Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL VERDADERO DISCÍPULO DE JESÚS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 22 de Mayo, 2016

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23).


Te estoy dando la primera parte de un sermón escrito por Dr. Kreighton L. Chan. Sus palabras me impresionaron tanto que quiero que las oigas tú también. Dr. Chan dijo: “Soy uno de los ‘Treinta y nueve’. Y me siento orgulloso de ser contado entre este grupo. Porque es una insignia de honor que fue ganada. Pero no siempre tuvimos nombre. No, sólo éramos jóvenes en ese entonces cuando vinimos por primera vez a la iglesia. Al igual que ustedes aquí esta mañana. Pero para muchos de nosotros eso fue hace casi 40 años. Sin embargo, parece que fue ayer. Amábamos la vida. Teníamos grandes planes para nuestro futuro. Eso fue hasta que oímos a nuestro Pastor, Dr. Hymers, predicar el Evangelio. Nosotros confiamos en Jesús, fuimos convertidos, y nos hicimos Sus discípulos”.

Dr. Chan dijo: “Una gran multitud seguía a Jesús. Todos estaban emocionados. Pensaron que Jesús les estaba ofreciendo una vida fácil y sin preocupaciones. Pero ese no era el mensaje de Jesús:

‘Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame’ (Lucas 9:23).

Jesús nos llama a que lo sigamos. Pero hay algunas condiciones – ‘Si alguno quiere venir en pos de mí’. Y Su llamado es el mismo para todos – ‘Si alguno’. Desde el principio, Jesús les dijo lo que se necesitaría para seguirle. Tomaría un gran costo. Debe implicar mucho pensamiento y consideración. Es un asunto serio. Es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Y algunos que piensan que están siguiendo a Jesús, no lo hacen mucho si es que acaso lo hacen. Porque seguir realmente a Jesús significa morir uno mismo. Requiere que ignores lo que tú quieres, y hagas lo que Jesús quiere, lo que le agrada. Ese es el costo del discipulado. ¿Y quién realmente hace eso? La respuesta es – sólo el verdadero discípulo de Jesús”.

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame’ (Lucas 9:23).

Dr. Chan dijo: “La primera cosa que debes hacer para seguir a Jesús es negarte a ti mismo. Pero ¿qué significa negarte a ti mismo? Significa decir ‘no’ a ti mismo y decir ‘sí’ a Jesús. Ya que como discípulo de Jesús, cumplir tus deseos no es importante. Cumplir los deseos de Jesús es lo importante. No es que futuro o carrera quieras para ti mismo. Lo importante es el futuro y la carrera que Jesús quiere para ti. Esa es la actitud de un verdadero discípulo de Jesús”.

Dr. Chan dijo: “Yo vine a nuestra iglesia cuando tenía veinte años de edad y estaba en el tercer año en la universidad. Por la gracia de Dios fui salvo la primera vez que oí el Evangelio. Y mi vida nunca ha sido la misma desde entonces. Jesús se convirtió en mi vida, y la iglesia se convirtió en mi hogar. Lo sigue siendo. Y siempre lo será. Dr. Hymers predicó que la vida Cristiana es de discipulado y negándonos a nosotros mismos. Nos dijo que tuviéramos cuidado con el mal de Antinomianismo. Esta es la falsa enseñanza de que puedes ser Cristiano sin negarte a ti mismo. Enseña desenfreno, pecado y rebelión. Pero la predicación y la enseñanza de nuestro Pastor nos salvaron de esto. Hemos respondido a la llamada de Jesús al discipulado. Y así sabíamos que el ser un verdadero Cristiano significaba una vida de abnegación y sacrificio. Eso es lo que nosotros los que nos convertimos en ‘los 39’ queríamos. Queríamos ser verdaderos discípulos de Jesús”.

Dr. Chan dijo: “La mayoría de nosotros cuando jóvenes vivíamos amontonados en casas Cristianas. Estas eran casas que se alquilaban a los jóvenes Cristianos para que vivieran juntos. Las casas Cristianas eran como dormitorios. Yo viví en dos distintas. La primera fue en Hollywood, en una casa en la Avenida Camerford. Entonces, cuando asistí a la escuela de medicina de la UCLA, yo viví en una casa en el Oeste de Los Ángeles, en la Avenida Barrington. Me gustaba tomar el Bus Azul de Santa Mónica. Iba directamente al Bulevar de Westwood a la universidad UCLA. En las casas Cristianas nos juntábamos a diario a orar, a cantar himnos, y hacer evangelismo. Hicimos mucho evangelismo. Traer almas a nuestra iglesia estaba constantemente en nuestra mente y corazón. ¡Y servir a Jesús era emocionante! Ninguna otra cosa era más importante que eso. ¡Queríamos ganar Los Ángeles para Jesús! Nada era demasiado bueno para nuestro Salvador. Porque amábamos a Jesús y éramos Sus discípulos”.

Dr. Chan dijo: “Uno de los grandes modelos de nuestro pastor era John Wesley. Y Dr. Hymers hablaba de Wesley a menudo. Él fue uno de los hombres que Dios usó en el Primer Gran Despertamiento. También fue el fundador del Metodismo como lo era antes. Wesley predicaba el Evangelio y entrenaba discípulos. Él le enseñó a su gente a servir a Jesús tan vigorosamente como lo hacía él todos los días. Eso también lo hizo nuestro Pastor. Y nosotros queríamos hacer lo que Dr. Hymers y John Wesley hicieron – porque éramos Discípulos de Jesús. Y como jóvenes nuestros caracteres fueron formados por negarnos a nosotros mismos. Seguimos el ejemplo de nuestro Pastor de una vida abnegada. Al igual que Dr. Hymers desarrollamos un carácter Cristiano serio y firme. Cuando surgieron dificultades nos negamos a nosotros mismos y seguimos a Jesús. No éramos conocidos como ‘los 39’ entonces, pero fue allí cuando nuestros caracteres se fueron moldeando. No fue fácil, pero valió la pena ser un verdadero discípulo de Jesús”. A menudo cantamos ese pequeño coro:

He decidido seguir a Jesús,
   He decidido seguir a Jesús,
He decidido seguir a Jesús,
   ¡No vuelvo atrás, no vuelvo atrás!
(Traducción libre de “I Have Decided to Follow Jesus,”
      atribuido a un Indio convertido, en el siglo 19).

Aquellos que como Dr. Chan se quedaron en la iglesia cuando los otros se fueron, son ahora Cristianos fuertes. Eso fue debido a que siguieron negándose a sí mismos y siguieron a Jesús, incluso cuando los otros se fueron. La madre de Aarón vio eso. Ella dijo que el quebrantamiento de Olivas nos hizo fuertes. ¿Por qué? Debido a que sólo los verdaderos discípulos de Jesús se quedaron después del quebrantamiento. Los falsos Cristianos se fueron. Los perezosos se fueron. La gente mundana se fueron. Sólo quedaron los discípulos verdaderos. Nuestra iglesia se convirtió como el oro – ¡refinada en el fuego por Dios! La Biblia dice: “He aquí, te he purificado... en horno de la aflicción” (Isaías 48:10). ¡Los que se quedaron eran como oro refinado! Un viejo himno lo dice a la perfección:

La llama no puede dañarte jamás,
   Si en medio del fuego te ordeno pasar;
El oro de tu alma más puro será,
   Pues solo la escoria se habrá de quemar.
(Traducción libre de “How Firm a Foundation,”
      “K” en “Rippon’s Selection of Hymns,” 1787).

¡Mira el “oro” en nuestra iglesia! ¡Vino a través del fuego purificador del quebrantamiento de iglesia por Olivas! ¡Mira la señora Salazar! ¡Oro puro! ¡Mira al Sr. Prudhomme! ¡Oro puro! ¡Mira a Norio Tsukamoto, Christopher y Judith Cagan, Ben e Iris Griffith, y la Sra. Hymers! ¡Oro puro! ¡Mira al Sr. Mencia, la Sra. Olivacce, Winston y Marina Song! ¡Oro puro! ¡Mira a Jim y Eloise Roop, Curtis y Melissa Sanders, Kyu y Shirley Lee! ¡Y todos los otros de “los 39”! ¡Oro puro, refinado que no tiene precio! ¡Se convirtieron en Cristianos de oro sólido al pasar por el fuego del quebrantamiento de Olivas! ¡La madre de Aarón estaba en lo cierto! ¡“Los 39” se convirtieron en la base de oro sólido de nuestra iglesia, continuando a ser discípulos, siguiendo a Jesucristo a través de los fuegos de refinación y las dificultades del quebrantamiento de Olivas!

¡Ahora, jóvenes, es su turno! Cuando quemamos la hipoteca de este edificio dije: “‘Los 39’ salvaron este edificio, ¡pero ustedes tienen que salvar la iglesia!” Ustedes jóvenes tienen que dar un paso al frente. ¡Ustedes tienen que dirigir la iglesia al corazón del siglo 21! ¡Jesús te llama a hacerlo! Jóvenes, Jesús les dice: – “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23). “Alguno”. ¡Ese eres !

¡Amén! ¡Eso es lo que Jesús quiere que ustedes, jóvenes, hagan! “He decidido seguir a Jesús”. ¡Ponte de pie y cántala conmigo!

He decidido seguir a Jesús,
   He decidido seguir a Jesús,
He decidido seguir a Jesús,
   ¡No vuelvo atrás, no vuelvo atrás!

Aunque nadie venga aun yo le sigo,
   Aunque nadie venga aun yo le sigo,
Aunque nadie venga aun yo le sigo,
   ¡No vuelvo atrás, no vuelvo atrás!

La cruz enfrente, el mundo atrás,
   La cruz enfrente, el mundo atrás,
La cruz enfrente, el mundo atrás,
   ¡No vuelvo atrás, no vuelvo atrás!

Pueden sentarse.

¡Jóvenes, ustedes tienen que hacer eso! ¡Nuestra iglesia no tiene futuro si no lo hacen! ¡Ustedes tienen que guiar nuestra iglesia al corazón del siglo 21! ¡Jesús te está diciendo a ti que lo hagas! ¡ tienes que decirlo en tu alma, en lo más profundo de tu corazón! “¡La cruz enfrente, el mundo atrás, no vuelvo atrás, no vuelvo atrás!”

Yo digo que necesitamos dos hombres jóvenes que guíen a nuestros jóvenes al siglo 21. Yo digo que necesitamos un hombre joven lleno de vigor y celo para predicar a los jóvenes que están entrando en nuestra iglesia. Estoy convencido de que es la mayor necesidad de nuestra iglesia. No hay necesidad mayor en nuestra iglesia en este momento. Yo digo que necesitamos otro joven que dé un paso al frente y sea candidato a diácono, ¡para que guíen a nuestros jóvenes a ser verdaderos discípulos de Jesucristo! Necesitamos un joven predicador y un joven candidato a diácono – y los necesitamos ahora, no más tarde cuando yo esté demasiado viejo y enfermo para guiarlos y enseñarles. ¡Los necesitamos ahora!

¡Sin embargo, no soy yo el que dice esto! ¡Con todo mi corazón estoy convencido de que el Mismo Jesucristo me ha encargado decir eso a esos jóvenes esta mañana! En el nombre de Jesús, les digo a esos jóvenes – ¡hazlo! Hazlo – ¡por amor a Jesús! Hazlo como un soldado de Aquel que murió por ti. ¡Hazlo por el bien de Dr. Chan y “los 39” que salvaron este edificio! Hazlo por todo el mundo que mira a través del Internet. ¡Hazlo por el amor de Dios que te llevó al Salvador! ¡Hazlo para guiar a nuestra iglesia al corazón del siglo 21!

Jesús dijo: “Niégate a ti mismo. Toma tu cruz, y sígueme”. No busques una sensación mística, o un impulso emocional. No mires a tu propio corazón para que te guie. La Biblia dice: “El que confía en su propio corazón es necio” (Proverbios 28:26). ¡Busca a Jesús, porque es Él que te llama a través de los labios de arcilla y lengua tartamuda de este viejo predicador!

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1).

“La cruz enfrente” – ¡Ponte de pie y cántala!

La cruz enfrente, el mundo atrás,
   La cruz enfrente, el mundo atrás,
La cruz enfrente, el mundo atrás,
   ¡No vuelvo atrás, no vuelvo atrás!

Pueden tomar asiento.

Ahora, en segundo lugar, estoy hablando a todos nuestros jóvenes esta mañana. Nos estamos moviendo rápidamente hacia el tiempo más importante de ganar almas. Durante el invierno muy pocos jóvenes entran a la iglesia. Hay demasiadas distracciones, demasiadas cosas para llevarlos afuera de la iglesia. Está el Día de los Muertos, Está el Día de Acción de Gracias, está la Navidad, está el Año Nuevo, está lo que solíamos llamar “Vacaciones de Navidad” antes de que los seculares lo cambiaran a “Vacaciones de Invierno”. ¡No sé de ustedes, pero yo estoy hastiado y cansado de la tal Hillary Clinton y los seculares que la apoyan! ¡He visto la cara de ella en la televisión por casi 40 años, y yo estoy harto de ella! Danos Bernie Sanders, Donald Trump – el Pato Donald o el Ratón Mickey – cualquiera menos Hillary Clinton. ¡Cualquiera pero no ella!

Todos esos eventos en el invierno atrasan nuestro evangelismo, y sólo unos pocos visitantes vienen. En la primavera es igual. Hay una distracción tras otra para alejarlos. Hay un fin de semana de 3 días tras otro para atrasar nuestro evangelismo en la primavera.

El mejor tiempo para evangelismo es del 4 de Julio hasta como la segunda semana de Diciembre. Eso nos da un total de 12 semanas de grandes días para traer a los jóvenes a la iglesia. A esto le llamamos “La Cosecha de Otoño”.

La Cosecha de Otoño es sólo como 12 semanas. Durante ese tiempo podríamos añadir varios jóvenes a nuestra iglesia en una nueva “vaina”. Para tener éxito, eso requiere un mayor énfasis en el evangelismo. ¡Es por eso que les pido que estén listos para la acción ahora! Terminen sus vacaciones la primera semana de Julio – o tomen vacaciones después de Acción de Gracias. Que todos estemos aquí para la Cosecha de Otoño. Vamos a estar listos para hacer mucho evangelismo especial. Dejemos de pensar en aquellos que ya están en nuestra iglesia como “gente nueva”. ¡Vamos a centrarnos en hacer todo lo posible para traer realmente una vaina” de jóvenes que nunca han estado aquí antes! Termina tu tarea de la escuela de verano durante la semana, o durante el día el Sábado. No quiero ver a los estudiantes de la universidad estudiando en el cuarto de compañerismo Domingo por la tarde. Estudia durante la semana, o durante el día el Sábado, como lo hice yo cuando era un estudiante de la universidad. Trabajaba ocho horas al día, pero pasaba todo el Domingo trabajando en la iglesia China. ¡ puedes hacerlo también! Prepárate para las 12 semanas de fuerte evangelismo. Trae jóvenes de las universidades y los centros comerciales y de las calles. Prepárate para ganar almas como soldados para Jesús, ¡a partir de la segunda semana de Julio! ¡Prepárate para construir toda tu vida alrededor del ganar de almas en la Cosecha de Otoño! ¡Prepárate para hacer el ganar de almas el centro de tu vida, el centro de tus pensamientos, y el centro de tus oraciones!

¡Jóvenes, los amo con todo mi corazón! ¡Sé que pueden hacerlo! Sé que esos jóvenes pueden ser predicadores ardientes y fuertes candidatos a diáconos. ¡Entrega tu vida a Jesús! Sé que hay una lucha. Sé que tu carne retrocede ante el trabajo. Sé que tu alma teme que sea imposible. Sé que tu naturaleza carnal no quiere hacerlo. Sé que eres demasiado débil para hacerlo. Sí, lo , porque yo mismo me he sentido de esa manera muchas veces. Mi única respuesta para ti son esas palabras de Jesús: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (II Corintios 12:9). ¡Cede a Jesús! ¡Cede a Jesús! Su fuerza se perfecciona en tu debilidad. Confía en Jesús. Cede a Él. Su poder se perfecciona en la debilidad. Es Jesucristo el que te dice:

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23).

Escondedme o Señor,
   De la tempestad voraz;
En tu puerto, Salvador,
   Mi alma al fin recibirás.

Mi confianza yace en Ti,
   Tú me ayudas siempre a mí;
Cubre mi cabeza así
   Pon Tus alas sobre mí.

Santo y justo eres Tú,
   Yo soy toda indignidad;
Tengo mal y falsedad,
   Tienes Tu gracia y verdad.
Tú, de vida el manantial,
   Gratis de Ti a tomar;
Ven a mi alma a brotar
   Vida nueva eternal.
(Traducción libre de “Jesus, Lover of My Soul”
      por Charles Wesley, 1707-1788).

Ahora, voy a decir algunas palabras a aquellos de ustedes que aún no han sido convertidos. Jesús murió en la Cruz para pagar el castigo por tu pecado. Él derramó Su Sangre para lavar tu pecado. Se levantó físicamente de entre los muertos para darte vida eterna. Si confías en Jesús, Su Sangre perdonará tu pecado y serás salvo por todo el tiempo y la eternidad.

Si deseas hablar con nosotros acerca de confiar en Jesús, por favor, sigue a Dr. Cagan, John Cagan, y Noé Song a la parte de atrás del auditorio ahora. Te llevarán a un lugar tranquilo en el que podamos hablar y orar.


A Dr. Hymers le gustaría saber de ti si este sermón te bendijo. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Mateo 10:34-38.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
“Jesus, Lover of My Soul” (por Charles Wesley, 1707-1788).