Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL COMPAÑERISMO – LA LLAVE AL EVANGELISMO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 26 de Julio, 2015

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46-47).


Esos Cristianos en la primera iglesia tenían un buen tiempo juntos. Escuchaban sermones juntos. Cantaban juntos. Comían juntos. El Dr. Thomas Hale dijo:

¡Qué comunidad tan piadosa, gozosa y cariñosa era la primera iglesia! Cuando otra gente veía las vidas de aquellos primeros [Cristianos], se les unían en compañerismo. Y el Señor añadía a su número diariamente aquellos que estaban siendo salvos (traducción de The Applied New Testament Commentary, Kingsway Publications, 1977; nota sobre Hechos 2:46, 47).

Todavía en el segundo siglo, los primeros Cristianos habían hecho el gozoso compañerismo el centro de sus iglesias. El antiguo escritor Tertuliano (160-220 DC) escribió sobre “el afecto [y amor] que marca la asamblea de los hermanos Cristianos. Las reuniones empezaban y terminaban con oración. La adoración, el compañerismo y festejo [comiendo juntos] todos se llevaban a cabo bajo la mirada del Padre...los paganos veían cómo los Cristianos se amaban unos a otros” (traducción de Michael Green, Ph.D., Evangelism in the Early Church, [El Evangelismo en la Iglesia Temprana] Eerdmans Publishing Company, 2003, pp. 255, 256).

El amor Cristiano y el compañerismo eran fuerza poderosa en atraer a los incrédulos a entrar en las iglesias.

“Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47).

¡Con razón decenas de miles de jóvenes entraban a aquellas primeras iglesias! ¡Ellas tenían un mensaje poderoso de salvación en Jesucristo! ¡Y era divertido ir a aquellas iglesias y cantar juntos, y comer juntos!

Pero eso no es cierto en nuestras iglesias evangélicas hoy. Las estadísticas muestran que el 88% de los que han sido criados en iglesias evangélicas se van, para nunca regresar, antes de tener 25 años de edad. Y nuestras iglesias no son capaces de atraer a jóvenes del mundo. Menos del 2% vienen a la iglesia del mundo. Necesitamos desesperadamente volver a lo que las primeras iglesias hacían. ¡Necesitamos hacerlo ahora! ¡Será demasiado tarde en 25 años! Así que miremos la situación muy cuidadosamente. Volvamos a evaluar lo que estamos haciendo.

I. Primero, los métodos actuales de evangelismo no traen a los jóvenes de hoy.

Los que estudian las estadísticas de evangelismo están de acuerdo en que el 80% de que los que se vuelven miembros de la iglesia lo hacen antes de los 21 años. Esa cifra muestra que nuestras iglesias están haciendo algo terriblemente mal con el grupo (de 15 a 21 años). Esos jóvenes tienen más probabilidades de convertirse en nuevos miembros de la iglesia.

Muchos predicadores tratan de resolver este problema con volverse “progresistas”. Introducen nuevas traducciones de la Biblia. Desechan los himnos tradicionales. Traen tambores, Power Points, retro-proyectores y “líderes de adoración.” Contratan pastores para los jóvenes. Hacen el “culto de adoración” 45 minutos de duración y cortan la predicación a 15 minutos. Cierran el servicio de Domingo en la noche. Todo esto se supone que traerá a los jóvenes. ¡Yo digo que eso es tontería, necedades, algarabía! ¿A quién ha traído? ¿Adónde ha funcionado?

“Oh”, dices: “¡en las súper iglesias! ¡Funciona allí!” Pero ¿estás seguro de que tienes razón? Yo digo que no tienes razón. Yo digo que estos llamados métodos “progresistas” han fracasado totalmente en traer a los jóvenes perdidos entre 15 y 21 años de edad a nuestras iglesias.

He leído un interesante artículo [en Inglés] titulado “Las iglesias contemporáneas no están atrayendo a muchos contemporáneos” (World Magazine, 20 de agosto de 2005, p. 24). He puesto el artículo entero al final de este sermón. Te daré una copia cuando salgas esta tarde. En ese artículo, Clint Rainey, un periodista interno en el diario Dallas Morning News, dijo en una entrevista que las “amigables a los que la buscan” mega-iglesias, están diseñadas para atraer a la generación de explosión de bebés, y ellos edifican estas súper iglesias con “transferencias” de las congregaciones más pequeñas. Esta declaración refleja la evaluación del Dr. James Dobson que más “del 80 por ciento del crecimiento de iglesia es resultado de transferencias de membresía” [Enfoque en La familia] (Focus on the Family Newsletter, Agosto de 1988, p. 2). Clint Rainey, el periodista de edad universitaria, dijo: “La gente joven está harta de grandes iglesias llamativas... Estas iglesias atraen a los adultos de edad mediana...pero [no] a mi generación”. Él dice que estas mega-iglesias son “impersonales en todos los modos”. Él dice: “A la gente joven hoy no le impresiona la tecnología, edificios grandes, y el comercialismo...los adultos jóvenes de hoy anhelan la religión verdadera”. Luego el articulo dice: “Los cambios implementados para hacer la Cristiandad más atractiva para los jóvenes en realidad los están apartando”.

El articulo continuó diciendo: “Muchas mega iglesias han crecido no por hacer nuevos conversos a la Cristiandad sino que por el costo de congregaciones pequeñas, haciéndole a ellas lo que Wal-Mart le hace a los negocios pequeños. Pero en congregaciones que son tan grandes, el pastor no conoce a sus propios miembros y los miembros no se conocen unos a otros, es difícil darle a la gente...el cuidado...que a menudo necesitan”

¡Allí lo tienes – de parte de un escritor de tu generación, un hombre joven que sabe lo que está diciendo! ¡Calvary Chapel, Rick Warren, Joel Osteen, y el resto de ellos solo están entreteniendo a los de la generación de explosión de bebés! ¡Ellos no están alcanzando a tu generación! ¡Los métodos de evangelismo de ellos no alcanzan a tu generación! La mayoría de los métodos usados para evangelizar hoy están basados en “mitos” o “fábulas”. La Biblia dice:

“Apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (II Timoteo 4:4).

II. Segundo, el método de evangelismo del Nuevo Testamento es el único modo de traer a los jóvenes hoy.

Lo cual nos lleva a nuestro texto:

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46-47).

La palabra Griega “ágape” fue la palabra principal para describir a las primeras iglesias. El expositor W. E. Vine llama a “ágape”, “La palabra característica del Cristianismo”, porque es el corazón del mensaje Cristiano – Dios nos ama con amor ágape (cf. WE Vine, MA, Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento An Expository Dictionary of New Testament Words, Revell, 1966, tomo III, p. 20).

Dios envió a Jesús, para salvarnos del pecado por Su amor ágape para nosotros. Él murió en la Cruz para pagar por nuestros pecados por amor ágape para nosotros. Él resucitó físicamente de entre los muertos y vive a la diestra de Dios, orando por nosotros por amor ágape. Sí, ágape, el amor Cristiano, es “la palabra característica de la Cristiandad”. ¡El cristianismo, en su forma pura, sobre todo se trata de Dios amándonos, y de amarnos unos a otros y de alcanzar a otros con el amor Cristiano! Esa es la palabra central del Cristianismo – ágape – amor Cristiano. El amor Cristiano “nunca deja de ser” (I Corintios 13:8). Los “trucos” y el gran “teatro” de las mega-iglesias fracasan en ganar a tu generación. Pero “la caridad [el amor ágape] nunca deja de ser” (I Corintios 13: 8). ¡Necesitamos hacer central el amor Cristiano en nuestro evangelismo si queremos traer a los jóvenes de nuestro tiempo!

Los primeros Cristianos expresaban su amor ágape unos a otros y a todos los hombres con tener una “fiesta de amor”, un banquete de “ágape” todos los Domingos. Ellos se sentaban a tener una comida juntos. Los Cristianos del primer siglo tenían un banquete juntos todos los Domingos. Ellos lo llamaban “fiesta de ágape”. El Dr. John MacArthur, a pesar de estar mal respecto a la Sangre, estaba correcto al decir que ellos comían así todos los Domingos (traducción de cf. The MacArthur Study Bible, notas sobre Hechos 2:46 y Hechos 20:7). ¡Y su evangelismo se centraba alrededor de grandes, cenas alegres que tenían juntos!

Eso se llama “compañerismo”. Yo escribí una pequeña canción que el Sr. Griffith cantó hace un momento.

Jesús te invita, a la mesa aquí,
Ven a la cena, partamos el pan.
Aquí está Jesús, pues que se diga bien,
¡Ven a la cena, partamos el pan!

Es dulce amistad, y amigos aquí,
En la mesa juntos, gran gozo tendrán.
Aquí está Jesús, pues que se diga bien,
¡Ven a la cena, partamos el pan!

No cuidan de ti los de la gran ciudad,
Y nada te ofrecen, carecen de amor.
Mas tú a Jesús ven y encontrarás,
¡Comida en la mesa y mucha amistad!

Jesús te invita a la mesa aquí,
Ven a la cena, y tú comerás.
Amigos te esperan, pues que se diga bien,
¡Ven a la cena, partamos el pan!

El Coro:

A la iglesia ven, En amistad comed,
¡Deleite será, En la iglesia al comer!
   (Traducción de “Come Home to Dinner”
   por Dr. R. L. Hymers, Jr., coro al son de “On the Wings of a Dove”).

¡Canta el coro!

A la iglesia ven, En amistad comed,
¡Deleite será, En la iglesia al comer!

Como John Fawcett lo puso, en su himno

Bendito el lazo que nos une en tierno amor;
La Amistad de mente igual, Semeja al Señor.
(Traducción libre de “Blest Be the Tie that Binds”
   por John Fawcett, 1740-1817).

¡Cántala!

Bendito el lazo que nos une en tierno amor;
La Amistad de mente igual, Semeja al Señor.

Pablo oró por la iglesia en Tesalónica. Él dijo:

“Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros” (I Tesalonicenses 3:12).

¡Ágape – Amor Cristiano! ¡Eso es lo que tenemos que tener unos para con otros y para con todos los que vienen a la iglesia!

La mayoría de los métodos usados en el supuesto “evangelismo” hoy están basados en mitos y fábulas.

“Apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas [mitos - Griegos]” (II Timoteo 4:4).

Los métodos “progresistas” apelan a la vieja generación de explosión de bebés – gente que ya se considera ser Cristiana. Pero estos métodos están basados en mitos, y realmente no alcanzan a los jóvenes de hoy de tu generación. ¿Por qué? Porque no se basan sólidamente en la Biblia.

¿Qué podría ser más sólidamente Bíblico y “fundamental” que tener “amor unos para con otros y para con todos” (I Tesalonicenses 3:12)? Casi nunca se oye a nadie hablar de compañerismo y amor Cristiano “unos para con otros, y para con todos”. Y sin embargo, eso es exactamente lo que se encuentra en el Nuevo Testamento. Los antiguos escritores paganos decían: “Los Cristianos se aman unos a otros y aman al mundo entero”. Eso era algo que estos autores antiguos paganos no podían entender. ¡Pero los jóvenes del primer siglo sí lo entendieron! ¡Y es por eso que literalmente se lanzaron a las primeras iglesias! ¡En el mundo pagano Romano, frío, sin corazón, del primer siglo, esos jóvenes encontraron calor y compañerismo en el “ágape” de la iglesia local!

W. E. Vine llamó “ágape” (el amor Cristiano) “La palabra característica del Cristianismo [que es] usada en el Nuevo Testamento para describir el [amor de Dios] hacia Su Hijo...la raza humana...los que creen en el Señor Jesucristo...a Sus hijos tocante a su actitud los unos a los otros...y hacia todos” (traducción literal de W. E. Vine, ibíd., pp. 20-21).

El amor “ágape” de Dios envió a Jesús a la Cruz para pagar por nuestros pecados.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

El amor de Dios por ti envió a Jesús a la Cruz para pagar la pena por tus pecados. El amor de Dios por ti resucitó a Jesús físicamente de los muertos para darte vida eterna. El amor de Dios por ti te trae a Jesús para salvación. El amor de Dios por ti te trajo a esta iglesia esta mañana a oír el evangelio y a experimentar nuestro “amor los unos a los otros y para con todos” (I Tesalonicenses 3:12).

¡Y yo espero que regreses esta noche! ¡Vamos a pasar un tiempo tremendo juntos! Yo voy a predicar un sermón sobre la oración y el ayuno. Y vamos a celebrar el cumpleaños de Dr. Christopher Cagan, y a cenar juntos. ¡Vamos a pasar un buen tiempo esta noche! ¡Ven con nosotros de nuevo esta noche!

Jesús te invita a la mesa aquí,
Ven a la cena, y tú comerás.
Amigos te esperan, pues que se diga bien,
¡Ven a la cena, partamos el pan!
A la iglesia ven, En amistad comed,
¡Deleite será, En la iglesia al comer!

¡Canta el coro conmigo!

A la iglesia ven, En amistad comed,
¡Deleite será, En la iglesia al comer!

Dr. Chan, por favor guíenos en oración.

Si este sermón te bendijo por favor envía un correo electrónico a Dr.
Hymers y díselo. Por favor también dile de que país estás escribiendo. El
correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (Haz click
aqui)
. Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en
Inglés si es posible.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com o www.rlhsermons.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Puedes enviar un correo electrónico a Dr. Hymers a rlhymersjr@sbcglobal.net
(Oprime Aquí) – o puedes escribirle a P.O. Box 15308, Los Ángeles, CA 90015,
Estados Unidos. O llámarle por teléfono a (818)352-0452.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados sin la
autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de Dr.
Hymers sí tienen derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Abel Prudhomme: Hechos 2:42-47.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Come Home to Dinner” (por Dr. R. L. Hymers, Jr.).


EL BOSQUEJO DE

EL COMPAÑERISMO – LA LLAVE AL EVANGELISMO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46-47).

I.   Primero, los métodos actuales de evangelismo no trae
a los jovenes de hoy, II Timoteo 4:4.

II.  Second, el método de evangelismo del Nuevo Testamento
Es el único modo de traer a los jovenes de hoy,
I Corintios 13:8; I Tesalonicenses 3:12; Juan 3:16.


El artículo del Clint Rainey, de Dallas Morning News, se da entero para que lo examines y te edifique.


LLENA PERO AUN VACÍA


Iglesias “Contemporáneas” no están atrayendo a muchos contemporáneos

Clint Rainey, una estudiante de periodismo en un internado en el periódico The Dallas Morning News, se desanima por el enfoque “amigable a los que indagan” de la iglesia que – él dice que –hace un buen trabajo en llenar grandes edificios de la iglesia, pero deja a muchos sintiéndose espiritualmente vacíos.

En su artículo de opinión para el periódico – “La gente joven está harta de grandes iglesias llamativas” (25 de julio, 2005) – El señor Rainey recuerda cómo la iglesia en la que él creció se transformó de una pequeña congregación de unos pocos cientos de miembros a una mega-iglesia de cerca de 10,000. Él dice que los acentos contemporáneos están diseñados para atraer a los de la generación de explosión de bebés[personas de mediana edad], no a los jóvenes de hoy en día. Dice, “Estas iglesias atraen a los adultos de mediana edad como limas de hierro”. “Pero mi generación no está impresionada”

El Sr. Rainey halla las nuevas iglesias demasiado materialistas e “impersonales en todos los sentidos”. Él dice que los jóvenes de hoy no están impresionados con la tecnología, grandes edificios, y el comercialismo. Él condena el énfasis general en “lo material” que sufre nuestra cultura y ahora nuestras iglesias. Él dice que los adultos jóvenes de hoy anhelan la religión verdadera.

El Sr. Rainey cierra su columna con estas palabras inquietantes: “En Europa, la apostasía religiosa masiva dejó sin gente a sus iglesias, pero la mega-iglesia estadounidense puede traer esta ironía: Nosotros, a diferencia de los europeos, tenemos gente en nuestras grandes iglesias vacías”.

Deja a un lado los debates sobre el movimiento del crecimiento de iglesias. También deja a un lado por un momento la ironía de que los cambios implementados para hacer el Cristianismo más atractivo para los jóvenes en realidad los desinteresa. El desafío de “iglesias vacías” – incluso aquellas que están llenas de gente – merece atención.

Parte del problema es lo que el sociólogo y pastor de mega iglesia Leith Anderson llama “El Cristianismo genérico”. Él señala que hoy en día, uno puede ir a una iglesia (especialmente una mega-iglesia) de casi cualquier denominación – Bautista, Presbiteriana, Pentecostal, Wesleyana, Luterana - y no podrá notar ninguna diferencia entre ellas. Todas están propensas a usar las mismas canciones de alabanza y adoración al estilo contemporáneo. Los sermones tienden a ser acerca de consejos Bíblicos prácticos para una vida exitosa, y son débiles respecto la doctrina y el pecado. Además, todas estas diferentes denominaciones tienden a usar un currículo de la Escuela Dominical y otros materiales de los mismos editores sin denominación. Estas empresas deliberadamente evitan todo asunto controversial y los distintivos doctrinales, que limitaría su ganancia en el mercado.

Como resultado, “el Cristianismo genérico” está borrando las diferencias entre denominaciones y dando a las iglesias un marco teológico nuevo. El Sr. Anderson piensa que esto es una buena cosa. Mientras que el movimiento ecuménico entre las iglesias principales liberales trató pero en gran medida falló en unificar a las iglesias de arriba para abajo, el movimiento de crecimiento de iglesia ha tenido éxito, unificando a las diferentes denominaciones desde la base.

Pero, esta unidad tiene un costo. Ambos los teólogos liberales y los teólogos del crecimiento de iglesia le dan poca importancia a las doctrinas históricas, viéndolas como divisivas e irrelevantes. Ellos valoran lo nuevo más que lo antiguo. Y por lo tanto se cortan a sí mismos de la herencia espiritual del Cristianismo histórico. Ya que algunos Cristianos hoy se idean su propia teología y prácticas, mientras siguen ajenos de las experiencias probadas por el tiempo y batallas de la iglesia través de las edades, su espiritualidad puede parecer superficial o “vacía”.

El Cristianismo Genérico no se encuentra solo en las mega iglesias, por supuesto, y muchas congregaciones muy grandes, siguen siendo fieles a las Escrituras y a su propio patrimonio espiritual. Iglesias “Sin Denominación” pueden recurrir a todas las cepas del Cristianismo histórico, en lugar de rechazar a todos. Y en un clima cultural que valora la “diversidad”, la rica diversidad de las iglesias Cristianas debe prosperar.

Al igual que las pequeñas iglesias. Muchas mega iglesias han crecido no por hacer nuevos conversos al Cristianismo, sino al costo de las pequeñas congregaciones, haciendo a las pequeñas iglesias lo que Wal-Mart hace para las pequeñas empresas. Pero en las congregaciones que son tan grandes que el pastor no conoce a sus propios miembros y los miembros no se conocen entre sí, es difícil dar a la gente el cuidado pastoral - y la disciplina - que necesitan para ser espiritualmente “completos”.

Pero esto ha sido descuidado por las iglesias de todos los tamaños. Ambas congregaciones grandes y pequeñas deben encontrar formas no sólo para llenar sus bancas, sino para llenar a sus miembros.

Por Gene Edward Veith, Editor Cultural, World Magazine, 20 de agosto de 2005,

página 24.

(Fin del artículo de World Magazine).