JONÁS - ¿HECHO O FICCIÓN?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Semón predicado en la noche del Sabado 10 de Julio del 2004
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles


"La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches" (Mateo 12:39-40).


La nota sobre Jonás 1:17 de La Biblia Anotada de Scofield dice: "No hay otro milagro de las Escrituras que haya puesto de manifiesto tanta incredulidad como el narrado en este pasaje. Este no es en realidad un problema entre el que duda y la historia antigua, sino entre el que duda y el Señor Jesucristo (Mateo 12:39, 40)." Esa declaración es completamente correcta.

En su maravilloso librito, Jonah - Fact or Fiction?, el Dr. M. R. DeHaan dijo:

Ningún otro libro Bíblico ha sido dudado y ridiculizado por aquellos que dudan y por los impíos más que el Libro de Jonás. Sin embargo ningun libro del Antiguo Testamento ha sido mejor autenticado, y su carácter historico puesto fuera de dudas. El Señor Jesucristo mismo defiende la historia y veracidad literal de Jonás haciendolo un tipo de Su propia Muerte y Resurrección literales. En Mateo 12:40, Jesús, respondiendo a Sus críticos, quienes cuestionaban Su autoridad dice:

"Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches."

Este pasaje (referido también en Lucas 11:29, 30) inmediatamente alza al libro de Jonás sobre ficción o parábola. Jesús pone Su sello de aprobación sobre la historia del Libro de Jonás (M. R. DeHaan, M.D., Jonah - Fact or Fiction?, Zondervan Publishing House, 1957, Introducción, p. 1).

Cristo dijo que el Libro de Jonás es cierto. Eso fija el asunto para aquellos que creen en la autoridad de Cristo.

La narrativa del Libro de Jonás es simple. Dios le dijo a Jonás que fuera a la ciudad de Nínive y predicara en contra de su maldad. Nínive era una ciudad pagana, la capital de Asiria. Jonás era Judío de Gath-hepher, una ciudad localizada aproximadamente a 14 millas al sur oeste del Mar de Galilea, cerca de la ciudad de Nazaret. Jonás sabía que los Ninivitas odiaban a los Judíos y que eran malvados paganos. Él no obedeció a Dios. En vez, él huyó y abordó una nave que se dirigía hacia España. Durante el viaje una gran tempestad tomó lugar. Los marineros sintieron que Dios estaba castigando a alguien al mandar la tempestad. Al echar suertes determinaron que Jonás era el culpable. Jonás lo admitió y dijo que Dios los salvaría si lo echaban al mar, lo cual ellos hicieron - y el mar se calmó.

Dios había preparado un gran pez que tragase a Jonás. Del vientre del pez Jonás oró por liberación. Dios oyó su oración. El pez vomitó al profeta en tierra. Dios lo llamó a Nínive de nuevo, y esta vez Jonás obedeció. El profeta anduvo despacio por la gran ciudad de Nínive predicando este mensaje: "De aquí a cuarenta días Nínive será destruida" (Jonás 3:4). El pueblo de Nínive había padecido una plaga y un eclipse solar aproximadamente cuatro años antes, y esto quizá contibuyó a que estuvieran dispuestos a oir a Jonás (cf. The MacArthur Study Bible, Word Publishing, 1997, p. 1292). La ciudad entera, desde su reino hacia abajo se volteó a Dios en el más grande avivamiento grabado en la Biblia. Dios tuvo piedad de Nínive y salvó al pueblo.

El profeta Hebreo no estuvo complacido en que Dios mostrara misericordia a aquellos gentiles. Él se fue a vivir a una colina mirando la ciudad. Dios preparó una planta que creció sobre el refugio donde Jonás vivía. Las grandes hojas de la planta mantanían fresco el refugio del profeta. Pero Dios mandó un gusano, el cual atacó la planta y murió. Entonces Dios mandó un viento solano e hirió a Jonás en la cabeza. Dios usó esto como lección - a Jonás le importaba la planta de la misma manera en que a Dios le importaban los seres humanos de Nínive.

Esa es la historia básica. Es uno de los libros más pequeños del Antiguo Testamento, y yo creo que es uno de los más importantes. He llegado a creer que este pequeño libro es casi igual de importante que los cinco libros de Moises. He aquí dos razones por qué yo creo que el Libro de Jonás es tan importante.

I. Primero, el Libro de Jonás muestra la soberanía de Dios.

Uno de los temas de Jonás es el poder soberano de Dios sobre Su creación. Por favor voltea a Jonás 1:9. Está en la página 903 de La Biblia Anotada de Scofield. Jonás habla a los marineros antes de que lo echaran al mar.

"Y él les respondió: Soy hebreo, y temo a Jehová, Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra" (Jonás 1:9).

Este verso muestra que Jonás creía que Dios es el Creador y Señor del cielo y de la tierra.

El Señorío o soberanía de Dios se hace muy claro en el Libro de Jonás. Mira al verso 17.

"Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás"
    (Jonás 1:17).

Este era como ningún otro pez que haya vivido jamás. Fue "preparado" por Dios. El Dr. Harry Rimmer dijo:

En el libro de Jonás en el lenguaje Hebreo, la palabra traducida "pez" es la palabra Hebrea "dag". Esta palabra aparece diecinueve veces en el Antiguo Testamento y cada vez se ha traducido "pez"...en la versión Inglesa King James del Nuevo Testamento hay una traducción incorrecta que la hace aparecer como ballena.. Los traductores [al Inglés] al lidiar con este pasaje [Mateo 12:40] usaron la palabra "ballena" porque era la única criatura marina que conocían que era lo suficientemente grande. Sin embargo la palabra [en Griego] es "ketos" - y simplemente significa monstruo de la profundidad. La palabra Hebrea para ballena es "tannin". Las Escrituras del Antiguo Testamento dicen que Jonás fue tragado por un gran "dag" [pez]. El Nuevo Testamento dice que fue [tragado] por un "ketos", y en ningún lado dicen los originales que tal era una ballena (Dr. Harry Rimmer, The Harmony of Science and Scripture, Eerdmans, 1949, paginas 177-178).

Dios "preparó" aquel monstruo marino especial. Esto muestra el poder soberano de Dios. Miles de personas creen en el monstruo de Loch Ness, o en "Pie Grande", o en extraterrestres - aúnque no hay evidencia real para estas criaturas. ¡Pero esas son las mismas personas que piensan que es increible que Dios pueda hacer una criatura marina suficientemente grande para tragarse a un hombre! Este es su problema - ¡Su Dios es demasiado pequeño!

Ahora mira a Jonás 2:10.

"Y mandó Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra"
    (Jonás 2:10).

De nuevo esto nos muestra el poder soberano de Dios. Dios hizo a ese monstruo marino especial, y Dios causó que vomitara a Jonás tres días después.

La soberanía de Dios también es mostrada en el milagroso avivamiento que Dios envió al pueblo cuando Jonás predicó en el capítulo 3, versos 4 y 5, y en la preparación de la higuera que creció sobre el refugio donde Jonás vivía, en el capítulo 4, verso 6. Así, la soberanía de Dios es el tema mayor del Libro de Jonás. Tú debes rechazar o aceptar lo que el libro enseña sobre este tema. Dios fue capaz o fue incapaz de hacer las cosas que leemos aquí. Los milagros son, por definición, cosas que Dios por su poder soberano hace fuera del campo de la normalidad.

II. Segundo, el Libro de Jonás retrata la muerte, sepultura
y resurrección de Cristo.

El Dr. M. R. DeHaan dijo:

El Señor Jesucristo mismo defiende la historia y veracidad literal de Jonás haciendolo un tipo de Su propia Muerte y Resurrección literales. En Mateo 12:40, Jesús, respondiendo a Sus críticos, quienes cuestionaban Su autoridad dice:

"Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches."

(M. R. DeHaan, M.D., Jonah - Fact or Fiction?, Zondervan Publishing House, 1957, Introducción).

Mientras más estudio el Libro de Jonás, y las palabras de Cristo en Mateo 12:39-41, más tiendo a estar de acuerdo con el Dr. DeHaan en que Jonás en verdad murió estando adentro del estómago de ese monstruo marino. Cristo literalmente murio en la Cruz, y resucitó de entre los muertos. Y Cristo usó la experiencia de Jonás como el más grande retrato en el Antiguo Testamento de Su propia muerte y resurrección. Esta fue también la opinión del Dr. J. Vernon McGee, quien entró en gran detalle sobre este tema en su comentario Thru the Bible Commentary (Dr. J. Vernon McGee, Thru the Bible, Thomas Nelson, 1982, volume III, pp. 749-755).

El Dr. McGee dijo:

¿Fue el milagro mantenerlo vivo o fue el milagro resucitarlo de los muertos? Como este libro [Jonás] ilustra la resurrección, yo pienso que Dios lo resucitó de los muertos (ibid., p. 751).

El Dr. Henry M. Morris también tiene este punto de vista. Él dijo:

El Señor Jesús confirmó la veracidad historica de ambos Jonás y su experiencia dentro de la "ballena" al citarla como un tipo de su propia muerte, sepultura y resurrección (Mateo 12:39, 40). De hecho, estas palabras de Cristo probablemente indican que Jonás, como Jesús, verdaderamente murió y luego fue restorado a vida (Dr. Henry M. Morris, The Defender's Study Bible, World Publishing, 1995, nota sobre Jonás 1:17).

Terminemos nuestro estudio esta noche poniendonos de pie y leyendo Mateo 12:38-40 en voz alta.

"Entonces respondieron algunos de los escribas y de los farieseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal. Él respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches" (Mateo 12:38-40).

Se pueden sentar.

Si tienes problemas creyendo lo que Dios hizo a Jonás, también tendrás problemas creyendo que Dios literalmente alzó a Jesús de entre los muertos. Pero nosotros creemos en un Dios de milagros. Y no nos disculpamos por ello de ninguna manera. La Biblia entera está llena de historias de Dios haciendo milagros. La fe del Cristiano descansa sobre el milagro de la resurrección. Tómalo o déjalo.

"La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás" (Mateo 12:39).

¡Esa señal es la resurrección de Jesucristo de entre los muertos! Tómala o déjala. "Señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás." Cristo ha resucitado de entre los muertos. ¡Tómalo y vive! ¡O déjalo y perece! La opción es tuya!

(FIN DEL SERMÓN)

EL BOSQUEJO DE

JONÁS - ¿HECHO O FICCIÓN?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

"La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches" (Mateo 12:39-40).

(Jonás 3:4)

I.   El Libro de Jonás muestra la soberanía de Dios, Jonás 1:9, 17; 2:10.

II.  El Libro de Jonás retrata la muerte, sepultura y resurrección de
Cristo, Mateo 12:38-40.

Tú puedes leer los sermones del Dr. Hymers cada semana en el Internet,
En: www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."