¡COMO SER PRÓSPERO! ¡LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la Mañana del Día del Señor, 17 de Septiembre de 2006
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).


La edición de la revista Time [en Inglés] del 18 de Septiembre del 2006 tiene una historia en la portada, que se titula: “¿Quiere Dios que tú seas Rico? [traducción libre]. Algunas de las Mega-iglesias dicen que sí. Otras dicen que es una Herejía. El debate sobre el Nuevo Evangelio de las Riquezas.” Rick Warren dice: “¿Esta idea de que Dios quiere que todos sean ricos? Boberías” (p. 55) [traduccion libre]. Joel Osteen dice: “Yo creo que Dios quiere que seamos prósperos” (p. 51). ¿Quién tiene la razón? Yo creo que hay algo de cierto en ambas declaraciones. El Nuevo Testamento no enseña que Dios quiere que todos sean ricos. Pero, a la vez, yo sí creo que Dios quiere que seamos prósperos. Así que parece que ambos hombres presentan parte de la verdad sobre este tema, pero el hecho de que ninguno de ellos enfatiza la centralidad del Evangelio hace que ambos sermones algo menos de lo que necesitamos en estos días extraños de la Cristiandad Americana. Ambos hombres atraen grandes multitudes de gente, pero uno se pregunta cuántos en sus congregaciones son convertidos. El Evangelio de Cristo siempre debe tener la preeminencia en nuestra predicación, sino pocos serán convertidos, ¡sean prósperos o no!

La mejor manera de entender las preguntas que el “evangelio de la prosperidad” saca a flote, es buscar lo que el Nuevo Testamento mismo enseña. El mensaje del Nuevo Testamento está cristalizado en nuestro texto:

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

¿Qué quiso decir Jesús con “buscad primeramente el reino de Dios”? Esta es una referencia a la conversión. Jesús dijo:

“Si no os volvéis [convertís]…no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 18:3).

Los términos “el reino de Dios” y “el reino de los cielos” son intercambiables. Ambos se refieren a la salvación. Ya que Jesús dijo que tienes que ser convertido para entrar en el reino de los cielos (Mateo 18:3), la meta principal de tu vida debe ser “buscar primeramente el reino de Dios.” Es por eso que Jesús dijo: “Esforzaos a entrar” (Lucas 13:24). La palabra Griega traducida “esforzaos” es “agonizomai.” Significa “batallar, esforzar, obrar con fervor” (Strong). Ya que la salvación es la cosa más importante en la vida, Cristo nos dijo: “esforzaos a entrar.” Y es esto lo que él quiso decir en nuestro texto,

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia.”

Pero luego Él dijo que si haces eso,

“todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Matthew Henry dijo sobre este verso:

Si ponemos diligencia a asegurarnos el reino de Dios y su justicia, cuando se trate de los bienes de la vida...el Señor nos proveerá aquellos que él considere necesarios, y no desearíamos más (traducción libre de Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, re-impresión de 1976, tomo 5, página 70, nota sobre Mateo 6:33).

Pero hay más en esto. “Todas estas cosas os serán añadidas” demuestra que las cosas materiales de la vida son un producto de la salvación, no son la meta. La meta es la salvación. El producto, o los resultados son las bendiciones materiales de Dios. ¿Por qué es cierto esto? No debemos pensar en nuestro texto de modo “mágico.” “Todas estas cosas os serán añadidas” no por magia, ¡sino por el resultado natural de un corazón y una vida convertida! Y quiero que veas dos maneras en que esto acontece, según la Biblia.

I. Primero, los que buscan el reino de Dios serán gente trabajadora.

La Biblia enseña que la gente Cristiana debe trabajar. ¡Sí, trabajar! Nota cuán seriamente se enseña esto en la Biblia. Voltea por favor a II Tesalonicenses 3:10. Se halla en la página 1229 de la Biblia Anotada de Scofield. Lea ese verso de pie y en voz alta, por favor.

“Os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma” (II Tesalonicenses 3:10).

Se puede sentar.

El Dr. Gill comentó:

No el que no pueda trabajar por debilidad, enfermedad física, o por la vejez...ellos deben cuidados, y provistos con las necesidades de la vida por los oficiales de la iglesia, pero aquellos que sí pueden trabajar, y no lo hacen, deben de aguantar hambre (traducción libre John Gill, D.D., An Exposition of the New Testament, The Baptist Standard Bearer, re-impresión de 1989, tomo III, página 268, nota sobre II Tesalonicenses 3:10).

El Dr. Henry M. Morris dijo sobre II Tesalonicenses 3:10,

Desde el principio de los tiempos Dios ordenó que el hombre debe trabajar por sus alimentos (Genesis 2:15, 16). Esto se hizo aun más necesario con la entrada del pecado y la maldición (Genesis 3:17-19). Es completamente inexcusable que los Cristianos, cuando ya no son niños aun esperen que otros provean para su subsistencia, mientras ellos no hacen nada...(traducción libre de Henry M. Morris, Ph.D., The Defender’s Study Bible, World Publishing, 1995, nota sobre II Tesalonicenses 3:10).

El Dr. McGee comentó sobre II Tesalonicenses 3:10,

El creyente…no es soñador, es trabajador. Sin trabajo – sin comida. Esa es la regla establecida por el apóstol (traduccion libre de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, tomo V, p. 421, nota sobre II Tesalonicenses 3:10).

Los sociólogos seculares lo llaman la “Ética de trabajo Protestante.” Mejor se debería llamar la “Ética de trabajo Bíblica.” La Biblia enseña claramente que “Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma” (II Tesalonicenses 3:10). A los Cristianos se les manda

“Que trabajando sosegadamente, coman su propio pan”
      (II Tesalonicenses 3:12).

La persona joven debe trabajar a una edad temprana. Yo trabajaba de oficinista cuarenta horas semanales para ir a la universidad en la noche. Ahorré suficiente dinero trabajando y yendo a la universidad para después pagar por la mayor parte de los dos primeros años del seminario, y luego pintaba casas para pagar por el tercer año. En realidad no disfrutaba trabajar tan duro, pero parece que no me hizo ningún daño. Mi madre me dijo una vez: “Te libró de hacer travesuras.” Creo que ella tenía razón.

Ahora, si eres joven cuyos padres pagan por tu escuela, tu escuela es tu trabajo. Si no trabajas en tus estudios, deberían ellos de echarte fuera y hacerte conseguir un empleo. Tu empleo son tus estudios. Debes estudiar al menos ocho horas al día. Saca las mejores calificaciones. Yo creo que eso es lo que la Biblia enseña. Y todos aquellos que no estén en una silla de ruedas debe de trabajar, de un modo u otro.

Personalmente, yo creo que la mayoría de “ayuda social” es un montón de boberías. No lo tienen en la China. Allá la gente trabaja y como resultado, salen adelante. La misma cosa es cierta de muchas partes del Tercer Mundo. Mientras que los Americanos corren a Las Vegas y se divierten con múltiples juegos de videos u otras maneras de perder el tiempo. Si los Americanos continúan jugando y “relajándose,” se darán cuenta que aquellos que estuvieron dispuestos a trabajar ocuparán nuestro lugar. América ya no será “número uno.” Eso es lo que yo creo.

Y, amigo mío, si quieres ser Cristiano y “buscar primeramente el reino de Dios,” ¡ve a trabajar mañana! ¡Eso es lo que enseña la Biblia! No puedes edificar una iglesia en la ciudad central con gente que no trabaja. ¡El hecho es que, con gente que no trabaja, no puedes edificar una iglesia en ningún lugar!

Mira el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo. Era trabajador sin descanso. Si lees el evangelio de Marcos, verás [en Inglés] la palabra “immediately” (inmediatamente) vez tras vez. Él iba de un trabajo al otro inmediatamente. Nunca estaba sin qué hacer. ¡Él es nuestro ejemplo! Lee el Libro de Los Hechos. Verás cuán duro trabajaban los Apóstoles. Ellos son nuestro ejemplo. Desecha la mayoría de la TV y la mayoría de los juegos de video – ¡y ponte a trabajar! Como lo dice la vieja canción: “Trabaja porque la noche viene, cuando el trabajo del hombre se acaba” (“Labora, la Noche Viene,” traducción libre de “Work, For the Night is Coming” por Annie L. Coghill, 1836-1807). ¡Yo creo que debemos cantar canciones como: “Labora, la Noche Viene,” en vez de los coros débiles de hoy!

Así que, un Cristiano que obedece la Palabra de Dios es uno que va a prosperar. No hay nada de magia ni de misterio.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Mientras los perdidos del “mundo” juegan y se “relajan” ¡tú busca el reino de Dios y vete a trabajar! ¡Nada te detendrá! “Todas estas cosas os serán añadidas.” Prosperarás y saldrás adelante en la vida si pones el reino de Dios primero y luego ¡te vas a trabajar! Ese es el plan de Dios en para la prosperidad, en el Nuevo Testamento.

II. Segundo, los que buscan el reino de Dios serán gente estable.

Por favor voltea a I Corintios 15:58. Es la página 1186 en la Biblia Anotada de Scofield. Leamos ese verso de pie y en voz alta.

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (I Corintios 15:58).

Se pueden sentar.

El Cristiano es llamado a ser “firme” y “constante” ¿en qué? En “la obra del Señor.” El comentario de Dr. Lange dice que esto se refiere a

…la obra que Cristo mismo tomó...y que Él ha mandado que Sus seguidores continúen...la proclamación y esparcimiento del Evangelio (traducción libre de John Peter Lange, D.D., Commentary on the Holy Scriptures, Zondervan Publishing House, comentario sobre I Corintios 15:58).

No se nos dice solamente que trabajemos físicamente, como hemos visto en II Tesalonicenses 3:10, sino que también se nos dice que hagamos “la obra del Señor.” Esto no es solamente para los pastores, sino que para todos los Cristianos. Yo no creo que el evangelismo sea solo para la “gente joven.” Todo Cristiano es mandado a hacer “la obra del Señor” (I Corintios 15:58). Esta es primeramente “la proclamación y el esparcimiento del Evangelio” como dice correctamente el comentario del Dr. Lange. Todo Cristiano es llamado a hacer la obra de Mateo 28:19-20, ¡Ir y hacer discípulos a los perdidos!

Ninguna persona que no asista al evangelismo debe guiar la música ni enseñarles a los niños en la iglesia. Nadie debe de ser diácono, secretario de iglesia, ni oficial de la iglesia que no vaya al evangelismo. Yo estoy en completo acuerdo con el Dr. John R. Rice cuando dijo:

Así que los oficiales de la iglesia serán elegidos primeramente por ser ganadores de almas...Luego la idea es poner un ejemplo a la iglesia y poner la presión piadosa de que los diáconos, los administradores y los ancianos estarán ocupados principalmente en ganar almas (traducción libre de John R. Rice, D.D., Why Our Churches Do Not Win Souls, Sword of the Lord Publishers, 1966, página 152).

Ahora, miralo. La persona que trabaja duro en su trabajo y que también trabaja duro yendo al evangelismo de esta iglesia – el Cristiano que es “firme” y “constante” en estas cosas – que es un trabajador estable – ¡será un gran éxito en la vida! ¡Cómo no alcanzará el éxito! Él labora mientras que los demás juegan. Él sale a ganar almas mientras los demás llenan sus cerebros de la violencia de la TV y juegos de video. Él es “firme,” mientras los otros corren de una iglesia a otra, se divorcian, se mudan de un lugar a otro! ¿Cómo podrá fracasar un trabajador así de sólido? Él será un gran éxito en una sociedad de payasos, endrogados, y vagos!

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Todo comienza con buscar a Cristo. Si te vas al trabajo sin conocer a Cristo, serás igual de perdedor que todos los demás. Fracasarás al principio, como el joven rico con el que Jesús habló.

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia...”
      (Mateo 6:33).

“Si no os volvéis [convertís]…no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 18:3).

Ves, Cristo no vino simplemente a enseñarte una “ética de trabajo.” Él vino a morir en la Cruz para pagar la pena de tu pecado. Él derramó Su Sangre para limpiarte del pecado. Él resucitó físicamente de los muertos y ascendió a la diestra de Dios en el Cielo.

Tú tienes que venir a Cristo. Tú tienes que ser convertido. Ese es el modo de empezar la vida Cristiana. Esa es la manera de empezar una vida mejor, no solamente en la tierra, ¡Sino que a través de la eternidad!

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Entra al compañerismo de esta iglesia local, y ve a evangelismo. Trabaja duro en la escuela o en tu empleo. Halla la salvación por una experiencia de conversión con Cristo. Como resultado, avanzarás más que los otros, y prosperarás en esta vida y en la por venir.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Espaol."


La Escritura Leida por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Mateo 6:25-33.
El Solo Cantado por el Sr. Mr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Seek Ye First the Kingdom of God” (“Busca Primero el Reino de Dios”).


EL BOSQUEJO DE

¡COMO SER PRÓSPERO! ¡LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

(Mateo 18:3; Lucas 13:24)

I.   Primero, los que buscan el reino de Dios serán gente trabajadora,
II Tesalonicenses 3:10 (ver Genesis 2:15, 16; 3:17-19;
Apocalipsis 22:3); II Tesalonicenses 3:12.

II.  Segundo, los que buscan el reino de Dios serán gente estable,
I Corintios 15:58; ver Mateo 28:19-20.