Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL LLAMADO AL DISCIPULADO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 24 de Junio, 2018

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9:23-24).


¿A quién le dijo Jesús esto? Él lo dijo a todos los 12 Discípulos aquí. Pero note que Él dijo a todas las personas en el pasaje paralelo en Marcos 8:34:

“Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Marcos 8:34).

Entonces, está claro que Jesús dijo esto a muchos de sus aspirantes a seguidores, incluidos los Doce. Para ser un discípulo de Jesús, todos deben negarse a sí mismos, tomar su cruz y seguirlo. Si no haces eso, no puedes ser un verdadero cristiano, solo un nuevo evangélico débil, un cristiano de nombre solamente. Jesús dice: “¿Quieres ser mi seguidor? Entonces debes negarte a ti mismo, tomar tu cruz y seguirme “.

¿Qué pasa si te niegas a hacer esto? El pasaje lo deja en claro. En el verso 24 leemos,

“Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9:24).

Hay dos tipos de personas que vienen a nuestra iglesia. Los llamo los “tomadores” y los “donadores”. Los “tomadores” son los que vienen a “obtener” algo de la iglesia. Los “donadores” son los que se dan a sí mismos para ser discípulos de Jesús. Todos los domingos por la mañana veo a un “tomador” venir aquí con su mujer. Disfrutan el sermón como si fuera un espectáculo para ellos. Ellos comen la comida y la tragan con refrescos. Ni siquiera piensan en poner dinero para pagar la comida en la que se atiborran. ¡La persona que los invitó cree que hizo algo grandioso para que llenen dos sillas! Podrías llenar un centenar de sillas con gente egoísta como esa. ¿Qué haría? ¡Mataría a esta iglesia tener cientos de personas así! ¡Ni siquiera vendrán al servicio del domingo por la noche! Son “tomadores” evangélicos. Y las personas que toman y toman solo roban a la iglesia; nunca ayudan a una iglesia. ¡Ellos nunca pueden ser discípulos de Jesús! ¡Arruinan una iglesia! ¡No te atrevas a atraer a personas egoístas como esa! “Menos es mejor que más”.

“Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9:24).

Alguien dice: “Hay demasiado para renunciar, demasiado para perder”. Entonces, pierde todo y entonces, ¡va al infierno! Para confiar en Jesús, no puedes confiar en nada más. Si confías en cualquier cosa menos en Jesucristo, ¡perderás todo!

“Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9:24).

Cuando tenía diecisiete años me “rendí a predicar”. Me gusta ese término pasado de moda, “rendirse a predicar”. No lo escucho más. Pero es tan cierto ahora como siempre. Un verdadero predicador tiene que “rendirse” para predicar. Él sabe que no es fácil. Él sabe que no ganará mucho dinero. Él sabe que no tendrá los aplausos del mundo. Él sabe un poco de la dureza y el sufrimiento que sufrirá. Los mejores predicadores saben estas cosas. También saben que tendrán que pasar años en la escuela, conseguir un trabajo que no les pague demasiado, un trabajo que el mundo perdido considera inútil, un trabajo que hará que la mayoría de la gente del mundo lo ridiculice y pelee contra él. Conocí muchas de esas cosas poco después de los 17. Me tomó ocho años obtener mi título universitario por la noche (trabajando ocho horas al día y yendo a la universidad por la noche). Trabajé 16 horas al día, siete días a la semana, para pagarme la universidad por la noche. Tome tres años más, en un seminario que odiaba, obtener una maestría. Me tomó más de cuarenta años más tener una iglesia como esta. ¿Lo haría todo de nuevo? ¡Oh si! ¡No hay dudas al respecto!

¿Por qué continúo en eso? Me había rendido para predicar. Era tan simple como eso. ¿Lo haría de nuevo si tuviera 17 años? ¡Oh si! ¡Absolutamente! ¡No hay dudas al respecto! ¡He descubierto que hay una gran alegría, y una gran satisfacción, de ser un predicador llamado por Dios en este tiempo de apostasía! Si tuviera la opción de cualquier otro trabajo en todo el mundo, desde el presidente de los Estados Unidos hasta un actor ganador de un Premio de la Academia, sin vacilar elegiría ser el pastor de esta iglesia. ¡Y Dios sabe que te estoy diciendo la verdad! Lo mismo mi hijo, Robert.

Miren a los grandes cristianos que se quedaron, cuando nuestra iglesia se derrumbaba. Ellos salvaron esta iglesia. Los llamamos “los treinta y nueve”. Todos sus amigos se fueron. Perdieron a cada uno de sus amigos, ¡en la iglesia dividida! ¿Crees que es fácil? Trabajaron más que cualquier otro cristiano que yo conozco, incluidos todos ustedes, jóvenes. Dieron miles y miles de dólares, además del diezmo. Vinieron a cada reunión y trabajaron hasta la noche, para salvar esta iglesia. Muchos de ellos tuvieron sus propios hijos que rechazaron y regresaron al mundo. Ellos sufrieron grandes pérdidas para salvar esta iglesia por ti.

¡Pregúntales si lamentan dar todo por Jesús! ¡Pregúntales! ¡Pregúntales! ¡Muchos de ellos destrozaron sus vidas para salvar esta iglesia por ti! ¡Pregúnteles si cometieron un error! Pregúnteles si lo volverían a hacer. Adelante, ¡pregúnteles!

Pregúntele al Sr. Prudhomme. Perdió una casa con una piscina. Ella lo tomó. Ella le gritó toda la noche. Se sentía como si estuviera en el infierno. ¡Ella destrozó su vida! Tú sabes quién era. ¿El señor Prudhomme cometió un error? ¿Se arrepiente de haber perdido todo antes de que Dios le diera a Dora y a su hijo? ¿Mira hacia atrás en tristeza por negarse a sí mismo y tomar su cruz para seguir a Jesús? ¡No, no lo hace! No le dije que iba a decir esto. No necesitaba decirle. Él sabe, en lo más profundo de su alma, que “todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.” (Lucas 9:24). ¡Pregunta a la Sra. Salazar! Ándale y pregúntale. Su esposo está muerto. Sus hijos se han ido. Pregúntale si lamenta que ella tomó su cruz y siguió a Jesús. No le pregunté si podía decir esto. No necesité preguntarle. Sé que ella haría lo mismo una vez más. Ella sabe “todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará”. Pregúntale a la señora Hymers ¡Ella no consiguió nada al casarse conmigo! No teníamos nada. Vivimos en un apartamento de un cuarto. No teníamos muebles. No teníamos televisión. Nos sentamos en el piso y miramos a un perico en una jaula que alguien nos dio. Solo tenía un salario muy pequeño. Todos nos atacaron. Ella tuvo que aguantarme, y la mayor parte del tiempo me destrozaron dentro los horrores de una iglesia dividida después de la otra. Ninguna joven debería pasar por lo que mi pequeña esposa pasó para tener la gran iglesia que tenemos esta noche. Pregúntale si ella cometió un error. Pregúntale si lo haría de nuevo. No le pregunté si podía decir esto. ¡No necesité preguntarle! ¡Sé que ella volvería a hacer todo por Jesús! Pregúntale al Sr. Lee. Sus padres se volvieron contra él para siempre porque él tomó su cruz para seguir a Jesús. Pregúntale si cometió un error al destrozar su vida para seguir a Jesús. Sé que lo haría todo de nuevo, sin murmurar ni quejarse. Pregúntele al Sr. Matsusaka. Pudo haber ingresado en la fuerza policial. Ellos lo querían. Pero él hubiera tenido un horario que hubiera imposibilitado para él ayudar a esta iglesia. Recuerdo cuando se alejó de un buen trabajo en la fuerza policial para ayudarnos a salvar esta iglesia. Recuerdo cómo tomó su cruz y se negó a ser uno de “los treinta y nueve”. ¡Dios te bendiga, querido hermano! Nunca olvidaré lo que hiciste, ¡y tampoco lo hará Dios! John Samuel Cagan fue salvado por tu ejemplo. Tu diste muchísimo, pero tienes al próximo pastor de nuestra iglesia. ¡Y solo cuando Jesús regrese sabrá la alegría de ser un donador, y no un tomador! ¡Reinarás con Jesús en Su Reino para siempre! Jim Elliot fue asesinado como un mártir, tratando de llevar el Evangelio a una tribu de paganos. Y fue Jim Elliot quien dijo:

“Él no es un tonto que da lo que no puede guardar para obtener lo que no puede perder”.

Amen.

Un joven de nuestra iglesia le dijo al Dr. Cagan: “Soy un profesional ahora. No puedo hacer más de dos horas de trabajo extra en la iglesia “. El Dr. Cagan dijo: “¿Qué hay del Dr. Chan? Él es un doctor en medicina. ¡Es un profesional! Realiza innumerables horas de trabajo en la iglesia e incontables horas de evangelismo extra en las universidades, muy por encima de lo que hace cualquier otra persona.” ¡Sí, mira al Dr. Chan! Él sabe que Jesús tenía razón, “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23). Luego mira al Dr. Cagan. Le ofrecieron un trabajo con sueldo muy alto con seguridad y grandes beneficios, no una, sino cuatro veces. Él los rechazó a todos. ¿Por qué? Porque tendría que dejar Los Ángeles y mudarse a la ciudad de Nueva York, o Washington, DC. Él los rechazó a todos, cientos de miles de dólares, para quedarse en esta iglesia y salvarla de la ruina en la iglesia dividida. ¿Era un tonto? Escucha a Jim Elliott, quien dio su vida, una vez más. Escriba lo que dijo al frente de su Biblia:

“Él no es un tonto que da lo que no puede guardar para obtener lo que no puede perder”. (Jim Elliot, mártir de Jesús)

Podría seguir y seguir, y mencionar el porte y el sacrificio de cada uno de “los treinta y nueve” - Sr. Song, Sr. Mencia, Sr. Griffith - que se arrastró a la iglesia con un tubo colgando de su cuerpo después de la cirugía de cáncer. Puedo verlo con cara blanca y sudor corriendo por su frente, aferrándose al púlpito para no desmayarse, cantando:

Prefiero a Jesús más que oro tener,
   Prefiero a Jesús que plata poseer,
Prefiero a Jesús más que todo afán
   Este mundo pueda dar.

¿Era el Sr. Griffith un tonto?

“Él no es un tonto que da lo que no puede guardar para obtener lo que no puede perder”.

Podría continuar y nombrar a cada una de las mujeres, y cada uno de los hombres, en “los treinta y nueve” - que se negaron a sí mismos y tomaron sus cruces diariamente para seguir a Jesucristo, y hacer una iglesia animada para ustedes esta noche.

Cuando quemamos la hipoteca de este edificio, les dije a los jóvenes que se detengan y piensen. Pronto nos iremos. ¿Quién tomará el lugar de la Sra. Roop en el órgano? ¿Quién tomará el lugar del Sr. Roop protegiendo la puerta? ¿Quién de ustedes tomará el lugar, día tras día y noche tras noche? ¿Quién de ustedes se negará a sí mismo y tomará el lugar de Richard y Ronald Blandin? ¿Quién perderá su vida, hora tras hora, día tras día, sin recompensa terrenal, para tomar su lugar cuando ya no estén? - como todos nosotros en “el treinta y nueve” pronto se irán - mucho antes de lo que los jóvenes irreflexivos alguna vez sueñan. ¿Quién reemplazará a la Sra. Cook en la cocina? ¿Quién reemplazará a Willie Dixon? Ustedes comen su comida. Pero no puedo pensar en uno de ustedes que pueda reemplazar incluso al Sr. Dixon, que ahora tiene ochenta años. ¡No veo quién reemplazará a ese querido viejo! ¿Aun sabes lo que hace? ¿Es el un tonto para pasar sus días y varias noches a la semana para alimentarlo? ¿Es el un tonto?

“Él no es un tonto que da lo que no puede guardar para obtener lo que no puede perder”.

¿Quién de ustedes, los jóvenes, sacrificará todo para que esta iglesia continúe fortalecida durante otros treinta o cuarenta años? El Dr. Cagan se habrá ido. ¿Quién lo reemplazará? El Dr. Chan se habrá ido. ¿Quién tomará su lugar? La mayoría de ustedes no podría reemplazar al Sr. Dixon o Rick y Ron Blandin. ¡Crees que no son importantes, pero no podrías reemplazarlos! Tomará autosacrificio. Requerirá rodamiento cruzado. Jesús dijo,

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9:23, 24).

Cuando Dios llamaba al Dr. Cagan el leyó Tortured for Christ (Torturado por Cristo) por el Pastor Wurmbrand. Era natural para él amar al Pastor Wurmbrand porque era un judío como el Pastor Wurmbrand. Y cuando leyó “Torturado por Cristo”, el Dr. Cagan pensó que le gustaría encontrar una iglesia con los mismos valores sacrificiales enseñados por Wurmbrand. El Dr. Cagan me vio predicando en la calle cerca de UCLA. Vio a la gente gritándome y arrojándome cosas. El Dr. Cagan pensó: “Ese es el hombre que me gustaría oír predicar”. Así que descubrió dónde estaba nuestra iglesia y vino. La otra noche, el Dr. Cagan me dijo que me había escuchado decir: “Te vas a quemar por algo. ¿Por qué no te quemas por Jesús?”

El Dr. Cagan era solo un joven entonces, en sus veintes. ¡Qué pensamiento para un hombre joven tener! “Te vas a quemar por algo”. ¡Por supuesto! ¡Todos “se agotan” tarde o temprano! Tu cabello comienza a caerse. Las líneas vienen a tu cara. La vida en el mejor de los casos es difícil. Lo siguiente que sabes es que te estás haciendo viejo. Entonces te quemas y mueres. “Te vas a quemar por algo”. Sí, de hecho, eso les sucederá a todos ustedes. ¡Tú te quemarás!

Pero luego un pensamiento aún más profundo: “¿Por qué no te quemas por Jesús?” Todos los grandes cristianos a través de las edades han pensado cosas como esa: “Te vas a quemar por algo”. ¿Por qué no te quemas por Jesús? “No sé cómo puedes leer sobre Henry Martyn (1781-1812) y no querer “quemarse” como lo hizo a la edad de 31 años. No sé cómo puedes leer de Robert McCheyne (1813-1843) y no quiera “quemarse” por Jesús como lo hizo a la edad de 29 años. Algunos de ustedes tienen tanto miedo de leer acerca de ellos que ni siquiera los buscarán en Wikipedia. ¿Tienes miedo de que puedan influenciarte? ¿Dónde están los hombres como Henry Martyn y Robert McCheyne? ¡Nunca podremos ser una iglesia que inspire a los jóvenes a ser discípulos, a menos que se conviertan en discípulos para mostrarles el camino!

Nuestra propia Sra. Cook se enamoró de un anciano que murió veinte años antes de que ella naciera. Él nació en una familia muy rica y heredó todo el dinero. También fue un atleta mundialmente famoso. Luego se convirtió en un discípulo de Jesús. Dio todo su dinero con mucho cuidado y muy deliberadamente. Luego fue a China como misionero, al interior. Durante catorce años, se mantuvo alejado de su esposa e hijo por su llamado a predicar a los paganos. Más tarde fue al corazón de África y abrió un nuevo campo de misión. Finalmente murió, muy lejos en el interior de África. Su carrera y su fortuna se fueron, para Jesús. Su hogar y su familia también fueron. Cerca del final de su vida, este maravilloso anciano dijo: “No sé nada más de lo que pueda sacrificar al Señor Jesucristo”. Nuestra Sra. Cook se enamoró de ese anciano que murió veinte años antes que ella nació. Y me alegra que lo haya hecho. Si ella no lo hubiese amado y no hubiera sido influenciada por él, habría sido simplemente otra mujer blanca egoísta y de mediana edad, criando perros pura sangre en el Valle de San Fernando. Pero debido a que fue influenciada por C. T. Studd, ella pasa cientos de horas alimentando y cuidando de ustedes jóvenes, aquí en el corazón de Los Ángeles. Hace unos años, la Sra. Cook hizo una pequeña placa para mí con las palabras de su héroe, Charles Studd, sobre ella. Lo veo todos los días en mi estudio. Dice,

“Solo una vida,
   Pronto pasará;
Solo lo que se hace por Jesús
   Durará.”
     - C. T. Studd.

Y Jesús nos dice a todos,

Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9:23, 24).

¡Debemos tener una iglesia llena de jóvenes discípulos de Jesús si queremos salvar a algunos jóvenes y entrenarlos también para convertirnos en discípulos de Jesús! Dr. Cagan, por favor, condúzcanos en oración. Por favor, levántese y cante el himno número 2, “Más amor a ti”.

¡Amarte más, Jesús, amarte más!
   Oye mi oración de rodillas;
Mi ruego es con fervor, amarte más Señor,
   ¡Amarte más, amarte más!

Antes al mundo amé, La paz busqué;
   Hoy solo busco a Ti, Dad lo mejor;
Es toda mi oración: ¡Amarte más, Jesús,
   ¡Amarte más, Amarte más!

Obre tristeza aquí, Manda dolor;
   Dulces mensajes son, Vienen de Ti,
Conmigo al cantar: ¡Amarte más, Jesús,
   ¡Amarte más, Amarte más!
(Traducción libre de “More Love to Thee”
     por Elizabeth P. Prentiss, 1818-1878).


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith:
“More Love to Thee” (por Elizabeth P. Prentiss, 1818-1878).