¿QUÉ ES EL EVANGELISMO VERDADERO?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Sermón predicado en la tarde del Dia del Señor, 24 de Octubre de 2004
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19).


Jesús dijo: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones". ¿A quién dio este mandato? Matthew Henry señala que fue dado originalmente a los apóstoles, y luego:

Le es dado a sus sucesores, los ministros del evangelio, cuyo trabajo es transmitir el evangelio de era a era, hasta el fin del mundo...y así debe ser entendido, sino, ¿cómo puede Cristo estar con ellos todos los días [verso 20] hasta el fin del mundo? En su ascensión, Cristo no solo dio apóstoles y profetas, sino que pastores y maestros, Efesios 4:11 (traducción de Matthew Henry's Commentary on the Whole Bible, Hendrickson, 1996 reimpresión, volumen 5, p. 361).

Así, Cristo mandó a pastores a enseñar y luego bautizar gente de todas las naciones. Las palabras "haced discípulos a todas las naciones" han sido traducidas correctamente en Español. El Dr. Gill lo explicó en su comentario del siglo dieciocho. El Dr. Gill dijo que debemos hacer

a los hombres verdaderos discípulos de Cristo: que conociendose a sí mismos, su pecado, y estado perdído por naturaleza; se nieguen a si mismos, ambos el yo pecaminoso y el justo; que han aprendido a conocer a Cristo, y el camino de justicia, de paz, de perdón, de vida y de salvación por él; y que han sido enseñados y capacitados a separarse de todo por Cristo, y a soportar todo por su causa, y a creer en él, y a seguirle donde sea que él vaya (traducción de John Gill, D.D., An Exposition of the New Testament, The Baptist Standard Bearer, 1989 reimpresión, volumen I, p. 376).

El Dr. Charles C. Ryrie señaló que "haced discípulos a todas las naciones"

Es el mandato de la comisión (traducción de The Ryrie Study Bible, nota sobre Mateo 28:19).

Podemos traducir Mateo 28:19 literalmente: "Cuando vayas, haz discípulos a todas las naciones". Así que el mandato aquí no es ir (aunque otras Escrituras nos dicen que lo hagamos), sino que el mandato en nuestro texto es hacer discípulos, "que han aprendido a conocer sus pecados, y su estado perdido por naturaleza; que se nieguen a sí mismos...que han aprendido a conocer a Cristo, y el camino de justicia, de paz, de perdón, de vida y de salvación por él" (Dr. John Gill, ibid).

A simple vista, este mandato es una reprimenda a los métodos modernos del evangelismo "decisionista". Desde la época del evangelismo "decisionista" de Charles G. Finney ha habido un movimiento que se aparta de lo que Cristo enseñó sobre el evangelismo verdadero - hacia los métodos flojos, desordenados que se usan casi universalmente en nuestras iglesias. Por ejemplo, ¿hace Billy Graham discípulos a todas las naciones? ¿Hace el Sr. Graham discípulos "que han aprendido a conocer sus pecados, y su estado perdido por naturaleza; a negarse a sí mismos...que han aprendido a conocer a Cristo, y el camino de justicia, de paz, de perdón, de vida y de salvación por él"? Yo digo que él no lo hace en la predicación de sus "campañas" televizadas, una de las cuales tomará lugar en el Rose Bowl cerca de Los Angeles en unas cuantas semanas. En vez de hacer discípulos, como Cristo enseñó en este verso, el Sr. Graham da una charla superficial acerca de los problemas de la vida, y la respuesta a ellos en Cristo, y luego empuja para que la gente pase al frente. Como resultado de mucho estudio cuidadoso yo sé que muy pocos de los que "pasan al frente" tienen la más minima idea que están pasando a ser discípulos, "a conocer su pecado, y estado perdido por naturaleza". Pocos de los que fluyen en los pasillos hacia el frente en estas campañas han "aprendido a conocer a Cristo" personalmente, o a "negarse a sí mismos". Esto muestra penosamente que el Sr. Graham no predica conforme a Mateo 28:19. Él fracasa miserablemente en "hacer discípulos a todas las naciones", lo cual es la verdadera obra de evangelismo. Es por eso que solo un lastimoso número se une a iglesias locales como resultado de sus muchas campañas. Simplemente no se han hecho discípulos, y están igualmente perdidos después de pasar al frente como antes de hacerlo. Yo no odio a Billy Graham. Yo lo amo con todo mi corazón. Pero él ha reemplazado el evangelismo antiguo del Dr. Gill y de Matthew Henry con el nuevo "decisionismo" que fue popularizado por Charles G. Finney y sus seguidores.

Creo que te asombrarías si supieras las estadísticas, que campañas enteras de Billy Graham han tomado lugar sin producir una sola conversión, ni siquiera una que se haya hecho verdadero discípulo, verdadero Cristiano.

El Dr. R. T. Ketcham fue el creyente Bíblico fundador de General Association of Regular Baptists (La Asociación General de Bautistas Regulares) . El Dr. Ketcham analizó los resultados de una campaña de Billy Graham en la cual 26,698 personas "pasaron al frente", sin embargo solamente 1,300 de esos veintiséismil no eran de una iglesia evangélica. Después de varios meses de cuidadoso estudio, el Dr. Ketcham halló que "Menos del uno por ciento de tal número se han hecho miembros de iglesia" (Oakland Tribune, Diciembre 17 de 1958, p. 6-S). El Dr. Ketcham estudió esto cuidadosamente y llegó a la conclusión de que menos del uno por ciento significa que de veintiseismil personas que pasaron al frente en esas reuniones de Billy Graham, solamente el uno por ciento de aquellos que no iban a alguna iglesia realmente se unieron a la iglesia después de su "decisión por Cristo". El Dr. Ketcham dijo:"Eso sería trece personas".

¡Fíjate! Solamente 13 personas realmente se unieron a una iglesia local por la primera vez - de 26,698 que pasaron al frente, 1,300 de ellos no venían de alguna iglesia. ¡Solamente trece personas - después de todo ese esfuerzo y toda esa predicación! Tú puedes leer más sobre el devastante desencubrimiento por el Dr. Ketcham de que Billy Graham fracasa en hacer discípulos verdaderamente convertidos en nuestro libro: Preaching to a Dying Nation, pp. 64-66. Esta sección del libro (solo en Inglés) se trata de las 13 personas nuevas que fueron añadidas a las iglesias después de una de las campañas más grandes del Sr. Graham. Escribe y manda $15.00 pidiendo Preaching to a Dying Nation. Es un libro de 246 páginas, y es sorprendentemente desengañador. El mensaje y métodos decisionistas del Sr. Graham solamente han añadido a las iglesias un pequeño número de gente que no venía de iglesia alguna- y no podemos estar seguros de que esas 13 personas eran verdaderamente discípulos salvos de Cristo.

La predicación y métodos decisionistas simplemente han fracasado en añadir un número significante de verdaderos conversos a nuestras iglesias.

Luego, toma algunos de los otros métodos usados por los decisionistas. Por ejemplo, pasar tratados. Los Discípulos nunca pasaron tratados. ¡No había imprentas para publicarlos! Y pasar tratados, de por sí, es un fracaso. Casi no trae a nadie a nuestras iglesias. Fracasa en hacerlos discípulos y verdaderos conversos en casi todo caso. Y no tiene ningúna base Bíblica. Nadie lo hizo en la Biblia - y no funciona. Lo puede hacer por años sin ver crecimiento en tu iglesia, simplemente porque no funciona. Preguntale al pastor desanimado que ha pasado muchos miles de tratados con míseros resultado alguno.

¿Y qué de los decisionistas que van de puerta en puerta, explicando "el plan de salvación" y luego diciendo la "oración del pecador" con los que estén dispuestos a repertirla? ¿Funciona? Casi nunca. Tú lo sabes y yo lo sé. Sabemos que casi no produce discípulos, verdaderos conversos que se unirán a la iglesia y le serán una ayuda.

Como he dicho, yo no odio a Billy Graham. Yo lo amo. Y no odio a los que pasan tratados, ni a los que van de puerta en puerta presionando a la gente a repetir las palabras de una oración. Yo los admiro por su celo. Solamente digo que estos métodos no son efectivos. No añadirás un número significante de personas a tu iglesia si sigues usando estos modos de evangelizar que no son efectivos. Necesitamos un nuevo enfoque. Y el nuevo enfoque que sugiero está en la Biblia, pero los decisionistas no están en la Biblia.

Sugiero un completo cambio de paradigma - una nueva (en verdad vieja) manera de hacer discípulos verdaderamente convertidos que se unan a las iglesias y las apoyen con todo su corazón. No me entiendas mal, yo creo en el evangelismo. Nuestra gente sale los días de semana en la noche al evangelismo. Pero conseguimos nombres y números de teléfono. Luego los llamamos por teléfono para traerles a la iglesia a oir el Evangelio. Como resultado tenemos muchas personas nuevas presentes en cada servicio. Para presentar mi "nuevo" modo de evangelismo, necesitamos volver a la Gran Comisión de Jesús y estudiarla con "ojos nuevos", con un espíritu afable. Y para hacerlo trataré con tres partes de nuestro texto:

"Por tanto, id, y [enseña, en la versión Inglesa] haced discípulos a todas las naciones..." (Mateo 28:19).

I. Primero, por qué la gente perdida necesita ser enseñada.

Una de las razones principales es porque hay tantos "Cristos" falsos hoy en día. Jesús predijo esto cuando dijo:

"Se levantarán falsos Cristos" (Mateo 24:24).

El crecimiento de falsos "Cristos" es una de las señales que Jesús dio tocante al fin de la edad (Mateo 24:3). El Dr. Henry Morris dice:

Los Cristos falsos...han estado presente atraves de toda la era Cristiana..., pero su número será multiplicado en la tribulación cuando las enseñanzas de la Nueva Edad ocultas energetizadas por lo demoníaco, alcanzarán su cúspide, incluyendo milagros demoníacos para autenticarlas (Traducción de Henry Morris, Ph.D., The Defender's Study Bible , Word Publishing, 1995, p. 1044).

La mayoría de los falsos Cristos que encontramos hoy están en dos clases: (1) Cristo presentado solamente como un gran profeta o maestro, en vez de la encarnación de la Segunda Persona de la Trinidad, y (2) Cristo presentado como un "espíritu" o "fuerza", en vez de el Jesús resucitado, que ascendió a la diestra de Dios en el Cielo. Los que consideran a Jesús un "espíritu" creen en un falso "Cristo". Después de Su resurrección, Jesús dijo:

"Un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo"
    (Lucas 24:39).

Los que consideran a Jesús meramente un profeta o gran maestro también creen en un falso "Cristo". Jesús dijo:

"Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30).

"Hijo de Dios soy" (Juan 10:36).

Jesucristo es el Hijo eterno de Dios, la Segunda Persona de la Trinidad:

"Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno" (I Juan 5:7).

"Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros"
    (Juan 1:14).

La gente perdida tiene que ser discipulada o seguramente confiara en un "Cristo" falso, (en nuestra cultura) generalmente cierta forma de "espíritu de Cristo", que en verdad es un "Cristo" de la Nueva Edad, y no realmente Jesús. La gente tiene que conocer al Cristo verdadero para ser salva.

La segunda razón que la gente perdida necesita ser discipulada es porque generalmente hará algo aparte de creer en Jesús, y la salvación viene solamemte pór fe en Él. El Apóstol Pablo dijo:

"Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo" (Hechos 16:31).

Pero la mayoría de la personas, a pesar de que dicen creer en Jesús, están realmente dependiendo de algún esfuerzo humano para ser salvas. Muchos dependen de asistir a la iglesia, o el bautismo, o la confesión de pecado para salvarlos. Muchos otros confían el hecho de "pasar al frente" o decir "la oración del pecador" para salvarlos. Otros confían el hecho de aprender el "plan de la salvación" para ser salvos. Muchos otros confían "sentimientos", o experiencias, o el Espíritu Santo para salvarlos. Todas estas cosas son evaciones, usadas para rechazar a Jesús, el único que puede dar la salvación por Su sangre y justicia.

Un pastor sabio debe seguir el mandato de Cristo y "enseñar a todas las naciones" [traducción literal del Inglés] - hacer discípulos - antes de bautizar a cualquiera de ellos, conforme a Mateo 28:19.

II. Segundo, dónde necesita la gente perdida ser enseñada.

Jesús dijo:

"Por tanto, id" (Mateo 28:19).

¿A quién le hablaba? Mateo 28:16 nos dice que Él le estaba hablando a los once Discípulos. Estos hombres eran los líderes de la primera iglesia local, que la Biblia llama:

"La iglesia que estaba en Jerusalén" (Hechos 8:1).

Así que este mandato de discipular gente perdida a la conversión fue dado a los líderes originales de esta iglesia local.

Pero la comisión no les fue dada solamente a ellos, porque acaba con las palabras:

"Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20).

Estas palabras muestran que la Gran Comisión se extiende hasta el fin de la edad presente. Cristo aún manda a pastores y otros líderes de la iglesia a hacer esta gran tarea, conforme a Efesios 4:11-16.

Cristo le ha encargado la gran obra de predicar y aconsejar a los perdidos a la iglesia local y sus líderes.

"Así que los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas" (Hechos 2:41).

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia [en Jerusalén] los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

"Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente" (Hechos 11:26).

La mejor y más Bíblica manera de ser discipulado a la conversión es aún la misma - dentro y atraves del liderazgo de una iglesia local del Nuevo Testamento. Yo creo que la Gran Comisión de Mateo 28:19-20 fue dada a la iglesia local y a nadie más. Es allí donde la gente que busca la salvación debe ser dirigida. Yo me doy cuenta de que este es un punto Bautista, ¡pero creo que los Bautistas están en lo correcto! ¡Esa es una de las razones principales por la cual soy Bautista!

"Por tanto, id, y haced discípulos [enseñad - en el Inglés] a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19).

III. Tercero, lo que la gente perdida necesita ser enseñada.

Se les debe enseñar que el nuevo nacimiento es una condición verdadera y necesaria para la salvación. Jesús dijo:

"El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios"
    (Juan 3:3).

"No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo" (Juan 3:7).

La gente perdida debe ser confrontada con el hecho de que ellos aún no son renacidos. Esto debe mencionarse vez tras vez - ambos en la predicación y en aconsejamiento privado. ¿Por qué? Porque si no son renacidos, "no pueden ver el reino de Dios", y "no pueden entrar en el reino de Dios" (Juan 3:3, 5).

Segundo, se les debe enseñar la realidad del evangelio. Esto debe hacerse constantemente. A menudo me sorprendo de ver tantos ministros tratando de enseñar doctrinas de "motivación" a gente inconversa. Yo creo que estaríamos mejor predicando el evangelio de Cristo como nuestro mensaje central y principal. El Apóstol Pablo creía eso. Él dijo:

"Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado" (I Corintios 2:2).

"Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado"
    (I Corintios 1:22-23).

Aún en muchas iglesias conservadoras el evangelio apenas se menciona. Se presume que ya todos lo saben. ¡Qué error! Yo me he dado cuenta de que tengo que predicar el evangelio virtualmente en cada sermón - ¡y aún así, muchos no lo captan!

Algunos ministros sienten que la predicación del evangelio hará a su gente gente superficial. Pero eso será cierto si los mensajes en sí sobre evangelio son superficiales. El Gran Spurgeon predicó el evangelio en su iglesia cada Domingo - la iglesia más grande del mundo en ese día. Sin embargo su gente no era nada superficial. El evangelio es la verdad más profunda en el mundo. Los hombres y mujeres que moran en el evangelio nunca son superficiales. Son profundamente espirituales y piadosos. Jesús dijo:

"Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida" (Juan 6:55).

Cuando hacemos banquete del evangelio tenemos carne y bebida que nos hacen fuertes en Cristo. La carne más fuerte que podemos comer es el evangelio de nuestro Salvador. ¡No hay carne más fuerte en el Cielo o en la tierra que ser partícipes de Cristo, meditar en Su agonía y muerte, contemplar Su resurrección y ascención!

"Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida" (Juan 6:55).

Debemos predicar y aconsejar el evangelio de Cristo. Debemos enseñarle a los perdidos:

"Arrepentíos, y creed en el evangelio" (Marcos 1:15).

Debemos traerlos al calor y compañerismo de la iglesia local. Debemos bautizarlos a nuestra membresía después de ser convertidos. Debemos enseñarles a vivir para Dios. Es por eso que decimos repetidamente: "Por qué estar solo? Ven al hogar - a la iglesia. ¿Por qué estar perdido? Ven al hogar - a Jesús, el Hijo de Dios".


(FIN DEL SERMÓN)

La Escritura leída por el Dr. Kreighton L. Chan antes del Sermón:  Mateo 28:16-20.

El Solo cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith antes del Sermón:

"Salvo por la Sangre del Crucificado" (por S. J. Henderson, siglo 19).

EL BOSQUEJO DE

¿QUÉ ES EL EVANGELISMO VERDADERO?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19).

I.   Primero, por qué la gente perdida necesita ser enseñada,
Mateo 24:24, 3; Lucas 24:39; Juan 10:30, 36; I Juan 5:7;
Juan 1:14; Hechos 16:31.

II.  Segundo, dónde necesita la gente perdida ser enseñada,
Mateo 28:16; Hechos 8:1; Mateo 28:20; ver Efesios 4:11-16;
Hechos 2:41, 47; Hechos 11:26.

III. Tercero, lo que la gente perdida necesita ser enseñada,
Juan 3:3, 7, 5; I Corintios 2:2; 1:22-23; Juan 6:55; Marcos 1:15.

Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."