Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡AVIVAMIENTO Y REGOCIJO!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Noche, 23 de Septiembre del 2017

“¿No volverás a darnos vida, Para que tu pueblo se regocije en ti?” (Salmo 85:6).


Los primeros tres versículos de este Salmo muestran la misericordia del Señor sobre Israel en el pasado. Pero los versículos 4 y 5 muestran la ira del Señor hacia ellos por su pecado presente. Los versículos seis y siete muestran su necesidad de la misericordia de Dios para avivarlos. La palabra Hebrea para “darnos vida” significa “vivificar, revivir”.

“¿No volverás a darnos vida, Para que tu pueblo se regocije en ti?” (Salmo 85:6).

Necesitamos que nos “de vida” antes de que podamos “regocijarnos en Dios”.

Nuestras iglesias hoy no tienen ni idea de lo que significa “¡regocijarse en Dios!”. Regocijarse en Dios tristemente ha desaparecido de nuestras iglesias hoy. Todo lo que tenemos hoy es salvajismo o frialdad. Nuestras iglesias Bautistas son tan frías como el hielo. Mi esposa y yo estábamos de vacaciones la semana pasada. Fuimos a una iglesia Bautista fundamental el Domingo. Era muy formal y fría – una iglesia de estudio Bíblico, influenciada fuertemente por John MacArthur. Las “mejores” personas tomaron notas sobre el sermón. Pero la mayoría de la gente se quedaba dormida o miraba alrededor de la iglesia y prestaba poca atención al predicador mientras explicaba las palabras Griegas pero no las aplicaba a la gente. Y a la gente le encanta tenerlo así. Pensé que si pudiera disponer de dos minutos para aplicar el texto todo el mundo habría abierto sus ojos sorprendidos – ¡y entonces habrían estado enojados conmigo! En la mayoría de nuestras iglesias Bautistas la gente viene a dormir. Cualquier cosa que pudiera llamar su atención les molestaría. Los viejos Bautistas muertos solían encontrar fallas en la predicación viva. Ellos dijeron: “Dejó de enseñar y fue a predicar” – ¡como si “predicar” fuera algo terrible para un pastor! Después de que mi pastor el Dr. Lin se fue de la iglesia China, la gente ya no quería predicación. ¡Ahora la iglesia está muerta como un cadáver! ¡Esa es la triste condición de la mayoría de las iglesias ahora! ¡El avivamiento es completamente diferente de cualquier cosa que la mayoría de las iglesias tienen hoy! Entonces el Salmista clamó a Dios:

“¿No volverás a darnos vida, Para que tu pueblo se regocije en ti?” (Salmo 85:6).

Ha sido mi privilegio único estar presente en cuatro avivamientos enviados por Dios. ¡Muy pocos predicadores han visto uno! Pero por la misericordia de Dios he visto cuatro ahora, incluyendo este, que no ha terminado todavía. ¡No, no ha terminado! Mira nuestro texto en detalle.

I. Primero, el avivamiento es un don soberano de Dios.

“¿No volverás [] a darnos vida…?” (Salmo 85:6).

Tratamos de prepararnos para el avivamiento durante más de cuarenta años. Yo explicaba el avivamiento. Yo predicaba para el avivamiento. Pero cada vez que enfatizaba el avivamiento las personas se rebelaban. La gente hablaba en contra de mí por predicar demasiado duro. La gente formaba pequeños grupos para hablar mal de mí, y hablar en contra de aquellos entre nosotros que eran Cristianos serios. Se puso tan mal que en realidad tenía miedo de mencionar el avivamiento. Pero seguí predicando la ley y el Evangelio, y poco a poco los que no querían el Cristianismo serio se fueron. Finalmente, sólo un puñado de esas personas rebeldes permanecieron en nuestra iglesia.

El Sábado por la noche, 27 de Agosto del 2016, pedí a personas serias que recitaran los versículos de memoria en Isaías 64:1-3,

“¡Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes, como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia! Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti” (Isaías 64:1-3).

De repente sentí la presencia de Dios en el cuarto. Dije que cuando el avivamiento viene siempre desciende cuando no esperamos. Un “toque” de avivamiento comenzó esa noche. El Domingo 28 de Agosto el Espíritu Santo estuvo presente en el servicio. John Cagan predicó sin planearlo, yendo y viniendo sobre la plataforma. Varias personas se acercaron a orar mientras John predicaba.

El lunes 5 de Septiembre, al final de nuestra conferencia Bíblica del Día del Trabajo, vimos un video sobre el avivamiento en China. La gente estaba confesando pecado, llorando y cantando. Lo habíamos visto antes, pero esta vez Dios estaba presente y la película causó una profunda impresión en muchos de nosotros. Había oración y canto serio al final de la noche.

El Miércoles 7 de Septiembre, una reunión de oración se llevó a cabo en mi casa. Ocho líderes en nuestra iglesia oraron por un par de horas para que Dios nos enviara avivamiento como lo hizo a China.

El Jueves por la noche, el 8 de Septiembre hablé sobre “Sanando el Corazón del Reincidido”. Tuve miedo de dar una invitación porque John Cagan había dicho que nadie respondería. Le pedí a Christine Nguyen y Shirley Lee que oraran. Nuestro diácono Kyu Dong Lee tuvo convicción y rompió a llorar. La señora Chan y la señora Cagan se acercaron para confesar pecado. Tuvimos otro “toque” de avivamiento – por primera vez en más de cuarenta años. La reunión comenzó a las 7:00 PM y terminó a las 11:00 PM. Dije que el tiempo se detiene en el avivamiento, como si fuera un tiempo mucho más corto.

El Viernes 9 de Septiembre, Dios no estuvo presente. La señora Lee no podía orar bien. La gente en nuestra iglesia había asumido que Dios estaría presente, como lo estuvo la noche anterior.

El Sábado 10 de Septiembre, varias personas ayunaron y oraron durante el día, pero Dios no estuvo presente. Yo advertí a nuestra gente que Dios es soberano, y no volvería si no estaban serios en confesión y arrepentimiento. Yo advertí de Oseas que Dios se había retirado de nosotros para enseñarnos que sin Él no podíamos hacer nada espiritual.

Pocos minutos después, Dios regresó a la reunión. Baiyang Zhang testificó que ella vino a la reunión en contra de los deseos de sus padres Budistas que querían que ella se quedara con ellos para el Festival del Medio Otoño Chino. Minh Vu testificó cómo había venido a la iglesia en contra de la ira de sus padres. Varias personas pasaron al frente, pero la mayoría de ellos no estaban serios, no querían alejarse de sus amigos perdidos y otros pecados. El Dr. Cagan notó que aquellos que fueron salvos o avivados renunciaron al pecado y tomaron una postura para Dios incluso antes de que fueran salvos. Pero los que no pagaron el precio no recibieron nada del Señor.

Domingo 11 de Septiembre, Noah Song predicó por la mañana y John Cagan en la noche. Muchas personas pasaron al frente, pero ninguna fue salva porque se olvidaron de lo que el Dr. Cagan dijo la noche anterior acerca de estar serios y renunciar al pecado.

Miércoles, 14 de Septiembre, hablé sobre la necesidad de confesar el pecado y el arrepentimiento. Muchas personas vinieron a la plataforma para confesar pecados. Terminé el servicio diciendo que estas reuniones (especialmente la del Jueves 8 de Septiembre) fueron los servicios más importantes que ha tenido nuestra iglesia. Dios nunca había descendido de esta manera en más de 40 años en nuestra iglesia.

Estas reuniones del verano pasado y principios del otoño mostraron claramente que Dios es soberano en el avivamiento. Es Dios quien comienza un avivamiento. Es Dios quien mantiene el avivamiento. Él se retira de las reuniones si la gente llega sin profunda oración y preparación. Dios es quien da el avivamiento. ¡Pero sólo lo da a personas serias!

“¿No volverás [] a darnos vida…?” (Salmo 85:6).

“Espíritu del Dios Vivo”. Ponte de pie y cántala.

Espíritu de Dios, Ven, oramos.
Espíritu de Dios, Ven, oramos.
Derríteme, moldéame, Quebrántame, dóblame.
Espíritu de Dios, Ven, oramos.
   (Traducción libre de “Spirit of the Living God” Daniel Iverson,
      1899-1977; altereda por el pastor).

Pueden sentarse.

II. Segundo, el avivamiento es solo para el pueblo de Dios.

“¿No volverás [] a darnos vida…?” (Salmo 85:6).

El “nosotros” no se refiere a los no elegidos. Sólo habla de Cristianos y de no-Cristianos elegidos. Aquellos que no están entre los elegidos pensarán que no tienen que ser serios en la oración, ni en obedecer los sermones. Pueden venir a todas las reuniones, pero venir no les ayudará para nada. No confesarán sus pecados con lágrimas. Ellos no serán salvos. No serán avivados. Ellos disfrutarán del ambiente feliz de las reuniones, pero no se “doblarán” en arrepentimiento.

Evan Roberts dijo: “Debemos librar a la iglesia de todos los malos sentimientos – toda malicia, envidia, prejuicios y malentendidos. No te inclines en oración hasta que todas tus ofensas [contra otros en la iglesia] hayan sido [confesadas] y perdonadas; pero si sientes que no puedes perdonar, inclínate al polvo y pide un espíritu de perdón. Lo conseguirás entonces” (Traducción de Brian Edwards: Revival: A People Saturated with God, Evangelical Press, 2004, p.113).

“El avivamiento es siempre un avivamiento de santidad. Y comienza con una convicción de pecado...no hay tal cosa como un avivamiento sin lágrimas de convicción y tristeza” (Brian Edwards, ibíd., P.115).

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros” (I Juan 1:9, 10).

Una mujer ha estado viniendo por veinte años sin ser salva. ¿Por qué? ¡Porque culpa a los demás y no confiesa sus propios pecados! “Examíname, Oh Dios”. Es la número 10. Ponte de pie y cántala.

“Examíname, Oh Dios, y conoce mi corazón:
Pruébame, y conoce mis pensamientos:
Y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;
Y ve si hay en mi camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno”.
   (Salmo 139:23, 24).

La confesión del pecado es la clave del avivamiento. Debes confesar tus propios pecados. Cántalo de nuevo. Se pueden sentar.

“El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará Misericordia” (Proverbios 28:13).

La confesión de pecado con lágrimas es una clave para el avivamiento. Como dijo Brian Edwards: “No hay tal cosa como avivamiento sin lágrimas de convicción y tristeza” (ibíd., Pág. 115).

III. Tercero, el avivamiento produce regocijo.

“¿No volverás a darnos vida, Para que tu pueblo se regocije en ti?” (Salmo 85:6).

Estamos brincando un año hasta el 16 de Septiembre del 2017. El Sábado 16 de Septiembre, el Dr. Cagan predicó sobre “El Sufrimiento del Dr. y la Sra. Hymers Produjo Esta Iglesia”. Al final del sermón me paré en el púlpito y narré las bendiciones del avivamiento hasta ahora. Le pedí a los que fueron salvos durante el avivamiento que se pusieran de pie al frente. Hubieron unas 20 conversiones – ¡lo más que hemos tenido en un año! También les pedí a todos los que fueron avivados que vinieran al frente, y a otros que fueron ayudados en el avivamiento. Más de un tercio de la iglesia vino a testificar de la bendición de Dios en el avivamiento hasta ahora. ¡Fue un tiempo de gran regocijo!

Por favor, pónganse de pie y canten la número 17, “Mi Visión Llena”.

Mi visión llena, oh, Salvador,
   Que solo vea a Jesús hoy;
Aunque el valle me guíes pasar,
   Tu gloria sin fin me rodeará.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, todo desear
   Sea por Tu gloria; inspírame
Con Tu perfección, Tu santo amor,
   Mi senda inunda con celestial luz.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, que nada vil
   Oscurezca la luz interior.
Que vea solo Tu bella faz,
   Susténtame con Tu gracia eternal.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.
(Traducción libre de “Fill All My Vision”
por Avis Burgeson Christiansen, 1895-1985).

Ahora canten la número 19, “Ese amor”.

Ese amor, cual el mar vasto, Inundación de bondad,
   Cuando el Príncipe de Vida, Por nosotros Él sangró.
¿Quién Su amor no recordará? ¿Quién cesará de alabar?
   Él jamás será olvidado, Por toda la eternidad.

En el monte del calvario, Grandes fuentes se abrieron;
   De sus portales de merced, Ola de gracia fluyó.
Gracia, amor, cuan grandes ríos, Incesantes corrieron,
   La justicia y paz celestial Al mundo vil besaron.

Que tu amor al aceptarlo, Te ame, todos mis días;
   Que solo Tu reino busque, Sea mi vida Gloria a Ti;
Solo Tú serás mi gloria, El en mundo nada hay.
   Limpio y santo Tú me hiciste, Libertad Tú me diste.

En Tu verdad por la Biblia, Y Tu Espíritu me guías;
   Suples lo que necesito, al confiar en Ti, Señor.
De Tu plenitud me viertes, Tu poder y amor a mí,
   Sin medida, ilimitado, Atrayéndome a Ti.
(Traducción libre de “Here is Love, Vast as the Ocean”
     por William Rees, 1802-1883).

Ahora canta “Compártelo”, es la número 18. ¡Trae alguien contigo mañana!

Un fuego enciendes con una sola chispa,
Y pronto del calor del fuego muchos gozan,
Así es el amor de Dios, tú al recibirlo,
A todos extiendes Su amor, lo quieres compartir.

Que maravilloso tiempo Es la primavera,
Las aves cantando, las plantas floreciendo,
Así es el amor de Dios, tú al recibirlo,
Quieres cantar, te refresca, lo quieres compartir.

Deseo para ti, este gozo que encontré,
Puedes de él depender, no importa en donde estés,
Desde los montes gritaré, al mundo le diré,
A mi llegó el Señor de amor, lo quiero compartir.
    (Traducción libre de “Pass It On” por Kurt Kaiser, 1969
       alterada por el Pastor).

Pueden sentarse.

Quiero que tengamos más testimonios y confesiones abiertas mañana por la noche. ¿Quién se preparará para dar un testimonio o una confesión mañana por la noche? Por favor, ve al banco verde. No te olvides de hacerlo mañana por la noche.

No tengas por sentado que Dios estará presente mañana. Debes orar mucho antes de llegar a la iglesia. Entonces debes orar duro antes del servicio en la mañana y otra vez en la noche. John Cagan dirigirá las oraciones en el santuario aquí antes de cada servicio mañana. No hables con los visitantes. Que oigan las oraciones antes de ambos servicios. Pero no ores en los carros cuando traes a los visitantes por primera vez mañana. Sólo ora después de que entren contigo al santuario. La número 19 de nuevo, “Ese Amor”. ¡Ponte de pie y cántala!

Ese amor, cual el mar vasto, Inundación de bondad,
   Cuando el Príncipe de Vida, Por nosotros Él sangró.
¿Quién Su amor no recordará? ¿Quién cesará de alabar?
   Él jamás será olvidado, Por toda la eternidad.

En el monte del calvario, Grandes fuentes se abrieron;
   De sus portales de merced, Ola de gracia fluyó.
Gracia, amor, cuan grandes ríos, Incesantes corrieron,
   La justicia y paz celestial Al mundo vil besaron.

Que tu amor al aceptarlo, Te ame, todos mis días;
   Que solo Tu reino busque, Sea mi vida Gloria a Ti;
Solo Tú serás mi gloria, El en mundo nada hay.
   Limpio y santo Tú me hiciste, Libertad Tú me diste.

En Tu verdad por la Biblia, Y Tu Espíritu me guías;
   Suples lo que necesito, al confiar en Ti, Señor.
De Tu plenitud me viertes, Tu poder y amor a mí,
   Sin medida, ilimitado, Atrayéndome a Ti.
(Traducción libre de “Here is Love, Vast as the Ocean”
     por William Rees, 1802-1883).

Dr. Cagan, por favor venga y guie en oración y de gracias por los refrescos.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith:
“Oh, How I Love Jesus” (por Frederick Whitfield, 1829-1904).


EL BOSQUEJO DE

¡AVIVAMIENTO Y REGOCIJO!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

“¿No volverás a darnos vida, Para que tu pueblo se regocije
en ti?” (Salmo 85:6).

I.    Primero, el avivamiento es un don soberano de Dios,
Salmo 85:6a; Isaías 64:1-3.

II.   Segundo, el avivamiento es solo para el pueblo de Dios,
Salmo 85:6b; I Juan 1:9,10; Salmo 139:23, 24;
Proverbios 28:13.

III.  Tercero, el avivamiento produce regocijo, Salmo 85:6c.