Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA GENERACIÓN NO DESEADA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 16 de Agosto de 2015

“No hubo ojo que se compadeciese de ti para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste arrojada sobre la faz del campo, con menosprecio de tu vida, en el día que naciste. Y yo pasé junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y cuando estabas en tus sangres te dije: ¡Vive! Sí, te dije, cuando estabas en tus sangres: ¡Vive!” (Ezequiel 16:5-6).


La mayoría de jóvenes hoy se sienten solos. Muchos de ustedes tienen padres que están tan ocupados que no tienen tiempo para ustedes. No hay vida de comunidad. La unidad familiar ya no existe, o está quebrantada. Setenta y cinco millones de tu generación fueron asesinados por el aborto de “conveniencia”. Simplemente no era “conveniente” tenerlos – así que los mataron antes de nacer. Los de ustedes que quedaron vivos fueron dejados solos – por padres que estaban demasiado ocupados para darte un hogar amoroso. Con razón los sociólogos y psicólogos dicen que la soledad es el mayor problema de los jóvenes de hoy. Esa soledad la expresó hace unos años Green Day en su canción, [“La Calle de los Sueños Rotos”] “Boulevard of Broken Dreams.”

Yo ando la calle solitaria
La única que he conocido
No sé a dónde va
Pero para mí es mi casa y ando solo
Ando en esta calle vacía
En el Blvd. de los sueños rotos
Donde la ciudad duerme
Y yo soy el único y ando solo...
Yo ando solo. Yo ando solo. Yo ando solo.
   (Traducción libre de “Boulevard of Broken Dreams,” Green Day, 2004).

Es una canción que captó la atención de los jóvenes por todos los Estados Unidos – y el mundo. Todavía la oyes en la radio. No la recomiendo – pero allí esta – una canción que describe a tu generación, “Yo ando solo…ando en esta calle vacía, en el Blvd. De los sueños rotos”.

¿Alguna vez te has sentido así? ¿Alguna vez te has sentido no deseado y solitario? ¡No es sorpresa! Setenta y cinco millones de ustedes fueron asesinados en Estados Unidos por el aborto de “conveniencia”, antes de nacer. Los de ustedes que vivieron fueron dejados solos – vagando por las calles y centros comerciales en la noche, niños de “la llave [de casa] en un collar” – solos en el Boulevard de los Sueños Rotos”

Y la Biblia describe eso en el capitulo dieciséis de Ezequiel:

“No hubo ojo que se compadeciese de ti para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste arrojada sobre la faz del campo, con menosprecio de tu vida, en el día que naciste” (Ezequiel 16:5).

El gran Spurgeon, príncipe de los predicadores, dio un sermón sobre ese versículo. Se llama: [“La Infante Abandonada de Ezequiel”] “Ezekiel’s Deserted Infant” (Metropolitan Tabernacle Pulpit, Septiembre 7, 1862). Spurgeon dijo:

Este versículo nos presenta una infante expuesta a morir…sus padres sin corazón la habían echado al campo, sin ningún interés en ella, y allí esta ante nuestros ojos, cubierta con sangre y expuesta a los animales salvajes, al hambre, lista para [morir]. En muchas naciones paganas hubo la costumbre terrible de abandonar…a niños a [morir] en los bosques o los campos (ibid.).

El próximo Domingo en la mañana predicaré sobre este tema otra vez. Será un mensaje especial para los jóvenes. Quiero que regreses el próximo Domingo en la mañana a oír ese sermón. Trae a un amigo el próximo Domingo en la mañana. ¡Llenemos esta iglesia de jóvenes! Trae a todo joven de edad universitaria o de secundaria que conozcas. Digámosles que hay una solución a “La Calle de los Sueños Rotos”. ¡Digámosles que sí hay una respuesta a su soledad! Digámosles nuestro lema – “¿Por qué estar solo? ¡Ven a casa – a la iglesia!” – “¿Por qué estar perdido? ¡Ven a casa – a Jesucristo, el Hijo de Dios!” Pero esta mañana, sacaré tres puntos simples de nuestro texto.

I. Primero, tú te sientes perdido y solo.

No necesito validar eso. Por haber hablado con muchos jóvenes por muchos años, que tú te sientes solo al menos cierta parte del tiempo. Y ¿por qué te sientes solo? La respuesta es dada en nuestro texto. Piensa en ella otra vez.

“No hubo ojo que se compadeciese de ti… teniendo de ti misericordia; sino que fuiste arrojada sobre la faz del campo…” (Ezequiel 16:5).

¿No es así como te sientes al menos parte del tiempo? Vas a la escuela. Hay gran multitud de jóvenes a tu alrededor – pero te sientes solo – solo en la multitud. Vas al centro comercial. Hay gran multitud a tu alrededor – pero todavía te sientes solo. Vas a casa – pero parece que nadie tiene tiempo para escucharte. Andas solo. ¿No te sientes a veces, así tú al menos parte del tiempo?

“No hubo ojo que se compadeciese de ti para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste arrojada sobre la faz del campo” (Ezequiel 16:5).

¿No te sientes así a menudo en la noche cuando andas solo – en el Boulevard de los sueños rotos?

así se sintió David cuando dijo:

“Ni hay quien cuide de mi vida” (Salmo 142:4).

Así se sintió Jesús la noche que fue arrestado, y

“Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron” (Mateo 26:56).

Así se sentía Pablo cuando dijo:

“Todos me desampararon” (II Timoteo 4:16).

Y nuestro texto dice:

“No hubo ojo que se compadeciese de ti… teniendo de ti misericordia…” (Ezequiel 16:5).

Yo ando la calle solitaria
La única que he conocido
No sé a dónde va
Pero para mí es mi casa y ando solo.

II. Segundo, Dios no quiere que estés perdido y solo.

Escucha a Ezequiel 16:6. Esto es lo que Dios dijo a Israel, y lo que te dice a ti hoy. Escucha al texto otra vez:

“Y yo pasé junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y cuando estabas en tus sangres te dije: ¡Vive! Sí, te dije, cuando estabas en tus sangres: ¡Vive!” (Ezequiel 16:6).

El Dr. John F. Walvoord dio este comentario sobre este versículo:

Cuando Dios vio a la infante revolcándose en lucha sin ayuda (pataleando en su propia sangre), Él vino a ayudarla. La vida de la infante estuvo en la balanza hasta que Dios ordenó que sobreviviera: yo dije: [te dije, cuando estabas en tus sangres: ¡Vive!]; (traducción de John F. Walvoord and Roy B. Zuck, The Bible Knowledge Commentary, Old Testament, Victor Books, 1985, p. 1255).

Este versículo me recuerda de una parábola que dio Jesús. El Sr. Prudhomme la leyó hace unos minutos. Jesús contó de un hombre que fue asaltado por ladrones, herido y dejado medio muerto, a solas camino a Jericó. Todos los que pasaron por este hombre moribundo y solitario lo miraron, y se fueron. Un sacerdote se le acercó, pero

“Pasó de largo” (Lucas 10:31).

Otra persona pasó por el camino

“y viéndole, pasó de largo” (Lucas 10:32).

Finalmente, después de mucho tiempo

“Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia” (Lucas 10:33)

y lo salvó. Dios no quería que ese hombre herido fuera dejado solo, a morir al lado del camino. Y Dios no quiere que tú mueras en tus pecados y pases la eternidad solo en la oscuridad eterna. Dios no quiere que estés solo y perdido.

“El Señor… no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (II Pedro 3:9).

Dios no quiere que estés solo y perdido. ¡Es por eso que Jesús vino – para salvar a los pecadores perdidos! Cuando yo era adolescente, yo anduve por las calles de Los Angeles solo – en la noche. ¡Yo sé cómo se siente! ¡Finalmente entré en una iglesia e hice amigos allí! ¡Tengo amigos que ha durado más de cincuenta años! Es por eso que te digo: “¡Ven a casa – a la iglesia!” ¿Por qué no regresas esta noche a las 6:15 – y cenas con nosotros? “

A la iglesia ven, En amistad comed,
¡Deleite será, En la iglesia al comer!
   (Traducción de “Come Home to Dinner”
      por Dr. R. L. Hymers, Jr., al son de “On the Wings of a Dove”).

III. Tercero, Dios envió a Su Hijo para sacarte del pecado y la soledad.

Dios dijo:

“Y yo pasé junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y cuando estabas en tus sangres te dije: ¡Vive! Sí, te dije, cuando estabas en tus sangres: ¡Vive!” (Ezequiel 16:6).

Hablando sobre este versículo el Dr. W. A. Criswell dijo:

Israel es la infante, desechada como indigna y corrupta, de seguro hubiera muerto si Dios no hubiera pasado y la hubiera alcanzado en gracia y misericordia (traducción de The Criswell Study Bible, nota sobre Ezequiel 16:6).

¡Y eso es exactamente lo que Dios hizo para salvarte a ti y a mí! El versículo mejor conocido en la Biblia lo hace muy claro:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Dios envió a Jesús a morir en la Cruz – para pagar la pena de tu pecado y salvarte del juicio. Tú eras “corrupto” en el pecado,

“ajenos [separados, cortados] de la vida de Dios” (Efesios 4:18).

Pero Dios envió a Jesús a salvarte a ti y a mí. ¿Por qué? Porque Él te ama. Si te olvidas de todo lo que he dicho esta mañana, recuerda esto – ¡Dios te ama! Él dijo: “Yo te amo tanto que he enviado a mi Hijo a morir en la Cruz para salvarte de la soledad, el pecado y la oscuridad eterna”. ¡Dios te ama! ¡Jesús te ama! ¡Y nosotros, en esta iglesia, te amamos también!

Nosotros salimos a las universidades y centros comerciales y calles, y te invitamos a venir a la iglesia esta mañana. ¿Por qué te invitamos a venir? Porque Jesús nos dijo que lo hiciéramos. Él dijo:

“Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa” (Lucas 14:23).

Y ese es nuestro mensaje para tí esta mañana: “¿Por qué estar solo? ¡Ven a casa – a la iglesia!” – “¿Por qué estar perdido? ¡Ven a casa – a Jesucristo, el Hijo de Dios!”

Cuan tiernamente nos está llamando, Jesús a ti y a mí;
Él nos espera con brazos abiertos, llama a ti y a mí;
Venid, venid, si estáis cansados, venid;
¡Cuán tiernamente os está llamando, oh pecadores venid!
   (Traducción libre de “Softly and Tenderly Jesus is Calling”
      por Will L. Thompson, 1847-1909).

Es muy divertido venir y estar con nosotros en la iglesia. ¡Siempre pasamos un buen rato! ¿Por qué no regresas y cenas con nosotros a las 6:15 esta noche? ¿Por qué no? ¿Por qué no vuelves el próximo Domingo? “¿Por qué estar solo? ¡Ven a casa – a la iglesia!” – “¿Por qué estar perdido? ¡Ven a casa – a Jesús, que te ama con todo Su corazón!” Dr. Chan por favor guíenos en oración.

A la iglesia ven, En amistad comed,
¡Deleite será, En la iglesia al comer!

Doctor Chan, por favor guíenos en oración.

Si este sermón te bendijo por favor envía un correo electrónico a Dr.
Hymers y díselo. Por favor también dile de que país estás escribiendo. El
correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (Haz click
aquí)
. Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en
Inglés si es posible.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Lucas 10:30-34.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Boulevard of Broken Dreams” (por Green Day, 2004)/
“Softly and Tenderly Jesús is Calling” (por Will L. Thompson, 1847-1909).


EL BOSQUEJO DE

LA GENERACIÓN NO DESEADA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“No hubo ojo que se compadeciese de ti para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste arrojada sobre la faz del campo, con menosprecio de tu vida, en el día que naciste. Y yo pasé junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y cuando estabas en tus sangres te dije: ¡Vive! Sí, te dije, cuando estabas en tus sangres: ¡Vive!” (Ezequiel 16:5-6).

I.   Primero, tú te sientes perdido y solo, Ezequiel 16:5; Salmo 142:4;
Mateo 26:56; II Timoteo 4:16.

II.  Segundo, Dios no desea que estés perdido y solo,
Ezequiel 16:6; Lucas 10:31-33; II Pedro 3:9.

III. Tercero, Dios envió a Su Hijo para sacarte del pecado y la soledad,
Ezequiel 16:6; Juan 3:16; Efesios 4:18; Lucas 14:23.