Jesucristo... nos limpia de todo pecado” (I Juan 1:7). No necesitamos que ningún sacerdote nos “absuelva” de nuestros pecados. ¡Cristo nos absuelve de nuestros pecados por Su muerte en la Cruz y Su resurrección de entre los muertos! ¡No necesitamos “sacramento” de la Santa Cena! Cristo es nuestro sacramento. No necesitamos que ningún sacerdote se interponga entre nosotros y Dios. ¡Cristo está entre nosotros y Dios!

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

Debes sentir el poder del pecado en tu vida. Debe sentir que eres un pecador totalmente depravado. Debes lanzarte a la misericordia de Cristo. ¡Sólo Cristo puede salvarte! Sólo Cristo puede limpiar tus pecados con Su Sangre. Sólo Cristo puede justificarte delante de los ojos de un Dios Santo. Sólo Cristo puede redimirte del pecado, el Infierno, y la tumba. Ven a Cristo – y Él te salvará por medio de Su Sangre y Justicia. Ve a una iglesia Bautista que cree la Biblia. Y ven a Cristo, y se nacido de nuevo, ¡salvo de la ira venidera!

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here)
or you may write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015.
Or phone him at (818)352-0452.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Romanos 1:21-25.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
            “What a Friend We Have in Jesus” (por Joseph M. Scriven, 1820-1886).


EL BOSQUEJO DE

¡EL DÍA DE LOS MUERTOS Y EL MISTERIO DE LA INIQUIDAD!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad…”
(II Tesalonicenses 2:7).

(II Tesalonicenses 2:3)

I.   Primero, ¿cuándo empezó el desenfreno que produjo el Día de los
Muertos? ¿De dónde originó? Isaías 14:12-15;
Ezequiel 28:14; Efesios 2:2; Apocalipsis 20:10.

II.  Segundo, ¿cómo el Día de los Muertos creció y se hizo tan popular?
Génesis 3:1-5; Romanos 5:18; Génesis 6:5; 11:4;
Romanos 1:21-23; Efesios 5:11.

III. Tercero, ¿por qué el Día de los Muertos es celebrado en las escuelas
públicas, pero no la Navidad o la Semana Santa?
Romanos 1:21-25; I Juan 1:7; I Timoteo 2:5.